MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Rumania?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Jardines en Rumania

26 jardines en Rumania

Jardines en Bucarest
Parque Carol I
(4)
El parque carol I se encuentra al final de la avenida del 13 de junio, es uno de los más agradables de la ciudad. En el centro hay un gran lago y durante el fin de semana la gente de Bucarest viene a alquilar una barca para navegar. Como estás en un barrio bastante popular, el parque es el terreno de juego de los más pequeños, que vienen acompañados por sus abuelos, los padres en general no tienen el dinero suficiente para buscar otro sistema de cuidado infantil. Arriba en la parte alta del parque está el monumento a los muertos, un homenaje a los soldados rumanos, con una llama del soldado desconocido. Puedes llegar ahí desde la colina de la metrópolis, por la Strada Patriarhieu, al suroeste de la colina. El parque es bastante grande, pero está rodeado de carreteras importantes de la ciudad, y son pocos los lugares donde realmente parece que estás en medio de la vegetación y no oyes nada más. Es fácil ubicarse por la gran avenida principal que lleva al monumento de los muertos. Este está en una colina que nos permite apreciar el paisaje alrededor. Y como en los demás parques de la ciudad, la muni hizo instalar el wifi, y los jóvenes vienen ahí con el portátil.
Jardines en Bucarest
Parque Cismigiu
(5)
... como todo BUCAREST, este parque, nevado, es toda una experiencia digna de vivir. Es muy bello ver a los perros jugar entre la nieve, o cómo los vecinos del lugar no perdonan la partida. Impresionante el círculo de cabezas de los escritores rumanos...
Jardines en Bucarest
Colina de la Metrópolis
El nombre de la colina de la metrópolis no cambió, a pesar de que en el año 1925, la metrópolis de la región de Valachia (que sigue existiendo), también fue nombrada patriarcado de Rumanía. Estos términos ortodoxos designan los equivalentes católicos del diócesis y de la parroquia. Es un barrio preservado de las construcciones modernas, y más que todo de la destrucción de los barrios antiguos por el dictador Ceaucescu. Este último intentó construir en el barrio una zona cívica, juntando en un mismo perímetro todos los edificios oficiales, ministerios y administraciones. Con suerte, esta pequeña colina pintoresca, que sale de la plaza Unirii nos permite tener una idea del aspecto de la antigua Bucarest de este barrio. Cuando sales de la plaza Unirii, hacia el suroeste, se ve esta parte más verde, con jardines y fuentes en el centro, una burbuja verde en esta plaza llena de gente. Entonces subes en dirección de la iglesia del patriarcado, pasando por un grupo harmonioso de casas, la mayoría todavía son casas bajas, cubiertas de vegetación, o con un pequeño jardín, otras son del estilo “pequeño París” que intentó construir Ceaucescu durante su reino. La pequeña iglesia roja que se encuentra en medio de la carretera es un vestigio que nos da una idea de donde se encontraban las murallas de la antigua ciudad religiosa.
Jardines en Bucarest
Skate Park Herastrau
(1)
Me gustó este lugar del parque Herastrau, que está a la entrada del parque cuando llegas por el arco de triunfo. Era el inicio del verano y los jovenes de la ciudad se juntaban ahí para patinar y hacer skate board. No hay muchos lugares así en Bucarest. Están descubriendo los carriles de bici, pero el coche sigue siendo el rey de la ciudad. El asfalto está malo también para patinar por la ciudad, sin hablar de que es un verdadero peligro con todos los taxis, peatones y buses. Aquí, es un lugar tranquilo, donde puedes entrenar sin ninguna molestia. Habían unas niñas que tomaban una clase de baile sobre patines, eran preciosas, como las que bailan sobre el hielo. Por el otro lado, los adolescentes compiten a quién saltará más alto. Podría pasar horas ahí mirando simplemente el va y ven de los deportistas.
Jardines en Bucarest
Parque Kiseleff
(2)
El Parque Kiseleff es un jardín público situado de cada lado de la gran calle Şoseaua Kiseleff. La Şoseaua Kiseleff es la calle que sale de la plaza Victoriei, pasando por muchos lugares de interés como el museo del campesino, el museo del pueblo, el museo de geología… Es un parque muy agradable de un poco más de 30000 metros cuadrados, que fue arreglado en el 1932, cuando se construyó la calle Kiseleff. En el interior del parque, hay muchas estatuas en homenaje a grandes artistas como Nicolae Leonard, Ovidiu, Delavrancea… Había una estatua de Ferdinand de Rumanía, que fue rey del país desde 1914 hasta 1927, pero se remplazó en 2001 por una estatua de poeta. También hay un memorial de guerra, que se llama el monumento de la infantería rumana, y está construido de bronce. Es un parque bastante grande, que comunica en su parte norte con el parque Herastrau y el bello lago del mismo nombre.
Jardines en Soimi
Al fresco
Un día en casa de mis abuelos
Jardines en Brasov
Nicolae Titulescu Central Park
Ideal para los niños y para la gente mayor para jugar, los primeros en la arena, los últimos una partida de ajedrez o de otra cosa. Es el parque más grande de la ciudad. Está muy bien organizado, con decoraciones en piedra, representando caballos, piezas de cemento dedicadas a diversos juegos. En este parque también se pueden encontrar monumentos a Nicolae Titulescu (diplomático y político), Cincinat Pavelescu (poeta epigramista nacido en Brasov) y St. O. Iosif (poeta nacido en Brasov).
Jardines en Sinaia
Jardines en Bucarest
(2)
Jardines en Bucarest
Jardines en Bucarest
(1)
Jardines en Bucarest
Jardines en Bran
Jardines del Castillo de Bran
A pesar de que no es la mejor época para visitar los jardines que rodean al Castillo de Bran por el frio, si que lo es para imaginarse la leyenda sobre el Conde Dracula, envuelta en una nebulosa que deja el frío con la nieve recién caída. Los estanques congelados, la cruz de piedra, los arboles que han cambiado sus hojas por grandes copos de nieve, todo ese paisaje te transporta a otra época y no sabes si el leve escalofrío que te entra mientras lo recorres se debe a las bajas temperaturas o al halo de misterio que siempre ha rodeado la leyenda del Conde Dracula.
1 actividad
Jardines en Timisoara
Parcul Copiilor Ion Creanga
(1)
Después de una inversión de más de dos millones de dólares financiada por la Unión Europea, el Parque Copiilor Ion Crenga reabrió sus puertas tras años de abandono en la ciudad rumana de Timisoara. Se trata de uno de los paseos naturales más agradables de la ciudad, ya que se ubica justo a un costado del Río Bega, que deriva del Tiza y transcurre por buena parte del territorio de Rumanía y unos 70 kilómetros de Serbia. Después de la reinauguración del sitio, los locales volvieron a acudir al lugar, que durante el tiempo de abandono se hizo famoso por su inseguridad y falta de iluminación. Para quien lleva algún tiempo viajando por países como Rumanía o Bulgaria, este es uno de los ejemplos más claros de cómo el desarrollo de la infraestructura va mejorando rápidamente en estos países. Siendo muy conocida por sus parques urbanos, Timisoara es un destino muy visitado tanto por rumanos como por gente de países cercanos como Serbia y Hungría. Es realmente sorprendente la importancia que se le ha dado en este sitio a la preservación de áreas verdes y sitios de recreo para los locales. Eso de encontrar parques a pocos metros de distancia en medio de una ciudad es algo que en otras partes del mundo se va más bien perdiendo.
Jardines en Timisoara
Parcul Civic
Desde que fue construido hace 60 años, el Parque Cívico de Timisoara ha sido uno de los sitios más bonitos de esta ciudad al oeste de Rumanía. Especialmente en otoño, es un sitio realmente agradable para pasear, además de que se encuentra a pocos minutos de caminata del casco histórico de la ciudad. Timisoara es famosa entre los rumanos por la cantidad de parques que se encuentran en su mancha urbana. Siendo una ciudad universitaria, las áreas verdes son frecuentadas principalmente por estudiantes y ocasionalmente por los turistas que visitan Timisoara tanto desde Rumanía como desde países vecinos como Serbia y Hungría. Recientemente se llevó a cabo un proyecto de remodelación en el que se reconstruyeron los pasos peatonales del parque. Actualmente se puede caminar desde las orillas del Rio Bega hasta la Plaza Central de Timisoara casi exclusivamente por senderos naturales y parques urbanos. Durante las últimas remodelaciones (financiadas en parte por la Unión Europea, después de la reciente adhesión de Rumanía al bloque), se construyó una nueva fuente y se remodeló el mobiliario del parque. Además, se construyeron nuevas vías para los ciclistas que quieran pasear por el parque y los alrededores de Timisoara. El proyecto costó unos 2 millones de euros.
Jardines en Timisoara
Parcul Central Anton von Scudier
El Parque Central Antonio von Scudier es considerado uno de los parques más grandes y antiguos de la ciudad rumana de Timisoara. Se encuentra justo entre la Catedral de la ciudad y la Basílica Piarista. Fue fundado a finales del Siglo XVII bajo las órdenes del General Anton Von Scudier, entonces miembro de la armada Austro-Húngara y comandante en jefe de la ciudad de Timisoara. Dentro de los terrenos del parque se encuentra una serie de esculturas y buscos que explican en cierta manera la mezcla cultural única que caracteriza a Timisoara. Si bien la ciudad se encuentra oficialmente en territorio de Rumanía, buena parte de sus habitantes sigue hablando el idioma húngaro, ya que la influencia del antiguo Imperio Austro-Húngaro penetró fuertemente en Timisoara. Si bien el sitio es principalmente visitado por locales que van a descansar entre los jardines, las fuentes y las mesas de ajedrez, bien puede ser incluido en un recorrido turístico. Su ubicación central y lo interesante de su historia hace que sea casi un imperdible de Timisoara. En el centro del parque se encuentra la mayor estatua del sitio, dedicada precisamente al General Scudier. Al frente se encuentra el Monumento al Soldado Rumano, construido en mármol por Ion Vlad y develado a principios de la década de 1960.
Jardines en Timisoara
Parcul Rozelor
(1)
de Timisoara, el “Parcul Rozelor” (o “Parque de las Rosas”) es uno de los principales atractivos de esta localidad rumana. De hecho, la fama que tiene Timisoara de ser “la ciudad de los parques” comenzó precisamente con una expansión del “Parcul Rozelor” que marcó el inicio del enorme complejo de parques que hoy en día rodea a la ciudad. El sitio fue diseñado y construido por el arquitecto Wenceslas Franz Milhem, quien había trabajado en jardines públicos en Europa Occidental. Su objetivo era aprovechar la cantidad de rosas que podían cultivarse debido al clima de Timisoara, y crear un parque público para el disfrute de la población local. Originalmente abarcando nueve hectáreas, el parque fue inaugurado en 1891 con motivo de la Exposición Universal de la Industria y la Agricultura de Timisoara. El nombre de “Parque de las Rosas” fue adoptado durante el Siglo XX. Si bien el sitio fue totalmente destruido durante la Primera Guerra Mundial, este fue reconstruido en 1928 por un grupo de familias adineradas de Timisoara. Después de su inauguración el parque se convirtió en el más grande jardín de rosas del Sudeste Europeo. Actualmente, el sitio es principalmente considerado como un atractivo turístico. Puede ser visitado de manera gratuita y se encuentra justo en el centro de la ciudad, por lo que bien puede ser incluido en un itinerario de un par de días por la ciudad rumana.
Jardines en Timisoara
Parque Botánico de Timisoara
(1)
El Parque Botánico de Timisoara se encuentra a un costado del hospital municipal “Clinicile Noi”, en pleno corazón de la ciudad rumana. Se trata de un parque público de casi 9 hectáreas en el que se conserva una gran variedad de especies de árboles y plantas locales. Anteriormente era considerado como un parque público más dentro de la mancha urbana de la ciudad, hasta que en 1995 fue declarado “zona especial para la preservación de la flora local”. Sin embargo, a pesar de este estatus, el sitio aún puede ser visitado de manera gratuita tanto por locales como por turistas. Además de los pequeños carteles informativos (que están todos escritos en rumano), el sitio a primera vista parece un parque público. Eso sí, entre los parques de Timisoara no cabe duda que el Jardín Botánico se encuentra al principio de la lista de los más agradables y relajantes. Sentarse en una banca cualquiera y no ver en el horizonte nada más que árboles es el escape perfecto de una ciudad que de por sí no se caracteriza por ser especialmente bulliciosa. Si bien el parque está abierto durante todo el año, los duros inviernos de Timisoara hacen que pasear por ahí con el hielo y la nieve sea un poco complicado. Sin embargo, tanto en otoño como en primavera y verano el sitio es un imperdible para cualquier turista en la ciudad.