Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Lucerna?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Qué ver en Lucerna

80 colaboradores

31 cosas que hacer en Lucerna

Puentes en Lucerna
Kapellbrücke - Puente de la Capilla
(20)
Quizá no me equivoque cuando digo que Lucerna tiene el puente de madera más bello y más famoso del mundo. No, estoy completamente seguro. Desde cualquiera de los ángulos que escojamos para admirarlo, la espléndida escultura se empeña en regalarnos su mejor perfil, su más hermoso rostro, su empaque medieval que parece desafiar a los siglos, a los fuegos y a las tormentas. Símbolo absoluto de la ciudad, ha sobrevivido a todo tipo de desastres a lo largo de su historia, incluido el fuego que casi lo consume en 1993 y del que todavía quedan restos para que los visitantes puedan ver en que estado quedaron las pinturas tras el aparatoso incendio. Es más antiguo que la Reconquista española, ya que data de la primera mitad del siglo XIV como parte de las fortificaciones de la ciudad y su nombre le viene de la capilla de San Pedro, que está muy próxima a una de las entradas del puente. Sin embargo las pinturas no son tan antiguas, porque se añadieron en el siglo XVII e ilustra escenas de la historia de la propia ciudad y del país, incluyendo la biografía de los santos patronos de la ciudad, Leodegardo y Mauricio. Bellamente adornado con flores y siempre en perfecto estado de conservación, estará para siempre unido a la Wasserturm o Torre del agua, que en su tiempo fue archivo, tesoro, prisión y cámara de tortura, ya que juntos constituyen el monumento suizo más fotografiado y sin duda de los mas hermosos.
Reservas Naturales en Lucerna
Monte Pilatus
(14)
Desde la estación central de Lucerna sale el autobús número 1 que te lleva a la misma puerta de la ascensión a Pilatus. Se tarda cerca de 20 minutos. Desde allí, subes una pequeña cuesta y tienes un teleférico que te sube a todo lo alto (ojo, es bastante caro: cuesta cerca de 60 euros, algo que sorprende bastante). Es sí, una vez estás arriba, la experiencia es inigualable. En la estación intermedia te puedes encontrar con un parque infantil y un parque de aventuras en el que puedes pasar un rato divertido para toda la familia. Pero el verdadero espectáculo está arriba. Las vistas que se pueden observar en lo alto del Monte Pilatus, si tienes un día despejado, son alucinantes. A un lado, los preciosos alpes, nevados, al fondo. Al otro, la ciudad de Lucerna y sus alrededores: verdes, azules... Césped y lagos, montañas, nieve... Lo tienes todo para que se te quede grabado siempre en la retina. Es un lugar maravilloso.
Lagos en Lucerna
Lago de Lucerna
(20)
Uno de los grandes atractivos de Lucerna (tanto que se ha convertido en una de las imágenes más reconocibles del país) es el Lago de los Cuatro Cantones. Es un símbolo de la ciudad y le confiere una belleza sublime en días soleados. Sobre todo cuando aún las cumbres cercanas están aún nevadas y se puede ver al fondo el Pilatus, majestuoso. Hay numerosos barcos que te permiten recorrer el lago y cruzar de una orilla a otra o incluso cruceros que hacen excursiones a las localidades cercanas. También se conoce en ocasiones como el Lago de Lucerna. Es un lago bastante grande pero, sobre todo, sorprende su profundidad, alcanzando en ocasiones más de 210 metros.
Monumentos Históricos en Lucerna
León de Lucerna - Der Löwendenkmal
(8)
Seguramente, el león es uno de los monumentos más visitados y populares de Lucerna. Y la verdad es que es impresionante. Fue esculpido en medio de una enorme pared vertical (en roca) en el siglo XIX. Y es un homenaje a los 700 mercenarios suizos muertos durante la Revolución Francesa. Según nos contaron los locales, es el típico sitio que apenas visitan los propios habitantes de la ciudad pero que siempre está plagado de turistas. Aún así, merece la pena una visita. Está cerca y se puede ver en unos minutos. La obra llamó la atención incluso al popular escritor Mark Twain, que llegó a decir algo así como que “era el trozo de piedra más conmovedor del mundo”.
De interés cultural en Lucerna
Casas pintadas
(5)
Paseando por las calles de Lucerna es muy fácil encontrarse con fachadas pintadas de todos los colores. Y en todas las partes de la ciudad antigua. La verdad es que para los que no estamos acostumbrados a verlas por nuestras ciudades, sorprenden. Y generalmente son muy bonitas. Algunas, están pintadas con motivos de Carnaval. Es una sensación muy curiosa para el visitante porque vas siempre mirando para arriba a ver qué encuentras en la siguiente casa. Algo así como cuando vas paseando por Nueva York mirando hacia los rascacielos pero, obviamente, con otro estilo…
De interés cultural en Lucerna
Centro de Exposiciones KKL
Situado en un lugar privilegiado, justo en la orilla del lago de los Cuatro Cantones y frente a la estación de tren, el Palacio de Exposiciones es un edificio moderno y elegante. Negro y con una “capota” que sirve de punto de encuentro de los jóvenes, llama la atención desde lejos. En su interior, alberga además un buen puñado de festivales. El edificio, también llamado KKL por cierto, es obra del famoso arquitecto francés Jean Nouvel.
Castillos en Lucerna
Museggmauer
(2)
Subiendo a este punto tendrás unas buenas vistas de la ciudad. Las murallas fueron construidas en 1386 y se encuentran prácticamente intactas. En la actualidad, tres torres están abiertas al público: Schirmer, Zyt y Männli. La caminata hasta llegar merece la pena. El reloj más viejo de la ciudad fue construido por Hans Luger en 1535 y se encuentra en la torre Zyt.
Iglesias en Lucerna
Iglesia de los Jesuítas (Jesuitenkirche)
(1)
Parece que queda de espaldas al río, a la ciudad, aunque en teoría y en práctica forma parte indisoluble de ella y mucho más, es uno de los elementos más hermosos del centro histórico y turístico. Por eso no entiendo que muchos visitantes de Lucerna pasen de largo por ella, como si no tuviera importancia, como si fuera un edificio más, otra iglesia, otro templo. Quien no la conozca, no podrá disfrutar de esta maravilla del barroco jesuítico que tiene ya 350 años y que puede que sea, por lo menos para mí, uno de los edificios religiosos más elegantes de Suiza. Entiendo que por fuera no impresione mucho, ni por su tamaño ni por su color, blanco puro. Pero no se puede negar la delicadeza de su preciosa fachada que contrasta con el oscuro río y refleja el sol del amanecer como una lámpara que irradia luz a todo lo que la rodea. De acuerdo, coincido en que gran parte de su belleza está en el interior, como en muchas de las personas a las que sólo conociéndolas somos capaces de dejar de lado su cáscara y meternos dentro de ellas. Valoremos pues su distinción y la gracia de su profusa decoración barroca de ocres y dorados sobre el níveo fondo de sus paredes y cubiertas, los frescos que llenan las amplias bóvedas y que fueron realizados por los hermanos Torricelli, los preciosos, por su belleza y la riqueza de sus mármoles, altares o los púlpitos que montan guardia de fe a los lados del templo. No cuesta mucho cerrar los ojos ver a nobles y pueblo compartir sus horas de plegaria bajo un mismo techo. Eso sí, el pueblo abajo y los nobles en las tribunas ( que todavía hay clases ), o imaginar cómo vieron y vivieron su fe los jesuitas que permanecieron en una Suiza que se tornó protestante y que los respetó, a diferencia de los que tuvieron que irse a las misiones de Sudamérica. Por toda esa historia, por la belleza, por la luz y por las sombras, por los mármoles y los oros, por la vida..Por todo ello debemos buscar esta iglesia, que se halla justo enfrente del famoso Kapellbrücke y disfrutar de ella, aunque sólo sea por unos minutos. Vale la pena.
De interés cultural en Lucerna
Nadelwehr
(4)
Fue construido en 1859 siguiendo la idea desarrollada por Poirée, que une tecnología e historia. Entre el 2009 y 2011 la instalación ha sido renovada para evitar la inundación de la ciudad y fue mejorada. Hoy en día, el nivel de agua del lago de Lucerna es regulado a mano añadiendo o quitando bloques de madera que retienen el agua.
De interés cultural en Lucerna
Spreuerbrücke
(3)
Si, como en las películas. Porque claro, teniendo tan cerca al famoso Kapellbrücke, tan mimado y fotografiado, el pobre Speuer, sólo puede aspirar a ser un segundo plato en la mirada de los turistas. Y no es justo. Como adalid de las injusticias debo romper una lanza en su favor y decir que si no es tan bello como el otro, si que tiene tanta historia e importancia como él. Y las razones son varias. La primera es que es casi tan antiguo, ya que data de 1408 y sólo ha necesitado desde entonces una gran renovación en 1889. Desde entonces, salvo alguna que otra reparación propia y necesaria debido a los materiales perecederos con los que se construyó, nadie lo ha tocado. La segunda es la serie de pinturas que lo decoran, como a su hermano, en forma de paneles triangulares. Pero aquí encontramos una serie de representaciones de la Danza de la Muerte de lo más tétricas e interesantes. Ocurrió que en 1349, la Peste Negra que asoló Europa llegó a Suiza. Los intercambios comerciales de grano en grandes sacos, donde viajaban las ratas, cuyas pulgas eran las mensajeras de la muerte, hicieron que la pandemia se extendiera de forma brutal. Nadie estaba a salvo de la Muerte Negra. La primera aparición de la peste coincidió con un terrible terremoto que asoló Italia desde Nápoles a Venecia, dejando un rastro de destrucción que colaboró a aumentar la psicosis de fin del mundo. Todos estaban condenados, o eso pensaban, así que la razón única que encontraron fue que la Peste era un castigo divino. Era lógico que la ausencia aparente de una causa material diese a la epidemia una cualidad siniestra y sobrenatural, de modo que por toda Europa surgieron leyendas que simbolizaban a la peste en la forma de una doncella que entraba en las casas para llevarse a sus habitantes. Y eso fue lo que hizo el pintor Kaspar Meglinger en los paneles del puente, simbolizar a la Muerte como la gran visitadora, la que no hacía distinciones de clase, de dinero, o de valores. Se los llevaba a todos en una especie de danza macabra que fue acabando con un tercio de la población europea. Así que puede ser que este puente al que también se llama " de los molinos", tenga mucho más que contar que su famoso hermano. Les invito a recorrerlo con mucha calma. Pero vigilen sus espaldas, nunca se sabe cuando puede aparecer La de la Guadaña....
Iglesias en Lucerna
Hofkirche
(1)
Es la principal catedral de la ciudad y de la población religiosa. El monasterio benedictino fue creado en el siglo VIII. El fuego destruyó la iglesia en el año 1633; posteriormente fue reconstruido en el 1645. Es el edificio del Renacimiento más importante de Suiza, destacando la fachada, el altar de María (con un relieve del 1500) y el altar de las almas.
Estaciones de Tren en Lucerna
Estación de tren
(2)
La estación de tren de Lucerna que, por cierto, está en un sitio privilegiado en el centro de la ciudad y al ladito del lago, tiene un encanto especial. Además, está construida por un paisano, el popular arquitecto Calatrava quien, por cierto, ha trabajado bastante en Suiza. De hecho, tiene un estudio en Zúrich donde, además, estudió. Es una estación bastante grande, con sus tiendas en el interior. Lo que me gusta de las estaciones suizas es que son muy cómodas y rápidas. Entras, y en un santiamén estás en los andenes donde los trenes, por supuesto, son hiperpuntuales.
Ríos en Lucerna
Rio Reuss
(2)
Este río que baña la ciudad de Lucerna y cruza el puente más hermoso de la ciudad es precioso, sus aguas de un color cristalino y sus cisnes nadando en paz, pide un paseo en sus márgenes. Aquí, incluso los fotógrafos aficionados se convierten en profesionales, pues el paisaje habla por sí mismo.
Lagos en Lucerna
Lago de los Cuatro Cantones
(2)
Pero, los que no están acostumbrados al barco también pueden disfrutar de las magníficas vistas del lago a lo largo del paseo marítimo que lo rodea. El paisaje sobre las montañas es verdaderamente impresionante. A lo largo de la costa, hay un montón de restaurantes, así que también se puede optar por hacer una parada para comer y contemplar el paisaje. Y como los establecimientos cuentan con un aire muy lujoso, ¡eso está regalado!
1 actividad
Plazas en Lucerna
Hirschenplatz
(1)
Esta plaza se encuentra entre las calles Rössligasse y Weggisgasse, zona comercial de Lucerna. En sus laterales se disponen edificios con pinturas en las paredes y objetos ornamentales, así como una escultura en la misma plaza. Me gustó mucho la conservación en el que se encontraba, sin suciedad y sus pinturas en perfecto estado.
Ciudades en Lucerna
Antigua ciudad
Desde el otro lado del río Limmat, hay una vista muy buena de toda la zona nueva, zona comercial y de negocios, y la zona con más vida de la ciudad. El paseo por la ribera del río es indispensable para conocer a fondo Zurich
Plazas en Lucerna
Plaza de la Capilla
La Plaza de la Capilla, como su nombre indica, alberga a la capilla de la ciudad que, curiosamente, se ha hecho más famosa por dar nombre al popular puente de madera de la ciudad que por otra cosa. Aún así, la plaza es bonita. Tiene en el centro una fuente que recuerda a las de Berna (el mismo estilo de construcción) y tiene una vista bonita del puente debajo del arco de la propia Capilla. Es además un punto neurálgico de la ciudad porque desde allí se accede en un momento a la zona de las calles comerciales y de tiendas.
Puentes en Lucerna
Rathaussteg - Puente de los Molinos
Además del puente de la Capilla, el río Reuss es cruzado por unos cuantos puentes más, lo que hace de él un objetivo habitual de los fotógrafos. Es también muy conocido el de “Los Molinos”. Y no hay nada como los puentes para conseguir las mejores panorámicas de las ciudades. Ya sea a un lado o a otro del río, o ya sea desde su propia superficie, suelen ser elementos ideales para descubrir los mejores lugares. En Lucerna, ocurre exactamente lo mismo…

Cosas que visitar y que hacer en Lucerna

Kapellbrücke es una de las principales atracciones turísticas que hay en Lucerna. Se trata del puente de madera más viejo de Europa y en su techo hay 111 espacios que contienen pinturas que muestran parte de la historia de Lucerna. En el centro del puente está la Torre del Agua o Wasserturm, para los lugareños, una de las cosas que ver en Lucerna imprescindibles. Es una torre octogonal de piedra de final de la Edad Media, que tenía una finalidad defensiva, pero que ha sido también prisión y hasta sala de tortura. Un espectáculo único que no te puedes perder y una de las mejores cosas que hacer en Lucerna hoy en día.
Tampoco puedes perderte la Hofkirche, una iglesia construida entre los años 1633 y 1639, de las más valiosas iglesias del renacimiento alemán y el Antiguo Ayuntamiento, dos lugares que ver en Lucerna con mucha historia y que reciben cada día a cientos de turistas de todo el mundo.

El Lago de los Cuatro Cantones es perfecto para disfrutar de un día en la naturaleza y uno de los sitios que ver en Lucerna para todo amante de los espacios abiertos.

El Monumento al león es otra de las cosas que visitar en Lucerna. Es una escultura que conmemora la muerte en 1792 de unos 700 mercenarios de la Guardia Suiza durante la Revolución francesa cuando defendían el asalto de los revolucionarios al Palacio de las Tullerías en París, sin duda algo que ver en Lucerna imprescindible. Así que ya lo ves, son muchas las cosas que hacer en Lucerna, no esperes más para visitar esta preciosa ciudad Suiza.