Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Ginebra?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Qué ver en Ginebra

255 colaboradores
Lo más reservado en Ginebra y cerca
Civitatis
(1)
85
Civitatis
(2)
50
Civitatis
(1)
250
Civitatis
(1)
526
Civitatis
(1)
860
Civitatis
84
Civitatis
54
Civitatis
41
Civitatis
900
Civitatis
85

88 cosas que hacer en Ginebra

Lagos en Ginebra
Lago Lemán
(32)
El famoso lago de Ginebra no es, ni mucho menos, exclusivo de la ciudad. Estamos hablando de un lago enorme que comparte con otras ciudades, como Lausana. De hecho, el lago pertenece a dos países: Dos tercios para los suizos y uno para los franceses, que tienen al otro lado ciudades como Evian. En Ginebra, el lago es su seña de identidad y su vida. Los hoteles se amontonan a su alrededor, al igual que los restaurantes e incluso las casas más lujosas de la ciudad. El lago es el lugar de paseo y entretenimiento de una ciudad multicultural que encuentra en sus aguas el relax necesario para una vida agitada.
Lagos en Ginebra
Le Jet d'eau de Ginebra
(38)
Un sábado por la tarde, a mediados de septiembre y en Ginebra hay un montón de cosas por hacer: Subir a la torre de la catedral de Saint Pierre, diambular por la parte antigua, visitar la Maison Tavel, pasear a la orilla del lago,... Y en este apacible paseo por las orillas del lago Léman nos encontramos con las jornadas del patrimonio, unas jornadas de visitas gratuitas que este año tenían como leit motif el agua. Estábamos cerca del Jet d'Eau, había llegado hace dos días y aún no lo había podido ver en funcionamiento. Con las visitas del patrimonio podimos conocer su historia, analizar los datos: Energía, metros, litros por minuto, ubicación anterior, modo de funcionamiento y ver sus entrañas desde muy cerca, además de asistir al primer chorro. Impresionante. Al día siguiente des del Salève se podía ver el Jet d'Eau, la conclusión era aún más impresionante.
Catedrales en Ginebra
Catedral de San-Pierre
(30)
Y eso que no es fácil quitarle protagonismo al potente chorro de agua del Jet, o la deliciosa vista de Ginebra desde el puente de Montblanc, pero es que la bella mole de la Catedral de Saint Pierre se impone, desde la distancia, sobre el conjunto de la ciudad, encaramada en lo más alto de una de las colinas sobre las que se fundó la antigua Genava romana. Como romano era el antiguo santuario sobre el que se levantó, para intentar eliminar su simbología pagana, y del que aún quedan restos que podemos visitar bajo la mismísima iglesia junto con restos de anteriores edificios religiosos que le precedieron. Ya desde un principio, su importancia fue lo suficientemente grande como para que Calvino, el líder protestante, predicara desde su púlpito y fuera coronado en ella el rey Conrado de Borgoña. La fachada es inmensa cual templo romano, rematada por dos torres ( una de ellas restaurada por completo), creando una especie de espejismo arquitectónico que sólo ocurre cuando en medio del laberinto de casas del casco antiguo de una ciudad encontramos un templo realmente grandioso, como por ejemplo Santa María del Mar en Barcelona. Del interior, sencillo pero impresionante, desnudo tras la reforma del protestantismo que eliminó esculturas y altares, me quedo con la capilla de los Macabeos, con su profusa y colorida decoración del siglo XIX, en el más puro neogótico, y que se complementa con unas delicadas y coloridas vidrieras. Es imposible no comparar esta capilla con la Sainte Chapelle de París, ya que salvando las diferencias, las similitudes son muchas y muy grandes. Hubiera completado mi visita si la torre no hubiese estado cerrada. Subir los 157 escalones y contemplar la estupenda vista de Ginebra y del lago Leman, seguro que bien vale el esfuerzo. Será para otra ocasión..
Plazas en Ginebra
Plaza de Bourg de Four
(10)
La Place du Bourg-de-Four es una plaza en el centro del casco antiguo de Ginebra, justo detrás de la Catedral de St. Pierre. Cuenta con cafeterías, heladerías, tiendas de chocolates y restaurantes, que cuando hace buen tiempo ponen terrazas fuera. Se respira tranquilidad, de día y de noche. Es la plaza más antigua de la ciudad, data de la época del Imperio Romano -por aquel entonces era lugar de mercado para la compra-venta de ganado. Tiene una fuente en el medio, del siglo XVIII y los edificios que la rodean son de entre el siglo XVI al XVIII. En la misma plaza está el edificio del Palacio de Justicia (del siglo XVIII) y enfrente de éste, uno de mis restaurantes favoritos en Ginebra, bueno y barato: "Chez Ma Cousine", con toldos amarillos, recomendado! Desde aquí, subiendo por la Rue des Chaudronniers, que sale de la misma plaza, llegarás al: -Parc de l'Observatoire, con vistas de la ciudad y del Jet d'Eau; -Museo de Historia Natural, enfrente del parque; -Iglesia Ortodoxa Rusa.
De interés cultural en Ginebra
Barrio de Les Grottes (los pitufos)
(13)
Ginebra es una ciudad que no te deja de sorprender. Bajo esa apariencia de ciudad cosmopolita y llena de extranjeros que van a trabajar en Organismos Oficiales, se esconden un buen puñado de rincones que no puedes dejar de descubrir. A mí, esta vez, el que más me sorprendió fue este barrio de Les Grottes (la traducción real es las grutas, las cuevas). Un barrio con mucha historia que se convirtió en algo así como un bastión de los bohemios y artistas de la ciudad durante varias décadas, albergando incluso a una importante cantidad de hippies. En la actualidad, sorprende por sus alucinantes construcciones. Llenas de curvas gaudianas, de colores, de formas inimaginables... De hecho, le llaman el barrio de los Pitufos porque en cualquier esquina parece que te vas a encontrar a alguno de estos seres azules habitando cualquiera de los preciosos edificios que puedes recorrer.
De interés turístico en Ginebra
Bains des Paquis
(16)
Para muchos, su rincón favorito de Ginebra. Está en medio del Lago Lehman, y cuando sale el sol, tiene todo lo que cualquiera puede buscar. Para empezar, unas piscinas donde darse un remojón. Un montón de sitio para sentarse y disfrutar de las vistas. Además, desde allí se pueden ver los mejores paisajes de la ciudad. Y por si fuera poco, tiene un restaurante que, seguramente, ofrece la mejor combinación de calidad-precio de la ciudad. No tiene pérdida, así que es uno de esos sitios que tienes que conocer sí o sí.
Lagos en Ginebra
Crucero por el Lago Ginebra
(18)
Estos barquitos amarillos funcionan como transporte de unión entre las diferentes orillas del Lago Lèman en Ginebra. Son el deleite de los turistas, así como de los locales. Los primeros gozan de una manera agradable de cruzar el lago, y los segundos los utilizan como un método práctico y barato de transporte para ir a trabajar. Con el mismo ticket del bus (3.50CHF) puedes montar en cualquiera de las 4 líneas que facilitan: M1: Pâquis – Molard – Pâquis M2: Pâquis – quai Gustave Ador – Pâquis M3: Pâquis – Genève-plage – Pâquis M4: Genève-plage – Perle du Lac – Genève-plage Cada 10 minutos y desde las 7.30h a 18h (aproximadamente y dependiendo de las líneas), se puede subir a uno de estos barcos. Aconsejo un día soleado, pues el lago estará más tranquilo -para aquellos que se marean. Ofrece una agradable vista de ambos lados del lago y, por supuesto, del Jet d'Eau; aparte de que ahorrarás tiempo: no hay atascos en el lago.
De interés cultural en Ginebra
Sede de la ONU
(13)
La Organización de las Naciones Unidas ofrece visitas guiadas a su sede de Ginebra en Suiza. A parte de explicar sus funciones y como se organizan, te enseñan las diferentes salas de reuniones y otras dependencias fantásticamente decoradas. Allí es donde esta la famosa cúpula de Miquel Barceló, pero al menos cuando fui en noviembre 2008, no formaba parte de la visita, estaba tan recién pientada que no se podía ni trabajar en ella. La que si dejan ver es la sala de otra artista español, Sert pintada con unos murales en tonos verdes preciosos. Explican también las diferentes donaciones que han recibido de los diferentes países de objetos, puertas, mobiliario, etc. El día que fuimos estab organizando un mercadillo los trabajadores de los distintos países poniendo stands de cada país. Las visitas duran 1 hora, normalmente son en inglés o francés, pero bajo petición se hacen español y otros idiomas. Cuestan 10 francos suizos, 6 o 7 € al cambio mas o menos. Hay precios especiales para niños y estudiantes. Para acabar un excursión a Ginebra, ya que se puede hacer por la tarde o si se están varios días que vale la pena hacer.
Jardines en Ginebra
Parc la Grange en Ginebra
(4)
Cuando mi cabeza y mis pies tuvieron bastante de lago Léman, crucé la amplia avenida y me adentré en el parque y jardín del Parc de la Grange. Una brisa desde la izquierda que traía efluvios de rosas dirigió mi destino. Immediatamente me encontré con un parterre repleto de rosas de todos los colores, de todas las familias,...Y el aire estaba perfumado... Y las familias y las parejas comían su picnic en el césped de los alrededores. En un lugar mágico como éste no podía faltar la fuente y las esculturas para darle un aire clásico.
Calles en Ginebra
Casco histórico
(7)
La sede europea de la ONU, la principal de la Cruz Roja, la tradición humanitaria y el encanto multicultural hacen de Ginebra la gran metrópolis más pequeña del mundo y la convierten en la " Capital de la Paz". Y eso es lo que se respira en sus calles, paz, tranquilidad y sosiego. Como en el resto del país todo parece estar cronometrado, estudiado y en su sitio. Sumergida entre las cimas alpinas y las colinas del Jura, la ciudad está a orillas de un lago en la frontera francesa y ha ganado parte de su fama gracias a su perfecta organización para ferias y congresos, como el fastuoso Salón Internacional del Automóvil, la exposición de coches más grande de Europa. Paseando por su casco antiguo, lo más opuesto al modernismo de los congresos, de calles estrechas y empedradas que parecen formar un laberinto alrededor de la Catedral van surgiendo lugares atractivos y magnéticos, como la Place de Bourg- de -Four, levantada sobre el antiguo foro romano, el Hôtel -de-Ville con la calle que lleva su nombre, una de las más pintorescas de la Ginebra antigua, el Arsenal o la Rue des Granges, para derivar voluntaria o involuntariamente en la Gran Rue, llena de anticuarios y librerías de viejo... Cuando nos demos cuenta seremos un poco ginebrinos, adorando la ciudad y sus calles, su reloj de flores y sus Rues Basses, las calles bajas más pegadas a un lago donde parece reflejarse la ciudad de Ginebra, elegante y coqueta.
De interés turístico en Ginebra
Reloj florido
(5)
El "Horloge fleurie" ("reloj de flores" del francés) es un símbolo de Ginebra, ubicado al final del "Jardin Anglais" desde 1955. Es una pieza de tecnología y arte floral. Su secundero es el más largo del mundo, mide más de 2 metros y medio. Al principio pensaba que cambiaban las flores por cada estación del año, pero luego me di cuenta que lo hacen con más frecuencia. A veces son rojas y amarillas, luego las ponen moradas y blancas... Hay días que está tan lleno de gente que es imposible hacer una foto -hasta cuando nieva. Justo detrás se ve el Jet d'Eau.
Plazas en Ginebra
Plaza de las Naciones
(5)
La Plaza que alberga la sede de la ONU ha tomado el nombre de la Plaza de las Naciones. A la hora de la verdad, no es que estemos hablando de una plaza realmente bonita sino que, más bien, se ha convertido en importante por lo que significa la organización que allí se asienta. Destaca por encima de todo lo demás la espectacular escultura de una silla con tres patas, que denuncia los destrozos causados por las minas antipersonas y, por tanto, lo absurdo de la guerra.
Museos en Ginebra
Maison Tavel
(3)
En Ginebra, en el casco antiguo, a pocos metros de la catedral, se halla la Maison Tavel, una casa museo en unas calles interesantes por la gran cantidad de celebridades que han vivido o nacido en sus casas. Si uno levanta la vista hacia las fachadas se dará cuenta por las numerosas placas que por allí anduvieron Jorge Luís Borges, Jean-Jacques Rousseau, Jean Calvin,... La Maison Tavel es original del XIV, pasando por reconstrucciones y restauracines, y guarda en su interior una colección de objetos de la vida cotidiana, gárgolas, puertas, cuadros, etc; de los siglos XIV-XIX. En los sótanos del museu hay una exposición sobre el crecimiento de la ciudad. A mi, me abdujo la escalera del patio interior que comunica las diferentes plantas del edificio. La entrada es libre.
Iglesias en Ginebra
Iglesia Ortodoxa Rusa
(13)
Esta Iglesia ortodoxa rusa es un edificio del siglo XIX que sobresale entre los tejados del barrio Les Tranchées en Ginebra. la comunidad rusa ortodoxa en Ginebra ha crecido hasta el punto de ser un 10% de la población de la ciudad. Este templo, en la Rue Beaumont, es de estilo bizantino moscovita y dentro hay iconos que van del siglo XVI al XX, entre ellos tesoros donados por la misma familia imperial. En mi opinión, no es nada bonita por dentro, pero merece la pena echar un par de fotos a las "cebollas doradas" por fuera. Está muy cerca de la Catedral de St. Pierre y de la Place du Bourg-de-Four, que también merece una visita, y en la cual se encuentra el restaurante "Chez Ma Cousine" (compartí este rincón en minube: rico y barato).
Jardines en Ginebra
Parq des Eaux Vives
El Parc des Eaux Vives (del francés "Parque de Aguas Vivas") fue propiedad de varias familias nobles antes de ser adquirido por la ciudad de Ginebra en el siglo XX. La mansión que domina el parque es un restaurante de lujo con el mismo nombre. Tiene unos árboles enormes con cientos de años a sus espaldas, así como unas vistas espectaculares al lago Léman y a las montañas. Además, está conectado por una puertecita a la rosaleda de Ginebra, el Parc de la Grange, que también merece la pena una visita.
Museos en Ginebra
Museo Internacional de la Reforma
(3)
500 años después de proclamarse la Reforma, se inauguró en Ginebra este museo. Está formado por 12 salas en las que se encuentra reunida la historia de la Reforma desde sus orígenes hasta hoy en día. Está abierto de 10h a 17h. La entrada cuesta 10 CHF. Se me olvidaba, está justo antes de llegar a la catedral de Saint Pierre.
De interés turístico en Ginebra
Monumento a Brunswick
(6)
Como una joya neogótica que parece haber salido de la nada por sus aires orientales y por ser un mausoleo en plena ciudad, el Monumento Brunswick, con calidad de monumento Protegido por las leyes suizas nos choca pero al tiempo nos impresiona por su arquitectura y su historia. Pasear a su alrededor y detenernos cada vez que algo nos llama la atención, avivará nuestra curiosidad lo suficiente para investigar un poco y bucear en su historia. Así sabremos que es una copia de la tumba familiar que los Scaligeri levantaron en la Verona italiana del siglo XIV, y que fue levantado por la ciudad de Ginebra para honrar la memoria del Duque de Brunswick, gran benefactor económico de la ciudad, a la que donó toda la fortuna que había conseguido amasar en París. Lo más curioso, es que en su testamento el Duque "obligaba" a la ciudad a levantar el monumento en agradecimiento y estipulaba su forma, diseño y costo. Así Brunswick quería ser recordado. Esa es la historia. Pero tiene sus curiosidades arquitectónicas. Sus 21 metros de alto aglutinan todas las peticiones del Duque: ser construido enteramente en mármol y bronce, adornado por la estatua ecuestre del noble benefactor acompañado de las figuras de sus antepasados ( a imagen de la tumba veronesa), honrar su cuerpo en un sarcófago cobijado en un hexágono de tres pisos de alto y rodeado de relieves que narraran episodios de su vida, y para acabar ser levantado sobre una plataforma custodiada por leones y quimeras de mármol. He encontrado las fotos del monumento original para compararlo, y son casi idénticos. http://www.tourism.verona.it/en/enjoy-verona/art-and-culture/monuments-and-sights/scaligeri-graves Así que el Duque nunca podrá quejarse de que su voluntad no haya sido cumplida a rajatabla, aparte de que con el dinero sobrante se levantó la Ópera y varios edificios de importancia de la ciudad de Ginebra. Un gran benefactor...
Calles en Ginebra
Calle de la Cruz de Oro
(2)
Entre el lago y el centro histórico se encuentra la zona de compras de Ginebra. Un par de calles muy transitadas durante el día, repletas de tiendas de todo tipo. La Cruz de Oro es una de ellas. En ella, te encontrarás un tranvía en el medio y multitud de gente a ambos lados. Ojo, las tiendas cierran pronto, que es Suiza (sobre las 18:30 generalmente salvo los jueves).

Cosas que visitar y que hacer en Ginebra

Ginebra es una ciudad rica y bien cuidada y es considerada como una de las ciudades que mejor calidad de vida ofrece. Además, posee un casco antiguo bien preservado, tranvías y calles peatonales, numerosos parques, museos y un amplio patrimonio cultural. Una de las primeras cosas que ver en Ginebra es Jet d’eau, el surtidor de agua de 140 metros de altura situado en la orilla del Lago Lemán.

En el centro encontramos la Catedral St-Pierre, construida en los siglos XII y XIII, desde cuya torre se tiene una vista panorámica de la ciudad, el Monumento a los Reformadores, conocido con el nombre de Muro de los Reformadores que se sitúa en el Parque de los Bastiones, así como la casa en la que nació Jean-Jacques Rousseau, y el Palacio de Naciones Unidas. Sin duda,
lugares que ver en Ginebra de gran relevancia tanto para turistas como para sus habitantes.

Otra de las cosas que visitar en Ginebra es su casco antiguo con la Place du Bourg-de-Four, considerada como la plaza más vieja de la ciudad, los paseos ribereños, sus abundantes parques y callejones animados llenos de tiendas. Una de las calles antiguas mejor conservadas es la Grand-Rue, en la que nació Jean-Jacques Rousseau y uno de los sitios que ver en Ginebra por su contenido histórico. Tampoco hay que perderse el Victoria Hall, uno de los mejores teatros que hay en Ginebra.

La oferta cultural es una ce las mejores cosas que hacer en Ginebra hoy, como los museos Barbier-Mueller o el museo de Arte e Historia de Ginebra. Y, por último, para relajarse nada mejor que pasear por el Lago Lemán, donde podrás disfrutar de castillos y residencias majestuosas,paisajes increíbles y montañas que solo pueden verse desde el barco, algo digno que ver en Ginebra.