Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Portugal?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Senderismo en Portugal

Abadías en Portugal Acantilados en Portugal Aeropuertos en Portugal Ayuntamientos en Portugal Bahías en Portugal Balnearios en Portugal Bares de Copas en Portugal Barrios en Portugal Bodegas en Portugal Bosques en Portugal Calas en Portugal Calles en Portugal Campos de Fútbol en Portugal Campos de Golf en Portugal Cañones en Portugal Carreteras en Portugal Casinos en Portugal Castillos en Portugal Cataratas en Portugal Catedrales en Portugal Cementerios en Portugal Centros Comerciales en Portugal Centros de Belleza en Portugal Charcas en Portugal Circuitos de Carreras en Portugal Ciudadelas en Portugal Ciudades en Portugal Competiciones Deportivas en Portugal Conciertos en Portugal Cuevas en Portugal De interés cultural en Portugal De interés deportivo en Portugal De interés turístico en Portugal Espectáculos en Portugal Estaciones de Autobús en Portugal Estaciones de Tren en Portugal Estadios en Portugal Estatuas en Portugal Exposiciones en Portugal Fiestas en Portugal Iglesias en Portugal Información Turística en Portugal Islas en Portugal Jardines en Portugal Lagos en Portugal Mercadillos en Portugal Mercados en Portugal Miradores en Portugal Monumentos Históricos en Portugal Museos en Portugal Palacios en Portugal Pantanos en Portugal Parques Temáticos en Portugal Patios en Portugal Playas en Portugal Plazas en Portugal Pueblos en Portugal Pueblos de vacaciones en Portugal Puentes en Portugal Puertos en Portugal Reservas Naturales en Portugal Ríos en Portugal Ruinas en Portugal Salas de Conciertos en Portugal Senderismo en Portugal Sinagogas en Portugal Sitios insólitos en Portugal Spa en Portugal Surf en Portugal Teatros en Portugal Templos en Portugal Tiendas en Portugal Universidades en Portugal Valles en Portugal Volcanes en Portugal Yacimientos Arqueológicos en Portugal Zonas Recreativas en Portugal Zonas de Compras en Portugal Zonas de Copas en Portugal Zoos en Portugal

34 senderismo en Portugal

Senderismo en Santana
Levada del Caldeirao Verde
(10)
Las levadas son los canales tradicionales de agua que traían la misma desde el interior de la isla de Madeira, más húmedo por la influencia de los vientos alisios, hacia el sur, mucho más poblado. Estos canales de agua se han conservado y se han convertido en rutas de senderismo. La levada de Caldeirao Verde parte del parque de las Queimadas, adonde se llega después de pasar Santana. Conviene ir a primera hora de la mañana para evitar aglomeraciones. Ya nos parecerá sorprendente las casitas del parque de las Queimadas, dando la impresión que estamos en un mundo mágico. El camino al principio es ancho y se irá estrechando progresivamente, teniendo que caminar por la levada en más de una ocasión. Está perfectamente protegido con vallas en todo momento, ya que el desnivel en algunos sitios supera los 100 metros de caída. La levada atraviesa cuatro túneles, por lo que conviene llevar un frontal y bordea dos cascadas. Al final la recompensa del Caldeirao Verde, una cascada de unos 80 metros de caída con una laguna verde en el fondo.
Senderismo en Carvoeiro
Paseo desde Carvoeiro a Benagil
(7)
Tienes que ir en barquilla, te enseñan antes otras cuevas y ves las formaciones que hace el mar a través del tiempo, pero cuando llegas a esta, impresiona sus dimensiones y grandeza de maravilla natural. Nuestra suerte fue que no había nadie y el capitán nos dejo desembarcar. Tuvimos la compañía de una gaviota.
1 actividad
Senderismo en Miranda do Douro
Sendero peatonal "O Douro a seus pés"
(2)
Precioso
Senderismo en Funchal
Pico Ruivo
(5)
Un lugar perfecto para respirar y desconectar de la civilización.
1 actividad
Senderismo en Portimão
Paseo Por La Costa De Portimao
(6)
Senderismo en Santana
Vereda do Arieiro
(2)
Muy bonito, pero con niebla.
3 actividades
Senderismo en Sao Miguel
Ruta a Lagoa do Congro
(3)
LAGOA DO CONGRO es uno de los lugares que más me ha gustado de la isla de Sao Miguel, en Azores. Se trata de una pequeña laguna encajada entre altas paredes, cubiertas por una frondosa vegetación. A los que estéis planificando una visita a Lagoa do Congro, os aconsejo que de camino hacia allá, vayáis con mil ojos. Nosotros fuimos desde la carretera del Norte y, en dirección al sur, hacia la laguna, casi nos pasamos el estrecho desvío que hay que coger a la derecha Después, hay que seguir con el coche por un camino empedrado, hasta que aparece otro cartel indicando el inicio del sendero que caminando llega a la laguna. El camino es de bajada. La vegetación es tan abundante que los rayos del sol no pueden penetrar, y el bosque es tan húmedo que nada tiene que envidiar a una selva. Antes de ir a la isla leí que en bajar se tardaban unos 10 minutos, así que hicimos la ruta bastante despacio, en un intento de estirar el tiempo lo máximo posible. Para los niños resultó muy divertido. Subían por los troncos caídos, se desviaban algún metro del camino y jugaban a hacerse paso entre las enormes plantas con unos palos, haciendo el papel de machetes. Cosas así. Fuimos solos durante todo el camino. Ni rastro de la laguna. Recuerdo la pureza del aire y el silencio, ya que solo se escuchaba el sonido de pájaros, tantos pájaros que no me extraña que la observación de aves sea una de las actividades ofrecidas por los guías turísticos. Con esta tranquilidad absoluta, aparece la laguna verde y sobre ella, volvemos a ver el cielo, que desapareció cuando iniciamos el sendero. Allí nos quedamos un buen rato. Los niños jugaban ahora a lanzar piedras haciéndolas rebotar en la superficie del agua. El sitio precioso. Llevábamos bañador, pero la verdad es que ni nos planteamos bañarnos. No teníamos la necesidad de refrescarnos, y el movimiento del agua nos hacía pensar que el tamaño de los peces no iba a ser precisamente pequeño. Vete tú a saber por qué se llama Lagoa do Congro..... Al rato volvimos al coche por el mismo sendero, ahora de subida. Sao Miguel tiene lagos tan increíbles que resulta complicado describirlos con palabras. Dos buenos ejemplos son “Lagoa do Sete Ciudades” o “Lagoa do Fogo”, lagos volcánicos que pueden admirarse desde diferentes miradores y que recomiendan todas las guías y folletos turísticos sin excepción. Lagoa do Congro es mucho más pequeña, pero es un lugar precioso que merece la pena conocer.
Senderismo en Machico
Vereda da Ponta de São Lourenço
(2)
Uno de los pocos rincones de la isla de Maidera que no pueden presumir de verdor tropical todo el año son los impresionantes acantilados de la Punta de São Lourenço. Sea por los vientos que gobiernan esta zona (mejor agarrarse bien el sombrero) o por estar alejada del cuerpo principal de la isla, San Lorenzo puede presentar un aspecto seco y desolado en verano, que es cuando nosotros visitamos la zona. Esto no quita nada de encanto a esta ruta, marcada como PR-8, de una longitud de 4 kilómetros (solo ida) y sin demasiado desnivel, si descontamos los últimos metros de la ruta. La ruta está perfectamente acondicionada y señalizada (gran parte del recorrido cuenta con barandillas de protección), así que no hay nada que temer de los acantilados que se abren a ambos lados del sendero en la parte central del recorrido, la que coincide con la zona más estrecha de la península. Es aquí donde se pueden ver las formas volcánicas más impresionantes, como la pirámide volcánica que se encuentra en el primer mirador del lado izquierdo del sendero. Como decía, la senda no tiene demasiado desnivel, excepto en el tramo final del recorrido, donde se asciende una ligera colina para contemplar la vista más impresionante del recorrido, y una de las que se quedan en la retina de Maidera: la vista del faro de las islas Desertas. Es una sucesión de acantilado tras acantilado, coronados al final por el faro automatizado de las islas desertas.
Senderismo en Santana
Ascensión al Pico Ruivo
(2)
Si hay un sitio que pueda certificar el origen volcánico de Madeira son sus impresionantes picos volcánicos; abruptos y escarpados, desde sus cimas se domina gran parte de la isla, con sus verdes laderas que descienden bruscamente en el mar. La subida al Pico Ruivo, el punto más elevado de la isla, se hace por un cómodo sendero que parte desde el aparcamiento de Achada do Teixeira, cerca del pueblo de Santana. La ruta está en muy buenas condiciones y realmente para recorrerla no hace falta ni calzado especial ni nada, simplemente ganas de echarse a andar y de disfrutar los paisajes que se pueden admirar por el camino (hora y media de camino, ida, y una elevación de unos 300 metros). Una vez en el cima, se pueden disfrutar de las vistas por encima de la cota de las nubes desde sus dos miradores, uno con orientación a la costa norte de Madeira y el otro con vistas al Pico do Arieiro.
1 actividad
Senderismo en Calheta
Levada do Risco
(2)
Las levadas son canales de roca que datan del siglo XV y fueron realizados con el trabajo de esclavos y conflictos que fueron llevados a la isla de Madeira. Estos canales distrituyen el agua desde la tierras altas hasta las plantaciones de plátanos, viñedos y otros cultivos del sur de la isla y que en la actualidad se usan sirven de guia y sendero para recorrer la isla acompañados del agua que corre por su interios. Para llegar a esta levada hay que atravesar en coche las tierras de Paúl da serra y parar el coche en el desvío a Rabacal. Aquí comienza una ruta a pie en la que primero hay unos dos kilómetros de descenso por una carretera asfalta estrecha (aunque hay un pequeño autobús que hace este tramo continuamente). Una vez llegado a Rabacal (realmente una zona de merendero y barbacoa) hay que seguir la indicaciones al sendero de Levada do risco.Durante este trayecto vas andando al lado de una de estas levadas y llegarás a la Cascada del Risco, donde se puede disfrutar de dicha cascada y las vistas del valle del río que se alimenta de dicha cascada. Después vuelta por el mismo camino y en mitad de camino te encuentras otra Levada, las 25 fontes, puedes elegir entre volver al punto de partida y se te animas realizar esa Levada. La vuelta una vez llegado a Rabacal la puedes hacer andando(dos kilómetros de subida) o en el autobús que antes he citado.
Senderismo en Sao Miguel
Joao Bom
(1)
En la zona noroeste de la Isla de Sao Miguel encontramos la pequeña aldea de Joao Bom. Un lugar privilegiado para dejar el coche y comenzar una caminata hacia las zonas de costa o hacia parajes impresionantes del interior. Desde Joao Bom parte algunas rutas de senderismo que merece la pena tener en cuenta. Dirigiéndonos hacia el oeste podemos llegar hasta la localidad de Mosteiros con sus impresionantes islotes volcánicos. Por el contrario, si nos dirigimos al este, llegamos hasta la Laguna de Sete Cidades en una ruta ascendente para contemplar los maravillosos paisajes que ofrecen los numerosos volcanes de la zona. Encontrarás un mapa justo al lado de la carretera con indicaciones donde se muestran las rutas y la dificultad de las mismas. Si prefieres pasar unos días por la zona existen quintas (alojamientos típicos) donde poder pasar la noche, perfectamente acondicionadas para disfrutar de un ambiente rural con todas las comodidades. Joao Bom ofrece la ocasión perfecta para disfrutar de un día al aire libre, haciendo algo de ejercicio, en el entorno incomparable de la "Isla Verde" llamada Sao Miguel.
Senderismo en Santana
Caldeirao Do Inferno
Madeira es uno de los mejores lugares del mundo para hacer senderismo. Sus espectaculares paisaejes y su variedad y el hecho de no tener una fauna salvaje con depredadores de los que preocuparse hacen que cualquiera pueda aventurarse por caminos cruzando sus bosques sin miedo a ser atacado. Y también por sus levadas, pequeñas canalizaciones que distribuyen el agua desde el interior húmedo hacia la costa y que alcanzan unos 1400 kms de longitud. La primera parte de la ruta es bastante amplia y se va estrechando a medida que nos vamos acercando a los valles, de forma que en poco tiempo nos quedamos únicamente con un sendero, que en muchos puntos se va a limitar únicamente a lo que es el muro de la acequia. A medida que vamos avanzando y se suceden los valles veremos vistas espectaculares llegando a verse en ocasiones la costa de Santana, al norte, y estando completamente cerrados al bosque en otras. Esta no es una ruta para gente con vértigo, puesto que aunque muchas de las partes más peligrosas del recorrido llevan unos cables de seguridad atados a unos pilotes metálicos, como podéis ver en las fotos. Aún así impresiona estar paseando por encima de un muro de unos pocos centímetros de ancho al borde de un barranco de varias de cenas de metros de altura. Muchísima precaución. La primera parada en esta ruta es el Caldeirão Verde, seis kilómetros y medio después de Queimadas. Cuando fui estaba petao. Varias excursiones de jubilados centroeuropeos estaban reponiendo fuerzas tranquilamente donde la levada se unía con otra que continuaba. Paré a hacer unas fotos y me encantó el sitio: vegetación exhuberante, una caldera medio demolida que tenía un aspecto genial y esa cascada de setenta metros de altura precipitándose justo delante de ti. La levada se construyó para recuperar parte del agua de la cascada. Tras el breve descanso y viendo que mis piernas estaban en muy buen estado, decidí continuar hasta el Caldeirão do Inferno. Me había propuesto llegar hasta esta primera parada y, en función de las sensaciones continuar o darme la vuelta e improvisar algo más llevadero. El camino continúa por la levada que enlazaba con Caldeirão Verde hasta un punto en que hay una señal que indica que hay que abandonarla y unas escaleras. No tiene pérdida: la levada está mucho más sucia a partir de ese punto. Las escaleras, que al principio parecen empinadas se convierten en muy empinadas en breve. La verdad es que es tan agotador subirlas como bajarlas, pero eso no es necesariamente malo, ya que te permite tiempo para disfrutar de los grandiosos paisajes que se ven desde ella, como una cascada que el día en que fui yo parecía que caía directamente desde las nubes. En este punto tuve la sensación de estar paseando por la Pandora de Avatar. Hay un punto donde mucha gente se da la vuelta, tras un puente doble de metal con una cascada, tras un túnel. Parece que el camino se termina aquí y mucha gente simplemente se da la vuelta. Yo decidí echar un ojo un poco más de cerca, ya que tenía la idea de que se trataba de otra caldera volcánica y no me cuadraba. Efectivamente, tras una pared el camino continua por un nuevo túnel, el último. Al salir de aquí ya casi estamos al final de la ruta. Tal vez kilómetro o kilómetro y medio para llegar (lo digo de memoria) y listo: unas escaleras de madera nos llevan al pie de otra cascada de varias decenas de metros de altura. Hemos llegado al final del camino. Desde aquí no hay ningún sendero que haya visto a ningún otro sitio. Más información y fotos: http://lugaresadescubrir.blogspot.com.es/2014/03/madeira-y-iv-levada-del-caldeirao-verde.html
Senderismo en Viana do Castelo
Ruta de otoño, desde Ameixoeira a Vila de Castro Laboreiro
(1)
Recorrer esta ruta por una parte del Camino/camiño jacobeo/xacobeo que va desde Braga a Santiago pasando por Rio Caldo, Entrimo y Castro Laboreiro, haciendo senderismo, desde el pueblo de Ameixoeira, situado junto a la frontera con España, marco Nº 51 de la frontera, hasta el pueblo/pobo de la Vila de Castro, resulta una "suerte privilegiada" en otoño, invierno o primavera, pués, además de la expectacular orografia de las montañas, paisajes, ríos, bosques y pueblos/pobos que tiene esta comarca del parque nacional de Peneda Xurés, se puede contemplar toda la belleza de esta zona, con importantes nevadas y lluvias, en estas épocas del año. Ver vídeo en https://www.facebook.com/vídeo.php?v=902869706408844&set=vb.100000574699674&type=2&theater Es una ruta ideal para hacer senderismo, cicloturismo o recorrer en moto, coche, trial, quad y 4x4. La comarca de Castro Laboreiro, que forma parte del parque nacional Peneda Gerés, junto con el parque natural de Baixa Limia, han sido declarados por la UNESCO, RESERVA DE LA BIOSFERA, en mayo 2009. Al recorrer por los senderos y caminos antiguos de los diferentes pueblos/pobos que está junto al río de Mareco y sus afluentes ( Ameixoeira, Mareco, Pontes, Bago, Curbeira, Açureira, Bico, Queiñeiras, Barciela, Campelo y Vila de Castro) se puede ver las variadas modalidades de arquitectura rural, en sus casas con lareiras para la lumbre, hornos, molinos de agua, escuelas, cuarteles, capillas, fuentes, cruceros y puentes, que forman parte de su historia y unian este territorio de Castro Laboreiro, con su castillo fortaleza desde la edad media, situado en uno de los puntos más estratégicos y altos de la Vila de Castro. Las imágenes más espectaculares y "curiosas" las presentan las montañas y los ríos con sus rocas de granito, erosionadas por el agua y el clima a lo largo del tiempo. A continuación están los paisajes de ríos, bosques de robles / carballos, castaños / castinheiros que rodean los pueblos, que junto con la fauna doméstica y salvaje que habita en esta zona del parque ( vacas, caballos, aguilas, jabalies, corzos y lobos), hacen de esta comarca un parque nacional único en Europa. Mención especial a los perros/caó de Castro Laboreiro, excelente raza de perros pastores, típica y autóctona de Castro Laboreiro, que fueron utilizados a lo largo de la historia por los pastores castrexos para defender sus rebaños del ataque de los lobos, y que ahora llevan mejor vida, pués sirven muy bien y son un excelente perro de compañía, noble defensor de su casa. En cuanto a hospedajes y gastronomía, contiene la Vila de Castro excelentes establecimientos de hoteles y posadas rurales, donde dormir por precios desde 36 euros por noche, y poder degustar la exquisita cocina típica del norte de Portugal, con platos de asados (cabrito, cochinillo y bacalao)además de gran variedad de embutidos y jamón ahumados con leña de la zona. Es importante llevar ropa y calzado adecuado al frio, lluvia y nieve, tanto para hacer senderismo en caminos y senderos, como si se realiza la ruta en bicicleta de montaña o en otro tipo de vehículos. Al iniciar la ruta, se pueden dejar estacionados los vehículos, autocaravanas, remolques y otros, en las zonas establecidas en la frontera de Ameixoeira y Vila de Castro. Es obvio que la cámara de fotos debe acompañarnos y estar dispuesta en cada momento del recorrido. Recorrer la ruta que forma parte del Camino/camiño jacobeo/xacobeo que va desde Braga a Santiago pasando por Rio Caldo, Entrimo y Castro Laboreiro, haciendo senderismo, desde el pueblo de Ameixoeira, situado junto a la frontera con España, marco Nº 51 de la frontera, hasta el pueblo/pobo de la Vila de Castro, resulta una "suerte privilegiada" en otoño, invierno o primavera, pués, además de la expectacular orografia de las montañas, paisajes, ríos, bosques y pueblos/pobos que tiene esta comarca del parque nacional de Peneda Xurés, se puede contemplar toda la belleza de esta zona, con importantes nevadas y lluvias, en estas épocas del año.
Senderismo en Paúl do Mar
PR19 - Caminho Real do Paul do Mar
Dos son los senderos que salen desde Prazeres y que llegan a pueblos costeros (Paul Do Mar y Jardim do Mar). El PR19 es uno de esos sendero que enamoran por las impresionantes vistas de la costa Suroeste de Madeira. En menos de 2 kilómetros se descienden 500 metros por un camino amplio y de poca dificultad.
Senderismo en Tavira
Forte de Santo Antonio
(1)
En dirección al Hotel Vila Galé Albacora se encuentra un Baluarte del s. XVI que presenta un estado ruinoso. Aunque abandonado definitivamente en 1840 aún muestra nítidamente su estructura original que justifica sobradamente su visita. Situado en un enclave natural de marisma en la desembocadura del río Gilão, también interesa ver el paisaje que forma la salina y la observación de su fauna avícola. Para llegar, lo mejor y desde España, es tomar dirección hacia el fácilmente localizable Centro Comercial (Continente) y, una vez llegado a la rotonda que facilita el acceso a su aparcamiento, tomar dirección hacia la izquierda por una carreterita estrecha en dirección a la salina.
Senderismo en Funchal
Senderismo en Ribeiro Frío
PR10 - Levada do Furado
Agradable sendero que empieza en Ribeiro Frio y termina en Portela. Solo la ida son 11 kilómetros, así que puede hacerse un poco largo (salvo que contratemos un tour y hagamos solo uno de los tramos). Yo no lo hice entero, calculo que hice un poco menos de la mitad, solo quería tener una idea de uno de los bosques de laurisilva más apreciado de Madeira.
Senderismo en Madeira
Levada do Moinho
No está muy definido el comienzo de esta ruta de senderismo, y el mejor lugar que yo encontré es el cruce entre las carreteras ER 101 y ER 110, cerca ya de Porto Moniz. El sendero va paralelo a la carretera ER 101, desde la que se puede ver algún cartel indicando la ruta. La ruta, llamada así por los antiguos molinos de agua a lo largo de del camino, es bastante larga, unos 10 km, y yo no pude acabarla por el mal tiempo (es una de las zonas más lluviosas de la isla).