MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Santander?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Senderismo en Santander

6 senderismo en Santander

Senderismo en Santander
Del Sardinero a la Playa de Mataleñas
(4)
Desde Mataleñas al Sardinero, un camino lleno de vida, colores, aire fresco, agua salada y unos paisajes inolvidables.
1 actividad
Senderismo en Santander
Senda de Mataleñas
(1)
La foto no puede captar el olor del mar, de la hierba ni el canto de los pájaros. Lo mejor es conocerlo :-)
Senderismo en Santander
Ruta de La Cucabrera
(1)
Se tarda más o menos una hora y tiene unas vistas impresionantes de todo Santander y su bahía.
Senderismo en Santander
Monte de Obios
Esta ruta nos introduce en el corazón de la Reserva del Saja, y nos encontramos con una muy agradable sorpresa, que es precisamente el pueblo desde el que comenzamos, Pujayo. Esta bonita aldea (carretera Torrelavega- Reinosa, saliendo en Barcena de Pie de Concha) es una sorpresa, es sencillamente un conjunto arquitectónico precioso, donde las casas se ha reconstruido, pero con un gusto y una sensibilidad especial.
Senderismo en Santander
Rutas por La Maruca
La Maruca es el sitio ideal si quieres: conocer una parte de Santander que no está llena de turistas, disfrutar de un Cantábrico auténtico con seguridad, y te apetece hacer una pequeña ruta. Pero lo mejor de todo es que no hace falta planificar nada: deja el coche en el aparcamiento y comienza a caminar (mejor hacia la derecha según miras a la Ría de San Pedro del Mar). Además de un bonito paisaje costero, por La Maruca podrás ver el Bocal (una de sus zonas rocosas), extensos praos verdes, improvisadas furgo-viviendas y también el Centro de Interpretación del Litoral que, para mi gusto, da una sensación un poco desoladora. Una roca suplica que por favor no se tire basura en este entorno. Desgraciadamente, casi nadie le hace caso. Para hacer rutas por la Maruca no hace falta llevar botas de montaña. Calzado cómodo viene bien, pero con unas playeras (zapatillas de deporte, ‘spais’ en vocabulario Santanderino) vas que chutas. Si tienes tiempo y hace buen tiempo prepárate un pequeño picnic. Te será un placer comerlo descalzo sobre la hierba cuando te canses de andar.
Senderismo en Santander
Senda de Mataleñas
(1)
Una ciudad, Santander, enclavada en plena naturaleza, así de afortunada es mi tierruca. Dotada de una gran personalidad, de una bahía privilegiada, bañada por un mar bravo, el Cantábrico. Con amplias zonas verdes, parques que suponen grandes vergeles y hablando de sendas, para poder pasear, la que hoy comparto. La hago muchos días, es mi preferida, maravillosa por donde transcurre, junto al mar toda ella. En busca de imágenes, ya sean sus amaneceres o ha cualquier, hora del día, te dejara ensimismado. Es fácil de hacer y muy relajante, pues respiras y sientes a cada paso, la fuerza del mar Cantábrico. Se puede iniciar por detrás, del Hotel Chiqui, como os muestro en portada, la senda es de grandes losas, intercadas con césped. Utilizada tanto por peatones, como corredores y no me estaña, a un lado el muro de piedra del Parque Mataleñas, bordeado de hermosos arboles los tamarindus, praderas entre las que está, el campo de golf de Mataleñas. La senda nos lleva por la playa de los Molinucos, coqueta por ser la más pequeña de todas y tan bien ubicada. Continua o bien hacia los acantilados zonas, que son la franja primaria del litoral, vaya la frontera entre el mar y la tierra. Formados por la acción tan fuerte del oleaje, en ellos. Rocas erosionada, por los fuertes temporales de viento, al rompen las olas. Lugares donde encuentras a pescadores o gente disfrutando solo de la inmensidad del lugar. Y continua recorriendo las zonas de Cabo Mayor y Cabo Menor, con destino y meta el faro. Pero antes te encontraras bordeando los acantilados, de la playa de Mataleñas. De regreso que es como la comparto, pues así la hice hoy, se rodea la entrada al campo de golf. Para volver a entrar al Parque de Mataleñas, por caminos que se internan junto al campo de golf, entre su gran arboleda de eucaliptos, los fresnos o encinas, un árbol de copas redondeadas y ramas con frutos, en racimos de tres bellotas0. Otro de los árboles enormes de este parque son (Platanux hispanic) junto a magnolias con sus flores preciosas, tan blancas. Así a través de estanques internos, con familias de patos, vuelvo a ver la senda junto al mar. La salida puede ser a través de los jardines y rosaledas de Mataleñas o tal como la iniciamos, por las losas, junto al mar. Cada cual decide, acertara seguro, si tenéis oportunidad, hacerla.