MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿Dónde quieres ir?
Entrar con Google +

Qué ver en Tesino

176 colaboradores
  • Aire Libre
    23 rincones
  • Monumentos
    13 rincones
  • Paseos
    9 rincones
Lo más visitado en Tesino
Lagos en Lugano
Lugano
(9)
Catedrales en Lugano
Catedral de San Lorenzo
(10)
Iglesias en Lugano
Santa María de los Ángeles
(5)
Jardines en Lugano
Parque Civico Ciani
(6)
Miradores en Lugano
Monte San Salvatore
(3)
Castillos en Bellinzona
Bellinzona
(2)
Lagos en Lugano
Lago de Lugano
(11)
Puentes en Lavertezzo
Ponte dei Salti
(4)
De interés turístico en Lugano
Funicular San Salvatore
(1)
Plazas en Lugano
Plaza de Dante
(5)
Pueblos en Gandria
Gandria
(1)
Lagos en Ascona
Lago Maggiore
Calles en Lugano
Calles de Lugano
(5)
Monumentos Históricos en Lugano
Obelisco
(2)
Plazas en Lugano
Piazzetta an Carlo
(7)
Miradores en Capolago
(5)
Ciudades en Locarno
Locarno
(4)
Castillos en Bellinzona
Castillos de Bellinzona
(4)
Lagos en Lugano
Lugano
(9)
Lagos en Lugano
Lago de Lugano
(11)
Lagos en Ascona
Lago Maggiore
Lagos en Locarno
(2)
Lagos en Lugano
(2)
Plazas en Lugano
Plaza de Dante
(5)
Plazas en Lugano
Piazzetta an Carlo
(7)
Plazas en Lugano
Plaza del Ayuntamiento
(2)
Plazas en Ascona
(1)
Plazas en Lugano
(2)

63 cosas que hacer en Tessin

Lagos en Lugano
Lugano
(9)
Visitar lugano es adentrarse en una ciudad donde se respira tranquilidad por los cuatro costados. En sí Suiza es un pais que se caracteriza por ser muy apacible y limpio, y lugano es una poblacion que bordea a un lago,.que hace.que dar un.paseo nocturno en el mes de agosto con una temperatura agradable sea uno de los momentos magicos de cualquier estancia vacacional. No se caracteriza por tener ningun monumento estrella, sin embargo la tranquilidad que se respira por sus calles, la amabilidad de sus gentes y el hecho de que tenga el lago bordeando la.ciudad le da un.toque bucolico.
Catedrales en Lugano
Catedral de San Lorenzo
(10)
Justo en la puerta de la Catedral, bajo la fachada renacentista y blanca, el viajero puede detenerse unos instantes y mirar al frente. Siempre las catedrales se han construido en lo más alto de las ciudades y, por tanto, siempre ayuda para los miradores. Cierto que no hay mucho espacio (de hecho, es difícil hacer una foto de la catedral desde allí), pero el suficiente para admirar el paisaje con el lago de Lugano y las montañas alpinas al fondo. En lo más alto de la ciudad reposa esta Catedral, blanca por fuera, que, además de ofrecer unas grandes vistas desde su exterior, bien merece una visita al interior ya que guarda en él un buen puñado de obras de importante interés artístico, especialmente en las capillas. Si bien su decoración exterior, la fachada, es del romanticismo, en el interior se pueden ver numerosas obras barrocas.
Iglesias en Lugano
Santa María de los Ángeles
(5)
La iglesia de Santa María de los Ángeles, justo en la orilla del Lago de Lugano, alberga dentro grandes tesoros que, desde fuera, nadie se imaginaría. Sobre todo, los frescos: Unas pinturas de valor incalculable creadas por el maestro Bernardino Luini, uno de los aprendices de Leonardo. Tanto la Crucifixión como La Última cena (recuerda mucho a la de su maestro) son espectaculares y bien merecen la visita. Sorprende encontrarlos en un lugar como ese.
Jardines en Lugano
Parque Civico Ciani
(6)
Si caminas por el lago de Lugano, hacia la izquierda, terminarás llegando inevitablemente ante el Parque Cívico Cianí. Y lo agradecerás. Porque pasear por su interior es una maravilla. Bien cuidado, verde, rodeado de un antiguo palacio y con una curiosa y fotogénica puerta que da al agua, este parque, lleno de flores y vegetación es un lugar perfecto para relajarte, sentarte un rato y disfrutar de las ventajas que un lugar como Lugano te ofrece: Una ciudad en plena naturaleza.
Miradores en Lugano
Monte San Salvatore
(3)
Uno de los mejores puntos turísticos de la ciudad de Lugano es el monte San Salvatore. Y con razón: Se levanta a unos 900 metros de altura y, desde allí, tras subir en funicular, se pueden disfrutar unas vistas absolutamente fascinantes. Sobre todo, en un día claro. Cuando yo subí, había algo de neblina, pero aún así se pudo disfrutar de esta maravilla. En los mejores días, los Alpes, al fondo, aseguran que abruman. El lago abajo, con los caminantes como hormigas frente a la inmensidad de la montaña y el agua. Además, en una vista de 360 grados. Un sitio ideal para perderse un buen rato y olvidarse de todo lo que te rodea.
Castillos en Bellinzona
Bellinzona
(2)
En Suiza, pero a pocos kilómetros de la frontera con el norte de Italia, cerca del conocido lago de Como, se encuentra este espectacular lugar que merece un pequeño desvío sólo para contemplar su historia. Se trata de un castillo medieval del que aún se conserva casi toda su muralla y permite pasear por ella como en ningún otro sitio. Desde lo alto se puede contemplar la belleza de los alpes e imaginar antiguas batallas y defensas de la ciudad. Además, el verde césped suizo contrasta con el rojo del ladrillo provocando unas imágenes inolvidables. Lo más extraño, la entrada al sitio: se sube con un ascensor casi escondido en la plaza del lugar y da la impresión de que está abandonado cuando, en realidad, es justo todo lo contrario. De hecho, arriba hay un restaurante en el que poder pararse a tomar algo.
Lagos en Lugano
Lago de Lugano
(11)
El lago de Lugano es, seguramente, la seña de identidad de la ciudad. De hecho, tiene gran parte de la culpa de que la ciudad se haya especializado en vacaciones y descanso en verano. En él, numerosas embarcaciones esperan que aparezcan los rayos del sol para navegar, ya sea a motor o a vela. También se le conoce con el nombre de Ceresio (de hecho, sería más apropiado), y es un lago alpino que comparte Suiza con Italia. En su punto más profundo alcanza casi los 300 metros.
Puentes en Lavertezzo
Ponte dei Salti
(4)
El Ponte dei Salti es un puente de piedra de dos arcos en el valle de Verzasca, cerca de Lavertezzo (Ticino). El actual es una reconstruccion del original que se destruyo parcialmente en 1868. El camino por el valle hasta la llegada el puente es bastante bonito.
De interés turístico en Lugano
Funicular San Salvatore
(1)
Para subir a San Salvatore, que además es una de las cosas absolutamente imprescindibles que hay que hacer en esta ciudad, hay que tomar un funicular que se encuentra en la zona de Paradiso. Se sube en dos tramos y, por tanto, hay que hacer una especie de transbordo. Es un paseo rápido y te permite, como la mayor parte de los trenes cremallera de este tipo, tener unas grandes vistas durante la subida. Lo que luego se ve después, mejor contarlo aparte. Pero es espectacular.
Plazas en Lugano
Plaza de Dante
(5)
Seguramente la Plaza de Dante es el lugar más animado del centro de Lugano. Al menos, es el punto de encuentro de la gente joven. Probablemente sea a consecuencia de los centros comerciales que allí se han levantado y de que hay un buen puñado de tiendas o de comercios en los que poder tomar algo alrededor. Además, su posición céntrica también ayuda.
Pueblos en Gandria
Gandria
(1)
En Lugano puedes hacer muchas cosas. UNa de ellas, subirte a un barco y recorrerte el Lago Lugano. Ya sea simplemente para disfrutar de la jornada o para ir a almorzar a uno de los populares Grottos (restaurantes que ocupan lo que antes eran cuevas o bodegas). Otra de las opciones, más que recomendable, es bajarte en Gandria, un precioso y pintoresco pueblecito con claros aires italianos y que parece sacado de una película de época. Nos acercamos a dar un paseo, a comer en uno de los buenos restaurantes con vistas (italianos, por supuesto), y luego volvimos andando hasta lugano, algo que se puede hacer en una media hora y que merece la pena por las maravillosas vistas que se tienen rodeando el lago.
Lagos en Ascona
Lago Maggiore
Sitio romántico, frente a tierra italiana. Las vistas del lago, sobre todo cuando cae la noche, son espectaculares. Todos los pueblos de alrededor, iluminados, y la luna reflejada en el agua. Sitio ideal para visitar el valle Verzasca, Locarno, Lugano, etc. Sitio romántico, frente a tierra italiana. Las vistas del lago, sobre todo cuando cae la noche, son espectaculares. Todos los pueblos de alrededor, iluminados, y la luna reflejada en el agua. Sitio ideal para visitar el valle Verzasca, Locarno, Lugano, etc.
Calles en Lugano
Calles de Lugano
(5)
Según nos comentaron, Lugano tuvo un casco histórico muchísimo más bonito antaño. Pero a día de hoy, en esta ciudad, casi todo se fue derrumbando en pos de la modernidad. Aún así, hay calles con bastante encanto que contrastan con calles más comerciales y tradicionales. Eso sí, es una ciudad muy pequeñita y cómoda, por lo que siempre conviene darse un paseíto y recorrerla entera aprovechando el buen clima que suele tener.
Monumentos Históricos en Lugano
Obelisco
(2)
Al ladito del lago y del Palacio de Congresos, justo enfrente del casino, se levanta este Obelisco en memoria a los caídos en la batalla entre los voluntarios luganeses y los Cisalpini, en época de la Revolución Francesa. Es un obelisco del siglo XVI y tiene un importante valor simbólico para la ciudad, ya que rememora su época más convulsa y, a la vez, importante: Su fundación.
Plazas en Lugano
Piazzetta an Carlo
(7)
En esta plaza, y en las calles que confluyen en ella, está concentrada la zona comercial de la ciudad, es una gran zona peatonal por donde es muy agradable pasear. Hay tiendas y centros comerciales para todos los gustos, aunque predominan las tiendas superlujosas y las antiguedades. Tampoco hay que olvidar los puestos callejeros, donde puedes comprar fruta, bollos y bebidas. Es una zona de Lugano animadísima que no teneis que dejar de ver.
Miradores en Capolago
(5)
Ciudades en Locarno
Locarno
(4)
Es acogedor, se recorre todo andando, hay muchas cisas cosas que ver, desde primavera al verano
Castillos en Bellinzona
Castillos de Bellinzona
(4)
Hay una ruta que recorre las tres impresionantes fortalezas que hacen de Bellinzona una de las capitales mundiales de la arquitectura bélica. Por falta de tiempo, sólo pudimos visitar el de Castelgrande, quizá el más conocido y fotografiado de la ciudad. Su importancia radica en que fue, durante muchos siglos, baluarte estratégico y principal bastión defensivo de la ciudad. Restaurado entre 1983 y 1989 por el arquitecto tesinés Aurelio Galfetti, era hasta ese entonces simplemente el 'Viejo Castillo', el 'Castillo de Uri' y el 'Castillo de San Miguel', ya que por todos esos nombres era conocido. Nosotros decidimos visitar al anciano baluarte entrando por las murallas que corren paralelas a una de las vías principales de entrada a la ciudad. Una vez dentro, tras recorrer los muros por la parte superior, encontramos una vista fabulosa de la fortificación, adornada por viñas y una fantástica vista de la ciudad nueva y de la antigua. Pero quisimos seguir indagando en las entrañas del gigante, entrando y saliendo por pasadizos, visitando mazmorras, subiendo y bajando de torres... Todo era fascinante y diferente, aún siendo tan antiguo como la historia de la ciudad. Y llegamos al centro, al corazón del castillo que una vez fue la plaza de armas y hoy es un hermoso prado que guarda una construcción convertida en museo histórico, restaurante y en espacio polivalente. Allí, coincidimos con la celebración de la fundación del castillo y pudimos disfrutar de un riquísimo vino caliente con canela y limón y unas exquisitas castañas asadas. La última parte de la visita la formaba el recorrido de las murallas torres que miran a la ciudad y el descenso hasta la misma en un ascensor incrustado en la roca y que salva el desnivel totalmente vertical del promontorio donde se asienta Castelgrande. El castillo es un silencioso y elegante testimonio de la vida cotidiana urbana ya que a los pies de su pared rocosa, en la Piazza del Sole, la gente se reúne, se organizan fiestas y conciertos e incluso se realizan recepciones oficiales e internacionales. El castillo ya no es viejo...¡está vivo!