Disfruta más de tus viajes
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Madrid?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Corredera Baja de San Pablo

3 opiniones sobre Corredera Baja de San Pablo

Nina*

Pequeña y pintoresca

Bien

La Calle de la Corredera Baja de San Pablo tiene una concentración típica de las pequeñas tiendas de Malasaña: zapatos de moda, ropa vintage, tiendas de segunda mano, aparatos de todo tipo, que se mezclan con antiguas mercerías, tiendas de comestibles y otros bazares chinos. Las vitrinas más rebuscadas están lejos de las principales marcas de venta de Gran Vía, y atraen a decenas de "shoppeurs" trendy-chic, unos pocos artistas en busca del último accesorio a la moda y un nuevo toque de originalidad discreta a su intachable imagen. La pequeña y pintoresca calle, pavimentada y colorida, merece ser

Leer más
+2
Alberto Sen

Contraste

Excelente

Esta calle está bastante bien. La conocía poco, pero un día entrando por la Plaza de la Luna para llegar a la zona de Malasaña, pasé por ella, la recorrí entera y fui haciendo fotos a rincones tanto nuevos y decorados vintage, como a tiendas más clásicas, de las de toda la vida.

Curioso el contraste.

+3
Analía Plaza

¿El nuevo Madrid?

Excelente

De la Plaza de la Luna nace la Corredera Baja de San Pablo, que por el otro lado empieza en la Plaza de San Ildefonso y enlaza con su hermana mayor, la Corredera Alta. No sé si a estas alturas aparece ya en las guías de viaje, pero si no lo hace, debería. Esta calle es puro Madrid y reflejo de nuestra historia más reciente: entre mercados, bares y tiendas de ultramarinos de las de toda la vida emergen los locales del nuevo 'soho madrileño'.

Su origen me parece una fiesta. Cuenta el Diccionario Enciclopédico de Madrid que, cuando había verbenas, ambas calles se llenaban de puestos de frutas y flores. "La gente se iba de romería o de 'corredera', lo que dio denominación a lo que posteriormente serían dos calles muy comerciales", explica. Y tan comerciales: para que os hagáis una idea mejor, una crónica de 1928 del periódico ABC (de un día que un toro y una vaca 'sembraron el pánico en la ciudad' porque quedaron sueltos... cosas de la época, pero ésa es otra historia) describe el movimiento del lugar. "Las numerosas compradoras corrían en todas direcciones y ante las reses se abrían enormes claros, donde abundaban las cestas, bolsos de mano y redes repletas de vituallas...".

Leer más
¿Conoces este lugar?
Ayuda a otros viajeros a descubrir con tu experiencia y tus fotos