Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Berna?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Calles en Berna

4 calles en Berna

Calles en Berna
Marktgasse
(5)
La calle del mercado es la calle principal de la ciudad. Berna, de hecho, es una ciudad muy pequeñita. Al menos, su casco histórico. Y esta es la calle que actua de columna vertebral de toda ella. Vamos, que si quieres descubrir la ciudad a pie, que es lo más recomendable, no tienes más que tomar esta calle desde la estación central y caminar hasta el fondo, en dirección al río. Pasarás por varias plazas y por alguna que otra calle que la cruza y te darás cuenta de que, en realidad, Berna son tres calles. Además, Marktgasse es una calle mágica. Tiene algo especial. Quizá sean las fuentes, espectaculares en el centro. Quizá los tranvías que le dan un toque especial. Quizá el color verde bernés de las paredes. Quizá las interminables arcadas. O quizá las trastiendas subterráneas que le dan una vida oculta y secreta. Prueba y verás…
Calles en Berna
Calles de Berna
(3)
Como Berna es una ciudad pequeñita, no hay nada como pasear por todas sus calles para descubrirla. Ver a la gente caminar, jugando al ajedrez en la plaza del mercado o simplemente charlando. Cuando sale el sol, Berna es una ciudad muy viva, llena de puestos callejeros y de lugares en los que pararse a disfrutar de esta ciudad que, por algo será, es Patrimio de la Humanidad por la Unesco.
Calles en Berna
Spitalgasse
(1)
Como una columna vertebral que mantuviera firme y llena de vida a la ciudad de Berna, y que la dividiera en dos partes en perfecta armonía a la izquierda y a la derecha, la arteria central de la ciudad podría fraccionarse en dos partes. Spitalgasse es el primero de los dos tramos de esa columna peatonal que conserva todo su sabor medieval, salpicado tan solo aquí y allá por los carteles que anuncian las tiendas que ofrecen los más variad productos. Lo más que impresiona, a primera vista es, sin duda, las bodegas de las antiguas casas medievales, que eran carboneras y que dando a la calle con grandes y antiguos portones se han convertido en la actualidad en boutiques, salas de arte o incluso clubes de jazz o cabarets. Por supuesto que uno de los principales atractivos de la ciudad, las fuentes, no pueden faltar en esta calle, con ejemplos tan hermosos como la Pfeiferbrunnen, o la Fuente del tocador de Cornamusa que se remonta al siglo XVI. Pastelerías, tiendas de ropa de todo tipo y estilo, de recuerdos, de quesos y de vinos, diseñadores nacionales y alguno que otro más conocido a nuestros ojos, o pequeñas tiendas de artesanía de las montañas, van jalonando los lados de este paseo, más que calle que poco a poco nos va embrujando y haciendo que nos enamoremos más de la preciosa Berna. Todas ellas, por supuesto, guarecidas del sol, la nieve o la lluvia por los soportales o lauben, que le dan aún más encanto si cabe. La segunda parte del paseo es aún más sorprendente.....
Calles en Berna
Calle Kramgasse
Calle central de Berna, en la cual y al final de la misma se encuentra el reloj más antiguo de Europa, de donde salen unos autómatas realmente curiosos.