Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta San Cristóbal de La Laguna?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

De interés cultural en San Cristóbal de La Laguna

7 de interés cultural en San Cristóbal de La Laguna

De interés cultural en San Cristóbal de La Laguna
Antiguo Colegio de las Dominicas - Archivo Histórico Municipal
(3)
Tiene las oficinas municipales de desarrollo local y los grupos políticos de la oposición.
De interés cultural en San Cristóbal de La Laguna
Semana Santa de La Laguna
(4)
Un parecido enorme a la semana santa sevillana, con sus diferencias pero guardan bastante similitud. Los pasos son seguidos con todo el fervor posible y tanto ese jueves santo y ese viernes santo no tienen nada que envidiar a los de la ciudad hispalense. Lo recomiendo enormemente.
De interés cultural en San Cristóbal de La Laguna
Noche en Blanco de La Laguna
(6)
Es una de las mayores concentraciones de gente donde las tiendas abren más horas y siempre hay ofertar y rebajas por campaña de navidad, acompañando las calle diferentes puntos de actividades y música.
De interés cultural en San Cristóbal de La Laguna
Antiguo Edificio Central de la Universidad de La Laguna
(2)
Otro lugar a visitar dentro del Edificio Central de la Universidad de La Laguna, después de su restauración, es el Paraninfo. Un lugar para eventos de diversos tipos (música, teatro, proyecciones, celebraciones institucionales, entrega de premios, etc.) destaca por un techo en pintura mural realizado por Mariano de Cossio en 1958. (Dejo un detalle de su pintura)
De interés cultural en San Cristóbal de La Laguna
Ex-Convento de San Agustín
Este antiguo convento se halla junto a la Iglesia de Nuestra Señora de los Dolores, y al igual que ella, está declarado Bien de Interés Cultural con la categoría de Monumento. Fue construido a principios del siglo XVI por frailes agustinos (aunque ha sufrido varias reformas) cuando el Adelantado Alonso Fdez de Lugo les concedió estos terrenos como agradecimiento por haberle acompañado a la conquista y colonización de la isla. Exteriormente lo más llamativo es la alta torre campanario de tres cuerpos, construida en piedra. El acceso se realiza a través de la Plaza Guillermo Rancés, donde se hallan los monumentos a Adolfo Cabrera Pinto y Blas Cabrera Felipe. Tras la desamortización la fachada fue reformada en estilo neoclásico y se añadieron nuevos pabellones alrededor de la edificación existente formando cuatro patios interiores. El edificio posee dos claustros: El Principal del siglo XVI (considerado el mejor claustro renacentista de las Canarias) con dos plantas en las que se combina piedra y madera y bajo el que se halla una cripta con enterramientos; y el de los Cipreses, del siglo XVIII sustentado por columnas de pino canario sobre bases de piedra basáltica (recién rehabilitado). En torno al claustro había 6 capillas, y la parte central está ocupada por un bonito jardín con una fuente central. A lo largo de su historia, el edificio ha tenido diversos usos: Convento e iglesia, primera Universidad y primer Instituto canario, colegio con internado, primera estación meteorológica, primera biblioteca provincial, cárcel durante la guerra civil española, etc. En la actualidad es utilizado con fines culturales y acoge el Instituto de Educación Secundaria "Cabrera Pinto" y un Museo de Historia Natural. Lo que fue el antiguo refectorio y sala capitular está hoy ocupado por un salón de actos y una sala de exposiciones de obras pictóricas. Anexo al convento se hallan las ruinas de su iglesia, desaparecida tras un incendio en 1.964.
De interés cultural en San Cristóbal de La Laguna
Las Cuadras de Don Benito
by Gerardo Oronoz. En el Monte de El Moquinal, perteneciente al Municipio de San Cristóbal de La Laguna, se encuentran las llamadas Cuadras de Don Benito. Si definiésemos su posición, a ojo de buen cubero, diríamos que están ubicadas en el centro del triángulo formado por la Cruz del Carmen, el Caserío de Bejía y la Finca de La Orilla. Es una vetusta construcción que actualmente se halla en ruinas, engullida por la vegetación, el vandalismo, los grafiteros, las hogueras, la basura, y que tuvo su tiempo de esplendor como finca de recreo. Consta de dos grupos edificados, donde se puede distinguir una casa principal con varias habitaciones y una terraza, lugar de ocio y esparcimiento; el segundo grupo de casas está dedicado a los medianeros que trabajaban las tierras y cuadras para guardar ganado. La parte alta de la ladera, donde serpentea una larga escalera y existe un aljibe, estaba destinada a jardines. En medio de estas construcciones pasa el Camino de El Juntadero, el cual conecta el Caserío de Bejía con El Moquinal, Pedro Álvarez y Tegueste. Todo el conjunto está rodeado de bosque de laurisilva y pinar, donde destaca, al igual que en la Finca La Orilla*, el Pinus Radiata, cuya característica principal es su rápido crecimiento para aprovechar la madera. Algunos de estos ejemplares han sido derribados por los fenómenos climatológicos adversos que han padecido las islas en la última década, sobre todo el referente al Huracán Delta, acaecido en el año 2005. Esta propiedad es conocida con varios nombres y todos ellos guardan relación con el sitio, sus propietarios y las habladurías o leyendas urbanas que la población les adjudica: Las Cuadras de Don Benito, La Casa Fuset, La Finca de Franco, La Casa de La Tosquita, La Casa de Los Disparos o La Casa del Pánico. Su propietario era Don Benito Pérez Armas, escritor, literato, político y periodista isleño, que nació en el Municpio de Yaiza en el año 1871, isla de Lanzarote. Según la bibliografía consultada, fue presidente de la Diputación Provincial de Canarias y director del periódico La Opinión de Santa Cruz de Tenerife, entre otros cargos. Su legado más importante fue la Ley de Cabildos, en el año 1912. Casado con la señora Elena González Mesa, tuvo dos hijas, siendo su familia la propietaria de los terrenos donde posteriormente se construyó la hacienda que nos ocupa en el día de hoy. Don Benito Pérez Armas murió en 1937, en pleno apogeo del alzamiento militar de Francisco Franco Bahamonde, que desembocó en la Guerra Civil Española (1936 – 1939). Después de su muerte la finca la heredó su hija Ángeles Pérez González y su marido, Lorenzo Martínez Fuset. Santa Cruz de Tenerife le dedicó una avenida, la cual va desde la Cruz del Señor a las inmediaciones de la Refinería. Lorenzo Martínez Fuset, fue fiscal militar, auditor y notario. Nació en Úbeda, Jaén, en el año 1899. Perteneciente al Cuerpo Jurídico Militar estuvo destinado en Melilla y posteriormente en las Islas Canarias, donde actuó con contundencia en los casos en los que intervino. Cuando el General Francisco Franco se hizo cargo de la Capitanía de Canarias se entabló una estrecha relación entre ambas familias. Se comenta que debido a esta amistad el General Franco visitó la casa de El Moquinal en alguna ocasión, antes de la intentona golpista de 1936, hecho que no está demostrado. Eran habituales las reuniones de Martínez Fuset con sus amigos en esta propiedad. Debido a que Franco tuvo que viajar a la península durante la sublevación, le encargó a Fuset la protección de su familia, Doña Carmen Polo de Franco y su hija Carmen. De esta manera, el General Franco depositó toda su confianza en él y se convirtió en una pieza relevante como asesor del golpista, ejerciendo un gran poder desde su privilegiada posición. Francisco Franco, asesorado jurídicamente por Martínez Fuset y usando una estrategia formalista, se autoproclama Jefe del Gobierno y del Estado Español. Como jurista castrense se excedió en el cometido de sus funciones, firmando sentencias de muerte y causas procesales indecorosas. Se manifestó con excesiva dureza en los casos que le fueron encomendados, cuando Franco le encargó la organización de la Auditoría de Guerra y la Auditoría del Cuartel General de los Sublevados, en la península. De regreso a Canarias, terminada la guerra civil, dejó su cargo militar y ejerció de notario. Murió en 1961, pero desconocemos donde, ya que no aparece en ningún documento consultado. Volviendo a El Moquinal, analizaremos cada uno de los nombres con el que se conoce a este lugar, clasificándolo de la manera siguiente: Las Cuadras de Don Benito: haciendo referencia a Don Benito Pérez Armas, quien construyó la Finca de Recreo en las posesiones que tenía su suegro, en el Monte de El Moquinal, perteneciente al Municipio de La Laguna. La Casa Fuset: se refiere a Lorenzo Martínez Fuset que, como hemos visto, era el marido de una de las hijas de Don Benito Pérez Armas y asesor jurídico del Generalísimo. Finca de Franco: recibe este nombre debido a que existe la creencia popular de que Francisco Franco Bahamonde visitó este lugar en alguna ocasión, debido a la amistad que existía entre ambas familias, cuando el general estuvo en Canarias. Casa de La Tosquita: debido a que se excavaron varias dependencias en la roca tosca rojiza del Monte de El Moquinal, donde se asientan las casas, para construir los establos, se le conoce con esta denominación. Casa de Los Disparos: el carácter militar de Martínez Fuset y la sublevación golpista de Franco está relacionada con la creencia popular de que en esta casa se realizaron ejecuciones y ajusticiamientos, por parte del bando nacional. También se la relaciona con Dámaso Rodríguez Martín, apodado “Maso” o "El Brujo", quien mató y violó a numerosas personas en la zona de El Moquinal, Caserío de Bejía, Los Batanes y Camino Solís; se comenta que decidió suicidarse, disparándose en la cabeza, al verse rodeado por la Guardia Civil. Todavía se oyen esos disparos y voces dentro de la casa. Casa del Pánico: en ocasiones se le atribuyen a esta casa abandonada actos de brujería, exorcismos, ritos, reuniones, leyendas, disparos, voces y satanismos. Y esta es la historia de Las Cuadras de Don Benito, mitad realidad - mitad ficción, y de lo que hemos podido ver en nuestra visita. * Asunto relacionado. En la Finca La Orilla pudimos apreciar como el Cabildo de Tenerife está realizando labores de reforestación de la zona. En los años cincuenta se plantaron pinos de la familia Pinus Radiata, para obtener madera de rápido crecimiento, pero esta especie no se adaptó bien al entorno. Esto ha creado problemas de enfermedades que pueden propagarse a cultivos y bosques cercanos. En una primera actuación se eliminará esta especie exótica y se repoblará con especies propias del Monteverde, potenciando el ecosistema natural con árboles como el laurel, mocán, fayal – brezal y palos blancos. Se plantarán árboles de Laurisilva termófila, en sustitución de los pinos, los cuales se han talado para aprovechar su madera. El fin que se persigue con esta acción es reducir el riesgo de enfermedades, aminorar el peligro de incendios, control de las riadas en la zona, evitar la erosión del terreno, aumentar las filtraciones de agua en la tierra y la recarga de los acuíferos .
De interés cultural en San Cristóbal de La Laguna
Fundación Cristino de Vera
La Fundación Cristino de Vera-Espacio Cultural CajaCanarias es un museo de arte contemporáneo que alberga una gran colección de óleos y dibujos de Cristino de Vera, uno de creadores canarios más significativos del panorama artístico español del siglo XX. El recorrido por las distintas salas del museo invita al visitante a descubrir el pensamiento y la estética del último místico de la pintura, que ha convertido la muerte y el silencio en protagonistas de su producción. El edificio, adaptado y rehabilitado como museo, data del siglo XVIII y conserva los elementos constructivos de la arquitectura canaria tradicional.