Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Ciudad de Osma?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Restaurantes en Ciudad de Osma

2 colaboradores

Lugares donde comer en Ciudad de Osma

Bares de Tapas en Ciudad de Osma
Vinos Aguilera
Una de las cosas que más me llamó la atención de El Burgo de Osma es que a pesar del lavado de cara que ha sufrido en los últimos años para potenciar el turismo, sigue siendo un pueblo tradicional en el que te puedes encontrar todavía numerosos establecimientos típicos de los pueblos que llevan abiertos al público toda la vida. Había panaderías, pastelerías, fruterías, peluquerías, que no habían cambiado nada de nada en los últimos 50 años, ni siquiera el cartel, pero el que más me llamó la atención y el que me enamoró, ya que adoro este tipo de lugares "míticos" es la taberna "vinos aguilera". Se trata de un diminuto bar que se encuentra en el centro de la localidad, entre la plaza mayor y la catedral, en los soportales, y que por fuera parece que está casi abandonado, ya que sólo cuenta con un viejo letrero en el que se anuncia la taberna y con unas cortinas de la misma época que tapan la puerta. Cuando traspasas esa puerta y te adentras en el local puedes alucinar con muchísimas cosas, ya que parece que has retrocedido 50 años en el tiempo, porque estoy segura que desde entonces nada ha cambiado en este establecimiento. La barra es muy alta y está llena de tapas rápidas, es decir, patatas de bolsa, banderillas y un trozo de tortilla de patata. El dueño es muy campechano y en cuanto le pides un vino te ofrece el de la casa, que es el que toma todo el mundo en unos vasos pequeñitos. Eso sí, tienes para elegir vino tinto dulce o normal, blanco o rosado. Por cierto, lo que más llama la atención es el cuadro de luces, que creo que tiene los mismos años que el bar, es mítico. Las paredes están repletas de póster relacionados con el mundo taurino y al fondo hay dos mesas que suelen estar siempre ocupadas por los lugareños. En este bar siempre hay cuadrillas y lo que nunca encuentras son turistas. Posee un ambiente encantador que te hace conocer además la realidad de la gente de El Burgo. Os recomiendo que vayáis, me encantó.