Palma de Mallorca
Experiencias de los viajeros en Can Punta (Restaurant by the sea)

Can Punta (Restaurant by the sea)

Cómo llegar
Teléfono
Web
Guardar Añadir tu experiencia
Marita A

Brunch al Sol de notable alto

¿Qué hacer un domingo en Palma de Mallorca? De vez en cuando me encanta irme a viajar por mi propia ciudad y descubrir nuevos rincones. Esta vez, atraída por el trinomio mágico compuesto por brunch, pancakes american style y huevos ecológicos, decidí pegarme un salto a Can Punta.

Este bar restaurante es un clásico en Palma de Mallorca, conocido de toda la vida entre los lugareños. Antes el ambiente era más bohemio mientras que ahora, tras una reciente reforma, encaja más en la categoría chic con encanto.

Can Punta está en primera línea del Paseo Marítimo de "El Molinar", uno de esos barrios de moda a los que todos los residentes acuden en cuanto sale un rayo de Sol. Algo desplazado del centro histórico, se puede acceder fácilmente a él caminando (son unos 20 minutos de agradable paseo desde la Catedral de Palma), en bus (el 15 te lleva hasta ahí en un plis) o, aun mejor, en bicicleta, gracias a su carril bici que discurre pegado al mar, de manera que uno pedalea ganando vida con el yodo del Mediterráneo.

Una vez en el Molinar, la oferta de restauración es variada, abundante y muy recomendable. Can Punta tiene una terracita encantadora con cerca de una decena de mesas. En nuestro primer intento, a eso de las 13 horas, estaba a tope, así que decidimos andar un poquito y hacer tiempo. Con el mar en calma a un lado, el animado paseo a nuestros pies y las casas bajas a nuestra izquierda, nunca una espera fue tan agradable, ¡todo eso bañados por el intenso Sol a finales de noviembre!

De vuelta tuvimos más suerte y nos hicimos con una mesa pequeñita pero suficiente, con sillas de esas de diseño y unas vistas ideales para ejercer de voyeur y distraernos viendo la gente pasar (práctica que me encanta). En seguida llegó la carta, con sus varias opciones de brunch, todas ellas con precios entre los 7 y 10 euros. Nosotros elegimos la variedad Can Punta, compuesta de: pan tostado con aguacate, tomate y albahaca; yogur griego con cereales y miel, té y zumo de naranja. Para redondear el toque dulce, pedimos unos pancake (una ración generosa de 3 piezas).

Con las fotos podréis juzgar por vosotros mismos. Nosotros quedamos muy contentos, pagamos 10 euros por cabeza y sin duda repetiremos, aunque el servicio fuera algo caótico (la bebida llegó de postre). Pero todo estaba muy rico, el local es muy agradable, la ubicación estratégica y las vistas ideales. Apuesto que cualquiera que lo pruebe quedará encantado. Un plan ideal para un domingo al Sol en una ciudad Mediterránea. Tal y como hacen los lugareños.
Comparte tu experiencia Tus opiniones y experiencias sobre Can Punta (Restaurant by the sea) ayudarán a otros.
4,00 sobre 5 (1 votos)
MUY BUENO
Si eres el propietario de Can Punta (Restaurant by the sea), esto te interesa