MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta El Puerto de Santa María?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Estatuas en El Puerto de Santa María

5 estatuas en El Puerto de Santa María

Estatuas en El Puerto de Santa María
Estatua de Alfonso X el Sabio
(1)
Merece la pena ir a visitar.
2 actividades
Estatuas en El Puerto de Santa María
Monumento a Pedro Muñoz Seca
(4)
Normalmente una glorieta se halla en el centro de una plaza rodeada del tráfico rodado. Pero la dedicada a Pedro Muñoz Seca recoge su peculiar sentido del humor, por algo es el creador teatral del astrakán o subgénero cómico. Su glorieta se halla en un lateral de una plaza. Esta plaza fue, en tiempos, el centro de la ciudad, el espacio abierto más importante de la misma. Ha sido el lugar elegido para instalar un monumento a Pedro Muñoz Seca, comediógrafo nacido en El Puerto de Santa María e hijo predilecto de la ciudad, contando con fundación, casa-museo, semana teatral, etcétera. Entrando en El Puerto por la primera rotonda, un poco antes de la estación ferroviaria, y siguiendo siempre recto hasta encontrar una señal a mano izquierda de parking se llega a esta plaza que cuenta con aparcamiento subterráneo. O bien dejando el coche en la Ribera del Marisco caminando perpendicularmente a la misma durante doscientos metros. El monumento consiste en una estatua en bronce de pie del famoso autor rodeada de una especie de porche con celosías decorado con azulejos sevillanos y diversas inscripciones. El 27 de marzo, día mundial del teatro, se le coloca en la cabeza un gorro de don Mendo.
1 actividad
Estatuas en El Puerto de Santa María
Monumento al Marinero
(2)
Dan vida a este monumento que honra más que una profesión, una forma de vida. Del caído al activo, todos quedan representados por esta fantástica obra.
Estatuas en El Puerto de Santa María
Monumento al Salinero
Los recuerdos de mis viajes a Cádiz siempre se centran en lo mismo, atravesar salinas. De hecho la carretera sigue pasando por las marismas, llegando hasta el horizonte un paisaje de pequeños caños con escasa agua y un fuerte color blanco. Nunca he entendido el por qué, con tanto humedal, los mosquitos no representan molestia alguna. Con los años he ido viendo desaparecer las salinas. Las marismas seguían estando en el mismo sitio, quizás esperando que alguien las cubriese, pero las instalaciones salineras se iban convirtiendo en ruinas vacías. En los últimos años he podido contemplar cómo algunas salinas han retornado a su actividad. La mayoría de ellas siguen estando vacías, pero unas cuantas han regresado a explotar el sol y el agua. Dicen que en el siglo XV había más de 150 salinas sólo en esta zona, en el camino entre El Puerto de Santa María y Cádiz. Por su producción eran el principal recurso económico de las poblaciones de la Bahía de Cádiz y exportaban tanto a España como al resto del mundo. La sal es gratis, sólo requiere esfuerzo y paciencia. No precisa abonos ni semillas ni otros gastos de inversión. Un clima adecuado, soleado y seco, una zona de marismas y la sabiduría del salinero. Y, sin embargo, una profesión que ha alimentado a la Bahía de Cádiz no tenía ni un solo monumento. Aquí hay monumentos a casi todo, pero parece que cuesta que los oficios populares sean reconocidos. Este monumento hacía falta. Un poco más allá de El Puerto de Santa María, junto a la playa de Valdelagrana, ha ido creciendo un barrio que algún día será municipio propio dado su ritmo de crecimiento. En realidad fueron los jerezanos quienes creamos este barrio, porque hicimos de esta playa nuestra playa, sin importarnos el levante que suele soplar en la misma. Y a la sombra de nuestras visitas fueron apareciendo restaurantes, tiendas, apartamentos y todo tipo de construcciones. En la principal entrada de Valdelagrana, una rotonda en plena autovía, se ha situado este Monumento al Salinero realizado por el profesor de arte gaditano Juan Gallardo. La factura técnica es perfecta, dada la habilidad del escultor, pero personalmente creo que se ha equivocado en las proporciones. Lo que se ve son tres pirámides de sal, entre las cuales apenas destacan un par de figuras de bronce. Un hombre y una mujer porque en el pasado la salina era una profesión familiar más que una industria. Las imágenes son pequeñas, comparadas con las montañas de sal. Aunque fuese rompiendo la natural proporción entre ambos creo que unas figuras de mayor tamaño serían mejor apreciadas. Hay que tener en cuenta que se hallan en una rotonda con mucho tráfico, por lo que no puedes acercarte para contemplarlas. En cualquier caso, bienvenido sea este homenaje público a los salineros.
Estatuas en El Puerto de Santa María
Monumento a Paquirri
(1)
Tras la tragedia ocurrida en septiembre de 1984 en Pozoblanco, es de todos sabido que ese día murió el matador Francisco Rivera “Paquirri”, a instancias de la Diputación de Cádiz, se pensó en realizar un monumento a este torero y se organizó una corrida de toros en el Puerto de Santamaría el día 27 de septiembre de 1985. Con los beneficios se encargó la obra al escultor gaditano, radicado en Venezuela, Manuel de la Fuente. Es una estatua en bronce, en la que se ve al torero haciendo una cambiada a porta-gayola (parezco una entendida pero he tenido que buscarlo porque no sabía que esta postura se llamaba así). El monumento fue inaugurado en septiembre de 1991.