Madrid
Experiencias de los viajeros en Anina
--
Cargando...
Malclown

Quiero compartir un bar que conocí...

Quiero compartir un bar que conocí recientemente y que me ha conquistado por todos los flancos. Siendo yo asiduo de la plaza de la Cebada, no entiendo como se me ha podido escapar hasta ahora el Anina.

Nada más cruzar sus puertas el acogedor ambiente me sedujo. El suave jazz que estaba sonando, la cálida luz cabaretera que empezaba a reclamar su sitio tras la caída de la tarde y el ESPECTACULAR olor a tarta de frambuesas, de queso y de chocolate que me hizo desistir del plan cervecero al instante.
Porque concibo el Anina para el café, para la tarta; pero también para las lasañas, la tosta de pollo y queso de cabra, la de berenjenas y bacon…también para el gintonic o el mojito, para el caipirinha o el daiquiri. Y todo al ritmo del jazz más relajado.

El Anina también cuenta con su escondido “espacio verde” (no hablo de nada ilegal; ya sería la leche…) sino un salón chill-out con césped artificial y cojines donde reservar cenas o comidas en grupo o reuniones de trabajo en otro tipo de ambiente y que es un auténtico salón reservado al que cualquiera puede acceder si avisa con tiempo.
Comparte tu experiencia Tus opiniones y experiencias sobre Anina ayudarán a otros.