MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Pedraza?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Monumentos Históricos en Pedraza

2 monumentos históricos en Pedraza

Monumentos Históricos en Pedraza
Puerta de la Villa
(4)
Pedraza es una de las localidades más turísticas de la provincia de Segovia gracias al intenso trabajo de restauración y rehabilitación que se ha hecho para que vuelva a mostrarse como la antigua villa medieval amurallada que fue en su día. Este proceso de recuperación también le ha supuesto obtener la declaración de Conjunto monumental desde 19512. Hay numerosos lugares de interés en esta pequeña población y uno de ellos se puede contemplar incluso antes de entrar en la villa amurallada, ya que se trata de la puerta de entrada. La Puerta de la Villa es la única forma de acceder a la localidad de Pedraza y por lo tanto es utilizada tanto para salir como para entrar. Al parecer esta puerta fue construida sobre el siglo VIII y posteriormente se reconstruyó en el siglo XVI por orden de Íñigo Fernández de Velasco, por este motivo, se puede contemplar su escudo en la parte alta de la puerta. Lo más habitual es encontrar esta puerta abierta pero posee dos portones preciosos que están construidos en madera de álamo negro y que antiguamente eran cerrados en cuanto empezaba a oscurecer para proteger a los habitantes de la localidad. El encargado de abrir y cerrar estas puertas antiguamente era el carcelero de la ciudad, ya que la cárcel se encuentra pegada a esta puerta de la Villa.
Monumentos Históricos en Pedraza
Las callejas de Pedraza
(4)
Acompáñame; permite que la historia agregue un hilo más a su maravilloso tejido, dependerá de ti cuan brillante colorido o fuerte sea el hilo que le regales al pasado. PEDRAZA: Situada sobre un pequeño cerro en el corazón de la provincia de Segovia; habitada desde el siglo IV a.c.; pero fue la Edad Media, quién la vio florecer. Surcada por profundos valles, en los terrenos calizos que bordean la sierra de Guadarrama, supo ser un lugar estratégico durante la dominación romana, como lugar fortificado, desde donde se controlaba el paso de “visitas indeseables”. Pero ven; seamos parte de esta villa, solo tenemos una entrada. Recuerda: estamos en la Edad Media … “La Inquisición” te suena? Es un trago amargo, que muchos habrán tenido que beber, detrás de esas paredes; las pasamos pronto, por suerte, hoy no es día de visita; además tenemos cosas tan bellas para ver. Caminemos … permitamos que nuestros sentidos se embriaguen y se llenen de magia ante una ciudad que esconde un sin fin de secretos. Recorramos sus calles empedradas, te asombrarán las grandes casonas, que como eslabones de una misma cadena supieron albergar a nobles familias …, de pronto, te detienes y ante tu atónita mirada se divisa el blasón de los Fernández de Velasco, orgulloso de su señorío de la comarca y de ésta prospera Villa. Pequeños comercios, tahonas, tiendas, talleres, hornos, etc; han sabido detener el tiempo, haciéndote sentir que tus pies están pisando el mismo escenario, atestado de luchas y ocupaciones, de triunfos y derrotas. Tu corazón, ahora, siente el cosquilleo ante el marco imponente de esta Villa Medieval amurallada, en pleno siglo XXI. A esta altura de mi narración, siento que tus pasos se adelantan a los míos y síii… nos encontramos en la Plaza Mayor. Un escalofrío recorre nuestro cuerpo y las palabras se ocultan, dando paso a las emociones. Estamos inmersos en el túnel del tiempo, solo que no es ficción, es realidad. Pleno siglo XVII ahí están los numerosos asaderos, las graderías dispuestas para vivir los principales acontecimientos del pueblo, como las tradicionales corridas de toros. Hoy recreadas en el encierro, uno de los espectáculos más pintorescos de la fiestas patronales. Otra celebración que rememora el esplendor de Pedraza es el “concierto de las velas” . Desde la Muralla hasta el castillo, por las calles, en sus ventanas, en los zaguanes de las casas, haciendo formas en el suelo; esas noches la iluminación artificial queda desterrada. Llegar a Pedraza con la noche ya entrada y contemplar este panorama es pura magia. Como mágico se yergue el Palacio de los marqueses, el ayuntamiento o la farmacia ubicada en una casona del siglo XVI. Antes de finalizar nuestro recorrido visitemos la Iglesia de San Juan, es la única que abriga a quienes se refugian en ella en busca de sosiego interior. Conserva restos de sus orígenes románicos, destacándose su esbelta torre. Los recuerdos de su esplendor se conservan mientras nos alejamos.