Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Rumania?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Carreteras en Rumania

Los destinos más populares

7 carreteras en Rumania

Carreteras en Poiana Sibiului
Carretera a Poiana Sibiului
Poiana Sibiului es un pueblo de montaña, y la carretera que sube es una preciosidad ya que admiras unas vistas de primera. Puedes subir a Poiana desde Jina o desde Rod, dependiendo de que lado vengas, o tendrás una terracería o tendrás un asfalto (por Rod). Cuando llueve es bastante complicado conducir pero a parte de eso está bien cuidado el recorrido. Encontramos muchísima gente por el camino, que iba a pie o a caballo al siguiente pueblo, hasta llevamos a un hombre con su hija. Nos regalaron manzanas de su casa, y nosotros frutas de verano que habíamos comprado en la gran ciudad de Sibiu, y aparentemente eran un verdadero lujo para esta niña. Llegas a un punto tan alto que dominas todo el valle, y es increíble, puedes ver muy muy lejos si la visibilidad está buena. No nos cruzamos con ningún transporte público pero supongo que habrá también aunque tardará mucho.
Carreteras en Dragasani
Valcea
La región de Valcea está en el centro de Rumanía, que tiene mucha historia y lugares bonitos por descubrir. Primero su capital, Dragasani, que fue construida sobre las ruinas de un sitio romano, y es un gran pueblo, con la reputación de tener uno de los mejores vinos del país. En la región de Valachia, también se cultivan frutas, y se hacen buenos quesos de oveja y de vaca. Se venden a la orilla de la carretera en el camino de vuelta a Bucarest, a muy buen precio. Los lugares de interés incluyen el valle del río Olt, con bellos monasterios, como el de Cozia o de Turnu, el valle del río Lotru, que es más para resorts de ocio, ir a hacer senderismo, acampar, conocer pueblitos, y la ciudad de Ramnicu Valcea. Está a tres horas de Bucarest, y como suele haber mucho tráfico y obras en la carretera, es difícil hacer un recorrido de solamente dos días en la región, recomiendo que tomes tres o cuatro por lo menos.
Carreteras en Bran
De Bran a Rucar
El hecho de cruzarse los Cárpatos es un momento fuerte cuando piensas en toda la simbólica de estas montañas. Se les asocia los vampiros, malos espíritus, y la presencia hace dos siglos del sangriento Dracul, que no era nadie más que el príncipe Vlad Tepes. Pero entre las ciudades de Bran y Rucar, la carretera cruza las montañas, y es estupenda. Con este día de otoño, la belleza del paisaje es increíble, los colores rojos y amarillos iluminan las montañas de las cadenas de Bucegi y de Leaota por la parte este, y de Piatra Craiului al oeste. Se dice que es uno de los lugares más hermosos del país, con valles profundos, las casas de madera escondidas al fondo, todo muy verde, los riachuelos que se resbalan desde la cima de la montaña, las praderas llenos de ganado, y los bosques, de pino, de roble, que te invitan a un paseo a pie. Es la carretera DN 73 que recorre esta maravillosa región, y las casas de huéspedes en los chalets alrededor de la carretera no faltan. Si te apetece, la familia te puede preparar la cena, platos tradicionales de la región y compartirla contigo.
Carreteras en Rasnov
De Rasnov a Brasov
(1)
Hay dos opciones para ir de Rasnov a Brasov. La primera es por la pradera, un recorrido plano, en medio de las montañas. La otra es una pequeña carretera de montaña que tomamos para ver un poco los altos de la región. Lo que es precioso es que vas subiendo por el bosque, todo estaba muy verde en esta época de final del verano, las primeras hojas empezaban a caer y ponerse rojas y amarillas. Llegamos al pueblo de Poiana Brasov que es un resort de esquí, antes de empezar la bajada a Brasov. Las vistas son increíbles porque la ciudad se mira perfectamente al fondo del valle. Los sajones que la construyeron escogieron este lugar rodeado de montañas para su defensa contra los pueblos invasores.
1 actividad
Carreteras en Sugag
De Jina a Sugag
Jina es el pueblo más alto de Rumanía. Paramos ahí para descubrir sus iglesias y su pequeño centro, de hecho para un pueblo que nos pareció tan remoto, era muy grande. Luego decidimos bajar en dirección de Sugag, y tienes entonces que pasar por el bosque. Es una carretera de terracería, pero aparecía como pista para coches en el mapa, así que nos arriesgamos. Estaba en relativamente buen estado, pero había llovido mucho y la tierra de la carretera no era tan uniforme. Me sorprendió la cantidad de gente caminando o yendo a caballo que nos cruzamos, ya que sobre unos 20km no hay ni un pueblo! Los paisajes era fantásticos.
Carreteras en Costesti
Carretera a Samizegetuza
Para ir a las ruinas de Samizegetuza cuando sales de Orastie, tienes que tomar una carretera de terracería. Si ha llovido poco antes, hay que ir con un vehículo sólido. Nosotros teníamos un 4x4 y era mucho más cómodo que los demás coches. La carretera pasa al lado de un río, y solamente cruzas dos pueblo, Gradistea, y uno más pequeño todavía. A lo largo del río la gente estaba acampando, eran o capitalinos de vacaciones, o también trabajadores temporales que cosechaban los champiñones del bosque alrededor. Lo sorprendente es que alguien se les compra directamente y los exporta a Europa, así que nunca encuentras champiñones en los mercados alrededor. Los últimos 5km de la carretera son los más difíciles, si está muy flojo tendrás que caminar.
Carreteras en Sugag
De Sugag a Oasa
Esta carretera que sale de Sugag en dirección del lago de Oasa, es una paralela a la carretera Transfagarasan, que cruza las montañas Fagaras en dirección de Sibiu. Las dos carreteras son algo paralelas, así que a la ida tomamos la Transfagarasan y volvimos por esta. La estaban asfaltando, y en algunas partes quedaba asfalto en muy mal estado, y en otras no había más que terracería. Como acababa de llover estábamos felices de tener un vehículo de todo terreno. Durante más o menos dos horas, hasta llegar al lago, no hay ni pueblos, ni tiendas, ni restaurantes. La única gente que cruzábamos eran los trabajadores de la carretera. El paisaje de bosque de pinos es muy bonito y agradablemente fresco en este día de verano. Nos pararon para dejar pasar los camiones de las obras, pero aparte de eso no había casi nada de tráfico.