MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Basilea?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Qué ver en Basilea

126 colaboradores
  • Museos
    15 rincones
  • Monumentos
    6 rincones
  • Paseos
    7 rincones
Museos en Basilea
Museo de Historia de Basilea
(1)
Museos en Basilea
Museo de Arte Contemporáneo
(1)
Museos en Basilea
Museo del Papel
(1)
Museos en Basilea
El Museo más pequeño
(1)
Museos en Basilea
Casa de Erasmo
(1)
Museos en Basilea
Museo Tinguely
(1)
Museos en Basilea
Fundacion Beyeler
(3)
Museos en Basilea
Museum Kleines Klingental
Museos en Basilea
Anatomisches Museum
Museos en Basilea
Jüdisches Museum Schweiz

47 cosas que hacer en Basilea

Ciudades en Basilea
Basilea
(8)
Mucha gente piensa erróneamente, al preparar su viaje a Suiza, que Basilea no vale la pena. ¡Error garrafal! Esta preciosa ciudad, nos sólo sigue a Zúrich y Ginebra en población sino que es el único puerto del país a orillas del río Rin, lo que la convierte en uno de los centros de exportaciones del país y núcleo de grandes industrias farmacéuticas conocidas por todos como Roche o Sandoz. El punto de encuentro de tres países es el enclave para el aprovisionamiento de materias primas de Helvecia. Esto es resultado de siglos de prosperidad económica y de una perfecta estrategia comercial que también trajo de la mano una espectacular tradición cultural y artística. No olvidemos que aquí estudiaron Erasmo de Rotterdam y Paracelso. Con casi 40 museos, Basilea tiene la mayor densidad de colecciones del país, y también es la ciudad de los pequeños teatros, los musicales y los conciertos de música clásica. Pero la vida de Basilea también está en el río. Pasear entre o sobre los grandes puentes que cruzan el Rin es uno de sus principales atractivos. Como lo es, para los amantes de las callejuelas, tal es mi caso, disfrutar de las pequeñas pero altas casas que forman uno de los cascos antiguos más bonitos y menos deteriorados de Europa. Al caminar por la Basilea vieja respiramos también el olor de las tradiciones, de todo lo que permanece en la poco cambiante Suiza, tan moderna pero tan apegada a sus tradiciones. Puestos callejeros con quesos de intenso sabor o flores de mil aromas, la elegancia de las tiendas que nos tientan con su delicada mercancía, la Historia que pasea con nosotros por la ciudad....Todo eso y más es Basilea.
Ayuntamientos en Basilea
Ayuntamiento
(10)
Desde lejos ya llama la atención, con sus muros de arenisca roja y sus coloridas pinturas y frescos, tan brillantes y perfectas que pareciera que cada día las limpiaran a mano y retocaran cualquier mínimo desperfecto. Y digo pareciera porque a lo mejor es cierto que lo hacen. No sería de extrañar, ya que así es Suiza, perfeccionista y minuciosa. Porque está claro que la ciudad tenía que dar esta imagen, tal como ahora, cuando allá por 1501 entró a formar parte de la Confederación Helvética. Aunque no siempre fue tan grandioso. Diversas partes fueron añadidas paulatinamente al núcleo del Ayuntamiento original, como la torre, que en su momento creó gran controversia y fue motivo de discusión entre los gobernantes y los ciudadanos. La razón era un poco tonta, ya que la idea era hacer una torre muchísimo mas grande, al estilo de las italianas de Bolonia, para impresionar al resto de las ciudades de la Confederación y a los foráneos y comerciantes que llegaban a Basilea. Al final, el sentido común triunfó y se levantó una torre de unas medidas mas discretas pero igual de impresionante. Otro caso son las esculturas y pinturas que adornan profusamente el edificio, como la del fundador de la ciudad, Munatius Plancus, que encontramos al principio de la escalera principal o los frescos que rodean el patio y que hablan de la ley, la legislación y la entrada de la ciudad en la Confederación ( que sólo tienen un siglo pero que son una maravilla). Hoy en día, el uso de tan simbólico edificio, es meramente administrativo. Sede de la Cancillería, los servicios del Parlamento y del departamento de asuntos presidenciales, aún sirve de lugar de reunión del parlamento cantonal y del gobierno. Un lugar digno de admirar por fuera y por dentro. No nos perdamos ni un detalle...
Ríos en Basilea
El Rhin
(7)
Uno de los mayores encantos que tiene la ciudad de Basilea es el Rhin. Uno de los ríos más importantes del mundo y la única salida al mar de todo el país. Seguramente por eso, la ciudad se convirtió en un punto estratégico muy relevante a lo largo de su historia. A efectos turísticos, el Rhin le otorga color y vida a esta ciudad que divide en dos. Una de las cosas que no puedes dejar de hacer en esta ciudad es cruzarlo a través de un transbordador de lo más extraño: Ecológico. Un grupo de artistas lo lleva, hay que pagar poco más de un euro para la manutención y te lleva de un lado a otro. Con lo que mola decir que has cruzado el Rhin en barco.
De interés turístico en Basilea
Fuente de Tinguely
(8)
En 1977, el lugar que ocupaba el teatro principal de Basilea, fue conquistado por unos nuevos protagonistas de la Historia, en este caso del arte suizo. Su padre, su creador, su forjador, quizá sea la palabra, fue el artista Jean Tinguely, en un escenario tan móvil como lo es el agua del estanque, colocó a los nuevos bailarines y comediantes del siglo XXI, unas esculturas en continuo movimiento gracias a la fuerza del agua. Eso sería la parte poética, la que todos en principio podemos deducir. Pero los críticos del artista, dicen que es una crítica a la sociedad de producción y consumo, una ridiculización de esos bienes que se fabrican , compran y venden y que no tienen un uso definido, concreto ni temporal. No se tanto de arte moderno como para negar o corroborar esta teoría, pero lo que si se, es que ver como se mueven las esculturas gracias a los chorros de agua que las atraviesan, y repiten ese movimiento una y otra vez, sin parar, las convierten en eternas. Por lo menos mientras el agua no se congele...
Bares de Copas en Basilea
Bar Rouge
(10)
Es uno de los bares más altos en Europa, situado en la planta 31 (la última) del edificio más alto de Basilea. Puede compararse al bar del museo Guiness en Dublín. Como su nombre indica, la decoración es de color rojo. Lo mejor de este bar es que desde el se tiene una magnífica vista de Basilea, y además es muy acogedor.
Catedrales en Basilea
La Catedral de Basilea
(10)
En lo alto de la ciudad se encuentra la Catedral. Con unas vistas magníficas del otro lado del Rhin, su color de arenisca roja choca con el color más verdoso de estilo bernés que te puedes encontrar más al sur del país. La catedral es imponente y tiene una portada maravillosa. Además, otro detalle más que curioso es que en su interior se encuentra enterrado Erasmo de Rotterdam, y se puede incluso ver una lápida conmemorativa. Merece la pena entrar y verla por dentro y, sobre todo, pararse un rato en el mirador exterior.
Monumentos Históricos en Basilea
Casco histórico
(2)
No hay ningún otro lugar en Suiza donde se puede encontrar tantas ventajas juntas como en Basilea. La ciudad ofrece un magnifico casco antiguo peatonal dividido en ambiente cosmopolita, abierta y poliglota. Francia y Alemania están a pocos minutos y comunicado con servicios públicos. Desde Schifflände sale el autobús a St. Louis y desde el Clara Platz sale el autobús dirección Weil am Rhein. Internacionalmente Basilea esta conocido por su industria química y farmacéutica, numerosos ferias internacionales y el Máster de Tenis (Roger Federer). Basilea es uno de los tres cantones, junto con Underwalden y Appenzell, que es subdividido. Al norte Basilea Ciudad y al sur Basilea Campo. Basilea está dividida en la pequeña Basilea (Klein-Basel), a la orilla derecha del Rin y la gran Basilea (Gross-Basel) a la orilla izquierda del río donde se sitúan los monumentos más importantes. Para cruzar de una orilla a otra del Rin, aparte de numerosos puentes, se utiliza uno de los 4 Fähri, barcas de fondo plano que aprovechan la presión de la corriente sobre el timón para desplazarse a lo largo de un cable. El trayecto dura unos 3 minutos y cuesta 1,50 frs. Toda Basilea se puede descubrir a pie. Pero porque no subirse al tranvía, para tener un contacto directo con los habitantes y disfrutar de diferente manera de los exteriores de la ciudad.
Museos en Basilea
Museo de Historia de Basilea
(1)
Lo que hoy es el museo de historia de la ciudad, antes fue una antigua catedral. La verdad es que visitarlo es de lo más curioso. Es una sensación extraña eso de entrar y en lugar de encontrarte unos bancos frente al altar, ver un mostrador que te vende libros o recuerdos. Eso de pasear por donde deberían estar los fieles y encontrarse antiguas fuentes (las originales de la ciudad se encuentran aquí) o piezas de gran relevancia histórica. Curioso y recomendable al mismo tiempo.
Museos en Basilea
Museo de Arte Contemporáneo
(1)
Situado cerca de la Plaza de la Feria, el Museo de Arte Contemporáneo tiene bastante fama en Suiza. De hecho, la ciudad de Basilea en sí es conocida por su relevancia en la cultura, así que no es de extrañar que albergue grandes obras y exposiciones en los últimos tiempos. Está en un edificio enorme que ya desde fuera llama la atención.
Estaciones de Tren en Basilea
Estación de Basilea SBB
(3)
Una de las curiosidades más interesantes de Basilea es que se encuentra en un enclave fronterizo entre Alemania y Francia. De hecho, su aeropuerto es compartido por los tres países. En los trenes ocurre algo parecido. Hay varias estaciones de tren. La suiza, la alemana y la francesa. La suiza, como es lógico, es a la que se llega a través de alguno de los muchos trenes que conectan internamente el país y, digamos, se encuentra en el centro neurálgico de la ciudad.
Plazas en Basilea
Marktplatz
(1)
Parece que antiguamente se llamaba “la plaza del cerdo” porque el querido animal, desde siempre, ha sido gran protagonista en los mercados tradicionales debido a lo útil que resultaba. A día de hoy, la plaza del mercado es el centro neurálgico de la ciudad. Por allí pasan numerosos tranvías que te llevan a cualquier lado, alberga el museo de historia (dentro de la iglesia) y está a un paso de zonas como el Ayuntamiento o las calles más comerciales, los cines… Es, sin duda, zona de paso de la ciudad.
Miradores en Basilea
Mirador de la Catedral
(3)
Desde lo alto de la ciudad, justo a los pies de la catedral, se divisa seguramente la mejor vista de la ciudad de Basilea. Este mirador es de visita obligada para el viajero, que podrá desde aquí dejarse llevar por las aguas caudalosas del Rhin que, justo en este punto, divide la ciudad en dos partes. De esos sitios que son ideales para tomarse un aperitivo mientras dejas pasar el tiempo.
Fiestas en Basilea
Carnaval de Bale
(2)
El Morgestraich o Carnaval de Bale se celebra el lunes por la mañana a las cuatro de la madrugada, cuando se encienden todas las luces de la ciudad y la Reina del Carnaval toma posesión. Durante tres días, la ciudad está al revés, totalmente incontrolada, impulsada por el sonido de decenas de miles de instrumentos y tambores. El carnaval es también el tiempo local de varias especialidades culinarias: la comida tradicional de sopa, pastel de cebolla y queso.
Museos en Basilea
Museo del Papel
(1)
Hay museos que verdaderamente te ofrecen una experiencia mucho mejor de la que te esperas. Eso es lo que me pasó en este curioso museo del papel. Está situado en un antiguo molino de papel y, por tanto, en un lugar con mucha historia donde, en los últimos siglos, se han fabricado multitud de libros. El museo hace un repaso, con diferentes salas y reconstrucciones, de la historia del papel y de la imprenta. Y lo mejor de todo es que te permiten participar en cada una de las etapas. Es decir, en la planta baja, te puedes poner en la piel de un fabricante de papel y, a través de las herramientas tradicionales que te enseñan a usar, construir tu propia página para que, posteriormente, en las plantas superiores, puedas escribir sobre ella con distintos elementos. La verdad es que es un sitio muy chulo que, cuando acaben las obras que se están realizando en el exterior, todavía quedará aún mejor. Además, está al ladito del río, en un barrio precioso.
De interés turístico en Basilea
Frontera Franco-Suiza
Pasamos la frontera entre Francia y Suiza por Mulhouse y Bale. Es un lugar especial porque en realidad es una triple frontera. Hay un aeropuerto en el medio, Bale – Mulhouse – Friburgo, y estás entre Francia, Suiza y Alemania. En coche, para pasar la frontera es muy rápido porque la mayoría de la gente la pasa a diario. Trabajan en Suiza porque se gana mejor y viven en Francia porque los alquileres son más baratos en Alsace. La única preocupación de la aduanera, viendo nuestra placa de coche inglés, fue vendernos el pass para las autopistas, para 35 euros puedes tomarlas un año completo. El único problema es que no hay nada más barato para una semana nada más. No averiguó ni los pasaportes, ni los documentos del coche, pero me imagino que de vez en cuando te los puede pedir. Suiza no forma parte de la Unión Europea, pero del Espacio Económico Europeo. Entonces puedes vivir y trabajar ahí sin problema.
Tiendas en Basilea
Tienda artesanía Johan Wanner
(1)
Me encanta descubrir rincones especiales en las ciudades. Este es uno de ellos. Seguramente no será un sitio de lo más atractivo a simple vista, pero tiene una historia chulísima. Resulta que de esa pequeña tienda que se ve detrás de ese apañado escaparate se encuentra un artesano que fabrica, ni más ni menos, que las figuras de los belenes del Vaticano o, incluso, de la Casa Blanca en Estados Unidos. Un hombre muy peculiar que se ha convertido en toda una institución y el nombre de cuya tienda, por cierto, forma la palabra más larga del abecedario alemán. Algo así como: “tienda de figuritas artesanas para lo árboles de navidad”.
Museos en Basilea
El Museo más pequeño
(1)
Otra curiosidad de la ciudad de Basilea es este minúsculo museo que presume, con éxito, de ser el más pequeño de la ciudad. Se encuentra en una preciosa y empinada calle del casco histórico y, cuando lo visité, estaba conformado por miniaturas. Pero, por lo que nos contaron, es algo así como un museo itinerante y, con el tiempo, va cambiando de contenido y, por tanto, de exposición. Otra de sus ventajas, lógicamente, es que es gratis y rápido. Sólo tienes que pasar por delante, mirarlo, y lo habrás visto todo.
Monumentos Históricos en Basilea
Puertas medievales de Basilea
(3)
Basilea estaba bien defendida por una gran muralla en tiempos medievales. Hoy en día, se pueden admirar tres puertas de dicha defensa. Entre las que destaco las de Spalantor en el Oeste y la de San Alban al otro lado. Si la primera es esplendida, recuerda a la torre de londres, la segunda está ubicada en un parque con canal que le da un encanto especial. Junto con la catedral y el ayuntamiento fue lo que más me llamo la atención de mi corta visita. Por cierto, en lo negativo, hasta el Mc donald es super caro aquí, así que ojito dónde te metes

Cosas que visitar y que hacer en Basilea

Unas de las cosas que visitar en Basilea de la que no pararás de hablar son los museos. Y no es de extrañar. Con casi 40 museos repartidos por toda la ciudad, visitarlos todos puede ser una tarea de titanes. Los más populares son el Museo de Arte de Basilea (Kunstmuseum Basel), la Fundación Beyeler, el Museo Tingley, el Museo de Historia Natural y el Museo de Arte Contemporáneo. No te pierdas tampoco la Casa-Museo de Erasmo de Rotterdam, una de las figuras que ver en Basilea claves de la historia de Suiza.


El casco antiguo de la Gran Basilea (la antigua ciudad en la orilla izquierda del río Rin) es otra de las cosas que ver en Basilea imprescindibles. Allí encontramos la catedral de Basilea (Münster) y el Palacio Municipal (Rathaus), ambos en el Plaza del Mercado (Markplatz).

Los amantes de la arquitectura moderna también encontrarán cosas que ver en Basilea firmadas por prestigiosos arquitectos como Renzo Piano (Fundación Beyeler), Herzog & Meuron (estadio St.

Jakob), Tadao Ando (Palacio de Congresos),
Zaha Hadid (Weil am Rein), Richard Meier o Mario Botta (sede del Banco de Pagos Internacionales). Una de las cosas que hacer en Basilea es una ruta por los principales monumentos.

Fuera del casco urbano, también encontramos lugares que ver en Basilea muy atractivos como las colinas del Jura, conocidas como la Sibera Suiza, y el valle de Laufren. Navega entre las experiencias compartidas por los usuarios de minube y descubre todo lo que hay en Basilea esperándote.