MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿Dónde quieres ir?
Entrar con Google +

Jardines en Arcos de la Frontera

4 jardines en Arcos de la Frontera

Jardines en Arcos de la Frontera
Jardín Andalusí
La primera vez que ví el jardín Andalusí me pareció que tenía un título demasiado rimbombante. Yo esperaba mucho más y me quedé decepcionado. Con el tiempo perdemos la perspectiva de las cosas y tendemos a valorarlas según nuestros propios conocimientos. Es algo inevitable que cuando veo un jardín lo compare mentalmente con los jardines que conozco, ya sean de estilo francés, inglés o castellano. Pero en el medievo no existían esos tipos de jardines, sólo los hispanorromanos. Viéndolo desde esa perspectiva entiendo que un jardín de estas características tuvo que causar sensación. Los romanos desarrollaron el concepto del hortus, de un jardín que debía servir de ocio y de fuente de alimentación de la servidumbre de la casa. Los jardines hispanos siguieron ese estilo, huertas embellecidas con árboles frutales y algunas aves en libertad. El jardín creado en Al-Andalus, del que es éste un extraordinario ejemplo, es un vergel pequeño, casi íntimo. Donde no se cultiva y se produce una simbiosis entre la flora, el agua en movimiento y la arquitectura. Este tipo de jardines gusta de crear ambientes artísticos y, a la vez, organizar la vegetación y situar en el centro acequias por donde corra el agua, emulando a los siete ríos del paraíso que confluyen en un estanque central. Es el mismo esquema de los jardines nazaríes de Granada, pero con la diferencia de que este jardín es un jardín privado y los de la Alhambra se construyeron para la corte. Aunque las fotos se han tomado desde el exterior, desde la calle, es posible pasar al interior del Jardín. Para ello debe entrarse por la Pinacoteca Municipal y, además, hacerlo a las doce de la mañana.
Jardines en Arcos de la Frontera
Parque Juan Candil
Es un pequeño parque urbano de carácter casi privado porque su ubicación, en la trasera de la Villa de Arcos de la Frontera, lo aleja de las rutas turísticas y del tráfico rodado. Por eso aquí se está muy tranquilo, siempre somos los mismos quienes lo utilizamos y nos conocemos de mucho tiempo. Nosotros empezamos a frecuentarlo para llevar al niño a un parque infantil. No es que sean muy abundantes los juguetes ni muy originales porque son lo de siempre, pero no hay masificación y el niño puede jugar tranquilamente. Le gusta mucho la tirolina, que es el atractivo principal para los niños en este parque. Aparte de la tranquilidad valoramos mucho las vistas que tiene, pues está a la salida de la localidad en el camino de Carmona, con su propio mirador. Ocupan un solar rectangular entre una calle que le queda en alto y la carretera de Carmona. En la parte inicial tiene unas escaleras y una fuente. De allí salen tres caminos, dos asfaltados y el centro de albero, con sus bancos y variedad de árboles de sombra que no hay cosa más desesperante que un parque al sol. Cuando tomamos las fotos estábamos casi a 40 grados, se agradece la sombra pero esa mezcla de sol chillón y de sombra umbrosa genera un fuerte contraste en las imágenes y las fotos salen llenas de claroscuros. En un lateral se halla un busto de Juan Candil, el Padre Juan, párroco que fue de Santa María de la Asunción y que luchó porque todos los arcenses viviesen en una casa digna, logrando que los que lo hacían en cuevas recibiesen una vivienda. A él se le ha dedicado este rincón que tanto frecuentamos. En principio en el Parque está prohibida la entrada de motos, perros y demás, pero en la práctica aquí entra todo el mundo como quiere. Es la única pega de este Parque, la presencia de algunos perros sueltos con dueños poco cívicos. Tienes que vigilar donde juega el niño porque los perros deambulan a su aire. Sé que el ayuntamiento ha lanzado varias campañas para corregir la educación de sus propietarios pero la costumbre de siempre no se cambia de un día para otro, este Parque necesita vigilancia presencial. A pesar de lo anterior es un parque limpio, rara vez ves papeles por el suelo, fruto de la intensiva limpieza municipal. Por todo ello cuando el niño quiere ir a un parque infantil solemos venirnos a este rincón umbroso con tan buenas vistas.
Jardines en Arcos de la Frontera
Parque de la Verbena
A la entrada de la Villa de Arcos de la Frontera, viniendo desde Jerez de la Frontera, a mano derecha, aprovechando una ladera se ha construido este parque arbolado que es el mayor del que dispone la población. Carece de cerramiento por lo que siempre es accesible, lo que a la larga supondrá la ruina de estos jardines porque en las veces que he paseado por ellos nunca ví vigilancia alguna. Eso sí, las oficinas de la Policía Local están relativamente cercanas, a unos cien metros, lo que supongo que algo limitará el vandalismo. También tengo que reconocer que siempre he encontrado este Parque completamente limpio, sin papeles por el suelo ni nada que se le parezca. En el centro tienen unos almacenes para guardar las herramientas de limpieza y por lo visto el personal funciona. Y es un gran mérito ese porque no es un parque simplemente para pasear, sino que tiene mucha utilidad. En la parte más baja, hay que tener en cuenta que está en una ladera, hay una gran explanada pavimentada que ha dado nombre al parque porque en ella los vecinos realizan su velada. Lamentablemente hay un proyecto para eliminar este foro abierto e instalar en su lugar una serie de contrafuertes con la idea de evitar que el parque se deslice por la ladera. Lo del hundimiento es un problema de todo Arcos, dado que el suelo está formado básicamente de caliza y arenisca. Yo no he notado que el Parque se esté deslizando ladera abajo pero supongo que cuando existe ese proyecto es porque algo habrá. El Parque está en un lugar privilegiado, teniendo zona residencial solamente enfrente, por lo que en un futuro es previsible que absorba parte de la zona rural que lo circunda. El Parque dispone de diferentes ambientes. En la parte superior son jardines junto a la carretera de acceso a la ciudad. En su parte central incluso hay una cafetería y un aparcamiento dentro del mismo Parque. Muy cerca ví un parque infantil, una zona de skate, así como una pista deportiva. La parte final del Parque linda con el recinto ferial lo que le convierte en un sitio muy concurrido en feria. En general se distribuye en calles que bajan por la ladera atravesando mesetas planas. Por la parte derecha fluye un riachuelo con muy poco agua y es zona de eucaliptos. Las vistas son buenas porque por estar en la ladera, la vega del Guadalete queda por debajo y se puede contemplar gran parte de la campiña. Lo único que eché de menos en este Parque es el rumor del agua. Me explico, junto a las calles de bajada hay unas acequias, muy al estilo andalusí, pero vacías. Puede que sea por la escasez del líquido elemento, pero sería ideal que dichas acequias llevasen agua en su recorrido y, al final, algún tipo de bomba la volviese a subir hacia la parte alta. Creo que a un parque así pero sin agua le falta algo, porque es casi un jardín andalusí pero carece del rumor del agua en movimiento y aquí están hechas hasta las acequias, a ver si en la próxima reforma hay suerte. ¡Ah!, y un pipican siempre viene bien, hay sitio de sobra y así nos evitamos los perros sueltos por todas partes del Parque.
Jardines en Arcos de la Frontera
Jardín Botánico María Márquez
(1)
Arcos es un pueblo subido a un cerro, de ahí su característico perfil sobre el relieve del mismo y su impresionante tajo de cien metros desde el punto más alto. El inconveniente de un casco antiguo lleno de callejuelas y de estrecheces es que es muy complicado moverse en coche por esta ciudad, hasta el punto de que está prohibido subir hasta la Plaza de Armas en vehículo propio, excepto si se es cliente del Parador o empleado municipal. La vida social se ha ido desplazando paulatinamente de la parte alta a la zona de entrada al Paseo de Andalucía donde hay mayor espacio abierto y un aparcamiento subterráneo. La Plaza de Armas del Castillo, con el Parador y el Ayuntamiento como atractivos más importantes aparte del propio Castillo, ha quedado para los turistas. Por ello lo recomendable para visitar Arcos es aparcar en el Paseo de Andalucía y si se quiere subir a la parte alta coger un minibús urbano. Claro que hay otra solución dado que la ladera a la campiña de este Paseo se halla totalmente arbolada y en su parte baja hay un aparcamiento gratuito. Se entra en la ciudad de Arcos de la Frontera y cuando una señal indique la dirección al centro urbano se deberá de seguir de frente, bajando una ligera pendiente. A pocos metros de la anterior señal se hallará mucho aparcamiento, a ambos lados de la carretera. Allí se encuentra el recinto ferial, donde asimismo se celebra el mercadillo semanal. Hace algunos años era prácticamente campo pero los últimos ayuntamientos han ido adecentando la zona, creando caminos de subida hacia el Paseo de Andalucía, incluso unas escaleras metálicas. En el proceso de ir mejorando los accesos se creó este Jardín Botánico, dedicado a la memoria de María Márquez como consta en un pedrusco bajo el puente. Yo, si visitas Arcos, te recomiendo que uses este camino, incluso llegando hasta la parte baja del Tajo en lugar de meterte directamente en el centro urbano. Las cosas hermosas hay que verlas en perspectiva. El jardín Botánico contiene especies vegetales de muy diversa procedencia, aunque la mayoría son de ámbito mediterráneo. Está bien cuidado y con varios viales peatonales. Asimismo tiene una carretera de acceso hacia su zona de almacenes y una barriada cercana. Por hallarle algún pero echo de menos que no tenga carteles informativos delante de las diferentes especies y que el espacio no haya sido distribuido en ámbitos definidos. Me explico, sería estupendo que las especies, en lugar de hallarse distribuidas a lo largo y ancho de todo el jardín, con lo que lo convierten casi en un paseo arbolado, estuviesen concentradas en distintos puntos que a su vez se hallasen embellecidos con fuentes, bancos y setos. Esto no se da en este Jardín Botánico, muy interesante por las especies que contiene y por su labor de conservación de las mismas, pero que prácticamente es una zona de paso arbolada hacia el centro de Arcos. Posee una riqueza vegetal que no está siendo aprovechada ni con funciones de ocio ni didácticas.