Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Chur?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Qué ver en Chur

31 colaboradores

13 cosas que hacer en Chur

Ciudades en Chur
Chur
(3)
Esta pequeña ciudad esta situada en el cantón de Graubünden. El caso histórico es bastante pintoresco con varias placitas que invitan descansar en las terrazas en verano. Es un buen sitio para alojarse por estar cerca de pistas de esquí o zonas de senderismo y estar bien comunicado con las ciudades principales de suiza.
Estaciones de Tren en Chur
Estación de Chur
(1)
Chur, Cuera o Coira está ubicado en el valle de Schanfigg y rodeada por los Alpes. Tiene un casco antiguo del siglo XVI con abundantes callejones para explorar la ciudad y con el aire fresco de la montaña, de hecho en plena Semana Santa nos cayó una buena nevada. Fue nuestro destino tras coger el Bernina Express en Tirano, y pasamos la noche en el recomendable hotel Post, andando está a cinco minutos, en pleno centro. Buena ubicación para la estación y poder quedarse una noche para descubrir una bonita ciudad (eso si, con precios muy altos).
Iglesias en Chur
St. Maria Himmelfahrt o Catedral de la Asunción
(2)
Dos generaciones tuvieron que pasar y esperar a que la preciosa catedral de Chur se diera por finalizada, ya que sus cimientos se pusieron en 1150 y no se culminó hasta 1272. Pero más hubo que aguardar para ver terminada la torre que en 1600 se coronó con una perfecta cubierta barroca. Recién renovada, se la considera uno de los monumentos culturales más importantes de Suiza. La catedral de la Asunción parece querer estar siempre apartada del bullicio, mantenerse embebida en ese ambiente medieval que aparentemente envuelve a la ciudad. Por eso está en lo más alto de la colina que un día ocupo una fortificación romana. Al llegar a ella, un pequeño jardín, lleno de lápidas y tumbas de obispos precede a la entrada principal, que al permanecer cerrada la mayor parte del tiempo, nos obliga a entrar al templo por un lateral, por una pequeña puerta custodiada por más lápidas de hombres ilustres. Quizá por eso tiene ese aire severo y duro, pero por dentro es como una caja de bombones, que llama nuestra mirada sin cesar para que apreciemos cada pequeño detalle, como los capiteles románicos ricamente adornados, los retablos de Durero o las losas sepulcrales, encantadoramente tétricas de las naves laterales. Paseando por el interior admiramos el maravilloso altar mayor de madera tallada y policromada, a todo lo largo y ancho del templo, los constructores crearon capiteles con figuras e imágenes de apóstoles casi de tamaño natural que parecen surgir de la piedra. La catedral es más que un edificio románico y su valor es tan grande que solo pudo ser abierta de nuevo al culto después de largos años de trabajos de restauración, en el otoño de 2007. Por si fuera poco. el tesoro de la iglesia custodia objetos medievales muy antiguos y raros hechos de oro, plata y marfil. Pero sin duda una de las estrellas del templo son los frescos de las bóvedas y la quietud y el silencio que se respira en esta fastuosa e imponente catedral de la Asunción.
De interés turístico en Chur
Un paseo por Chur
(2)
¿Sabían ustedes que Chur, o Coira es la ciudad más antigua de Suiza y que vale la pena cualquier desvío que debamos hacer para visitarla? No sólo por ser la capital del Cantón de los Grisones, sino porque combina a la perfección la elegancia de los antiguos edificios con la modernidad de sus nuevas construcciones que parecen sacadas de una exposición de arquitectura. Pero Chur es algo más. Es su gran mercado semanal, su catedral con más de 800 años de antigüedad, su acento moderno pero con un aire muy mediterráneo a pesar de ser la puerta al universo montañoso de los Grisones y sobre todo el encanto de sus calles por donde parece no haber pasado el tiempo. El río Plessur, la envuelve y la alimenta, guarda su precioso casco medieval pero también riega su parte moderna llena de parques y de jardines. Paralela a él transcurre la encantadora Oberegasse que lleva a la Obertor que es la poderosa puerta de la ciudad y que forma parte de las fortificaciones medievales del cantón. Quizá por esa puerta hayan entrado mercancías de incalculable valor en siglos pasados, ya que Coira fue, y es, uno de los centros de comercio más importantes del sureste de Suiza. Porque además, 5.000 años ( según dicen los cronistas ) son muchos años para una ciudad, y por eso tiene tanta historia de la que presumir. Pero no solo los romanos pudieron ver el potencial de la belleza de la zona, sino que los viajeros que nos acerquemos a ella tendremos la suerte de pasear por sus preciosas calles, llenas de rincones encantadores y de piedras llenas de vida. Podremos visitar la renombrada catedral, el precioso ayuntamiento, el museo de Bellas Artes o las coquetas iglesias llenas de ese tipismo alpino que tanto hemos visto en la televisión, el cine o en las revistas. Pero yo recomiendo vagabundear por sus calles y vivirlas, tal y como han hecho millones de personas en esos 5.000 años...Si ha durado tanto, por algo será.
Iglesias en Chur
Iglesia de San Martín
(1)
Bueno, era domingo por la mañana, así que tampoco podía pretender que en pleno octubre, con unos grados que rozaban los 10 y a las 9 de la mañana estuviera abierta la preciosa iglesia de San Martín. Así que me tuve que limitar a admirarla por fuera para llevarme una idea de cómo podía haber sido su interior. Por lo tanto disfruté de la pequeña plaza que la antecede, donde hay un monumento fuente medieval, a los que son tan aficionados los suizos, recién restaurado, que ostenta el escudo con la cabra montesa del cantón y está preciosamente decorado con los signos zodiacales. Enfrente se levanta la Iglesia de San Martín, muy románica ella en sus comienzos allá por el siglo VIII pero que debido a un incendio en 1464 tuvo que ser reconstruida desde sus comienzos, aunque permanecen algunos restos de sus muros primitivos. Así que ahora es de ese estilo gótico tardío, que mezcla elementos muy delicados con la aspereza y la severidad de las fortificaciones centroeuropeas y que le dan aire de castillo de cuento de hadas. Su importancia en la historia de Chur, es que aparte de ser su iglesia más antigua, fue el punto de partida para la Reforma religiosa en el cantón de los Grisones. Quizá por ello sea uno de los templos más queridos por los habitantes de la zona y le hayan regalado uno de los órganos más grandes de Suiza. Como grande es su torre de 82 metros que durante mucho tiempo sirvió de referencia a mercaderes y visitantes que llegaban a la ciudad de todas partes de Europa. Privilegios de los mayores...
Plazas en Chur
Kornplatz
Esta plaza es más antigua que su nombre actual, hasta el siglo XVII todavía se la conocía como Klosterplatz, luego se cerró el monasterio contiguo y se instaló un granero de maíz en la iglesia. Con la partida de los monjes, el antiguo nombre de la plaza también desapareció. El nombre Kornplatz (plaza del maíz) ha permanecido hasta el día de hoy, a pesar de que el comercio de maíz, una vez estrictamente controlado, se liberalizó en 1840 y el granero de maíz cerró. Mientras que la plaza sirvió como sitio para varios mercados en el siglo XIX, en estos días es una intersección importante entre la ciudad vieja y el distrito moderno más vivo.
Calles en Chur
Kirchgasse
A la sombra de la iglesia de San Martín, hay una hilera de casas de considerable importancia histórica. Situado en Martinsplatz, la Haus Reydt, con sus tres pisos, fue construida en 1574 en el estilo gótico tardío. Junto a ella está la Haus Menhardt, edificio erigido el mismo año y en el mismo estilo. Al lado está el Antisticio aún más antiguo, cuyo edificio vecino contiene pinturas importantes a partir de 1580. Éstas representan, conejos que cogen a un cazador. El Zunfthaus der Schneider fue reconstruido después del incendio de la ciudad en 1464, hoy alberga un pequeño teatro.
Estaciones de Tren en Chur
Bernina Express de Tirano a Chur
Este tren panorámico con su característico color rojo, une el norte con el sur de Europa por el tramo del Ferrocarril Rético RhB, trayectoro declarado Patrimonio mundial de la UNESCO. Pasa por un total de 55 túneles y 196 puentes, y te permite contemplar desde la curva de Montebello las vistas al macizo del Bernina; o ante el glaciar Morteratsch, los tres lagos Lej Pitschen, Lej Nair y el Lago Bianco, además de la aldea Alp Grüm o el viaducto circular de Brusio. Volamos a Italia para ir en tren a Tirano y cogerlo desde allí, son algo más de tres horas con el inconveniente del poco espacio para el equipaje y lo incómodo de los asientos, cosa que debería mejorarse. Son asientos para dos personas enfrentados, algo que siempre me ha parecido muy incómodo. La verdad es que estuve casi siempre haciendo fotos a través de una ventanilla que pude abrir en el pasillo, y disfruté del paisaje, pero a otros el trayecto se le hizo más tedioso.
Ayuntamientos en Chur
Ayuntamiento de Chur
Debido al terreno desigual y a la cresta inclinada de la azotea, el edificio parece estar algo descoyuntado. Eso tiene que ver con la historia del edificio. Después del incendio de la ciudad en 1464, fue reconstruido, y posteriormente fue renovado y ampliado en varias ocasiones. Hasta 1554 también ubicó aquí el Spital zum Hl. Geist. El interior del Rathaus, con sus bienes culturales de diversas épocas, es testimonio de su variada historia. A destacar las arcadas de su planta baja, sirven curiosamente como aparcamiento de bicicletas.
Calles en Chur
Arcas
Pintoresco y medieval - así es como se ve el Arcas hoy. Antes de 1971, sin embargo, era una historia completamente diferente. El arquitecto Theodor Hartmann fue el que integró un garaje subterráneo, y sin embargo la zona todavía conserva su carácter medieval, ya que la hilera de casas que se extienden hacia el río Plessur está construida sobre las antiguas murallas de la ciudad y se alteró lo menos posible la zona histórica. Algunos edificios - como se puede ver en Arcas 25 - se cree que datan del siglo XIII. Hoy en día, las casas medievales, con los modernos espacios abiertos en el medio, y las tiendas de diseño y cafés, dan a la plaza un toque pintoresco. Es un casco antiguo donde se ha integrado la vanguardia y los servicios de una forma medida y acertada.
Calles en Chur
Bärenloch
El Bärenloch, o "agujero del oso", es uno de los lugares más encantadores de la ciudad de Chur - y al mismo tiempo una de las partes mejor conservadas del casco antiguo. Su entrada está rodeando la iglesia de San Martín, dejando a la izquierda su puerta. El origen de este nombre, le es dado por los dos pequeños patios interiores que hay entre Arcas Platz y Kirchgasse. Sin embargo, en documentos antiguos el Bärenloch se denominaba como "curschellas", un término latino tardío que significa simplemente "cuartos pequeños del patio". El Bärenloch un buen ejemplo de la situación de vida en la época medieval en Chur.
Catedrales en Chur
Catedral y palacio episcopal
Las fortificaciones que rodean el Palacio Episcopal de Chur le hacen parecer una ciudad en miniatura, además está elevada, por encima de la ciudad. En el centro del gran patio se encuentra la catedral románica tardía, que finalmente se completó en 1272 después de un período de construcción que dura más de un siglo. A su alrededor se encuentran el Castillo Episcopal y las casas de los canónigos, que progresan hacia la ciudad y terminan bordeando una torre. Los primeros indicios de asentamiento en este sitio se remontan a la Edad del Bronce (1.300 - 800 AC).
Iglesias en Chur
Iglesia de San Martín
La iglesia de San Martín fue originalmente una iglesia románica construida en el siglo VIII y consagrada en 769 dC. Después de que San Martín, fuera nombrado Obispo de Tours. La iglesia fue destruida en gran parte durante el gran incendio de 1464. Fue reconstruida en estilo gótico tardío y reutilizados elementos de su anterior carolingio. La construcción se completó en 1491 y es el edificio gótico tardío más grande de los Grisones. Esta iglesia en el casco antiguo fue un centro y base para la Reforma en Chur desde 1523. Desde 1919, las tres ventanas del artista Augusto Giacometti han sido un gran reclamo para los visitantes de la iglesia y de Chur, representan la historia de Navidad.