MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Bardaw?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +
¿Dónde quieres ir?

Qué ver en Bardaw

22 colaboradores

9 cosas que hacer en Bardaw

Museos en Bardaw
Sala de Azulejos
La llamada Sala de los Azulejos constituye la entrada del Palacio del Bardo. Recibe este nombre porque estaba completamente revestida de azulejos, de los que sólo se han podido recuperar algunos fragmentos. En esta sala se hallan, aparte de algunos mosaicos, algunas piezas procedentes de yacimientos prehistóricos de Túnez como el Hermaïon de El Guettar (uno de los monumentos espirituales más antiguos del mundo, de más de 40.000 años de antigüedad), o un sarcófago de una necrópolis púnica de la antigua ciudad de Cartago.
Mezquitas en Bardaw
Mosquée Le Bardo - Mezquita del Bardo
El Bardo era un ciudadela formada por varias edificaciones, flanqueado por cinco torres (de las que sólo se conserva una): El palacio, un cuartel militar, la mezquita, un hammam y un zoco o bazar. La mezquita se encuentra a un lado del palacio, junto a la galería comercial. Como todas las mezquitas tunecinas, está prohibida la entrada a los no musulmanes, así que sólo puede verse por fuera. De ella destaca su alminar y la bonita puerta, decorada con tachones y enmarcada con paneles de azulejos decorados.
Museos en Bardaw
Sala de Virgilio
La Sala de Virgilio está actualmente cerrada por las obras de ampliación del Palacio del Bardo, pero la obra principal que había en dicha sala ha sido trasladada a un pequeño salón anexo a la Sala Dougga. Se trata del mosaico más importante de todo el museo, data del siglo III y fue encontrado de Hadrumetum (Sousse): Es el único retrato conocido del poeta romano Virgilio. En él aparece ataviado con una gran túnica decorada con bordados blancos, y sosteniendo un papiro (sobre el que se lee el octavo verso de La Eneida), rodeado por las musas Clío y Melpómene. También aquí se encuentran algunas esculturas de otros personajes romanos, y en una sala anexa, una muestra de joyería en oro de la época romana.
Museos en Bardaw
Sala Mahdia
Habitualmente, 6 de las salas del Palacio del Bardo están dedicadas al naufragio de Mahdia, aunque ahora, con las obras del museo, se reducen a dos. Con la escasa iluminación de las salas se ha querido recrear el fondo marino. La exposición está formada por diversos objetos encontrados en un pecio griego hundido a 5 Km de la costa de Mahdia en el siglo I a.C, tales como anclas, vasijas de cerámica, estatuillas y esculturas de bronce, lámparas de aceite... E incluso una cama. En los objetos de madera se aprecia claramente la acción del mar y del salitre, ya que presentan zonas carcomidas y erosionadas.
Museos en Bardaw
Sala Cartago
La Sala Cartago es la sala más grande del Palacio del Bardo, ya que es el antiguo patio (ahora cubierto) del mismo. Tiene una altura impresionante, ya que consta de dos plantas; la superior a modo de corredor perimetral está sustentada sobre columnas de mármol y hace de perfecto mirador a vista de pájaro sobre la inferior (desde aquí se aprecian genial los dibujos de los mosaicos). Los techos están adornados por unos curiosos pináculos de yeso colgantes, así como con cuatro enormes lámparas de araña. La sala alberga muchas estatuas romanas provenientes de Cartago y de otros sitios como Utica, Oudna o Dougga. Algunas de estas estatuas son: La estatua colosal de Júpiter Capitolin, una gran estatua de terracota representativa de un oficial romano con uniforme militar, un Hércules de bronce, una Venus púdica, la del emperador Adriano, y muchísimas más. En el centro de la sala (en la planta baja) se halla el Altar de la Gens Augusta. También hay varios mosaicos de gran tamaño en los que se representan escenas de la vida cotidiana del mundo rural, así como el de Dioniso entregando una vid a Icarios, rey del Ática, ambos procedentes de la Casa de Icarios de Oudna, del siglo III.
1 actividad
Museos en Bardaw
Sala Sousse
La Sala Sousse es una de las más impresionantes del Palacio del Bardo, más que por su exposición de mosaicos, por la arquitectura de la sala en sí. Lo más destacable son sus techos, cubiertos por un artesonado de madera tallada y una gran cúpula, todo ello decorado con motivos florales y arabescos realizados con pinturas brillantes de vivos colores y dorados. En cuanto a la exposición, en ella podemos ver la cabeza y los pies de una gigantesca estatua de Júpiter que medía 6 metros de altura hallada en el Capitolio de Dougga, así como el mosaico del Triunfo de Neptuno (procedente de la antigua ciudad de Hadrumetum, Sousse), y el mosaico del Señor Julius (procedente de Cartago), en cuyos 140 m2 ilustra cómo era la vida en la hacienda de un señor adinerado de la época.
Palacios en Bardaw
Palais du le Bardeau - Palacio del Bardo
Sin duda el Palacio del Bardo es uno de los lugares más visitados de Túnez, ya que alberga un extraordinario museo arqueológico, célebre por sus mosaicos. Pero al margen de ello, el edificio en sí mismo fue declarado Monumento Nacional en 1.985, y está considerado uno de los palacios más bellos de Túnez. Se encuentra a 4 Km al oeste de la capital tunecina, ya que fue construido como palacio de los beyes de la dinastía de los Husain, por encargo del sultán áfside Al-Mustansir. Fue ampliado en varias ocasiones, de modo que son en realidad dos palacios unidos: A finales del siglo XVIII por un rico tunecino exiliado, Hadj Ben Omar, para su residencia de verano; y durante la época colonial (a principios del XIX) por un francés de nombre Joret. Finalmente, fue reconvertido en museo a finales del siglo XIX, y ahora está siendo nuevamente ampliado con 8.000 m2 más, por lo que se encuentra en obras y el museo tiene muchas de sus salas cerradas. Debido a sus múltiples reconstrucciones y ampliaciones, en el edificio se aprecian influencias de la arquitectura propia del norte de África, Turquía e Italia. Tiene 20.000 m2 distribuidos en tres plantas de altura (baja, primera y segunda) y 34 salas con una suntuosa decoración (columnas de mármol, techos de madera labrada o bañados en oro, paneles de azulejos, cúpulas y galerías, grandes lámparas de araña, filigranas de yeso, etc), como se puede apreciar en las Salas Mahdia, Sousse, Virgilio, Dougga o Cartago. Junto al palacio hay también una mezquita.
Museos en Bardaw
Sala Dougga
La Sala Dougga es otro de las espectaculares salones del Palacio del Bardo. Esta sala octogonal está coronada por una cúpula con atauriques de estuco, y era el antiguo apartamento privado del bey, profusamente decorado con pinturas, azulejos y filigranas de yeserías. La sala alberga varios mosaicos interesantes: Los Tres Cíclopes, una representación de enormes cíclopes de piel oscura trabajando en la forja de Vulcano, procedente de las termas de los Cíclopes del yacimiento de Dougga; y el Zodíaco procedente de Zaghouan, con varios bustos de divinidades alegóricos de los días de la semana y de los signos del zodiaco (siglo III). De forma temporal hasta que terminen las obras de ampliación del museo, en una de las dependencias anexas a esta sala se halla el célebre mosaico de Virgilio.
Tiendas en Bardaw
Galería Comercial del Bardo
Como en todo lugar turístico que se precie, no puede faltar la típica tienda de souvenirs y un sitio tan visitado como el Palacio del Bardo no podía ser menos... Entre el aparcamiento y la mezquita del Bardo hay un edificio con una galería comercial, además de una cafetería y unos aseos públicos. Esta galería está compuesta por una docena de tiendas en las que puedes comprar todo tipo de souvenirs (camisetas, imanes de nevera, llaveros, dromedarios de madera o cerámica, dedales, e incluso reproducciones de mosaicos). Los precios, lógicamente mucho más caros que en los zocos de cualquier medina.