Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Ghisonaccia?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Qué ver en Ghisonaccia

5 colaboradores

2 cosas que hacer en Ghisonaccia

Pueblos en Ghisonaccia
Ghisonaccia
Ghisonaccia, población de Córcega, donde la gente habla su propio dialecto y cuyo principal atractivo son sus hermosos parajes naturales. Podemos encontrar palmeras tropicales, viñedos, olivos y naranjos, bosques de castaños y pinos autóctonos, lagos alpinos y fríos torrentes de montaña llenos de truchas. Su seña de identidad es el monte bajo de matorral, perfumado con mirto, que Napoleón creyó oler desde el mar. La costa oriental de la isla ha sido una productiva tierra granjera desde 1945, año en que se terminó de drenar y se acabó con la malaria. En los últimos años se han construido urbanizaciones y hoteles a lo largo de esta costa, en las largas y arenosas playas. Lo más interesante de la zona es Mariana, conocida por su catedral del siglo XII llamada también “La Canónica”. Constituye un escenario perfecto para unas vacaciones junto al mar, con magnolios, bosques de robles y excelentes playas de arena blanca. En las proximidades se encuentra Sartene, un pueblo medieval fortificado, de estrechas calles empedradas y casas de granito gris tiene fama de ser muy religioso y cada año se celebra la ceremonia cristiana más antigua e intensa de Córcega. Para los amantes de las flores silvestres, Córcega es una joya en el Mediterráneo. La mayor parte de la isla está cubierta por el matorral, una maraña de arbustos aromáticos y arboles bajos con flores desde finales del invierno en adelante. Entre la densa variedad se encuentra la rosa silvestre, que salpica el campo con sus pétalos rosas o blanco y la retama amarilla. Hay poblaciones como Girolata a la que solo se puede llegar por mar o a través de senderos y es una muestra de toda esta variada flora. La mejor época para visitar la isla es a finales de la primavera, cuando salen las flores silvestres, y a principios del otoño, cuando la temperatura es suave y no hay muchos turistas. Córcega es conocida por sus buenas rutas para practicar senderismo, aunque algunas también sirven para esquiar en invierno, especialmente en febrero y marzo.
Lagos en Ghisonaccia
Etang de Palu
Un espectacular humedal al borde del mar. En invierno la salida al mar está tapada con un cordón dunas natural, pero en verano, tal como muestran las fotos se abre a mano (o a máquina), para que los veraneantes puedan entrar y salir al mar con sus embarcaciones; y para llenar la laguna de pesca. El humeral está compuesto por una mezcla de aguas dulces y saladas por lo que su vegetación y su "poca fauna" es muy especial, en este sentido muy parecidos a los de mi tierra, el sureste de Alicante; cañizos, vegetación palustre, aves migratorias (cada vez menos), etc. Es una zona con un valor ambiental excepcional y forma parte de una serie de humedales que hay a lo largo de la costa, tanto en dirección norte como sur. Estos humedales están hiper protegidos en Córcega por parte de las autoridades y su estado actual es, en la mayoría de casos, magnífico.., como casi toda la isla.