MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Escuaín?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +
¿Dónde quieres ir?

Qué ver en Escuaín

18 colaboradores

9 cosas que hacer en Escuaín

Reservas Naturales en Escuaín
Valle de Escuaín
(1)
Hoy no ha parado de llover en todo el día. La verdad es que llevamos una semana de muy mal tiempo, pero como el tiempo no es más que una incógnita en nuestro viaje, lo más que hacemos es adaptarnos y disfrutar de lo que toca; y como hoy el día a salido para no moverse mucho de la caravana, aprovecho un rato para contaros un poco de la magia de este Valle, Escuaín. Este era el único de los cuatro Valles del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido que aún no conocía y para mi grata sorpresa he encontrado aquí rutas a través de senderos mágicos, impresionantes paisajes tan impactantes como las Gargantas de Escuaín o del río Yaga, el circo Glaciar de Gurrundué, la gran mole caliza de el Castillo Mayor, barrancos, pozas, cascadas, bosques,… además de la variedad de vida que habita el Valle y que, la falta de visitantes hace posible contemplar, yo he podido ver a los magníficos Quebrantahuesos (se les ve casi a diario por todo el Valle, sobre todo en época de cría) , zorros, sarrios, buitres,… El Valle de Escuaín se sitúa al sureste del macizo de Monte Perdido; al norte tiene el Valle de Pineta y al oeste el Cañón de Añisclo. Pasa a formar parte del Parque Nacional de Ordesa Monte Perdido (también Reserva de la Biosfera) desde el año 1982. Entre el Collado de Cuello Viceto y el circo glaciar de Gurrundué nace el río Yaga, que enseguida vuelve a esconderse en un profundo barranco que conocemos como las Gargantas de Escuaín, que son el principal atractivo de este Valle; pero no es ese todo su encanto, bocas, simas, cuevas, fajas, viejos bancales ahora en desuso (a excepción del ganadero),desniveles, prados, la poderosa presencia del Castillo Mayor; naturaleza en estado puro, sarrios, buitres, quebrantahuesos, marmotas, urogallo,… soledad ante la tan presente fuerza de la naturaleza. El mejor aliciente es la poca afluencia de gente (a diferencia del resto de Valles del Parque Nacional), debido a que en el pueblo de Escuaín no hay más que una oficina de turismo, el resto del pueblo se encuentra deshabitado casi todo el año (lo que para mí, que llevo la casa a cuestas, es un gusto, pero la mayoría de la gente que llega aquí se queda un poco sorprendida de que en el pueblo no haya nada de nada); con la llegada del buen tiempo el turismo que más abunda en el Valle es el de los centros de barranquismo. Para mi es vivir por un tiempo en un lugar apartado de casi toda civilización, en medio de la naturaleza en el rincón más del Parque mientras recorro las rutas que se adentran en Él y me muestran sus tesoros. En la Gloria.
Senderismo en Escuaín
Excursión de Escuaín a "La Valle"
(1)
Después de la ruta de los miradores, esta sería la 2ª ruta más sencilla que podemos hacer desde el pueblo de Escuaín. Tomamos la pista sale junto al pueblo dirección al Gr15 y continuamos por esta pista que va ascendiendo suavemente en los 6km de recorrido que tenemos hasta llegar a la Valle. El camino es muy agradable y muy fácil de seguir. Una vez en la pista, si nos fijamos en la montaña que hay a la derecha podemos observar una zona grande con la valla de piedra, aquí es donde se alimenta a los quebrantahuesos, si coincide que el día de visita es día de comida el espectáculo está asegurado, un gran número de aves se acercan hasta el comedero a saciar su apetito , primero los buitres, luego los quebrantas, algún zorro despistado e incluso corzos podemos contemplar en esta sencilla ruta (si la zona está tranquila de gente). Un paseo delicioso y una oportunidad única de contemplar al único osteófago de la naturaleza, magnifico.
Senderismo en Escuaín
Excursión desde Escuaín a Cuello Viceto (2010m)
(2)
Para alcanzar este collado (Cuello Viceto) que separa los valles de Añisclo y Escuaín, tenemos 2 opciones: Salimos desde el pueblo de Escuaín y ... 1-Podemos continuar caminando sobre el filo de pico en pico desde la subida a Cuello Ratón (que ya os conté) por la línea imaginaria que une los distintos picos pasando el Tozal Lascal, luego Forquetas, Sorripas y por último Vasones, antes de llegar hasta el Cuello Viceto (hacemos el recorrido subiendo y bajando estos montes, ya que cruzar los montes a media altura es muy sufrido para los tobillos por tener que caminar tanto tiempo en pendiente). 2-La segunda opción es alcanzar Cuello Viceto desde la Valle. El camino hasta la Valle es una pista bastante ancha y con una pendiente suave hasta llegar a la zona del comedero de los quebrantahuesos (esta ruta también os la he contado ya) y luego continuar ascendiendo en dirección a Cuello Viceto, que se ve al fondo; nosotros tomamos la primera opción para la ida(ya que al ir caminando sobre los picos las vistas en 360º de todo el recorrido son realmente impactantes a ambos lados de las montañas) y esta 2ª opción a la vuelta, y como el río en agosto no lleva apenas agua bajamos por su cauce sin problema. Al llegar a Cuello Viceto tenemos unas vistas magnificas, el Cañón de Añisclo, al fondo el pico de Añisclo y las tres Marías, el valle de Escuaín, el embalse de Mediano, sierras, cañones, picos,… …magnifico, sobre todo en verano que los lugareños sueltan a vacas, caballos y cabras para que pasen el verano libres por el monte, y si a eso le sumamos la casi segura vista de sarrios, quebrantahuesos, buitres y algún zorro , alguna nos vemos de pronto inmersos en una estampa que diría de lo más bucólica, pero en realidad es acojonante. Y si te ha sabido a poco y aún no quieres volver, como casi todas las rutas esta también puede continuar, podemos descender desde aquí hasta el cañón de Añisclo y una vez abajo continuar la ruta hacia la Font blanca o hacia la ermita de Urbez, tú decides.
Senderismo en Escuaín
Excursión al Puente los Mallos
Si la excursión hasta la Valle se te hace corta, puedes continuarla ruta hasta el puente de los Mallos, el recorrido desde la Valle son un par de kilómetros más (en total desde el pueblo hasta aquí unos 8km), casi todo de bajada. El camino abandona la pista una vez llegamos a la Valle y a partir de aquí es un sendero estrecho pero muy fácil y bien indicado que cruza el río y continua descendiendo por una senda que se vuelve más oscura a medida que perdemos altura y nos adentramos en zonas boscosas. El Puente de los Mallos atraviesa esta zona inaccesible del río sobre las paredes de roca conectando así las dos vertientes del Valle separadas por esta impresionante y profunda grieta. Podemos volver por donde vinimos, seguir la ruta de la que este recorrido forma parte (la circular de Escuaín) pasando por el pueblo de Revilla o tomar la senda colgada (que ya os contaré, pues es impresionante), vosotros elegís según las ganas.
Senderismo en Escuaín
Circuito de los miradores, Escuaín(P.N.Ordesa y Monte Perdido)
(1)
La ruta más sencilla y popular del Valle de Escuaín es esta, el circuito de los miradores; en los 20-30 minutos que dura el recorrido de este agradable paseo, descubrimos los impresionantes alrededores que rodean el pueblo de Escuaín, barrancos, cascadas, moles de roca como el Castillo Mayor, el descenso de las Gargantas y podemos imaginar desde aquí arriba los secretos que ofrece en sus rutas a través de pueblos, montañas, barrancos, ríos…y con suerte y paciencia , echando un ojo (mejor unos prismáticos) podemos encontrarnos aagún- casi extinto- Quebrantahuesos (en los alrededores viven algunas parejas y se acercan hasta aquí al comedero que hay en La Valle). El recorrido es muy sencillo, cruzamos el pueblo por un camino que sale junto a la oficina de turismo y seguimos la senda circular pasando por los tres miradores para terminar de nuevo junto a la oficina de turismo. Un buen aperitivo para abrir boca a este Valle del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.
Acantilados en Escuaín
La Garganta de Escuaín
(1)
La Garganta de Escuain en el Río Yaga es algo mas que un Valle dentro de La Comarca del Sobrarbe.De constitución Calcárea es como una enorme Diaclasa Kárstica de 7140 metros de Longitud y 1151 de desnivel en su recorrido que divide en dos este Profundo Rincón Altoaragonés así como a sus Pequeñas y Pintorescas Localidades.Así casi una enfrente de otra y teniendo las dos pistas forestales de acceso se encuentran Revilla y Escuaín esta última dando nombre a la Garganta,pero separadas por esta hay que coger un Camino que baja al Fondo del Río Yaga y volver a subir hacia la otra Vertiente entre Vericuetos y Andurriales Selváticos.Merece la pena hacer este Recorrido y de paso en el Fondo de La Garganta Recorrer ésta en todo lo posible teniendo en cuenta que nos hayamos dentro de un Parque Nacional aunque su Recorrido no está Prohibido deberemos de ir con las debidas Precauciones Montañeras.Sobre la Profunda Garganta se encuentra Presidido el Valle por Las Tres Marías Picos que alcanzan los 2781 metros de Altura y que son la continuación de las Crestas del Valle de Pineta al que Escuaín está situado en su Vertiente Sur.Mas al Este el Pico Montinier que alcanza los 2556 metros de altura y por cuyo Collado se pueden Comunicar los dos Valles.Propio del Valle de Escuaín está el Castillo Mayor de 2020 metros de altura y en la Lejanía casi al final de las Tres Marías y antes de las Tres Sorores con el Macizo del Monte Perdido por su Cara Sur Tenemos en Escuaín el Majestuoso Circo Calcáreo de Gurrundué frecuentado casi solamente por Espeleólogos.Se puede contemplar Todo Esto y mas desde el Paseo que con sus Miradores recorre la Parte Superior de la Garganta de Escuaín así como Pernoctar en este Bello Pueblecito Pirenáico en el Albergue que en Él se encuentra.Todo un Lujo de Soledades por muy poco dinero si es que elegimos el Albergue para pasar la Noche o incluso mas barato si decidimos bajar después del Atardecer y de Contemplar sus Bellas Puestas de Sol.
Senderismo en Escuaín
Excursión por el GR15 hasta Cuello Ratón
Junto a la carretera que llega a /y termina en Escuaín, pasa el GR15; tomamos en el sendero que conduce a La Valle hasta encontrar las marcas rojo-blanca del desvío del GR (junto al pluviómetro) y lo seguimos en dirección Bestué. El primer tramo del camino es de piedra, el curso de un río que muy pocas veces lleva agua, el camino empieza en una pendiente que se va volviendo más dura a medida que ganamos altura, una senda de bojes hasta llegar a un bosque de pino negro con una fuerte pendiente. Tras una zona sin apenas vegetación llegamos a la nieve, que a estas alturas de mayo se resiste a marchar. Es una nieve blanda, pero hay tramos donde el palo se hunde más de medio metro, así que llegamos arriba tras unos 500m de desnivel, con algo más de dificultad de lo normal por los tramos de nieve, pero sin problemas. Ya desde el collado conocido por Cuello Ratón(1684m), que está a los pies del Castillo Mayor, podemos deleitarnos con unas vistas de infarto girando 360º sobre nosotros mismo, el valle de Escuaín con sus Gargantas profundas (jeje), los Sestrales y el barranco de Arrés, al fondo el embalse de Mediano, la Sierra , vamos, impresionante. Caminamos sobre el filo de los montes en dirección Cuello Viceto, contemplando la gran belleza de lo que nos rodea mientras pasamos el Tozal San Martín (1775), luego el Tozal de Cachillofuso (1812) para descender después por el lado izquierdo al comedero de Quebrantahuesos. Una vez aquí podemos regresar por el Camino que lleva desde La Valle a Escuaín, son 5 Km. O volver por la Senda Colgada (una ruta impresionante que ya os he contado),esa fue mi elección, pero llegué reventá.
Pueblos en Escuaín
Escuaín pueblo
Un caballo blanco (al que apodamos “Temeroso”), 15 gatos y un rebaño de unas 50 cabras es el comité de bienvenida que nos recibe al llegar a Escuaín un lunes al anochecer, el resto del pueblo parece un fantasma. Desde Ainsa seguimos por la A138 como si fuéramos a Bielsa y nos desviamos en Escalona y ya va indicando la carretera hacia las Gargantas de Escuaín; tras unos 15km (+/-) por una sinuosa y estrecha carretera llegamos a este pueblo casi abandonado rodeado de un paisaje espectacular (sorprende que siendo ésta la entrada del Valle de Escuaín y partiendo de aquí las rutas al interior Valle no haya en el pueblo ni un solo comercio, ni viva nadie en Él) Ya veo asomar en las rutas los cientos, miles de tallos de lirios que dentro de poco florecerán por todas partes dándole a la alfombra verde ese tono lila-azulado. El único servicio que ofrece el pueblo es la oficina de turismo (a partir de primavera abre todos los días de 9 a 19) en la que la simpática Rosa o su compañera igual de amable Cristina, están para cualquier consulta sobre las rutas o un ratito de charla en el que descubrir historias sobre el Valle, el pueblo, sus gentes… En la oficina nos dan mapas de las rutas y podemos observar la vida en directo de los quebrantahuesos, ya que hay una cámara emitiendo en directo desde el comedero. Unos días de rutas nos dejan con ganas de más, así que por mi parte pienso volver a seguir explorando los alrededores.
Senderismo en Escuaín
Excursión Senda Colgada (Escuaín)
Esta es una de las ruta más complicadas del Valle, no por dura físicamente (no es la más larga, ni la que cuenta con mayor desnivel), sino por ser la peor indicada y la que tiene más impedimentos en el camino, la más salvaje,menos transitada y por ello para mi gusto la mejor ruta de Escuaín. Para llegar a la senda colgada, tenemos que dirigirnos desde La Valle en dirección al puente de los Mallos, y antes del puente tomamos un desvío a la derecha que indica: Revilla. En cuanto entramos en la senda la vegetación gana terreno al sendero y es fácil encontrar obstáculos en el camino que dificultan nuestro paso (desprendimientos de roca, árboles caídos y alguna zona por la que resulta difícil encontrar la senda). Hay que hacer la ruta cuando el río lleva poco agua, ya que tendremos que cruzarlo hasta 3 veces y la tarea se vuelve complicada cuando baja mucha agua (os dejo las fotos de las 3 cascadas que cruzamos, mojándonos claro). La primera vez que hicimos la ruta, en lugar de cruzar el río (que parecía imposible), continuamos la senda que descendía junto al río, para descubrir ya abajo que ese no era el camino , así que volvimos sobre nuestros pasos para descubrir que a pesar de que parecía imposible tener que cruzar el río en ese punto, era el único camino (pero, claro,tener que meterse en el agua helada hasta las rodillas no apetecía mucho; además la zona de paso da a un barranco que con tanta agua acojona un poco, pero no hay otra opción); cuando apenas baja agua hace que no sea tan bonito pero si más fácil cruzar el río. Continuamos el camino siguiendo los mojones y la intuición(porque la senda ya se ha vuelto a tramos invisible) , los dos siguientes pasos por el río no tienen mayor complicación que la de evitar escurrirse con la roca húmeda; hay un par de puntos en los que hay que ascender por unas zonas en la que se acumulan rocas y troncos desprendidos que no están muy claras, pero si nos fijamos descubriremos algún mojón que seguir y si vamos con cuidado lo único que nos pasará será arañarnos con alguna zarza o rozarnos con alguna picajosa ortiga, aparte de esto, y de la cuerda por la que hay trepar para evitar el miedo al vacío a la entrada del pueblo, es una ruta impresionante y por ser la más inhóspita algo mágica (eso sí, no apta para aprensivos). La mejor época del año para hacerla es el verano, que el río no lleva tanta agua.