MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Moscú?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Catedrales en Moscú

6 catedrales en Moscú

Catedrales en Moscú
Catedral de Cristo Salvador
(16)
Catedral ortodoxa de Moscú. En realidad es bastante nueva, fue derribada por completo por orden de Stalin y después de la caída del comunismo reconstruida tal y como era antes gracias a donaciones particulares (se dice que muchas de parte de la mafia rusa). Es una estructura impresionante con un interior precioso, en realidad se nota poco lo nueva que es. Para entrar se exige código de vestimenta (nada de pantalones cortos ni de enseñar los hombros) y mostrar respeto dentro, los rusos se han vuelto bastante devotos en los últimos años.
4 actividades
Catedrales en Moscú
Catedral Nuestra Señora de Kazan
(7)
Es una catedral emblemática para los rusos ortodoxos
4 actividades
Catedrales en Moscú
Catedral de la Dormición
(8)
Una de las catedrales más bonitas e importantes de las que encontramos dentro del Kremlin. Lo más importante de esta catedral es que en ella coronaban a zares y elegían a los jefes de la Iglesia Rusa. Además era pieza clave antes de emprender una campaña militar o después de regresar de ella, ya que se hacían oraciones especiales en estas ocasiones.
4 actividades
Catedrales en Moscú
Catedral del Arcángel
(3)
Un templo - sepulcro muy hermoso, de los grandes príncipes moscovitas y de los primeros zares rusos. La Catedral está dedicada al Arcángel Miguel, Patrón del ejercito ruso. Una necrópolis, cuya historia empezó en 1.340 es un antiguo sepulcro de la dinastía de los Riúrik y de los primeros de la familia de los Romanóv. En él esta enterrado su propio constructor, el príncipe moscovita Iván I Danilovich Kalitá. El primer edificio en piedra blanca, lo mismo que sus tallas. Es magnifico, como poder trasmitir su belleza, sus increíbles pinturas tan bonitas y coloristas, en fin lo intentare. Por fuera es una mezcla de estilos rusos - italianos, su forma es de cruz, está coronado por cinco cúpulas al estilo ruso. No así su decoración exterior que es italiano, una cornisa horizontal, divide las paredes en filas, con arcadas en la inferior. Y en la superior con paneles anchos, frontales con forma de concha que se apoyan en las pilastras y medallones. Atraviesas su puerta y no crees lo que ves, majestuosas pilastras y pilares alzados en bases que son sus pedestales. Cuatro dividen la nave central, en tres naves, en la sala central un iconostasio muy alto separa la parte que corresponde al altar del resto de la sala. Bajo la cúpula central que esta dedicada al "Símbolo de la fe" a la triada de la Santísima Trinidad. Las paredes repletas de murales, los frescos del sur y norte, narran las hazañas del Arcángel Miguel, en la cara oeste los frescos de los pilares, son de los príncipes santos. Los colores en los que predomina el azul como base, destacando los amarillos, verdes, las casullas en rojos bermellones un conjunto multicolor. Destacan los iconos, tan realistas en imágenes como expresivos, el principal "El iconostasio de la Catedral" que representa la crucifixión con la Virgen y Juan Bautista, en tallas de madera de cuatro metros. Otros bellos iconos: El del Arcángel Miguel con las hazañas de los ángeles - La Presentación del Nuevo Testamento - La Anunciación de Ustiug , un encargo de Iván el Terrible - La Crucifixión, descubierto mientras se restauraba. Y dos relicarios, uno en madera el del príncipe "Mijaíl" que la iglesia rusa beatificó, en 1688. Y el relicario de plata para las reliquias del príncipe "Dmitri". hasta 1.730 se celebraron entierros en dicha catedral, en la parte sur están los sepulcros más antiguos . En la parte oeste los sepulcros de los príncipes feudales y en la parte norte, los sepulcros de los príncipes caídos en desgracia. En el altar están los de "Iván el Terrible y dos de sus hijos" y las lápidas de la dinastía Romanóv juntos a las columnas tan bellas decoradas. Sumamente interesante y en si, toda ella es muy especial, digna de ser visitada con calma.
3 actividades
Catedrales en Moscú
Catedral de la Anunciación
Otra de las Catedrales muy hermosas que sobrevivieron a dos revoluciones, las de 1905 y 1917 y, por si fuera poco, estas Catedrales vivieron dos guerras: la civil y la de la ocupación nazi. Sin duda sobrias son, bellas también tanto por fuera, siempre coronadas de cúpulas doradas en las que aveces el numero es lo que cambia. Sus esplendidos interiores colmados de riquezas bien en murales o en plata y bronces. Construida por Iván III en 1484 - 1489, como único soberano ortodoxo libre, quiso dar a Moscú el esplendor que consiguió con la fortaleza del Kremlin y sus bellos edificios, de ahí estas cuatro Catedrales. Con un tejado final de nueve cúpulas doradas, tras varias veces ir añadiendo al convertirse en la Catedral de los grandes zares y príncipes rusos. Su gran valor radica en su iconostasio de cinco filas de iconos, unos 100 iconos pintados entre los siglos XIV y XVII, en muy buen estado. Un edificio en piedra blanca con sillares irregulares, frescos descubiertos en su restauración y las criptas con bocetos de estilo italiano. Sería desde 1989 que se volvió a celebrar misas en la catedral, con motivo de la festividad de la Anunciación.
1 actividad
Catedrales en Moscú
Catedral de la Asunción
Desde que entre en el recinto monástico, sus cúpulas azules con estrellas doradas tiraban de mi como un imán, es la preciosa Catedral de la Asunción su exterior diferente a las demás, esbeltas paredes blancas que son rematadas en arcadas abovedadas llenas de representaciones bíblicas. La armonía del edificio es perfecta, sus bellas cúpulas azules tienen un efecto impresionante entorno a sus bellos jardines llenos de parterres de flores por donde relajarse. Su interior lleno de frescos pintados creando un interior suntuoso para el recogimiento y el fervor de los fieles que entran a besas sus iconos. Construida por el zar, Iván el Terrible en el siglo XVII para celebrar la toma de Kazán. Fuera a un lado de la catedral se observa la tumba la del primer zar "Boris Godunov" entorno ea esta catedral, se fueron construyendo otros edificios de estilos barrocos, para albergar a los huéspedes que también acudían al monasterio.