Te ayudamos a reservar las mejores actividades:

+34 914 855 578

Escribe aquí tu destino
Compartir
¿Te gusta Florencia?
Compártelo con el mundo
Experiencia
Entrar con Google +

Iglesia de Orsanmichele

No esperes para reservar las actividades
Tours y visitas guiadas
(153 )
desde
23

5 opiniones sobre Iglesia de Orsanmichele

Los orígenes de la escultura renacentista

Excelente

Uno de los edificios medievales más emblemáticos de Florencia, que inicialmente era un mercado de granos y a finales del siglo XIV fue convertido la iglesia de los gremios de artesanos y comerciantes más importantes de la ciudad, lo que llevó a embellecer su fachada con esculturas de sus correspondientes patronos, que fueron ejecutadas por los artistas más importantes de esa época, destacando las de San Marcos y San Jorge de Donatello, las primeras obras maestras de la escultura del Renacimiento y que marcaron el retorno a las cánones clásicos grecolatinos, así como la integración de la perspectiva de Brunelleschi en su técnica del relieve 'schiacciato'. En el exterior se pueden observar copias ya que los originales valiosos se encuentran en diferentes museos, uno de los cuales es la tercera planta de esta iglesia.

Leer más

Curiosidades de Florencia en Orsanmichele

Excelente

De todas las fotografías que he tomado de esta preciosa fachada, también conocida como “San Miguel del Huerto”, he podido seleccionar las imágenes que guardan los Tabernáculos, Ermitas u Hornacinas (casi todas replicas de las originales que están resguardadas en el primer piso del Museo y en el Museo Bargello), procurando que estuviesen despejadas de gente o de los paraguas de los guías, algo realmente casi imposible de lograr en esa época del año en que se incrementa notoriamente el turismo.
Todas llamaron mi atención pero fue esta representación de la “Incredulidad de Santo Tomás” una de las que más me impactó porque pone en imágenes las palabras de Santo Tomás tantas veces oídas en el Evangelio cuando dijo «Si no veo en sus manos la señal de los clavos y no meto mi dedo en el agujero de los clavos y no meto mi mano en su costado, no creeré». Cuando Jesús se aparece nuevamente le dice «Acerca aquí tu dedo y mira mis manos; trae tu mano y métela en mi costado, y no seas incrédulo sino creyente».

Leer más
+6

+2
Ver original

Ver original

Excelente
Ver original
¿Conoces este lugar?
Ayuda a otros viajeros a descubrir con tu experiencia y tus fotos