MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿Dónde quieres ir?
Entrar con Google +

Miradores en Santander

3 miradores en Santander

Miradores en Santander
Jardines de Piquío
(16)
Jardines bien cuidados en Santander hay muchos, pero quizás no todos pueden presumir de tener unas vistas tan espectaculares como las que tiene los Jardines de Piquio. Por un lado está la primera playa del Sardinero, el Palacio de la Magdalena y la isla de Mouro. Por otro, la segunda playa del Sardinero y el Faro de fondo ¿qué más se puede pedir? Los jardines cuentan con numerosos bancos, muchos de ellos con vistas al mar. Vamos, que te puedes sentar en ellos y pasar una tarde increíblemente feliz e inolvidable. Ver atardecer o amanecer desde aquí también es una buenísima opción. Como dato curioso de este parque, comentar que tiene un globo terráqueo que en la realidad es un importante instrumento astronómico. Te recomiendo que mientras das un paseo por el Sardinero, entres en los jardines, te sientes en un banco con vistas al mar y ¡a disfrutar! Será uno de los placeres más relajantes de tu visita.
1 actividad
Miradores en Santander
Funicular de Río de la Pila
(14)
Este funicular facilita mucho el llegar a la parte alta de Santander, pues nos ahorra una gran cuesta, y es gratis. Las vistas desde aquí arriba son estupendas, por lo que además de facilitar la vida a los ciudadanos de Santander, también sirve de estupendo mirador para disfrutar de las vistas a la bahía y a las montañas de enfrente. El funicular está abierto de 6:00 a 24:00, y tiene cuatro paradas: Nivel 0. Calle río de la Pila, nivel más bajo Nivel 1. Calle San Sebastian Nivel 2. Calle Prado San Roque Nivel 3. Campo de fútbol en general Dávila
Miradores en Santander
Mirador Senda de Mataleñas
(2)
En la Senda de Mataleñas hay distintos puntos estratégicos para observar la Bahía de Santander. Este es uno de ellos. Desde este mirador se obtiene una bella panorámica del litoral santanderino y la costa oriental aledaña a la capital. Si el día acompaña desde aquí pueden verse los acantilados de Langre y Galizano (a la izquierda), las islas de Santa María y Mouro (a la entrada del estuario santanderino), y la península de la Magdalena y las playas del Sardinero (a la derecha). Si el viento sopla con fuerza el espectáculo de olas es impresionante (ahora, vete abrigado que si no morirás de frío), si sopla sin mucha rabia y encima hace sol podrás divertirte viendo navegar distintas embarcaciones de vela por el Cantábrico. Lugar ideal para acudir en hora azul, esto es, al amanecer o al atardecer. Si vas por allí aprovecha y recorre la senda, es una ruta preciosa, rápida de hacer y asequible a todos los públicos. Imposible perderse.