MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Alta Córcega?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Qué ver en Alta Córcega

617 colaboradores
  • Monumentos
    82 rincones
  • Playas
    43 rincones
  • Paseos
    41 rincones
  • Aire Libre
    33 rincones

294 cosas que hacer en Alta Córcega

Ciudadelas en Calvi
La ciudadela
(10)
La llegada a Clavi es un espectáculo. Uno a lo lejos ya va divisando su espectacular muralla, pronto te das cuenta de la belleza que te espera. Una ciudad de origen genovés, perfectamente conservada se muestra ante tus ojos. Luego llega el momento de pasear por sus calles, de disfrutar de las espectaculares vistas que ofrecen los numerosos miradores de intra muros. En fin, es una ciudad que no te puedes perder en tu visita a Córcega. Muchíííísimo más bonita que Ajaccio.
Puertos en Bastia
Puerto de Bastia
(5)
Bastia es una de las ciudades más importantes de Córcega y por eso posee también uno de los puertos más importantes de la isla. Hasta él llegan cada día cientos de barcos de mercancías y de viajeros dispuestos a conocer este territorio francés. El lugar al que llegan los barcos en gigantesco y siempre se pueden ver inmensos navíos que impresionan. En esta zona se ha creado una grandísima avenida desde la que se puede disfrutar de la belleza del mar mediterráneo, además, si se va andando por ella se llega hasta la parte del puerto más bonita, donde se encuentran amarrados cientos de barcos pequeños. Aquí se pueden ver todo tipo de naves, desde veleros hasta pequeñas barquitas que salen cada día al mar en busca de pescado. Alrededor de esta zona hay numerosas cafeterías y restaurantes que poseen unas terrazas muy acogedoras desde las que se puede disfrutar de unas vistas espectaculares. Pero lo más bonito del puerto de Bastia son los dos pequeños faros que posee y que se encuentran enfrente uno de otro. Son muy bonitos y se puede llegar hasta ellos por una especie de pasarela que han creado entre las rocas. Es un verdadero privilegio poder llegar a esta zona y sentarte en una de las rocas para disfrutar de la belleza del mar y del sonido de las olas. Desde el puerto también se puede disfrutar de unas vistas preciosas de la ciudadela de Bastia, que se encuentra justo al lado del mismo.
Ciudades en Calvi
Calvi
(9)
Desde la Ciudadela puedes dar un paseo súper agradable por las callejuelas de la ciudad. Te esperan unas cuantas tiendas de ropa y de recuerdos y algún que otro restaurante con encanto. Calvi es imprescindible si vas a Córcega.
Pueblos en Brando
Erbalunga
(1)
Erbalunga es uno de los pueblitos y villas medievales que componen la Comuna de Brando (Haute-Corse). Brando tiene varios pueblitos encantadores en el interior y otros cuantos al lado del mar. Cualquiera de ellos es interesante de visitar. Erbalunga es una exquisitez de pueblito. Manteniendo su típica estampa vieja, antigua y de estilo medieval, no parece un pueblo anclado en el pasado. Sus "postal", sus calles, sus plazas y sus comercios, bares y restaurantes, dejan ver con claridad como este pueblito se ha adaptado a los nuevos tiempos, sin dejar atrás en ningún momento su verdadera personalidad. En estas fotos podéis ver vistas desde la entrada sur del pueblo y desde otros dos lugares del interior; las entradas a Mausoleo y Castello. Desde la entrada de estos pueblitos, echábamos la vista atrás y veíamos estas preciosas panorámicas del pueblo de Erbalunga...
Pueblos en L'ile Rousse
Ill Rousse
(5)
Ille Rousse vive del turismo que en la época estival viene en masa a la ciudad y a sus magníficos alrededores, plagados de playas paradisíacas y rincones hermosos. En realidad lo único que NO es muy bonito, es la propia ciudad, una típica localidad turística llena de bares, teterías, restaurantes, tiendas, etc. Aunque si he de decir la verdad es un tipo de turismo con un poder adquisitivo más alto, aquí todo vale un poco más que en el resto de la isla. El ambiente durante todo el día es muy animado (en algunos momentos demasiado), la ciudad se colapsa con la entrada y salida de los ferries que van y vienen a Francia. Mucha gente de un lado para otro, comprando, mirando o tomando algo en una de sus muchas cafeterías.
Playas en Calvi
Playa de Ostriconi
(1)
La playa Ostriconi está lógicamente cerca del camping del mismo nombre, no lejos de L’Ile Rousse. Al llegar, la playa surge bajo nuestros pies. Una vista impresionante que sólo da ganas de una cosa: bañarse. Pero para llegar allí, hay que tener muchas ganas! En efecto, para llegar a la hermosa playa de arena blanca es necesario bajar por un pequeño “sendero” piedra... Pero tras el esfuerzo, la recompensa! Al pie de la colina, algunos brazos de mar penetran en la arena fina; detrás se dibujan las montañas, salpicadas de vegetación. Un paisaje impresionante que no me dejó indiferente. Por supuesto, el baño está permitido, en un agua transparente propio de Córcega, y con la sensación de ser un auténtico Robinson! Yo puedo dejar de recomendar hacer snorkeling (gafas y tubo), y observar el mundo submarino. La playa es tan grande que las toallas nunca están pegadas a otras, y siempre hay espacio, incluso en plena temporada alta! Una playa inusual que se sale de lo ordinario y que hará las delicias de los amantes de la naturaleza y la autenticidad...
Iglesias en Calvi
Notre Dame de la Serra
(1)
Situado a pocos kilómetros de Calvi, en la costa noroeste de Córcega, el sitio de Notre Dame de la Serra es impresionante... ¡Qué sensación cuando llegué! Un extraordinario panorama se abrió ante mí... Desde ahí se domina todo el golfo de Calvi. Se puede ver la ciudadela, el puerto de Calvi con las idas y venidas de los ferries... Es posible distinguir los distintos tonos de los colores del mar, dando la impresión de estar observando un cuadro verdaderamente auténtico! A la izquierda se dibuja la montaña, con rocas y arbustos que se reparten el espacio. Una capilla preside el centro del sitio, y, junto a ella, una estatua de la virgen de color blanco puro, da la bienvenida a los visitantes. Ambos datan de 1950. Es un ambiente tranquilo y relajado; me quedé allí por un momento para contemplar la inmensidad del paisaje que se abría ante mí. Un poco más abajo hay un pequeño camino que permite acceder al sitio de Notre Dame de la Serra a pie desde Calvi. Una experiencia única, cuyas imágenes están todavía muy presentes en mi memoria.
Ciudades en Corte
Corte
(6)
Corte fue todo una sorpresa. Sí, su ciudadela es famosa y está catalogada como Patrimonio de la Humanidad, eso aseguraba que la visita iba a merecer la pena. Con lo que no contábamos fue con el resto de la ciudad, un auténtico museo gigante. Sus casas viejas y sus casas reviejas. Sus fuentes centenarias, sus rincones medievales, sus escalinatas, sus cafeterías, sus terrazas o sus callejuelas..., son una delicia para el turista. Aquí nos quedamos durante casi tres días, para poder disfrutar bien la ciudad.
Playas en Lumio
Playa de la Arinella
(2)
Las playas corsas son famosas por su autenticidad y por la preservación de la naturaleza. En Calvi, al noroeste de Córcega, no se rompe esta regla. De la ciudadela al centro de la ciudad, la playa es verdaderamente larga. Un pinar bordea toda su extensión, componiendo un paisaje inolvidable. Sin tiempo que perder, me moría de ganas de llegar a esta playa y de disfrutar de los placeres de un baño! Desde el momento en que llegué me sentí en total armonía con la naturaleza, avanzando entre los pinos cuyo olor me recuerda al de las vacaciones. Finalmente pude colocar mi toalla sobre la arena fina. Y, frente a mí, una vista extraordinaria de la ciudadela y de la localidad de Calvi, y un agua transparente que invita a relajarse… Pero hay algo sorprendente en esta playa: mientras estaba tranquilamente tumbado sobre la arena, oí un ruido súbito a lo lejos… Que, para mi sorpresa, era de un pequeño tren azul que pasaba justo por delante nuestro!. Los raíles bordean la costa. La escena es muy simpática, dando cierta originalidad a la playa de la Arinella…
Acantilados en Calvi
Punta de la Revellata
(2)
Córcega y su paisaje de ensueño... La mayoría se imagina pequeñas calas salvajes de aguas azules y transparentes... Imágenes éstas que se hacen realidad cuando se llega a la punta de la Revellata. ¡Una verdadera revelación! Su costa salvaje y fragmentada, y su cabo sobre el golfo de Calvi me dejaron muy buenos recuerdos. Situado a unos 3 km de Calvi, en el noroeste de Córcega, se puede acceder a pie. Para llegar al extremo de la punta es necesario dejar el coche. El lugar es también popular entre muchos científicos, que han descubierto en ella es un enorme campo de estudio. Hay un centro de biología marina en la punta. La calidad del agua es notable (aunque ello no resulta sorprendente), e invita al buceo. El centro de biología marina, Stareso, organiza cursos de buceo para aficionados. Al final de la punta de la Revellata, uno puede dejarse fácilmente llevar por la naturaleza... La tranquilidad se fue apoderando rápidamente de mí, y el tiempo no contaba ya… Fue una experiencia inolvidable.
Plazas en Bastia
Plaza de San Nicolás
(2)
La plaza de San Nicolás es sin duda uno de los centros neurálgicos de la ciudad de Bastia. Esta inmensa plaza reúne en torno a ella numerosos comercios, cafés y restaurantes. De finales del siglo XVIII y principios del XIX, la plaza fue construida sobre el agua. Las aguas del golfo fueron retiradas para construir los cimientos, lo que provocó el derrumbe de numerosos edificios en la época. Se distinguen dos estatuas, una en cada extremo de la plaza. Una de ellas representa a una mujer con su hijo, que ella sacrifica por la guerra: durante la I Guerra Mundial fallecieron la mitad de los hombres corsos, lo que nos lleva a entender el significado de esta estatua en la plaza central de Bastia… La otra representa a Napoleón! Y, atención, es la única estatua del personaje que hay en todo el norte de la isla (hay una segunda en el sur, en Ajaccio). Hay también un kiosco en el medio de la plaza, de principios del siglo XX. El lugar está rodeado de numerosos palacios, que en su momento pertenecieron a acaudalados aristócratas.
Carreteras en Ersa
Cabo de Córcega
(3)
Por fin llegan las vacaciones de verano... Cada año nos vamos a la pequeña tierra magnífica de Córcega! Es fácil encontrar montañas y mar al mismo tiempo en el camino .. Entre las nubes un sol acogedor, una arquitectura pintoresca, antigua, de colores mezclados, incluso en las grandes ciudades. Todas las fotos muestran el paisaje desde el Cabo de Córcega, de oeste a este .. Estando en esta isla el tiempo se para o va más despacio, por lo que se nos quitan las ganas de irnos de este lugar tan tranquilo...
Playas en L'ile Rousse
Playa de Ille Rousse
(1)
Las aguas de Calvi son, como casi todas las de Córcega, una maravilla. La ventaja que ofrecen estas playas, sin embargo, es la posibilidad de darte un baño con una ciudad de épica ante tus ojos. Nosotros, además, contamos con la inesperada visita de estos increíbles bomberos del aire.
Playas en Saint-Florent
(4)
Playas en Nonza
Playa de Nonza
(4)
El Cap Corsé es una pareje único e imprescindible de visitar si se va a Córcega. Se trata de una península de 40 kilómetros de longitud y 10 kilómetros de ancho que está repleta de maquia (es la vegetación típica de la isla, consistente en pequeños arbustos de un color amarillo intenso) y sobre sale en Córcega como si fuera un dedo gigante que está señalando a la Riviera francesa. Es conocida como la isla dentro de la isla y posee unos paisajes accidentados y silvestres impresionantes. Lo mejor que se puede hacer para conocer esta zona por completo es ir en vehículo particular por la carretera e ir parando en cada localidad, porque todas tienen una magia increíble y parece que han sido sacadas de un cuento de niños en el que existen los príncipes y las princesas. Si hay que destacar por su belleza un solo pueblo de esta zona, tendríamos que hablar de Nonza, ya que es la localidad más atractiva de toda la costa occidental del cabo. Nonza se encuentra vigilada por una torre fortificada y está compuesta por varias casas de piedra que parece que van a caerse en cualquier momento por la empinada ladera hacia las profundidades de la bahía. Las calles están empedradas y hacen que el visitante tenga la sensación de que todo el pueblo es de piedra. Además, son muy estrechas y empinadas y son peatonales porque no hay ningún coche tan estrecho como para poder acceder por ellas. En el centro del pueblo hay una preciosa fuente que está coronada por un busto del omnipresente Pascal Paoli, el revolucionario más conocido de Córcega. Los alrededores cuentan con un verdor espectacular, sobe todo, en la época en la que fuimos, abril.
Islas en L'ile Rousse
Isla de la Pietra y sus islotes
La isla de la Pietra y sus islotes son un símbolo de la ciudad. No se puede pasar por L’ile Rousse sin acercarse hasta allí… Estas rocas de pórfido de color rojizo dieron su nombre a la ciudad. Pueden verse de lejos, pero cuando uno se acerca, las perspectivas son diferentes y muestran una nueva cara en la isla de la Pietra. Hay un aparcamiento a la entrada, pero no hay necesidad de tomar un barco, pues a la isla se puede llegar a pie. La forma más agradable de acceder es ir siguiedo el paseo de La Marinella. Saliendo de la playa de la ciudad, situada en el corazón de L’Ile Rousse, bordeando los barcos de recreo, con una vista magnífica sobre la costa. La luz es, como casi siempre en Córcega, excepcional... Cuanto más nos acercamos, mejor se distinguen los islotes que rodean la isla de la Pietra, conocidos como Roccio, Roccetto y Piano. En cuanto a su historia, los habitantes debieron el esplendor de la ciudad a Pascal Paoli, un ilustre personaje conocido con el sobrenombre de "el padre de la nación", que decidió construir un puerto pesquero en la isla de la Pietra, para neutralizar los intercambios comerciales entre Calvi y Génova. Actualmente l’Ile Rousse vive principalmente del turismo: su encanto y tranquilidad, incluso en temporada alta, son más que valorados.
Playas en Belgodère
Playa de Lozari
(3)
Resulta imposible hablar de Córcega sin mostrarse entusiasmado por sus playas... La de Lozari se encuentra a pocos kilómetros de L’Ile Rousse, subiendo la carretera 197. Conocida por sus actividades deportivas, no ha dejado sin embargo de ser familiar. En un entorno natural para soñar, entre verdes, montañas y dunas, sin ningún tipo de edificio o construcción, la playa Lozari es perfecta para disfrutar de no hacer nada... Pero las ganas de moverme y hacer cosas se iban apoderando poco a poco de mí… Y ello fue genial: en la playa hay cabañas que ofrecen todo tipo de actividades, como paseos en catamarán, kayak o incluso jet ski. Nunca había probado eso de la moto de agua, así que, ¿por qué no intentarlo? Y me decidí a probarlo. El monitor me recibió con una gran sonrisa y me tranquilizó en cuestiones de seguridad; me explicó el funcionamiento de la máquina, y todo parecía bastante simple. Así, ataviado con mi chaleco salvavidas, solo quedaba subirme a la moto (no siempre fácil) y arrancar… Con el paso de los minutos fui cogiendo seguridad y permitiéndome dar acelerones. Qué subidón de adrenalina!! Y, después, nada mejor que una breve siesta sobre la fina arena de la playa de Lozari…
De interés cultural en Bastia
Las Légendines
(1)
He aquí una visita guiada muy diferente a las otras. Para descubrir la ciudad de Bastia, nada mejor que las Légendines. Este atípico paseo se propone sorprender al visitante con anécdotas e historias relacionadas con la magia y los sortilegios típicamente corsos. La guía, con una formación específica para esta insólita visita, se fija a veces en detalles muy significativos que sin ella pasarían totalmente desapercibidos. Tuvimos ocasión de conocer los misterios de, entre otros, la leyenda del Cristo Negro, de las cofradías corsas, o de los hechizos siempre presentes en las tradiciones, como el "mal de ojo". En el oratorio de la Inmaculada Concepción, una capilla de una cofradía corsa que ha sido utilizada como iglesia, la guía nos mostró un confesionario escondido en la madera… Nunca se me habría ocurrido abrir la puerta, totalmente oculta en una pared de madera esculpida… Todo el grupo estaba totalmente absorto con las historias que contaba, inmersos en el universo de la cultura corsa, tan llena de sorpresas…