Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Autilla del Pino?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Restaurantes en Autilla del Pino

5 colaboradores

2 lugares donde comer en Autilla del Pino

Restaurantes en Autilla del Pino
Bodega Los Arcos
(3)
Cómo experiencia gastronómica, muy buena, y como experiencia turística mucho mejor. Me explico: Tienen una carta muy amplia para comer lo que quieras, picoteo típico, ensaladas variadas,revueltos... pero destacaría las carnes a la brasa y los postres caseros sobre todas las cosas. El combinado de carnes y las tartas de queso, de chocolates y de hojaldre fue lo que mas nos gustó. Pero lo que triunfó fue el lugar. La bodega es única y sus arcos también.La decoración del local... se está muy a gusto. Y los alrededores de la bodega también merecen mucho la pena para ir tranquilamente un día con tiempo. El Mirador que hay encima tiene unas vistas espectaculares, y si esperas a la puesta de sol antes de entrar a merendar, veréis unas puestas de sol de postal! Hemos ido en pareja, con amigos, con la familia, con visitas de fuera para impresionarles y siempre hemos triunfado, os lo recomiendo!
Restaurantes en Autilla del Pino
Bodega Mirador de Campos
Aprovechando este fin de semana la visita de mis amigos asturianos y queriendo enseñarles alguno de los lugares más típicos de la provincia palentina, nos decidimos a llevarles a esta bodega de Autilla del Pino, famosa por su cocina casera y castellana, y sobre todo porque es muy muy rústico, ya que la bodega está tal cual estaba hace 10 años cuando yo fui. Además quisimos pedir sus platos más típicos, pidiendo prácticamente de todo: Chorizo frito al vino, jijas palentinas, revuelto de la casa, setas a la plancha, champiñones al ajillo, etc... Y personalmente lo que más me gusta y siempre pedimos son las chuletillas de cordero hechas a la brasa con patatas fritas y luego lo acompañamos de ensalada mixta, la cual fue tan grande que sobró la mitad. De postre nos sorprendió el borracho que era una especie de natillas, con bizcocho emborrachado que gustó mucho, y por supuesto acabamos la comida con café de puchero.