Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Arcos de la Frontera?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Qué ver en Arcos de la Frontera

105 colaboradores
Tours y visitas guiadas
Visita guiada por Arcos de la Frontera
(2)
20
Tours y visitas guiadas
Tour nocturno por Arcos de la Frontera
20
Tours y visitas guiadas
Autobús turístico de Cádiz
(6)
18
Tours y visitas guiadas
Visita guiada por la Catedral y la Torre Tavira
(1)
32
Tours y visitas guiadas
Tour por el Cádiz medieval
(3)
30
Tours y visitas guiadas
Autobús turístico de Jerez de la Frontera
(1)
17
Tours y visitas guiadas
Visita guiada por Jerez
(4)
18
Tours y visitas guiadas
Paseo en barco por Sancti Petri
12
Tours y visitas guiadas
Tour privado por Cádiz ¡Tú eliges!
(1)
90
Tours y visitas guiadas
Visita guiada por el Alcázar y Catedral de Jerez
(4)
30
Tours y visitas guiadas
Ruta de Indias por Cádiz y El Puerto de Santa María
(1)
15
Tours y visitas guiadas
Tour por el Cádiz de las Indias
(4)
25

50 cosas que hacer en Arcos de la Frontera

Pueblos en Arcos de la Frontera
Arcos de la Frontera
(33)
Las propias fotos cuentan lo que este pueblo es más allá de cualquier descripción. Parece un entorno mágico, como salido de otro mundo. En mi opinión es el más bello de los pueblos blancos. Está a cerca de 70 kilómetros de Cádiz y puede accederse en autobús, situándose la estación en la parte baja del pueblo. Tiene una población que supera los 30.000 habitantes y su principal ingreso es el turismo. Cuenta con castillo, la iglesia parroquial de Santa María de la Asunción, el Ayuntamiento. Pero el principal monumento es el pueblo en sí mismo. Es una delicia pasear por sus calles blancas, admirar las pequeñas plazas, entrar en las numerosas tiendas de artesanía o tomar algo en el Parador contemplando el conjunto desde el ventanal.
4 actividades
Iglesias en Arcos de la Frontera
Iglesia de San Pedro
(15)
Hasta 1764 estuvo luchando el pueblo de Arcos de la Frontera para que esta iglesia fuese considerada la más importante de la Villa. Pero el Tribunal de la Rota falló a favor de Santa María de la Asunción, la capilla de los duques, situada dentro del Castillo. Hasta tal punto llegó el encono que se cuenta que iniciaban el padrenuestro con las palabras “San Pedro, Madre de Dios, ruega por nosotros”. A inicios del siglo XV una alcazaba musulmana es transformada en templo consagrado a San Pedro. El edificio adopta el estilo del gótico final, aunque las reformas en el siglo XVIII han desvirtuado esa fisonomía al añadirle la torre-campanario y la fachada en estilo barroco. Tiene tres fachadas, aunque la única utilizable es la del Evangelio, a través de la torre. Fachada barroca, del siglo XVIII, con columnas salomónicas y la talla de San Pedro. La torre se comenzó a construir en 1728 por el maestro mayor de Jerez Manuel Gómez a las órdenes del arquitecto Diego Antonio Díaz. Pero tras el terremoto de Lisboa de 1755 se hizo necesario reconstruir toda la torre, culminada por Pedro de Silva en 1759. Tiene una sola nave, rectangular, con seis capillas laterales y un porche tras un triple arco triunfal de acceso a la nave, cubierta con bóveda de crucería. Las dos capillas iniciales forman un pequeño crucero y proceden del siglo XVII. La del Perdón fue construida por la familia Ayllón en 1502 en conmemoración de su victoria en la batalla de Guadalete de 1483, por lo que las banderas conquistadas se reproducen en la misma. Tiene dos retablos y un relieve de la Santa Cena. La del Sagrario, construida en el siglo XVII, tiene retablos y varias obras de la escuela de Pedro Duque Cornejo. La capilla bautismal procede del siglo XVI. Su ábside es gótico puro, poligonal con siete lados sin huecos de iluminación. Tiene el retablo más antiguo de la provincia de Cádiz, de inicios del siglo XVI, en gótico final con algunos detalles renacentistas. Entre los pintores de sus 24 tablas destacan Antón Vázquez, Antón Sánchez y Hernando de Esturnio. También destacan la sillería de su coro, la rejería bautismal, el altar mayor del siglo XV y el Cristo de la Veracruz. El conjunto es visitable de lunes a sábados de 10 a 13.30 horas y de 16 a 19 horas, los domingos de 10 a 13.30 horas. Para ello es necesario concertar cita telefónica. A los grupos se les pide una entrada de 0.75 euros.
4 actividades
Pueblos en Arcos de la Frontera
Ruta de los Pueblos Blancos
(5)
Esto es algo que no te puedes perder si estás por Cádiz. Es espectacular la mires por donde la mires. Es igual la ruta que decidas tomar y los pueblos que elijas para visitar ya que todas/os son realmente espectaculares. La sierra de Cádiz y la de Grazalema, los montones de senderos a través que puedes encontrar, sus pueblos escondidos en valles, colgando de cortados de la montaña o de repente a las faldas de un monte...Todos, absolutamente todos te dejarán boquiabierto. Nosotros elegimos una ruta desde Arcos de la Frontera hasta Ubrique y vuelta, parando en algunos pueblos; pero si tenéis tiempo suficiente os aconsejo ir de pueblo en pueblo pernoctando en algunos de ellos. Se puede recorrer en coche, las carreteras son buenas, o en bus, ya que todos los pueblecitos están bien conectados. También se pueden contratar "tours" con guía desde Cádiz o Jerez. De una manera o de otra, esta ruta la tienes que hacer, no te puedes ir de Cádiz sin visitarla.
3 actividades
Bares de Copas en Arcos de la Frontera
Taberna Jóvenes Flamencos
(2)
Las mejores tapas de mi vida las he comido en un restaurante que parecía un poco tímido en involuntariamente que se cruzó en mi camino, en medio de una tarde de lluvia en la localidad de Arcos de la Frontera. La taberna Jóvenes Flamenco nos llamó la atención ya que posee algunas mesas y sillas de color rojo que contrastan con el color de las paredes blancas del restaurante. Aunque el menú es fijo, los propietarios del sitio que nos advirtieron que todo dependía de los ingredientes y que día que tenían algunos platos diferentes. Apostamos por lo que tenían, una moussaka, la cual es una especie de lasaña de carne y berenjena aderezado con un toque de canela y además las almendras crocanti, son almendras polka rellenas con carne y salsa al jerez también agridulce. Todo estaba delicioso. Y lo mejor de cada golpe modesto 2,50 por euro.
Iglesias en Arcos de la Frontera
Basílica Menor de Santa María de la Asunción
(4)
Una de las primeras decisiones que tomaban los reconquistadores al tomar alguna plaza era repartirse los edificios más importantes de la misma. La tropa desplazaba a los vecinos, los palacetes eran ocupados por los capitanes y la Mezquita Mayor reconvertida en Iglesia Parroquial de Santa María. Así ocurrió también en Arcos de la Frontera en el siglo XIII, lo que generó un largo pleito con la iglesia de San Pedro que hasta entonces era el templo cristiano. Pero los señores de Arcos optaron porque la parroquia local fuese su nueva iglesia de Santa María, situada en el Patio de Armas del Castillo. Finalmente Roma falló a favor de Santa María de la Asunción, como era de esperar. Llegas a Arcos y comienzas a subir. En un momento dado las señales de tráfico te indican que debes de bajar, que está prohibido subir hasta arriba en coche. Tú ni caso, sigues hacia arriba y entras en el Patio de Armas, hoy es un aparcamiento al aire libre donde si no hay sitio puedes recurrir a dejarle las llaves al vigilante. Es el mejor sitio para dejar el coche porque estás en la parte superior de la Villa, con un mirador impresionante sobre el Tajo. Alrededor tuya los edificios más importantes, el Parador, el Ayuntamiento, el Castillo aún ocupado por los descendientes nobiliarios y la Parroquia, con los símbolos del Vaticano desde que Roma la convirtió en Basílica. De principios te puedes sentir desconcertado por la amalgama de estilos de este templo. Al subir habrás pasado por su parte trasera que es de ábside plano como corresponde al estilo gótico-mudéjar, con unos arbotantes que cruzan toda la estrecha calle y se apoyan en los edificios de enfrente. Fueron obra del jerezano Diego Moreno Meléndez en 1699, una obra necesaria para evitar la inclinación de las bóvedas. En realidad es un templo de estilo gótico final, con planta basilical y tres naves. El problema es que dada la riqueza de los duques locales en el siglo XVI la iglesia fue profundamente remodelada. Diego de Riaño sucedió en 1532 las obras comenzadas en 1520 por Juan Gil de Hontañón creando una fachada principal plateresca. Esta fachada me parece algo desproporcionada, sus elementos son muy grandes y tiene mucha altura con respecto del resto del conjunto. Asemeja una torre profusamente decorada. A su muerte le sucede Martín de Gainza retoca las bóvedas, la Capilla Mayor y la Sacristía imitando a la Catedral de Sevilla. En 1557 se contrata a Hernán Ruíz II, experto en manierismo, quien trabajó aquí hasta su muerte. En 1755, debido al Terremoto de Lisboa, le añade una gran torre Vicente Catalán, imitando la Giralda, pero no llega a acabarla. Utiliza un estilo de renacimiento de transición al barroco, retocando además muchas zonas dañadas de la iglesia. Interiormente tiene tres naves de igual altura. Lo más interesante es el Retablo Mayor hecho entre 1585 y 1608, realizado por Juan Bautista Vázquez, Jerónimo Hernández y Andrés de Ocampo. Ha sido restaurado hace poco por lo que se encuentra en muy buen estado. También posee una importante colección de cuadros, con pintores entre los que destacan Alonso Cano, Jerónimo Hernández, Gil de Hontañón y Martínez Montañés. A pesar de tanta conjunción de artistas, o precisamente por ello, esta iglesia cortesana tiene un aspecto extraño. Tiene una gran variedad de estilos artísticos, como por ejemplo el Círculo Mágico delante de la Fachada de la Epístola. Un mosaico circular en el suelo formado por doce piedras de colores alternando el blanco y el rojo. Es uno de los pocos ejemplos de círculo mágico musulmán y se supone que era utilizado para alejar los malos espíritus. Con este sentido se ha seguido utilizando en época cristiana. Es otro más de los misterios de una iglesia enorme, donde han muerto la mayoría de sus arquitectos, y donde ningún estilo artístico ha conseguido predominar sobre los demás. Un templo de apariencia extraña, en el Patio de Armas de un castillo y rechazado por el pueblo de Arcos que ha litigado contra esta parroquia durante siglos.
2 actividades
Calles en Arcos de la Frontera
Callejón de las Monjas
(2)
Para mi gusto es el rincón con más magia de Arcos de la Frontera. Se halla en todo lo alto, a la espalda de la basílica que ocupa una de las aceras estando la otra repartida entre el convento de la Encarnación y diversos palacios medievales. En este espacio destaca la fachada del convento que fue modelada en 1529 en estilo gótico florido siguiendo las indicaciones de Juan García Combado. En el siglo XVI la Villa se llena de hospitales de beneficencia, hasta 14 llegó a tener según el historiador Miguel Mancheño, patrocinados por la nobleza y dirigidos por órdenes religiosas. Este de la Encarnación fue subvencionado por Juana Ximénez, apodado popularmente como La Camacha. Sirvió de capilla, hospital y convento desde 1529 hasta 1855, año en que se aprobó la Desamortización de Mendizabal. Actualmente es un centro cultural dedicado a galería de arte. Asimismo en este tramo de la calle Deán Espinosa, conocido por todos como Callejón de las Monjas, hay varios palacios nobiliarios de diversos estilos artísticos. Además de algunos establecimientos de ocio como el Hostal El Patio, enclavado en el rincón más típico de toda la ciudad. Pero lo que define al Callejón son los arbotantes, los llamados Arcos de las Monjas y Ladrón del Agua pues sustraían por su pendiente este elemento a la basílica. En realidad se trata de una reforma efectuada en 1699 por el jerezano Diego Moreno Meléndez para sostener los muros de la iglesia, en claro riesgo de derrumbe por el peso de sus bóvedas. Indudablemente la estrechez de la calle así como las bocacalles tan empinadas que confluyen en ella contribuyen a darle su encanto tan especial.
4 actividades
Plazas en Arcos de la Frontera
Plaza del Cabildo
(1)
En lo más alto de la Villa de Arcos se encuentra el castillo de los Ponce de León, duques de Arcos. Parte de la estructura se ha reutilizado para otras funciones, pero en laTorre del Homenaje continúan viviendo los descendientes del ducado. La Plaza es el patio de armas del recinto amurallado, actualmente parking improvisado al aire libre destinado a los funcionarios municipales y a los clientes del Parador. La Plaza está cerrada, aunque tiene cuatro entradas, por diversas edificaciones. En su lateral de entrada la Basílica Menor de Santa María de la Asunción. En el lado opuesto de la iglesia un mirador al tajo, a 100 metros de altura sobre el río Guadalete. En los otros dos lados el Consistorio, antes Cabildo, y el Parador, ocupando la residencia del Corregidor. Siempre que voy a la Plaza me niego a dejar el coche en el aparcamiento de la zona baja, la cuesta es larga y cansa. Sigo hacia arriba todo lo posible , si hay sitio, dejo el vehículo delante del Hostal Zindicato. Si allí no es posible sigo hacia la Plaza, arriesgándome a que no haya sitio porque aunque esté prohibido todo el mundo de aquí sube hasta la Plaza, excepto los turistas, claro. Sea como sea en los alrededores hay buenos restaurantes de comida típica arcense, ubicados en casonas árabes. Pero lo primero es lo primero, hay que ir al mirador, asomarse sobre la vega del Guadalete y gritar el consabido: "¡Coño, que alto está esto!". Si queréis ver este mirador tiene una webcam en tiempo real, fácil de encontrar por Google. Una vez cumplido este ritual es hora de cumplir con el deber, ya sea alguna gestión municipal, saludar al párroco local o realizar alguna reserva para visitas culturales en la Oficina de Turismo. El último acto ritual, cuando acudo a este plaza, es tomar un café en la terraza o en la cafetería del Parador. Allí el personal viste trajes típicos, que rememoran los románticos tiempos del bandolerismo; las vistas son impresionantes y los precios más que razonables. Por el lado opuesto a nuestra llegada queda el barrio árabe, un entramado de estrechas callejuelas que esconde otro montón de monumentos del pasado.
1 actividad
De interés cultural en Arcos de la Frontera
Casa del Conde del Aguila
(4)
En la parte alta de Arcos de la Frontera, en la entrada al Castillo medieval, llamada Calle Cuesta de Belén hay un edificio llamativo que no suele aparecer en las guías de turismo. Se trata de un caserón de procedencia andalusí que en el siglo XIX fue remodelado en estilo neogótico. Algunos confunden su entrada afirmando que se trata de gótico tardío (¡y tan tardío!) con influencias mudéjares. No es así sino el resultado de la moda historicista que hizo furor entre los ilustrados durante el siglo XIX. Su ideal era el renacimiento de las artes medievales, lo que explica la fusión entre lo aparentemente gótico y los elementos mudéjares, algo que en el arte medieval no se concebía en las fachadas sino en los artesonados y en la distribución de los espacios. La fachada que puede contemplarse es única en todo Arcos, yo iría incluso que en toda la provincia. Sobre una amplia entrada adintelada se ha colocado recientemente una cerámica mariana. Pero sobre esta entrada, en cuyas jambas hay figuras de animales y de cadenas, hay un conjunto de guirnaldas, precediendo a un gigantesco alfiz cuya parte central es una ventana mora geminada con dos agujas. El conjunto es muy hermoso y llamativo. El edificio internamente está muy remodelado por su adaptación a sus actuales funciones administrativas, siendo visitable en horario de mañana. El III Conde del águila, Juan Ignacio de Espinosa y Tello, fue descuartizado por el populacho en Triana, donde colgaron sus restos para escarmiento general, acusado de afrancesado. Era un noble ilustrado al que no perdonaron sus ideas de cambio social. Una muerte absurda y que deshonra a sus asesinos, quizás por ello su casa y su vida se hayan sumido en el olvido.
4 actividades
Miradores en Arcos de la Frontera
Mirador de la Peña Nueva
(2)
Y además hay un cetrero con diferentes aves con las que te podrás hacer fantásticas fotos.
5 actividades
Exposiciones en Arcos de la Frontera
Salón Cultural San Miguel
(2)
Subiendo hacia el centro histórico de Arcos de la Frontera por la calle Corredera, la otra opción es la calle Bolaños, se pasa junto a una de las iglesias más raras visualmente que podamos encontrar. Parece cualquier cosa menos una iglesia, tan sólo podemos advertir que estamos delante de un monumento histórico por el uso del granito y por el estilo de sus portadas. En realidad aunque fue la iglesia de San Miguel, el patrón local, no fue diseñada como tal y se le nota. Es una parte de la alcazaba musulmana, reutilizada posteriormente para múltiples fines, entre ellos hospital y hospicio de huérfanas. Pasamos junto a lo que parece la cabecera del templo, y nos puede sorprender encontrarnos en ella una portada y, además, en alto, sobre unas escaleras de poca anchura. Si para colmo giramos por la calle de al lado, encontramos otra portada, a la que no se puede acceder ya desde la calle y debajo una entrada con cristalera. Esto último es una añadidura moderna para facilitar la entrada en lo que hoy es la Sala Multiusos más importante de la ciudad, un salón de exposiciones y conferencias en un entorno histórico inigualable. El edificio tiene tres naves, con paredes muy altas y escasos y pequeños vanos de iluminación. Cuando se habilitó como templo se le añadieron las dos portadas en claro estilo barroco andaluz. En los últimos años se ha acondicionado para su actual finalidad cultural. Aún así conserva su aspecto exterior, con su espadaña añadida en la parte trasera y su fisonomía de torre barbacana con puertas barrocas. Aunque ya no lo parezca fue una iglesia, sí. Teniendo una apretada y variada agenda de actividades conviene, si se visita la zona, preguntar. Aquí o bien en alguna de las Oficinas de Turismo (956702264).
Monumentos Históricos en Arcos de la Frontera
El Pósito
(2)
Actualmente se le conoce como Consultorio El Pósito y es un Centro de Salud. Pero su fachada cuenta su historia, se trata de varios caserones que se adaptaron para su función cerealística. No sé por qué parece que la palabra pósito se va perdiendo en la niebla del tiempo. Posiblemente su no uso actual propicia que cada vez entendamos menos lo que es. Al menos los amigos a los que les he preguntado lo confunden con un hospicio, una institución medieval de caridad donde se abandonaban los recién nacidos y se acogían a los huérfanos. El pósito nació en 1530, en tiempos del emperador Carlos V, aunque esta institución estatal muy pronto fue asumida por los ayuntamientos. Su misión era similar a la que hacían los silos, esos edificios que carecen actualmente de utilidad y que nadie saber en qué convertir. En los pósitos se depositaba el cereal y los burgueses lo distribuían entre los campesinos en tiempos de escasez. Este método quitó mucha hambre, porque guardaba en épocas de abundancia para mitigar las frecuentes hambrunas. El pósito de Arcos tiene una fachada barroca, entrada adintelada bajo frontón roto con el escudo de armas, en una fachada de tres plantas lo que indica su procedencia andalusí. El pequeño zaguán da inmediatamente paso a un patio central muy pequeño alrededor del cual se distribuyen las actuales consultas.
Palacios en Arcos de la Frontera
Casa-Palacio del Mayorazgo
(2)
En Arcos, frente a la iglesia de San Pedro, queda un palacete conocido por su vinculación con un mayorazgo, aunque pocos conocen a quién perteneció. El Mayorazgo de Arcos de la Frontera fue creado por Juana de Butrón Mújica y Figueroa, familia procedente de tierras bilbaínas, pero asentada en la zona. Alonso de Butrón Mújica y Lobato, nacido en 1709 en Vejer y regidor perpetuo de dicha ciudad unió diversas herencias familiares reuniendo en el mayorazgo bienes de Medina Sidonia, Vejer y Arcos. Posteriormente una rama de la familia Núñez de Prado nació en Arcos. Se trata de Juan, Antonio y su hijo Antonio, que se emparentaron con los Ayllón y terminaron por absorber el mayorazgo. El hecho queda constatado porque el escudo de armas de la portada es el de la familia Prado. La fachada principal está retranqueada respecto al conjunto del edificio, actualmente ocupado por un hotel. Tiene aspecto barroco, aunque conservando algunos elementos herrerianos, como corresponde a la moda imperante en el siglo XVII en que el barroco inicial modificaba los elementos renacentistas. El edificio, en origen, es de procedencia andalusí. Ello se puede comprobar en los dos patios interiores, con arcadas de medio punto. Uno de ellos está prácticamente en la entrada, el otro es de carácter más íntimo. En la parte trasera del palacio se conserva el Jardín Andalusí, actualmente visible desde el exterior. Asimismo su origen se muestra en la fachada principal, dividida en tres cuerpos, el superior una galería abierta con arcos de medio punto. Los dos inferiores fueron modificados conforme al estilo barroco. Entrada adintelada, entre columnas, y el escudo de armas dentro de un frontón roto sobre un balcón señorial. Hasta el año 2006 este palacete era la sede del Conservatorio de Música, actualmente acoge la Casa de la Cultura. Es por ello que su horario de visita se adapta al de los empleados municipales. De lunes a sábados, de 10 a 14 y de 17 a 20 horas. Los domingos, de 11 a 14 horas.
3 actividades
De interés cultural en Arcos de la Frontera
Círculo mágico
(2)
En la parte más alta de Arcos de la Frontera, frente a la basílica del castillo, delante de su puerta del Evangelio se halla una de las cosas más curiosas que pueda contemplarse y que nos puede hacer comprender que no todo en el Medievo era tan sencillo como creemos hoy en día. Es posible que lo pises sin darte cuenta, o bien que lo consideres un simple adorno en el suelo. ¡Ojo, es un círculo mágico! Quizás el único que ha sobrevivido en la península a la voracidad de los reconquistadores que lo iban destruyendo todo a su paso. La magia llegó a Europa procedente de Persia, de la mano de la astrología, madre de la moderna astronomía, y como un componente indisoluble de la religión. De una religión que afirmaba que convivimos con un mundo espiritual cuyas fuerzas pueden ser invocadas para nuestro beneficio, dado que muchos de los espíritus son benefactores. Cuando vemos tantas gárgolas en nuestras iglesias, o leones de piedra en las entradas de los edificios o grifos o esfinges delante de las pirámides, nos damos cuenta de que son la representación plástica de los espíritus que protegían dichos lugares de los espíritus malignos. Claro que nuestra agnóstica sociedad piensa que todo eso son ridículas creencias de nuestros antepasados. Pero en Arcos de la Frontera, hasta hace poco, muy poco, se han seguido invocando a los espíritus benefactores abiertamente, ante los ojos de todos, en plena calle. Delante de la basílica. Aquí aún se recuerda que los niños bautizados eran exorcizados en este círculo mágico para alejar de ellos a los malos espíritus. Siguiendo rituales sufíes. Físicamente es un círculo dentro de un cuadrado, la perfección de las formas, el movimiento eterno e inmutable. Este cuadrado se halla dentro de una cruz de cuatro aspas y el conjunto dentro de un círculo mayor cuyo borde externo lo componen doce piedras blancas alternando con doce piedras rojas. Las piedras blancas representan al cielo, al mundo de los espíritus, y por ello en ellas se han dibujado las constelaciones. Las piedras rojas representan al mundo terrenal y por eso adoptan el color de la sangre. En el centro una oquedad que podría haber servido para sacrificios cruentos o simplemente para recoger los líquidos que se derramasen en los actos de invocación. A pesar de lo aberrante que debió ser para la iglesia católica que se siguiesen practicando abiertamente estos rituales no han podido hasta fechas recientes evitarlo. Esto nos indica lo arraigada que esta creencia ha estado en esta tierra gaditana.
2 actividades
Estatuas en Arcos de la Frontera
Monumento a la Semana Santa
(2)
Resulta ser un monumento curioso, no recuerdo haber visto ningún otro sobre el mismo tema. Además el diseño está muy equilibrado y es original, tres nazarenos portando la cruz de guía, punto de arranque de toda cofradía. La peana es redonda y contiene grabados con las insignias de las hermandades de Arcos de la Frontera. El resto de la obra mezcla la piedra y la forja. Está Semana Santa es muy espectacular, dado su recorrido entre calles estrechas y empinadas. Ya de por sí esta Villa es preciosa, con sus muros encalados, sus geranios, sus miradores a la campiña, sus calles empedradas y sus esquinas recoletas. Pero en Semana Santa alcanza unas cotas imposibles de definir con palabras. Por ello la idea de dedicar un monumento a la gran fiesta religiosa y emotiva de Arcos me parece más que correcta necesaria. Sorpresa aparte es descubrir que los autores son dos empleados municipales, Félix Zapata y Domingo Olivera. ¡Para que luego digamos que los funcionarios no curran!
Estatuas en Arcos de la Frontera
Monumento al arcángel San Miguel
Si en vez de entrar en el centro urbano de Arcos de la Frontera se sigue la carretera hacia delante se bordea el tajo de más de cien metros de altura sobre la vega del Guadalete. En ese camino se pasa por una rotonda curiosa porque no tiene más que un camino. En realidad no tiene utilidad para el tráfico rodado, se hizo simplemente para poner allí este recordatorio del Arcángel San Miguel. San Miguel es el patrón de la Villa por un motivo concreto, la ciudad fue conquistada el 29 de septiembre de 1255 por lo que el santo de ese día asumió la condición de patrón local. Así se erigió la iglesia de San Miguel, se le situó en el blasón municipal y las referencias a este arcángel se multiplicaron. Entre ellas las de la feria, llamada Feria de San Miguel y que se celebra siempre a finales de septiembre coincidiendo con el día 29. Precisamente esta ha sido la razón de la colocación de este monumento aquí, en plena carretera. El recinto ferial está enfrente. Al otro lado un aparcamiento gratuito al aire libre muy recomendable para los que no deseen dejar su vehículo en el aparcamiento subterráneo del Paseo de Andalucía. Subiendo una pequeña escalera se llega a este Paseo, se está pues al lado del centro pero a un nivel inferior. El monolito está rematado con unas volutas clásicas. Cuando te acercas a este monumento te da la impresión de hacerlo a una estatua grecorromana, la figura de San Miguel tiene ese aire, esa prestancia. Si os soy sincero he visto muchas veces esta estatua, no sólo por ir a la feria sino por pasar por esa calle con cierta frecuencia y hasta que no me acerqué esta vez a ver quién era pensaba que se trataba de una Victoria. El arcángel aparece serio, con sus atributos guerreros: Espada, escudo y casco con penachos. Su pie izquierdo pisando un vencido dragón rugiente. Es de tamaño natural. Para mejorar la iluminación cuatro farolas casi a la altura de la estatua, de color blanco como todo el monolito, sin la más mínima concesión al color.
De interés turístico en Arcos de la Frontera
Barco Solar Arcos
(2)
Uno de los mayores encantos de Arcos de la Frontera es su embalse. Una de las opciones de disfrute del mismo es recorrerlo a bordo de un silencioso catamarán. Para llegar al punto de embarque hay que tomar la carretera de Ubrique, doblando a la izquierda para entrar en la Urbanización de El Santiscal. Junto al Mesón de la Molinera, donde transcurrieron los hechos que se narran en El Sombrero de Tres Picos, se halla el embarcadero. Aparcamiento hay de sobra, pues además coincide con una plaza arbolada convertida en parking gratuito. Este Barco Solar se llama así porque funciona con placas solares. Presume de ser una barcaza ecológica y no contaminante. Este tipo de energía es silenciosa y genera un crucero lento y parsimonioso. Abren todos los días excepto los martes y en invierno (diciembre y enero). En período estival funciona desde las 11 de la mañana hasta las 19 horas, en periodo otoñal el último viaje es a las dos de la tarde. El recorrido dura media hora y se da una vuelta completa al lago. Como en el mismo no hay oleaje es un paseo muy tranquilo y relajante. Los mejores turnos son los más tardíos, cuando el sol ha perdido gran parte de su fuerza. Cuesta 3.5 euros por persona y tiene una capacidad de 30 pasajeros.
Estatuas en Arcos de la Frontera
Busto de Miguel Mancheño
No se lo merece. Arcos de la Frontera es una Villa reacia a recordar a los suyos con estatuas. Así que cuando vemos una es señal de que su aportación ha sido importante. Pasea uno por sus parques y no entiende cómo en ellos no hay estatuas, ni siquiera al clásico Blas Infante. Por ello cuando deciden inmortalizar a alguien se supone que van a cuidar del monumento y su entorno. Miguel Mancheño Olivares, personaje principalísimo de los inicios del siglo XX en Arcos de la Frontera, tiene su propia avenida, la de entrada al centro urbano, pero no tiene un monumento digno. Miguel Mancheño escribió interesantes obras teatrales, pero donde su labor ha dejado una huella inmortal ha sido en escribir la historia de los pueblos del interior de la provincia de Cádiz. Tal fue su labor arqueológica y sus libros que es conocido como el historiador ilustrado de Arcos. Aunque también es necesario reseñar su empeño en acercar la lectura a los niños y en dignificar la Tercera Edad. Precisamente en estos días se está instalando a apenas 50 metros de su busto la Asociación de Jubilados y Pensionistas Miguel Mancheño. Entra uno en Arcos por la avenida Miguel Mancheño, hasta llegar a una rotonda donde hay que seguir a mano derecha, por la avenida Duque de Arcos. Allí, junto a la calle Jerez, se halla un pequeño solar con unos bancos y un busto descolorido y pintado donde a duras penas se puede leer el nombre del homenajeado. Es una esquina, con suelo de albero y una solitaria fuente. Todo tan austero y tan raquítico que parece mentira que estemos hablando de Miguel Mancheño. Propongo que se le rescate de este triste chaflán y se le traslade al centro de la glorieta.
Castillos en Arcos de la Frontera
Alcázar de Arcos de la Frontera
(2)
El Alcázar del pueblo gaditano de Arcos de la Frontera data del siglo XI, desde su construcción en el siglo XI y a causa del paso de los cristianos y sobretodo de los franceses que lo utilizaron y adaptaron como cuartel, el castillo ha sufrido diversas modificaciones. Cuenta con tres torres y sus altas murallas sobresalen en el perfil del pueblo. En su interior se encuentran diversos aljibes y su construcción está realizada alrededor de dos patios interiores. El castillo perteneció a Ponce de León, actualmente es de propiedad privada, sus actuales propietarios, de origen inglés se están ocupando de restaurar el castillo, ya que cuando lo adquirieron estuvo a punto de ser demolido.

Cosas que visitar y que hacer en Arcos de la Frontera



No podemos hablar de las
cosas

que ver en Arcos de la Frontera
sin

hablar de su patrimonio histórico y su entorno natural. Toda la riqueza de la

ciudad reside en su cuidada arquitectura y la naturaleza que le rodea, su clima,

vegetación y el insuperable entorno que visitar en Arcos de la Frontera donde poder

descansar y relajarse lejos del bullicio de las grandes ciudades. Si hablamos

de lo
que hay en Arcos de la

Frontera
tenemos que hacer

mención de edificios emblemáticos y grandes monumentos como Palacio del Conde

del Águila o el Castillo de Arcos.

En lo que a edificios religiosos se refiere, la Iglesia Parroquial

de Santa María de la Asunción, el Convento de S. Agustín y la Iglesia de San

Pedro son los mejores sitios que ver en Arcos de la Frontera.

Todos las cosas que hacer en Arcos de la Frontera de la ciudad están

relacionadas con su patrimonio arquitectónico pero no es menos importante los

paisajes naturales de los alrededores de la ciudad. La esencia que ofrece esta

ciudad a los turistas son sus senderos naturales. El río Majaceite transcurre

por el Parque Natural de la Sierra de Grazalema, y los embalses de Bornos o de

Arcos de la Frontera son unos preciosos sitios que visitar en Arcos de la Frontera. Disfrutar de estos paisajes andaluces, de todos estos lugares que ver en Arcos de la Frontera es una de las mejores cosas que hacer en Arcos de la Frontera hoy en día.

Por último llegaremos a más
cosas

que ver en Arcos de la Frontera
como

son sus fiestas patronales durante la Semana y particularmente famosos en toda España son los carnavales en el mes de febrero.