MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿Dónde quieres ir?
Entrar con Google +

Qué ver en Lugano

42 colaboradores

21 cosas que hacer en Lugano

Lagos en Lugano
Lugano
(9)
Visitar lugano es adentrarse en una ciudad donde se respira tranquilidad por los cuatro costados. En sí Suiza es un pais que se caracteriza por ser muy apacible y limpio, y lugano es una poblacion que bordea a un lago,.que hace.que dar un.paseo nocturno en el mes de agosto con una temperatura agradable sea uno de los momentos magicos de cualquier estancia vacacional. No se caracteriza por tener ningun monumento estrella, sin embargo la tranquilidad que se respira por sus calles, la amabilidad de sus gentes y el hecho de que tenga el lago bordeando la.ciudad le da un.toque bucolico.
Catedrales en Lugano
Catedral de San Lorenzo
(10)
Justo en la puerta de la Catedral, bajo la fachada renacentista y blanca, el viajero puede detenerse unos instantes y mirar al frente. Siempre las catedrales se han construido en lo más alto de las ciudades y, por tanto, siempre ayuda para los miradores. Cierto que no hay mucho espacio (de hecho, es difícil hacer una foto de la catedral desde allí), pero el suficiente para admirar el paisaje con el lago de Lugano y las montañas alpinas al fondo. En lo más alto de la ciudad reposa esta Catedral, blanca por fuera, que, además de ofrecer unas grandes vistas desde su exterior, bien merece una visita al interior ya que guarda en él un buen puñado de obras de importante interés artístico, especialmente en las capillas. Si bien su decoración exterior, la fachada, es del romanticismo, en el interior se pueden ver numerosas obras barrocas.
Iglesias en Lugano
Santa María de los Ángeles
(5)
La iglesia de Santa María de los Ángeles, justo en la orilla del Lago de Lugano, alberga dentro grandes tesoros que, desde fuera, nadie se imaginaría. Sobre todo, los frescos: Unas pinturas de valor incalculable creadas por el maestro Bernardino Luini, uno de los aprendices de Leonardo. Tanto la Crucifixión como La Última cena (recuerda mucho a la de su maestro) son espectaculares y bien merecen la visita. Sorprende encontrarlos en un lugar como ese.
Jardines en Lugano
Parque Civico Ciani
(6)
Si caminas por el lago de Lugano, hacia la izquierda, terminarás llegando inevitablemente ante el Parque Cívico Cianí. Y lo agradecerás. Porque pasear por su interior es una maravilla. Bien cuidado, verde, rodeado de un antiguo palacio y con una curiosa y fotogénica puerta que da al agua, este parque, lleno de flores y vegetación es un lugar perfecto para relajarte, sentarte un rato y disfrutar de las ventajas que un lugar como Lugano te ofrece: Una ciudad en plena naturaleza.
Miradores en Lugano
Monte San Salvatore
(3)
Uno de los mejores puntos turísticos de la ciudad de Lugano es el monte San Salvatore. Y con razón: Se levanta a unos 900 metros de altura y, desde allí, tras subir en funicular, se pueden disfrutar unas vistas absolutamente fascinantes. Sobre todo, en un día claro. Cuando yo subí, había algo de neblina, pero aún así se pudo disfrutar de esta maravilla. En los mejores días, los Alpes, al fondo, aseguran que abruman. El lago abajo, con los caminantes como hormigas frente a la inmensidad de la montaña y el agua. Además, en una vista de 360 grados. Un sitio ideal para perderse un buen rato y olvidarse de todo lo que te rodea.
Lagos en Lugano
Lago de Lugano
(11)
El lago de Lugano es, seguramente, la seña de identidad de la ciudad. De hecho, tiene gran parte de la culpa de que la ciudad se haya especializado en vacaciones y descanso en verano. En él, numerosas embarcaciones esperan que aparezcan los rayos del sol para navegar, ya sea a motor o a vela. También se le conoce con el nombre de Ceresio (de hecho, sería más apropiado), y es un lago alpino que comparte Suiza con Italia. En su punto más profundo alcanza casi los 300 metros.
De interés turístico en Lugano
Funicular San Salvatore
(1)
Para subir a San Salvatore, que además es una de las cosas absolutamente imprescindibles que hay que hacer en esta ciudad, hay que tomar un funicular que se encuentra en la zona de Paradiso. Se sube en dos tramos y, por tanto, hay que hacer una especie de transbordo. Es un paseo rápido y te permite, como la mayor parte de los trenes cremallera de este tipo, tener unas grandes vistas durante la subida. Lo que luego se ve después, mejor contarlo aparte. Pero es espectacular.
Plazas en Lugano
Plaza de Dante
(5)
Seguramente la Plaza de Dante es el lugar más animado del centro de Lugano. Al menos, es el punto de encuentro de la gente joven. Probablemente sea a consecuencia de los centros comerciales que allí se han levantado y de que hay un buen puñado de tiendas o de comercios en los que poder tomar algo alrededor. Además, su posición céntrica también ayuda.
Calles en Lugano
Calles de Lugano
(5)
Según nos comentaron, Lugano tuvo un casco histórico muchísimo más bonito antaño. Pero a día de hoy, en esta ciudad, casi todo se fue derrumbando en pos de la modernidad. Aún así, hay calles con bastante encanto que contrastan con calles más comerciales y tradicionales. Eso sí, es una ciudad muy pequeñita y cómoda, por lo que siempre conviene darse un paseíto y recorrerla entera aprovechando el buen clima que suele tener.
Monumentos Históricos en Lugano
Obelisco
(2)
Al ladito del lago y del Palacio de Congresos, justo enfrente del casino, se levanta este Obelisco en memoria a los caídos en la batalla entre los voluntarios luganeses y los Cisalpini, en época de la Revolución Francesa. Es un obelisco del siglo XVI y tiene un importante valor simbólico para la ciudad, ya que rememora su época más convulsa y, a la vez, importante: Su fundación.
Plazas en Lugano
Piazzetta an Carlo
(7)
En esta plaza, y en las calles que confluyen en ella, está concentrada la zona comercial de la ciudad, es una gran zona peatonal por donde es muy agradable pasear. Hay tiendas y centros comerciales para todos los gustos, aunque predominan las tiendas superlujosas y las antiguedades. Tampoco hay que olvidar los puestos callejeros, donde puedes comprar fruta, bollos y bebidas. Es una zona de Lugano animadísima que no teneis que dejar de ver.
Plazas en Lugano
Plaza del Ayuntamiento
(2)
El centro histórico de Lugano es muy pequeñito. Digamos que son apenas un par de calles y un par de plazas. Una de ellas es la Plaza donde está el Ayuntamiento.. Generalmente, en ella se suelen celebrar mercados de todo tipo: De frutas y vegetales, de ropa… Además, hay unas cuantas terracitas para tomar algo cuando el buen tiempo acompaña. Un lugar de paso obligado.
Miradores en Lugano
(4)
De interés turístico en Lugano
Un paseo por Lugano
(3)
Un título un poco extraño, lo reconozco,pero no carece de sentido ni de explicación. Porque cuando llegamos a la ciudad, más parece que hemos cambiado de país, y que estemos en la Italia más elegante, con sus palacios y mansiones que parecen salidos de películas como El Gatopardo, o las palmeras y olivos que podemos encontrar en el sur de la Bota Italiana.Y la gente. También ellos son diferentes al resto de los suizos, incluso a veces creo que se sienten más italianos, sobre todo cuando les invade el sentimiento del Dolce Far Niente, esa ligereza italiana que aquí se encuentra recubierta de un gruesa capa de eficiencia y suiza. Y todo esto viene a raíz de su herencia milanesa, de cuando fue territorio disputado por el Ducado frente a Como. Luego ya fue ocupada por la Confederación Helvética y se integró completamente en el país, aunque siguió acogiendo a los italianos que se huían de la Italia del Risorgimento. Es una ciudad para callejear sin prisas, empezando por el precioso paseo lacustre que va desde el Monte Bré y el panorámico de San Salvatore, parando a descansar en el maravilloso Parco Cívico, lleno de árboles centenarios y preciosas esculturas, para llegar luego a la catedral de San Lorenzo, a la moderna y 'chic' Vía Nassa o la preciosa iglesia de Santa María degli Angioli. Todo ellos sin perder ni un minuto la increíble vista sobre el Lago de Lugano. Quien no sea de mucho pasear tiene otra opción que no está nada mal, y es sentarse en la mesa de alguna de las múltiples cafeterías que inundan las piazzas y hacer como todos: comer, charlar y disfrutar delante de un rico capuccino mientras vemos la vida desfilar ante nuestros ojos.
Iglesias en Lugano
Iglesia de San Rocco Lugano
(3)
Y es algo muy común a todos los templos que se dedican a este santo, tan humilde y sencillo que su única y mejor compañía es un perro que lame sus heridas causadas por el contagio de lepra mientras se dedicaba a curar a enfermos en Montpellier. Por eso, no llama la atención demasiado, más bien poco, con su fachada austera y de estilo neo barroco, sencillo, que no tiene nada que ver con las joyas que guarda en su interior. Pero de eso hablaremos luego, ya que primero quiero que conozcan la leyenda que envuelve a la pequeña iglesia. Ocurrió que entre 1512 y 1527 una terrible plaga de Peste Negra, de esas tan virulentas y mortales que eran capaces de dejar a la Europa de la época casi despoblada, llegó a Lugano y se cebó con todos sus habitantes. Los que iban mal que bien, escapando de La Guadaña, se reunieron para en un desesperado intento, pedir la intercesión de los santos para parar la epidemia. En aquella época San Roque o Rocco, era el más indicado para obrar el milagro, así que decidieron edificar un templo en su honor en el lugar que hasta entonces ocupaba el medieval palacio de los Duques de Lugano. Pero la epidemia fue perdiendo fuerzas y la promesa se olvidó. La casualidad quiso que en 1528 la Peste regresara a por los que se habían escapado por la mediación del santo o por los pocos y escasos cuidados médicos, quién sabe, y a los luganeses les entró esa 'mieditis' aguda de la desesperación. Así que enfermos como estaban empezaron a construir a toda prisa el templo, no fueran a perder el favor del Santo sanador. Y aunque pusieron todas sus fuerzas y voluntad, no fue hasta finales de siglo que pudieron verla acabada, por falta de mano de obra, por falta de dineros, pero no creo que por falta de fe. La razón más importante para Lugano era construir una iglesia que, durante la terrible plaga, pudiera servir como hospital para las víctimas de la peste. Hoy, la iglesia ha pasado la página de su terrible historia y nos regala preciosos frescos sobre la vida del Santo y otras hermosas escenas de la Natividad. Tan sólo por la leyenda, vale la pena visitarla. Además no hay que desviarse de la ruta turística...
Senderismo en Lugano
(1)
Miradores en Lugano
(2)
Palacios en Lugano
(1)