MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿Dónde quieres ir?
Entrar con Google +

Palacios en Split

9 palacios en Split

Palacios en Split
Palacio Diocleciano
(14)
Uno de los monumetnos más bellos de toda Croacia es sin duda el palacio Diocleciano, que se encuentra en la preciosa ciudad costera de Split. Se trata de un monumento construido por encargo del emperador Diocleciano (de ahí su nombre) entre los siglos III y IV antes de Cristo. Este palacio se encuentra en un estado de conservación magnífico y al encontrarse en el centro de la ciudad hace que Split deslumbre de forma impresionante, tanto, que en 1979, la UNESCO declaró el casco histórico de la ciudad Patrimonio Mundial de la Humanidad. El palacio está formado por una nave rectangular irregular con torres en tres de sus fachadas, la este, la norte y la oeste. La sur no posee torres, pero es la fachada más privilegiada, ya que es la que se encuentra mirando al mar. Además, todo el palacio se encuentra amurallado excepto esta parte. Cada una de las fachadas posee también un portón de acceso que conduce a los visitantes hasta un patio privado. El palacio ofrece una visión de lujo y esplendor, y esto se debe en parte a los materiales que utilizaron para su construcción, que fueron piedra caliza y mármol de alta calidad. Hay muchas zonas para visitar por dentro del palacio. A mi lo que más me llamó la atención del interior son unos pasadizos que actualmente albergan varias tiendas de recuerdos por una parte y un museo por otra. Además, la ventaja que tiene esta zona es que se agracede mucho entrar en verano porque es un forma muy eficaz de evitar el calor y poder estar fresquito, ya que como no posee ninguna ventana siempre hay temperaturas bajas. En verano cientos de turistas visitan esta ciudad y el palacio Diocleciano y por eso, durante esta época se pueden ver actuaciones en el experior del edificio. Por ejemplo, es habitual ver a dos hombres vestidos de caballeros de la edad media que se dejan hacer fotos con los turistas.
1 actividad
Palacios en Split
Peristilo
(5)
El peristilo es un patio monumental, que formaba el acceso norte a los apartamentos imperiales de Diocleciano. Ahora es el corazón mismo del palacio, que sigue siendo una "ruina viva", muy animado, con los turistas por supuesto, pero también en sus gradas hay un bar donde la gente viene a tomar copas, un banco, y la oficina de información turística. El peristilo daba en su tiempo acceso al mausoleo de Diocleciano, que ahora es la catedral Sv Domnio de Split, y a tres templos en la parte oeste. Dos de ellos fueron destruidos, el tercero ahora es un bautisterio. La puerta por la cual se entraba a esta parte del palacio era la más suntuosa, la puerta dorada. Es un lugar mágico, rodeado por las aves que hacen mucho ruido al atardecer, es único. En la arquitectura romana y griega, el peristilo era un lugar con columnas que rodeaba un patio, un lugar de vida más que todo, donde la gente se juntaba para charlar, enseñar y vender sus cosas. Todo el recinto es patrimonio mundial de la UNESCO.
Palacios en Split
Palacio Karepic
Este palacio se encuentra al lado del edificio gótico municipal, en la plaza Narodni, una de las plazas más animadas de Split, especialmente durante la noche. De estilo renacimiento, es un palacio construido para la familia Karepic, una de las grandes familias de comerciantes de Split, que vino desde Trogir, a unos 30 kilómetros de ahí, en el siglo XIV para aprovechar la expansión de la ciudad al nivel comercial y de negocios. Trogir era antes de eso el centro comercial más importante de Dalmacia. La familia se mudó en 1300. Las partes más antiguas del palacio indican que lo volvieron a construir como edificios gótico sobre un edificio románico. Es uno de los más viejos palacios de Split, pero su aparencia actual la consiguió en 1564 durante la época del vicario Ivan Karepic, el último de la familia Karepic que fue dueño de la casa. La inscripción debajo de las armas de la familia en la fachada principal indica las renovaciones del Renacimiento.
Palacios en Split
Palacio Augubio
El palacio Augubio es de la época tardía del gótico, y se encuentra cerca del peristilo del palacio de Diocleciano, en una de las callejuelas estrechas del centro de Split, que salen de la plaza de las columnas. Pertenecía al rico hombre de negocio, que luego hicieron noble, Giovanni Battista de Gubbio, y se construyó en la segunda mitad del siglo XV. Luego perteneció a Jorge de Dalmacia, y fue remodelado en un estilo más barroco. Las partes más antiguas del palacio todavía son de estilo romano, como un fresco que enseña un pavo real, y se encontró en la segunda planta. Hoy, en la planta baja se encuentran negocios de discos y de ropa de moda, que se acomodaron perfectamente de este espacio rico de historia para volverlo un lugar de últimas tendencias. La puerta está ricamente decorada, copiando un poco la del palacio Papalic, y el nombre del dueño original está esculpido debajo de las armas de la familia. Las esculturas se atribuyen a Andrija Alesi, el maestro artesano más reconocido del taller de Jorge de Dalmacia.
Palacios en Split
Palacio de la Puerta Dorada
Este palacio, de Zlatnih vrata, se encuentra al lado de la puerta dorada, la puerta de entrada norte del palacio de Diocleciano, en la ciudad vieja de Split. Es un palacio gótico tardío, del siglo XV, cuya construcción y diseño se atribuyen a jorge de Dalmacia. La familia patricia para la que fue construido no se conoce, pero están sus armas en la parte superior del portal de entrada al patio. después de eso cambió de dueño y perteneció a la familia Cindo, cuyas armas y símbolos se pueden ver en la loggia del patio. El patio con loggia y escalera, la loggia del primer piso y la parte del palacio románico sobre la calle Dioklecijanova se renovaron en 1960. Es un monumento histórico como los demás palacios de nobles de Split construidos entre el siglo XIII y XVII. El patio ahora está abierto, y los visitantes lo pueden aprovechar ya que es un café, con mesas y sillas fuera.
Palacios en Split
Palacio Ciprianis benedetti
(1)
El palacio Ciprianis Benedetti fue construido en 1394, para un noble de Split, Cipriano de Ciprianis, que fue el gobernador de la isla de Korcula, mandado por el rey Tvrtko de Bosnia. En esta época, las islas del mar Adriático tenían una casi independencia, y ser el gobernador de una de ellas era una suerte, ya que eras un privilegiado, y la corona te daba mucho poder e independencia. En 1860, el palacio cambia de dueño, y lo compra la familia Benedetti. Lo que se ve particularmente en este palacio, que se encuentra en un ángulo discreto de la plaza Narodni son sus ventanas con doble columna de estilo románico tardío, cuyo estilo no es común para la arquitectura de la ciudad, y una escultura en relieve de San Antonio el Ermitaño. En este último, se ve Ciprianis, representado como un mecenas y sponsor del ermitaño. La mayor parte de ellos se retiraba en la cercana colina del Marjan y bajaba aparentemente cuando tenían necesidad de algo para pedir que los nobles y ricos comerciantes de la ciudad les ayudaran un poco.
Palacios en Split
Palacio Geremia
El palacio Geremia es un palacio barroco, con un patio interior. Fue construido a mediados del siglo XVII por el escritor y religioso Juraj de Caris, que también era el dueño del otro palacio que lleva su nombre. Las armas de su familia se encuentran en la fachada principal del edificio, y también cerca del pozo, que está en el centro del patio. De Caris era famoso como amante del arte y de las viejas piedras, y en el patio, integró a las paredes partes de antiguos edificios, por ejemplo el fragmento de un sarcófago romano con un alto relieve que describe una escena de centauromaquia, la corrida de los centauros! A partir de la mitad del siglo XVIII este palacio pasó a la familia patriciana Geremia. La aparencia actual viene de una renovación importante en el siglo XIX. Hoy, es un edificio de habitaciones privadas, con, cosa rara en Split, un balcón abierto hacia el exterior, con flores. Puedes pedir a los habitantes que te abran para ver el patio.
Palacios en Split
Palacio Pavlovic
(1)
El palacio Pavlovic es el palacio de estilo renacimiento de una vieja familia patriciana de Split, y es del siglo XVI. Fue extenso en la época barroca por su lado oeste, se le agregó un patio cerrado y un pórtico, y también se renovó la fachada principal. Se encuentra en la parte sur de la gran plaza de la ciudad medieval, Pjaca, y en su época estaba justo en frente del palacio del Rector, que fue destruido durante la guerra. Su gran valor arquitectónico viene de que es uno de los primeros edificios de la fase de planificación urbana fuera de las murallas del Palacio. Si los muros históricos fueron preservados desde que el sitio forma parte del patrimonio mundial de la humanidad de la UNESCO, y ya no se pueden tocar más que para renovarlos en el mismo estilo antiguo, a dentro del palacio hay un mundo moderno, tiendas de skate de surf y de ropa de mujer a la moda reemplazaron las bodegas de los ricos comerciantes.
Palacios en Split
Dragistic de Caris
El palacio o Dragisic De Caris es originalmente un palacio de estilo románico, que data del siglo XIII, con añadidos góticos y renacentistas, adiciones del siglo XVII y la preservación de la parte histórica del edificio en el palacio barroco. Todo esto es el trabajo de Juraj Dragisic, o De Caris en la literatura, un escritor y religioso de una familia patricia de Poljica. Aquí puede ver los brazos de su familia en el patio del portal de la entrada. El palacio fue rediseñado en el siglo XIX. Mientras que la mayoría del palacio de Split está construido para ser cerrado, marcado con el escudo de la familia, que muestra que en la Edad Media vivieron aquí y permitía a los mensajeros y comerciantes identificar el palacio, Dragasic el Palacio está abierto, y se puede ver el patio interior.