MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Lausana?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Qué ver en Lausana

105 colaboradores
  • Monumentos
    14 rincones
  • Paseos
    8 rincones
  • Museos
    6 rincones
  • Aire Libre
    8 rincones
Lo más visitado en Lausana
Ciudades en Lausana
Lausana
(18)
Catedrales en Lausana
Lausanne Cathedral
(16)
Museos en Lausana
Museo Olímpico
(4)
Plazas en Lausana
Place de la Palud
(3)
De interés cultural en Lausana
Flon
(7)
De interés turístico en Lausana
Metro de Lausana
(4)
Calles en Lausana
Rue du Petit-Chêne
(3)
Museos en Lausana
Palacio de Rumine
(2)
De interés cultural en Lausana
Arbre au Flon
Plazas en Lausana
Place de la Riponne
(2)
Estatuas en Lausana
Estatua Louis Ruchonnet
(1)
Jardines en Lausana
Parc de Milan
(1)
Sitios insólitos en Lausana
Wish Boards
Monumentos Históricos en Lausana
Fontaine de la Justice
Monumentos Históricos en Lausana
Pont Bessières
(2)
Museos en Lausana
MUDAC
(1)
Museos en Lausana
Musée Espace Arlaud
(2)
Estatuas en Lausana
Busto de Juste Olivier
(2)
Museos en Lausana
Museo Olímpico
(4)
Museos en Lausana
Palacio de Rumine
(2)
Museos en Lausana
MUDAC
(1)
Museos en Lausana
Musée Espace Arlaud
(2)
Museos en Lausana
Musée Historique de Lausanne
(1)
Museos en Lausana
(1)
Plazas en Lausana
Place de la Palud
(3)
Plazas en Lausana
Place de la Riponne
(2)
Plazas en Lausana
Place du Château
Plazas en Lausana
Terraza Jean Monnet
Plazas en Lausana
Place des Terreaux
Estatuas en Lausana
Estatua Louis Ruchonnet
(1)
Estatuas en Lausana
Busto de Juste Olivier
(2)
Estatuas en Lausana
(1)
Estatuas en Lausana
"Passage"
(1)
Estatuas en Lausana
(1)
Estatuas en Lausana
Busto de Charles Veillon
(1)

48 cosas que hacer en Lausana

Ciudades en Lausana
Lausana
(18)
Recostada sobre el espacio que queda entre el lago Leman y las colinas que suavemente ascienden hasta casi tocar el cielo, la trabajadora y al tiempo lúdica Lausana, se abre ante nosotro como una preciosa flor alpina, fría pero hermosa, cercana pero orgullosa de su belleza. Aunque muy suiza, de sus parques emana un ambiente mediterráneo que quizá haya servido como inspiración para los mejores cocineros del país, que han surgido de sus calles y plazas y han llegado al Olimpo de las grandes cocinas del mundo. Aparte, Lausana es sede del Comité Olímpico, de una de las mejores universidades de Suiza, centro de congresos y meca de los amantes de la buena mesa... Pero sobre todo es belleza y quietud. En el pintoresco casco antiguo se encuentra la tranquilidad de sus estrechos callejones, los agradables cafés y y las omnipresentes boutiques de moda. Ya supieron de su elegancia los antiguos romanos, que fundaron sus cimientos, de su potencia económica, los artesanos y mercaderes que la eligieron como centro comercial, exiliados religiosos provenientes de todo el sur de Francia que contribuyeron a crear un notable desarrollo económico y cultural. Basta pasear por sus calles para sentir su arquitectura, su distinción, su gracia y su estilo.
Catedrales en Lausana
Lausanne Cathedral
(16)
La Catedral de Notre Dame de Lausana, es, en sí misma todo un espectáculo de belleza ya desde lejos, como estandarte resistiendo con aplomo el paso del tiempo y de los siglos y con una joya única en toda Europa, que tras un largo periodo de restauración vuelve a brillar con todo su esplendor. Es el llamado " Portail Peint". Pero vayamos por partes. Un agradable paseo entre las callejuelas de la ciudad nos va subiendo, casi sin darnos cuenta, hasta lo más alto de la colina donde encontraremos el enorme templo que es la Catedral. Al llegar a ella nos sorprenderemos un poco, porque no es el típico templo exento, separado de todo su alrededor buscando la impresión mediante la grandeza de los volúmenes. Parece más bien un conjunto de cubos que hayan sido pegados siguiendo un plan bien trazado. Ya dentro, la catedral, valorada como la obra maestra más importante de la arquitectura gótica suiza, nos sorprende por la altura de sus arcos y la luz de sus ventanales, la serena elegancia de sus tres naves que ofrecen a la vista galerías desde donde en el pasado, los nobles de Lausana asistían a los Santos Oficios. La sillería del coro, considerada una de las más antiguas de Suiza, el precioso y multicolor rosetón, la miriada de tumbas de obispos que tapizan el suelo, pero sobre todo la luz que dejan pasar las enormes vidrieras, son algunos de los pequeños atractivos que ofrece la iglesia. Y digo pequeño porque lo realmente admirable es aquello que nombré en un principio, el "Portal" o Pórtico. Orientado al sur y protegido desde hace poco por una estructura de cristal que lo conserva y permite al visitante disfrutar de él en cualquier época del año, alberga un extraordinario grupo de esculturas policromadas que representan a los ancianos del Apocalipsis sobre pilastras adornadas con estatuas de profetas y precursores de la Iglesia, y de los evangelistas y los Apóstoles. En lo más alto, escenas de la Pasión de Cristo y la Coronación de la Virgen, todo ello con su recuperada policromía original. Es muy raro poder disfrutar de un tesoro de estas características, sólo comparable a nuestro Pórtico de la Gloria de Santiago. Así que no dejemos de rendirle honores cuando visitemos Lausana.
Museos en Lausana
Museo Olímpico
(4)
Sin lugar a dudas, la principal atracción turística de Lausana. Y la que más merece la pena. Si te gusta el deporte, visitar este museo es una visita totalmente obligada. Realizar la visita guiada es vivir un recorrido a lo largo de la historia (antigua y moderna) de las Olimpiadas. Un recorrido a través de los pebeteros de todos los Juegos, de las medallas olímpicas o incluso de algunos fetiches: El balón del dream team de baloncesto de Barcelona, 92, la flecha de Rebollo que abrió los Juegos, las zapatillas de Jesse Owens… Un museo fantástico.
Plazas en Lausana
Place de la Palud
(3)
Esta pintoresca plaza debe su nombre, al igual que las escaleras que ya hemos visto anteriormente, al hecho de haber sido sede de mercado durante muchísimo tiempo. Elegida por comerciantes de todos los cantones para estos menesteres desde el siglo IX, debido sobre todo a su céntrica situación, acabó siendo nudo y núcleo de la ciudad. El ayuntamiento que rápidamente se levantó cuando el lugar adquirió importancia, sirvió también de almacén de mercancías y de albergue para los vendedores que venían desde todas partes de Suiza. No tiene la típica forma de plaza que podríamos imaginar, cuadrada, redonda o simplemente de forma definida, sino que surgió del espacio vacío entre la unión y confluencia de varias calles. Calles en las que encontramos joyas como el precioso reloj que da las horas con el alto y claro carrillón que sólo puede oírse de 9 a 19 horas por lo escandaloso, o el nº2, que es la vivienda más antigua de Lausana, y un poco más allá el fabuloso Palacio del Obispo... Quizá lo que más llame nuestra atención, aparte de lo pintoresco de los edificios y las coquetas tiendas que rodean la plaza, sea la estatua de la Justicia que se encuentra en uno de sus lados. Rodeada por una fuente y formando parte de ella, es una copia de la original, que databa de 1585 y que se encuentra en el Museo de Historia de la ciudad. Vigilante del tiempo y de la historia, su colorido atrae nuestros ojos y la convierte en centro de esta maravillosa plaza de origen medieval.
De interés cultural en Lausana
Flon
(7)
Parece que está de moda reinventarse barrios. Especialmente, aquellos que se encuentran en una posición privilegiada en una ciudad pero que el paso del tiempo no les ha sentado nada bien. En Lausana, el ejemplo perfecto es Flon, un barrio antaño industrial y con mala fama que, a día de hoy, ha pasado a ser santo y seña de la ciudad. Barrio moderno, de tendencias, de tiendas cool, de restaurantes de comida fusión… Y la verdad es que funciona. Visitar Flon es pasar un buen rato entre escaparates, extrañas esculturas, gente joven… Una visita obligada.
De interés turístico en Lausana
Metro de Lausana
(4)
El metro de Lausana es un orgullo de la ciudad. Y con razón. Para empezar, es muy moderno. Tanto, que no tiene ni piloto. Es conducido a control remoto. Además, tiene neumáticos de goma, ya que son más seguros para los frenazos de las grandes pendientes que tiene que sufrir. Porque es un metro que sube en diagonal, casi en vertical (exagerando un poco) para salvar las enormes cuestas de esta pequeña ciudad. Es curioso como en muchas estaciones el metro se detiene en diagonal, no en plano, provocando una sensación extraña cuando uno se baja o espera en el andén.
Calles en Lausana
Rue du Petit-Chêne
(3)
Desde la iglesia de San Francois, en pleno centro, parten unas cuantas calles cuesta abajo en dirección al lago Lehman. Seguramente, la más chula, la que más interesante es de pasear, es esta. Al menos un ratito hasta llegar a la estación (quizá bajar andando hacia el lago es demasiado). Es una calle llena de tiendas, de bares… Un poquito de todo.
Museos en Lausana
Palacio de Rumine
(2)
De la Historia Natural a las Bellas Artes, pasando por la moneda, la arqueología, la geología y la zoología, el lugar resulta ser uno de los monumentos culturales más importantes de la ciudad de Lausanne. El museo lleva el nombre del donador que contribuyó financieramente a su construcción: Gabriel de Rumine, un aristócrata suizo-ruso. El estilo del Renacimiento florentino, profundamente unido al humanismo, demuestra intenciones enciclopédicas del lugar. El lugar es verdaderamente monumental y sus exposiciones son de obras de una importante riqueza cultural.
De interés cultural en Lausana
Arbre au Flon
El barrio de Flon es una de las zonas más vivas a día de hoy de Lausana. De día y de noche. Y el árbol de Flon es una escultura que se ha convertido casi en un símbolo. Hay que visitarlo de día y de noche porque la verdad es que son en apariencia dos obras diferentes. De noche, la luz, que cambia, le otorga un cierto aire de modernidad transgresora interesante.
Plazas en Lausana
Place de la Riponne
(2)
Se trata de un cruce de caminos cerca de diferentes centros culturales, museos, catedral, palacio de la ciudad al lado. La plaza es enorme y colorida. Por la noche, un proyector muestra imágenes animadas presentando ciertos aspectos de la actividad cultural de Lausanne, una fuente se ilumina y las luces aparecen en tonos rosas y azules. En las columnas, hay estatuas de arañas que dominan la plaza con toda su soberbia.
Estatuas en Lausana
Estatua Louis Ruchonnet
(1)
Representa a un individuo con bigote, con aire serio, la mano entreabierta apenas tendida hacia adelante. El individuo en cuestión se llamaba Antoine Louis John Ruchonnet y tiene un sitio fundamental en el panorama político de Suiza de finales del siglo XIX. Aplicó su tarea, especialmente en el Consejo Comunal de Lausanne, con tal fervor que allí dejó su salud. Desde la plazoleta donde se encuentra la estatua, podemos contemplar en lo alto, la Plaza de Riponne y también la catedral, que se asienta sobre uno de los pocos bancos de los que dispone la plaza.
Jardines en Lausana
Parc de Milan
(1)
A pesar de que está lleno de vegetación, se pierde en curvas en un lado, un poco proclive a dejarle respirar si lo fuerza. Sin embargo, la vista que se gana, en el sentido literal, con el sudor de su frente, vale la pena el esfuerzo para subirla. Es una vista impresionante directamente sobre la orilla del lago Léman, sobre una colina abierta a los vientos que no se privan de soplar sin cesar. Muchos bancos están dispuestos de modo que uno puede tomarse el tiempo para disfrutar de la naturaleza y del paisaje.
Sitios insólitos en Lausana
Wish Boards
Más raros son los lugares de culto que ofrecen anotar estas palabras a la Divinidad en un post-it para pegar dentro de un cartel bastante amplio. Así que estos mensajes son pastoreados a las miradas indiscretas. De esta forma, revelan pedazos de existencia, de dudas o de victorias. Es bastante molesto leer los sufrimientos y los agradecimientos, las pequeñas desgracias y las necesidades de consuelo dirigidas al Señor.
Monumentos Históricos en Lausana
Fontaine de la Justice
En las ciudades suizas las fuentes son algo más que una tradición. Si en Berna son 11 las que pueblan el casco histórico, en Lausana también se pueden encontrar unas cuantas. Y del mismo estilo, con la misma forma de construcción, los mismos colores y más o menos los mismos motivos. En el centro de la ciudad se pueden encontrar varias que contrastan con los antiguos edificios y con las modernas tiendas.
Monumentos Históricos en Lausana
Pont Bessières
(2)
La imponente estructura lleva el nombre del donante que desembolsó la mayor cantidad de dinero para su construcción: Charles Bessieres, un joyero y banquero de finales del siglo XIX, que hizo una donación menos de seis meses antes de su muerte. El puente está lleno de obeliscos de estilo Luis XVI, perfectamente tallados.También le hemos agregado el Pont Saint Martin, sobre el cual pasa la línea M2 del metro de Lausanne. Desde el puente, tenemos una visión global de Lausana bastante impresionante.
Museos en Lausana
MUDAC
(1)
De la época de los faraones del antiguo Egipto y de los emperadores de la antigua China hasta nuestros días. El museo es conocido por su colección permanente de objetos de vidrio y por sus dos salas que acogen exposiciones temporales, relacionadas con el diseño de interiores, la mayor parte del tiempo. Este es un lugar interesante, brillante y accesible que vale la pena visitar. El billete de entrada cuesta 5 francos.
Museos en Lausana
Musée Espace Arlaud
(2)
Por lo tanto, el espacio Arlaud es un anexo al gigantesco Palacio Rumine, que expone indistintamente, las colecciones que duermen en los sótanos polvorientos de este museo. El edificio es más pequeño que su monumento compañero, debe mirar las fechas de las exposiciones en la agenda del museo para estar seguro de visitar las salas donde se muestran los temas que le interesen. No es necesariamente imprescindible, también proporciona información sobre Lausanne y el Cantón.
Estatuas en Lausana
Busto de Juste Olivier
(2)
Situado en el parque de Milán, a la entrada al nivel de la avenida Dapples, podemos descubrir la estatua de este hombre anciano sobre el que danzan unos querubines. Fue durante el siglo XX que se le dio la orden del día y que se dieron a conocer sus poemas que cantan con precisión el cantón de Vaud. Esta estatua afirma su amor por la naturaleza, los niños que bailan desnudos podrían expresar una cierta simplicidad, el gusto por los placeres simples.

Cosas que visitar y que hacer en Lausana

¿Buscas que ver en Lausana? Esta es una ciudad y comuna suiza capital
del cantón de Vaud y del distrito de Lausana que se encuentra situada a orillas
del lago Lemán frente a la ciudad francesa de Évian-les-Bains.

El Castillo de Ouchy, castillo medieval situado
a orillas del Lago Lemán o el Castillo Santa María, sede del gobierno cantonal,
son algunas de las cosas que ver en Lausana. Otros
sitios que ver en Lausana son la Sauvabelin
Tower, construida en madera maciza con un enfoque ecológico permite a
todo el mundo para ver la maravillosa vista panorámica por encima de la ciudad,
el Palacio de Rumine, edificio del siglo XIX en estilo florentino renacentista
o el Castillo de Saint-Maire es un castillo que sirve como la sede de la
cantonal gobierno. Todos ellos son lugares que ver en Lausana
imprescindibles.

Entre las cosas
que hay en Lausana
relacionadas con el arte, están el Museo
Olímpico, el Museo del Elíseo o el Palacio de Beaulieu, este último un hermoso
centro de exposiciones y congresos que cuenta con más de 50.

000 m² de
superficie expositiva. En Lausana también encontramos un buen número de parques
y zonas verdes a lo largo y ancho de toda la ciudad, donde poder relajarse y disfrutar
de diversas actividades que se hacen en Lausana hoy en día.

Y es que, hay muchas cosas que ver en Lausana.
Utiliza los servicios de minube y encuentra muchas
más
cosas que hacer en Lausana.