Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Deyá?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Qué ver en Deyá

36 colaboradores

13 cosas que hacer en Deyá

Acantilados en Deyá
Sa Foradada
(26)
La horadada, la agujereada, si lo prefieren, es todo un símbolo del noroeste mallorquín. Se dice que este promontorio estuvo apunto de ser propiedad el Archiduque Luis Salvador de Habsburgo-Lorena, que se hizo en poco tiempo con S'Estaca y Miramar, preciosas fincas de olivares y bosque que se pueden vislumbrar desde el mirador que nos permite ver la roca. Al parecer el noble alemán sentía una atracción irrefrenable por la gran roca, pero su bolsillo no le permitió cumplir sus sueños de posesión. Hoy en día, tal y como ha sido siempre, la punta de roca sigue impasible los caminos de la naturaleza y la historia, sin más dueño que el viento que pasa a través de su enorme oquedad y los ojos de los visitantes que desde arriba lo admiran mientras admiran la puesta del sol con una bebida entre sus manos. A lo mejor la mayoría de ellos no saben que ese agujero que tanto atrae, fue cobijo durante siglos, del águila pescadora mallorquina, y que aún hoy puede verse el lugar exacto donde construía su nido. Seguro que no.
Pueblos en Deyá
Deià
(17)
Situado en la vertiente noroccidental de la Sierra de Tramuntana, el municipio de Deià es el quinto término más pequeño de Mallorca, con una extensión de 15,11 km2. Su población es de 840 habitantes (2007), con una densidad inferior a la media de otros municipios. Pese a ser pequeño, Deià es uno de los municipios de Mallorca que mejor se conoce fuera de nuestras fronteras. Ha recibido la visita de numerosos personajes ilustres a lo largo de los siglos, desde el Archiduque Luís Salvador de Austria, autor de "Die Balearen", que adquirió la mayoría de las grandes possessions que hoy en día aún se conservan. Otros huéspedes notables de Deià han sido el escritor Robert Graves, que permaneció en el pueblo hasta su fallecimiento y descansa en el cementerio municipal, los escritores Laura Riding y Julio Cortázar, los músicos Mike Oldfield y Kevin Ayers, los pintores Paul Hogarth y Matti Klarwein y el empresario Richard Branson, quien ha reconvertido las possessions de Son Moragues y Son Canal en el famoso hotel La Residencia. Lo que no me pude perder al visitar este lugar fue el Museo de Son Marroig. El tema principal del museo es el Archiduque Luis Salvador y tiene unas vistas espectaculares al mar.
Calas en Deyá
Cala Deiá
(6)
La cala de Deiá es, como el pueblo de Deiá, un paraíso en esta tierra. Agua de una transparencia inaudita, canto rodado y arena, un chiringuito buenísimo con unas vistas soñadas, y, cerrando la bahía, piedras grandes y lisas, ideales para treparte y, apartado del mundo, tomar sol. La mejor hora: La mañana hasta el mediodía. El sol da justo y la cala es casi tuya. Por nada del mundo te pierdas la pista que sale desde arriba del chiringuito y va hacia Soller. Entre pinares, precipicios y calas inaccesibles, la Costa Tramontana se muestra en todo su esplendor.
Miradores en Deyá
Mirador de Na Foradada
(4)
Desde este mirador situado en la costa oeste de la Isla de Mallorca, en la sierra de la Tramuntana, se pueden disfrutar de una puestas de sol simplemente maravillosas mientras tomamos algo para refrescarnos. Se puede observar como el Sol se oculta en el horizonte rojizo, donde el cielo y el mar se funden. También es posible cenar en el restaurante que allí hay.
Senderismo en Deyá
Deiá: Senderos de los Ribassos y de sa Vinyeta
(1)
Una de las delicias de Deiá es llegar o regresar de la cala por alguno de sus dos senderos. El Camí de sa Vinyeta recorre campos de olivos y plantaciones de naranjas. Es precioso, tienes que sortear rústicas cercas y te topas cara a cara con inofensivos burros. El Camí de los Ribassos es muy verde y frondoso. Es ideal para regresar de la cala cuando el sol ya está muy fuerte, porque es más sombreado y tiene, ya llegando a Deiá, una fresca fuente. En cualquiera de los casos, la duración es de 30/40 minutos. Los caminos están bien señalizados.
Acantilados en Deyá
Son Marroig
En Agosto unos amigos mallorquines me llevaron a unos rincones de sueño en la parte oeste de Mallorca recorriendo toda la zona montañosa de la isla.Entre todos , me quedo con Son Marroig cerca de Deiá, un sitio digno de ser pintado con aguas transparentes y ideal para bañarse o ir en barco.
Miradores en Deyá
Miradores del Archiduque
(2)
Uno de los aristocráticos visitantes de Mallorca que han pasado a formar parte de su historia romántica fue el archiduque Luis Salvador de Austria. La escarpada zona de acantilados de la sierra de La Tramuntana llamó tanto su atención que decidió construir algunos miradores en los sitios más espectaculares. Cerca de la residencia que se mandó hacer en Son Marroig está su mirador favorito, con asombrosas puestas de sol. Casas rurales Deyá: Http://www.Toprural.Com/baleares/mallorca/casas-rurales-deya_rm-es-7018.htm
De interés turístico en Deyá
Atardecer en Deia
(1)
El atardecer más bonito que recuerdo en mi vida
Museos en Deyá
La Casa de Robert Graves
(1)
El poeta y escritor Robert Graves (1895-1985) vivió en Deià, Mallorca desde 1929 hasta su muerte. Está enterrado en el hermoso cementerio junto a la iglesia. Su casa en Deià fue adquirida por la Fundació Robert Graves y ha sido acondicionada y adaptada para visitarla. Está abierta al público desde el verano de 2006. Cómo llegar En autobús: línea número 210 desde Palma, Valldemossa o Sóller. Paradas: Deià o s’Empeltada. Para horarios visitar la web de Transport públic de Mallorca En automóvil: El parking más cerca de la Casa de Robert Graves está junto a la parada de autobuses de s’Empeltada (cuatro minutos a pie) Visitantes con movilidad reducida pueden apearse en la misma Casa. A pie: son unos ocho minutos por el paseo peatonal desde Deià. Coordenadas GPS: Lat 39°45’10.72″N; Long 2°38’50.11″E Visita recomendada para los amantes de la literatura, además pueden disfrutar de un entorno precioso y único: Deià, uno de los pueblos con más encanto de Mallorca. También pueden pasear hasta Cala Deià después de hacer la visita a la casa, un paseo también altamente recomendable.
De interés cultural en Deyá
Via Crucis de Deiá
Subir al cementerio de Deiá se ha convertido en uno de las obligadas visitas cuando llegamos al tranquilo y precioso pueblo mallorquín. Y como veremos luego, vale la pena. Pero no es fácil ni monótona la subida hasta él, ya que una empinada y empedrada callejuela, bordeada de cipreses, pequeñas huertas y alguna que otra casa, es el único camino para poder disfrutar del enclave. La pendiente no es difícil, ni costosa, pero si eres cristiano practicante tienes un "plus" añadido, ya que en todo el camino debes parar 14 veces para rezar delante de cada una de las estaciones de un precioso Vía Crucis hecho en arcilla y azulejos. Cada estación fue donada y es mantenida por una familia local desde el siglo XVIII, propietarios de "possessions", instituciones o particulares, como Fomento de Turismo de Mallorca. Si no eres cristiano, el mero hecho de detenerte ante ellas, y observar la inocencia del trazo y la sencillez del conjunto, será suficiente para conmover tu alma, que al fin y al cabo es lo que se buscaba..¿o no?
Cementerios en Deyá
Cementerio de Deiá
Tras haber dejado atrás la empinada cuesta del Vía Crucis y llegar a la iglesia, lo que debe habernos costado, tan sólo un pequeño esfuerzo se convierte en una satisfacción. Los muros del templo parecen guardar el secreto de este pequeño cementerio que alberga las tumbas de personajes ilustres que habitaron el municipio, como Antoni Gelabert o Antoni Ribas, entre la sangre real de los Lorena. Pero sin duda, este enclave que tiene una de las más maravillosas vistas de Mallorca, atrae a amantes de la literatura de todo el planeta para ver el lugar de descanso de uno de sus grandes, el poeta y escritor Robert Graves. Enterrado en 1985 en su adorada Deiá, donde vivió desde 1946, la tumba apenas si mide lo que un cuerpo humano, y sobre ella, alguien escribió sobre el cemento fresco el nombre del genial Graves y debajo su oficio, poeta. Aparte de la visita a este más que ilustre habitante del antiguo camposanto, que data del siglo XVII, recomiendo sentarse en el murete que acoge varias lápidas y tumbas que hacen marco al mar y disfrutar de una tranquila panorámica de la isla y del Mediterráneo que seguro que no dejarán a nadie indiferente,
Museos en Deyá
Museo Arqueológico de Deiá
El Museo Arqueológico de Deiá(Deyá)es un pequeño museo que fue fundado en el año 1962 por el Dr. William H. Waldren y se destaca por su colección arqueológica y también por el diseño interior. El museo está ubicado en un molino reconvertido, uno de los edificios más antiguos del pueblo medieval de Deià.Fue renovado de manera de dar la sensación de encontrarse en las cuevas donde una gran parte de los hallazgos se han descubierto.
Museos en Deyá
Museo monestir de Miramar
El Monasterio de Miramar, ubicado en la posesión del mismo nombre, en el término municipal de Valldemossa, fue fundado en 1276 por Jaume II, a petición de Ramón Llull, para acoger un colegio de misioneros dedicado a la enseñanza del árabe y otras lenguas orientales, con el objetivo de preparar a frailes para convertir infieles al cristianismo.
Actividades en Deyá y cerca
Tours y visitas guiadas
Tour de misterios y leyendas de Palma
(16)
7
Civitatis
(12)
18
Excursiones
Barco a Sa Calobra desde Sóller
(1)
30
Tours y visitas guiadas
Excursión en moto de agua a Formentor
(1)
190
WOW
Excursiones
Ferry a Ibiza con Balearia
(2)
50
Excursiones
Excursión por el sur de La Palma
(1)
42
Civitatis
(1)
59
Civitatis
78
Entradas
Entrada al Museo Rafa Nadal
18
Sáltate las colas