Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Zamarramala?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Restaurantes en Zamarramala

4 colaboradores

2 lugares donde comer en Zamarramala

Restaurantes en Zamarramala
Restaurante panorámico La Postal
(3)
Es un agradable restaurante con unos grandes ventanales desde los que se ve una de las vistas más bonitas de Segovia. Desde la ciudad apenas se tardan 10 minutos en llegar y si os gusta desayunar fuerte y llegáis a la Postal antes de las 11:00 de la mañana podeis disfrutar de unos huevos fritos con beicon, y un refresco, por 2,50 €
Restaurantes en Zamarramala
El Ventorro de San Pedro Abanto
(2)
En primer lugar tardaron 25 min en darnos mesa cuando teníamos una reserva para las 15:00h, pero cabe destacar que además había dos comedores con las mesas montadas totalmente vacíos. Después de estar sentados, nos traen el aperitivo, sin pan, por lo que pedimos pan a uno de los camareros, viendo su muestra de indiferencia ante nuestra petición, decidimos pedir pan a un segundo camarero con cierta falta de higiene ( por el olor tan fuerte a axila revenida que desprendía) pero que nos trajo el pan ( eso sí, dos porciones y éramos tres comensales). A la hora de servir el entrante no tenemos queja alguna, pero pero si hablamos del plato principal, no corrimos la misma suerte. El cochinillo muy seco para el gusto de mis acompañantes pero en general correcto. En mi caso, pedí la merluza al horno con salsa de puerro y gambón, pero lo que realmente había en mi plato, era una gran ensalada con un trozo de merluza completamente lleno de ajo y el agua de la ensalada como salsa, por lo que la salsa de puerro y gambón quedó en el olvido de la cocinera ( lo pongo en femenino, ya que le pregunté al camarero que donde estaba la salsa, el cual fue a cocinas y luego me comentó que la cocinera le dijo que la salsa estaba ahí) así que dado que no me agrada demasiado el ajo, no me lo pude comer. Agradecer aquí al menos que la tarta de queso estaba muy buena. Para terminar mi acompañante pidió un vaso de agua y nos obligaban a comprar una botella de litro. Cuando terminamos de comer nos acercamos a la ventana de la planta superior ( donde comimos) para ver las maravillosas vistas de Segovía, cuando inesperadamente en el interior de la ventana y por tanto del comedor, vimos un chinche. Por todas estas circunstancias es obvio que no repetiremos, ni lo recomiendo.