Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Rumania?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Cementerios en Rumania

13 cementerios en Rumania

Cementerios en Sapânta
El cementerio feliz
(8)
El Cementerio Feliz está situado en Sapanta, en la región de los Maramures. En 1934, Stan Patras comenzó a trabajar en el cementerio de Sapanta. Su imaginación y creatividad le llevaron a utilizar la madera para tallar las lápidas. Al ser Sapanta un pueblo pequeño, y conocer Stan a todas las personas que allí vivían, decidió tallar en las lápidas una escena de la vida del fallecido. Stan contaba anécdotas, virtudes, defectos y vicios, siempre con un tono amable. Incluso, en algunas narra la forma en la que fallecen. A pesar de ser un cementerio, se respira felicidad. Los colores dan la bienvenida a esta fiesta de historias de vidas, el amarillo, rojo, blanco pero sobre todo el color azul, que es color oficial de los trajes de los hombres en fiestas. Maramures sorprende gratamente. (Durante la visita una canción de finales de los 80's de Mecano resonaba en mi cabeza "No es serio este cementerio").
Cementerios en Bucarest
Cementerio de Bellu
Excelente lugar para ver maravillosas obras arquitectónicas de diferentes épocas y ver la ocurrencia de los rumanos en algunas de sus inscripciones
Cementerios en Sighisoara
Cementerio Sajón
Lejos del bullicioso centro de Sighisoara os recomiendo visitar el cementerio Sajón, sin duda, un lugar perfecto para el rodaje de alguna película. La mayoría de sus tumbas están bastante abandonadas, cubiertas de maleza y hiedra, las raíces han levantado algunas lápidas dándole un aspecto aún más tétrico. Muchos árboles y pequeños caminos vacíos con un aire de romanticismo y algunas flores marchitas. Es también un pequeño paseo por el pasado de la ciudad, la mayoría de los allí enterrados son alemanes ya que vivieron en esta zona hasta la Segunda Guerra Mundial. Sighisoara fue una de las siete ciudades fortificadas de Transilvania algo que se parecía en sus construcciones y calles. De hecho al lado de la entrada del cementerio se conserva una de las torres desde las que se defendía a la población.
Cementerios en Sighisoara
Cementerio de Sighișoara
El pequeño pueblo de Sighisoara está declarado Patrimonio de la Humanidad y es una fortaleza del siglo XIII que tiene un cementerio algo... terrorífico. Un paseo por él te pone los pelos de punta al comprobar que gran parte de las tumbas están abiertas, cubiertas por la hiedra y abandonadas. No se me ocurriría visitarlo por la noche!
Cementerios en Bran
Cementerio de Bran
(2)
Con un espectacular paisaje de fondo, los bosques y grandes arboles, encontraremos el bonito cementerio del pueblo de Bran, un lugar a visitar ya que en los cementerios también vemos las diferentes idiosincrasias de las ciudades y países. El cementerio de Bran es bastante grande y podíamos decir que austero, ya que apenas hay grandes panteones ni estatuas, siendo estas sustituidas por cruces de piedra. Pasear por el cementerio con sus tumbas centenarias solo cubierto por la nieve y sin ninguna nota de color que le suelen dar a estos lugares las flores, te hace sentir protagonista de una película de Tim Burton
Cementerios en Brasov
Cementerios en Timisoara
Cementerio Eroilor
El Cementerio de los Héroes es uno de los sitios más representativos de la historia de Timisoara, y un lugar conocido especialmente por los locales como el sitio de descanso de los personajes más ilustres de la ciudad. Desde importantes poetas, escritores y actores hasta prominentes políticos, buena parte de las personalidades más famosas en Rumanía ha sido enterrada en el “Cimitire Eroilor”, que se ubica al norte de la ciudad de Timisoara. Hoy en día, el sitio es principalmente un atractivo turístico; el “Monumento a la Revolución” fue construido en 1989 al centro del cementerio y conmemora a los muertos que dejó la Guerra Civil de Rumanía a finales de la década de los ’80. A un costado del monumento se encuentra una llama eterna que simboliza la resistencia de los soldados en defensa de Rumanía aún durante los peores momentos de la guerra. En una placa ubicada en la base del pedestal se lee la manera en que los soldados sobrevivieron a las terribles condiciones de la revolución, la llama eterna sobrevive aún en las peores tormentas y nevadas que caen sobre la ciudad. El cementerio se encuentra un poco lejos del centro de la ciudad, aunque desde el famoso Iulius Mall son apenas cinco minutos de caminata. La entrada es libre y gratuita.
Cementerios en Brasov
Cementerio de San Nicolás
El Cementerio de San Nicolás se encuentra en la zona sur de la ciudad de Brașov, en Rumanía, a un costado de la iglesia homónima. Es famoso principalmente porque ahí se encuentran enterrados numerosos líderes y personajes históricos de la historia de Rumanía como Aurel Popovici, Vasile Saftu, Ioan Meșotă y Nicolae Titulescu. Este último es quizás el diplomático más conocido del país, varias veces elegido como ministro del gobierno nacional, y presidente de la Asamblea General de la Liga de las Naciones durante dos términos. Poco antes de su muerte, Titulescu pidió ser enterrado en Rumanía, cosa que no fue posible sino hasta 1989, cuando la Revolución Rumana terminó con el régimen comunista en el país. Después de un largo proceso legal, sus restos pudieron finalmente ser traídos desde Francia –donde había fallecido en el exilio- y enterrados en Brașov. Si bien el cementerio se encuentra un poco alejado de la plaza central de la ciudad, merece la pena caminar unos veinte minutos hacia el sur y pasear por la llamada “Şcheii Brașovului”; el antiguo vecindario en el sur de la ciudad que antes fue una pequeña población habitada principalmente por búlgaros y hoy en día está renaciendo como atractivo turístico debido a su incalculable valor histórico.
Cementerios en Brasov
Cementerio de los Héroes
El Cementerio de los Héroes (o “Cimitir Eroilor” en idioma rumano) se encuentra en la zona norte del casco histórico de Brașov, en Transilvania. Se trata de un parque público con un área dedicada a las tumbas de las más prominentes figuras de la Rebelión de Brașov –una de las revueltas que condujeron a la Revolución Rumana de 1989-. Si bien no está dentro de los atractivos más visitados de la ciudad, merece la pena darse una vuelta y observar las 69 tumbas de quienes hicieron que Brașov se convirtiera en una de las ciudades clave de la historia moderna rumana. En varios tours de la ciudad se incluye este sitio con una explicación acerca de los eventos ocurridos en el país durante la revolución, y es interesante saber cómo hace apenas menos de treinta años en Rumanía se luchaba contra el comunismo. Además de la importancia histórica, el parque es un área libre de lo más agradable para pasear o para descansar durante un recorrido por la ciudad. Especialmente durante los meses templados del año, el sitio es frecuentado principalmente por locales. A pocos pasos del parque caminando hacia el norte, se encuentra también la Basílica Evangélica Luterana Húngara.
Cementerios en Sinaia
Cementerio de los Héroes
El Cementerio de los Héroes de Sinaia se encuentra a un costado del Parque Dimitrie Ghica, en la zona norte de esta ciudad transilvana. Se trata de un sitio conmemorativo en el que se rinde homenaje a quienes lucharon durante la Primera Guerra Mundial. Dentro del sitio se encuentran las tumbas de 95 soldados rumanos, 12 húngaros y un serbio; por otro lado –en un terreno separado- se encuentran los restos de 15 alemanes que lucharon en contra de Rumanía y perdieron la vida en territorio transilvano. En el ingreso al cementerio se puede leer una placa en idioma rumano que agradece a la Sociedad Cultural de los Héroes del Comité Central de Bucarest por la construcción de este sitio conmemorativo. La bandera rumana que ondea a lo alto es un símbolo de que el país se mantuvo en pie a pesar de haber sido uno de los más afectados por la devastación de la guerra. A pesar de no ser un sitio muy visitado por los turistas, se puede incluir fácilmente en el típico recorrido a pie que va desde la Estación Central hasta el famosísimo Castillo de Peleş pasando por el Monasterio de Sinaia y el antiguo casino de la ciudad.
Cementerios en Brasov
Cementerio Judío
El Cementerio Judío de la ciudad de Braşov (conocido como “Cimitirul Evreisc” en idioma rumano) es considerado uno de los más grandes e importantes para la religión judía en toda la región de Transilvania. Es administrado por la Sinagoga Central de la ciudad, y se encuentra a lo alto de una colina en las afueras de la ciudad. Si bien los detalles de las tumbas y la historia del lugar son de por sí suficientes para hacer que una visita al sitio merezca la pena, otro aspecto que realmente me llamó la atención es la sensación de estar en medio de un típico bosque transilvano mientras caminas entre los senderos del lugar. La cantidad de vegetación, el silencio y el clima relativamente fresco del lugar hacen de un paseo realmente interesante que invita a detenerse en más de alguna tumba para intentar saber algo de quien la ocupa. Algo que se nota inmediatamente es que a pesar de ser un cementerio judío, hay también tumbas de otras religiones. Este es un fenómeno que ocurre en toda Rumanía, y es realmente interesante de observar la mezcla y la diversidad de religiones, etnias, idiomas y culturas que conviven en un mismo lapidario.
Cementerios en Brasov
Cementerio Evangélico
Si eres una de las personas a las que les gusta visitar cementerios en el extranjero para conocer cómo se lidia con la muerte en distintas partes del mundo, el Cementerio Evangélico de Braşov es un sitio que tienes que visitar durante tu recorrido por Transilvania. Ubicado en la zona “Central Nou”, a un costado del famoso Parque Nicolae Titulescu, este lugar fue construido originalmente como parte de la antigua Fortaleza de Braşov y alberga los restos de cientos de habitantes de la ciudad, algunos de ellos célebres personajes de la historia rumana. Quizás la tumba más visitada y reconocida de este cementerio es la del físico austríaco Johann Martin Honigberger, uno de los primeros viajeros de origen transilvano que escribió numerosas novelas acerca de sus recorridos por todo el continente asiático. Veinte años después de su regreso del Punjab, falleció en 1869 en Braşov (ciudad que entonces era llamada “Kronstadt” por los ocupantes austríacos) y fue enterrado en el cementerio evangélico. Para llegar al cementerio desde la Piaţa Sfantului, hay que caminar hacia el norte por la “Strada Mureşenilor” hasta llegar a la rotonda del “Bulevardul Eroilor”; una vez ahí, hay que bordear el Parque Nicolae Titulescu e ingresar por la puerta de madera que tiene inscrita la leyenda “Cimitirul Evanghelic”.
Cementerios en Suceava