Escribe aquí tu destino
Entrar
Mi perfil
Editar mi perfil
Cerrar sesión
Añadir experiencia
Publicar
+5

4 opiniones sobre Los Raqueros

Una cena de lujo

Esta semana he vuelto a Cantabria, después de casi dos meses sin ver a mi familia. La ocasión merecía una cena especial, y con ese objetivo nos dirigimos a "Los Raqueros", un restaurante estupendo situado en pleno centro de Santander, muy cerca de Puerto Chico.

Antes de nada, conviene aclarar el curioso nombre del local: "Raquero" es la palabra con la que se designaba a los chavalines marginales, en muchos casos huérfanos, que a finales del siglo XIX frecuentaban el puerto de Santander, y que sobrevivían gracias a las monedas que los curiosos les lanzaban al agua para ver cómo se arrojaban a por ellas. Esta palabra, cántabra a más no poder, ha quedado anclada en el vocabulario de la tierruca, y ahora se usa para designar a cualquier chico joven (o no), pillo y maleducado. No habrán sido pocas las veces que mi madre me ha regañado con un "¡Pero qué raquera eres!" =P.

Leer más
+5

Nada de lo acordado en el menú: ni parte de los platos, ni en el precio de LOS RAQUEROS

36 personas acudíamos a una cena en este local que seriá tristemente recordada como la cena del engaño

Cena la cual habíamos acordado previamente con Los Raqueros : cinco entrantes a compartir y de segundos o carne o pesacado, mas vino y el postre a 23,5 euros por persona como adjunto en el menú que nos ofertaron y aceptamos semanas antes.

Sin entrar a valorar la calidad de la comida , pues tiene sus mas y sus menos, señalar que en cada plato de entrante, las raciones eran muy escasas : El primer entrante, los gambones comimos uno o dos por comensal.
Además de los 5 platos de entrantes distintos acordados y que nos darían sólo nos sacaron 4 pues el “tar-tar ahumados con vinagreta” no nos lo llevaron a la mesa, sin saber el motivo. Tampoco sabiamos lo que nos venia a continuación:

El malestar por estar apretados por falta de espacio y mesas fue añadido a la tardanza en la salida de los platos. Ciertamente , tenían el local completo, pero ya tenían reservadas nuestras mesas de antemano y las otras también. Creo, humildemente que con habernos dicho que no podían alojarnos a todos por la falta de espacio hubiera sido suficiente y no mantenernos de esta manera tan incómoda.

Leer más
¿Conoces este lugar?
Ayuda a otros viajeros a descubrir con tu experiencia y tus fotos