Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Hinojos?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Restaurantes en Hinojos

4 colaboradores

2 lugares donde comer en Hinojos

Restaurantes en Hinojos
Restaurante La Choza
(2)
Saliendo de Hinojos en dirección a Almonte se encuentra el restaurante La Choza, junto a un área recreativa en plena naturaleza. El sitio tiene encanto, con una terraza muy agradable para comer al aire libre y un enorme comedor interior decorado con motivos taurinos donde comer al abrigo de la chimenea en invierno. La carta no tiene mucha variedad ya que aquí se viene a comer carne a la brasa, asada en una parrilla sobre carbón (presa ibérica, churrasco, chuletillas de cordero, chuletón de buey, chorizo criollo...). Todos los platos vienen acompañados de abundantes patatas fritas (quizá algo grasientas). El restaurante es muy grande pero los fines de semana se pone a tope, y no admiten reservas, así que no vayas muy tarde si no quieres esperar una eternidad.
Restaurantes en Hinojos
Restaurante Almoradux
¡Nada mejor que disfrutar de la primavera en plena naturaleza! Y si es con una buena comida, como la que puedes degustar en el Restaurante Almoradux, el día puede ser inmejorable. El restaurante está algo escondido, a unos 2 Km de Hinojos saliendo hacia Almonte y la aldea de El Rocío. Se encuentra en pleno pre-parque de Doñana, en un entorno idílico, rodeado de pinos y de la vegetación típica del bosque mediterráneo propia de la zona. El local es muy amplio (aunque los fines de semana se llena y es mejor tener reserva previa), pero lo mejor es su terraza. Ofrece una carta de lo más variada, centrada en productos de la tierra, con elaboraciones bastante vistosas: diversos entrantes fríos o calientes, pescados de la costa (fritos, a la plancha o a la parrilla), carnes (cerdo ibérico, cordero, guisos de caza, etc), y arroces, así como variedad de postres caseros. Las raciones son muy generosas. No dejes de probar el “solomillo almoradux”, el carpaccio de buey, el paté de perdiz, o el revuelto de ortiguillas y calamares del campo. No es un restaurante barato, pero la calidad y el entorno bien merecen la pena.