Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Choroní?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Restaurantes en Choroní

14 colaboradores

5 lugares donde comer en Choroní

Restaurantes en Choroní
Madera Fina
El chef Carlos Calderón se vino de vacaciones a Venezuela desde su natal Ecuador y terminó quedándose, trayéndose a su esposa y montando un restaurante en Choroní. Este lugar se ha convertido en uno de los sitios más bonitos que tiene para mostrar este pueblo y donde se puede probar el mejor ceviche de la zona. El restaurante es grande, con capacidad para unas 300 personas, el menú es amplio y se consiguen platos con un sabor muy ecuatoriano pero con ingredientes venezolanos. Los cocteles son divinos y Calderón prepara uno con el limón en el cual se prepara el ceviche que acompaña el plato que se pida. Una de las cosas bonitas de este restaurante es el mirador que tiene con vista uno de los acantilados de este pueblo aragueño. El atardecer ahí se disfruta sentado con la vista del mar y el cielo casi sin nubes de este poblado costeño Fotos: Raymar Velásquez @raymarven
Restaurantes en Choroní
Ceviche Choroní
(4)
Siempre vuelvo a Choroní, me encanta. Esta zona de Venezuela tiene algo que atrapa más allá de sus playas y creo que es su gente. Viene a Playa Grande para encontrarme con María NUitter y Virgilio Espinal. Tuve la dicha de conocerlos hace más de diez años y entablar con ellos una amistad de esas que muestran verdadero afecto. Ella del pueblo, el de la ciudad, juntaron sus vidas hace más de 30 años y han emprendido negocios, levantado un hogar y luchado por la cultura de su pueblo. Los he visto administrar un campamento de observación de aves, pintar, hacer perfomances, alquilar habitaciones.para los turistas en el pueblo y esta última aventura que es vender ceviche en la playa junto a su hijo. Ceviches Choroní es una exquisitez de plato que ofrece este matrimonio allí mismo en la orilla de la playa a los visitantes. Dice María que es un trabajo que hacen todos en casa: compran un pescado llamado aguja que a veces pesa unos 25 kilos, lo filetean, lo cortan en cuadritos y lo cuecen en limón y otros secreticos. Lo sirven con cotufas, crispetas o palomitas de maíz. Es una opción sana, divina, muy bien presentada que le da un toque diferente a la costa y nos permite conectarnos con estas personas tan bellas por dentro y por fuera.
Restaurantes en Choroní
Zarandas
(1)
Eso es lo que dice Hilda Saino de su cocina, la llama experimento. Dice habr estado muy relacionada con Chorní y sus sabores desde pequeña. Su casa la tiene justo diagonal a la de la Madre María de San José (sitio turístico) y allí se dedica a cocinar. Su ingrediente favorito es el ñame de palo, una fruta que se da en las costas de varios países de Latinoamérica y que permite hacer recetas dulces y saladas. Con el ñame de palo Hilda hace quesillos y tortas, hace pan, tostones, buñuelos y otras tantas delicias culinarias. Ella abre sus puertas de jueves a domingos, recibe a los turistas y hasta tiene 3 cómodas habitaciones para alojar huéspedes de confianza.
Restaurantes en Choroní
Kandelas Restaurant
(1)
Marcos Acosta llegó a Choroní hace casi 20 años. Buscaba un lugar tranquilo y este pueblo fue ideal para estar en paz, cerca del mar y de sus productos. Esa calme le permitió crear Kandela´s un concepto de restaurante donde ofrece buena música, deliciosos tragos y excelente comida realizada baja su abrazador ingrediente favorito, el fuego. Los turistas que disfrutan del día de playa en la Costa Aragüeña termina la jornada en este restaurante que encanta con su decoración cálida y tropical. Al fondo del local se ve Marcos preparando sus platos, camarones rebozados en cerveza, pescados frescos envueltos en hojas de plátano y su famoso timbal de mariscos. Sobre una piña se hornean los frutos del mar y se gratinan con queso para darles ese toque hace agua la boca.
Interés Gastronómico en Choroní
Las Hallacas de Tibisay
En la época decembrina, los venezolanos solemos preparar un plato elaborado con una masa de harina de maíz, pintadita de amarillo (gracias al pigmento que ofrece el onoto), que envuelve un rico guiso de carnes, aceitunas, cebollas, pimentones y que, dependiendo de la región, se le adicionan otros como el huevo sancochado y picadito, algunos cereales, papa, entre otros. Estas recetas van cambiando de generación en generación, pero lo cierto es que cada una de las familias se reúne en torno a la mesa para su elaboración. No hay nadie que no se involucre de manera directa o indirecta con su preparación. Todos esperamos la fecha en la que la abuelita o nuestra madre prepara tan suculento plato, tal como lo hace nuestra amiga "Tibisay" quien habita en el sector Los Cerritos, Km 36, de la Carretera que conduce a Choroní, en la casa amarilla que está justo al pasar el aviso colorido de la Posada Aves de la Montaña. Sus precios, por el tamaño y la calidad, son increíblemente accesibles. Así que vale la pena. Además, recuerda que con cada compra no solamente colaboras con la labor de esta dulce y atenta dama, sino que también ese dinero es reinvertido en la comunidad, a través de la compra que ella realiza de sus insumos en los distintos locales. Así que te invito a pasar por su casa, eso sí... llámala con tiempo para que ella te prepare el pedido. Recuerda las hallacas suelen prepararse entre enero y diciembre. Si deseas pedidos extemporáneos, pregúntale y ella con gusto te atenderá.