MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Berlanga de Duero?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Qué ver en Berlanga de Duero

33 colaboradores

13 cosas que hacer en Berlanga de Duero

Iglesias en Berlanga de Duero
Ermita de san Baudelio de Berlanga
(2)
Algo extraordinario: La parte izquierda de la ermita fue construida para el culto de los cristiano y la parte derecha para el culto musulmás. Algo inaudito, teniendo en cuenta la secular animadversión entre ambas culturas en el medievo. Algo que nos muestra hasta donde puede ser posible la normal convivencia intercultural y que nos sirve de ejemplo en los tiempos actuales. Como ocurre con casi todo lo excepcional, hasta no hace mucho tiempo ha servido como redil para guardar ganado, y sus excelentes pinturas murales, compradas por el anticuario León Levi, fueron vendidas por el marchante norteamericano Gabriel Dereppe, en mala hora nacidos ambos, a varios museos de su país.
Monumentos Históricos en Berlanga de Duero
Berlanga de Duero
(3)
Quizá sean dos de los elementos que configuren la personalidad de esta tierra seca, árida en gente, no por ánimo y simpatía, sino por escasez y emigración. La que durante mucho tiempo fue villa de paso obligado para mercaderes y comerciantes en su camino a Soria, feudo del Señor de Vivar, que la conquistó a los árabes, crisol de culturas y creencias, como lo demuestran las pocas huellas que quedan de su judería, finalmente recuperó parte de su esplendor tras pasar a ser patrimonio de los Duques de Frías. Entramos por la puerta de la Hilera a este conjunto de pequeñas y grandes riquezas que ni siquiera el benéfico y famoso " lagarto de Berlanga" pudo proteger del abandono de muchas familias que decidían abandonarlo en busca de un mejor futuro. Por eso ahora, el pueblo sólo se llena cuando en agosto, en su hermosa Plaza Mayor, se congregan bajo los soportales apuntalados por vigas de madera, los emigrantes que retornan una vez al año para las fiestas de la Villa. Así que sin apenas miradas curiosas, paseamos hasta la Colegiata de Santa María del Mercado, recreando la vista en edificios como el monasterio de las franciscanas, los restos del Palacio de los Marqueses o el Castillo de Tovar. Desgraciadamente, a la hora que fuimos ( la de comer) y con una nevada que anunciaba la inminente llegada de febrero, poco más podíamos hacer en Berlanga, cerrada a cal y canto para evitar que el calor escapara de los hogares levantados con la dura y seca piedra del valle del Duero. Solo el caimán que desde hace siglos guarda la colegiata, y que nació en las Islas Galápagos, podrá contarnos todas las historias que ha visto y oído con su cuerpo disecado.
Castillos en Berlanga de Duero
Castillo de Berlanga
(3)
Berlanga es un pueblo soriano de la zona de Burgo de Osma cuya estructura es típicamente castellana (calles radiales que convergen en la plaza mayor con soportales sostenidos por gruesas vigas de madera) y que cuenta con iglesia, castillo, convento y palacio ducal. El castillo es del siglo XVI y está rodeado de una extensa muralla de la que se conserva solamente una parte de ella. La iglesia, construida también en el siglo XVI, está en la actualidad en proceso de restauración para dar cobijo a partir del mes de mayo de 2009 a una de las subsedes de las Edades del Hombre que se celebrarán en Soria. El convento está ocupado por monjas concepcionistas y sobre la puerta de entrada a su iglesia se puede contemplar un precioso tímpano policromado similar en su estructura al de la iglesia de Santo Domingo, en Soria. No obstante, las proporciones de sus imágenes son más realistas que las de aquél. El palacio fue construido por los duques de Tovar en el mismo siglo que el castillo y la iglesia y solo se conservan de él una de las torres y la fachada principal. En dicha fachada que se puede contemplar el escudo de los duques sobre la puerta de entrada.
Iglesias en Berlanga de Duero
Ermita de Nuestra Señora de la Soledad
(1)
No es el título de una película de ciencia ficción. Es el nombre del lugar (antigua era donde se separaba el grano de la espiga de trigo) que se encuentra a la salida ( o entrada según se mire) de la villa de Berlanga de Duero. Aquí y como ya vimos en un lugar de similar condición en Medinaceli, se tuvo a bien levantar un humilladero que sirviera para arrodillarse y pedir protección divina antes de emprender el peligroso camino que partía hacia otras ciudades y pueblos. Y no era en vano, ya que en esos tiempos, los mercaderes y ciudadanos eran una presa fácil para los salteadores que acechaban en las lindes de huertos y cauces de ríos, y por ello cualquier protección era poca. En este caso, la pequeña ermita estaba y está dedicada a la virgen de la Soledad, quizá por aquello del sentimiento de aislamiento que sentían los que atravesaban la hermosa tierra soriana. De destacar prácticamente el exterior, con una picota de estilo gótico que ejerce hoy de rotonda, y el propio valor arquitectónico y artístico del edificio, con un magnífico porche y sin edificios a su lado, lo que la convierte en centro de las miradas y permite su contemplación por todos los ángulos. Por unas mirillas que el tiempo ha abierto en las puertas, se puede vislumbrar un poco del interior, muy austero pero que deja entrever un poco de la historia de este humilladero.
Iglesias en Berlanga de Duero
Convento de las Concepcionistas
Fundado por doña Juana Enríquez, que fue la primera marquesa de Berlanga. Construido en 1547 con la bula papal de Paulo III, la verdad es que es austero y puede pasar inadvertido, y es que tras sus muros hay una iglesia de planta rectangular, el edificio de clausura con su patio central, un huerto, además de almacenes. Solo llama la atención el tímpano románico procedente, muy probablemente, de la antigua iglesia románica de San Miguel desaparecida en 1526.
Iglesias en Berlanga de Duero
Ermita de Nuestra Señora de las Torres
Esta pequeña iglesia fue reedificada en 1732 por Domingo de Ylisástegui ya que había otra anterior que sirvió como capilla del hospital que tenía adosado. Esta ermita barroca custodia en su interior la Virgen de las Torres, preciosa talla románico-gótica del siglo XIII, los retablos de la ermita, incluyendo en el que se aloja la talla son barrocos del siglo XVII y XVIII. Del albergue de pobres y antiguo hospital se conserva su entrada, un sencillo arco de medio punto ornamentado con los escudos, la chimenea de las cocinas, y la citada capilla.
Iglesias en Berlanga de Duero
Colegiata de Berlanga de Duero
Obra dirigida por uno de los arquitectos más importantes de la época, Juan de Rasines, y comenzada a construir en la primera mitad del siglo XVI bajo el patrocinio y para brindar honores a los señores de Berlanga: María de Tovar e Íñigo Fernández de Velasco. Sin embargo no se construyó ni el claustro ni una de las torres, quedando inacabada. Destacar en la capilla mayor el monumental retablo barroco de estilo churrigueresco realizado en 1714.
Monumentos Históricos en Berlanga de Duero
Rollo de Berlanga
Esta impresionante picota gótica era el elemento que indicaba que la villa tenía su propia jurisdicción y servía, para castigo público de los reos. Esta picota no está en la plaza mayor como suele ser, estamos extramuros y junto a la ermita de la Soledad. Su columna culmina con cuatro originales cabezas de león y la separan de la parte superior coronada con una curiosa figura de un león que "sostiene un blasón liso con tres de sus patas, mientras que con la cuarta se tapa el ojo derecho".
Información Turística en Berlanga de Duero
Oficina de turismo de Berlanga del Duero
El link que aparece es un enlace a su web para que podáis ver el horario de las visitas guiadas al castillo, la colegiata o a San Baudelio. Hay que concertarlas ya que incluso faltando diez minutos para el cierre de la colegiata, la chica de la oficina que ejerce de guía no me dejó entrar ni unos minutos.
Monumentos Históricos en Berlanga de Duero
Puerta de Aguilera
Dentro el primitivo asentamiento medieval o la villa vieja, esta se construyó entre los siglos XI y XII. Luego se hizo la segunda muralla, la Cerca Nueva, que era mayor ya que acogía más superficie de la Villa al expandirse y de la que apenas quedan restos. Habían cuatro puertas: la puerta de Aguilera, de la Hoz, de San Gil y de San Pedro, pero solo queda la primera, su parte inferior con un arco ojival, está fechada en el siglo XIV.
Plazas en Berlanga de Duero
Plaza mayor de Berlanga del Duero
Aquí se reúnen aún los mayores para hacer la partida bajo los soportales. Toda ella está porticada, con columnas de madera que se apoyan en piedra, las vigas del interior también son de madera, con balcones arriba. En la última de las reformas del pavimento del a plaza se encontraron restos arqueológicos, entre ellos algunos enterramientos de origen medieval.
Palacios en Berlanga de Duero
Palacio de los Condestables
Construido en el primer cuarto del siglo XVI, este espectacular palacio renacentista fue construido por Juan de Tovar, marqués de Berlanga, duque de Frías y condestable de Castilla. Pero lo que llama la atención es que solo quede su muro con las ventanas abiertas al castillo y la torre izquierda, que alberga la oficina de turismo, y es que el palacio fue incendiado por los franceses durante la Guerra de Independencia. Hay que conformarse con lo que queda, como la magnífica fachada plateresca y esa torre. Dicen que tenía uno de los mejores jardines de Europa.
Museos en Berlanga de Duero
Casa natal de Fray Tomás de Berlanga
La verdad es que la presencia de este personaje es omnipresente en Berlanga, en calles, estatuas, y demás. Nació en una humilde familia de agricultores, y pese a ello pudo cursar sus estudios en El Burgo de Osma, donde el fundador de la Orden de los Dominicos ejercía como profesor. En 1510, embarcó como misionero con la Orden para América, siendo unos años después elegido prior del convento de Santo Domingo. En uno de sus viajes, las corrientes marinas le llevaron a un archipiélago que él descubrió y bautizó con el nombre de islas Galápagos, de ahí le viene su fama. De mayor regresó a Berlanga, donde continuó con su vida de libros y estudios, hasta morir en el año 1551.