Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Azkoitia?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Restaurantes en Azkoitia

9 colaboradores

4 lugares donde comer en Azkoitia

Restaurantes en Azkoitia
Restaurante Aitola-Zar
(7)
En 5 palabras: La catedral de las alubias. El restaurante Aitola-Zar es un caserío situado a los pies del macizo de Izarraitz, en el frondoso valle que desciende abruptamente desde el puerto de Azurki hasta los verdes pastos de la zona de Lastur. Bajando desde el barrio de Madariaga (Madarixa) dirección a Lastur, se coge un desvío a mano derecha (está indicado con un cartel grande de madera) que en menos de 2 kilómetros, y tras descender de forma vertiginosa por una carretera empinada a más no poder, da a parar al precioso y reformado caserío de Aitola-Zar, donde termina la carretera en forma de explanada. Con grandiosas vistas sobre el monte Erlo y haciendo de balconada hacia los verdes valles que descienden hacia Lastur, la explanada donde se sitúa el caserío es inexplicablemente amplia, con sitio suficiente como para aparcar decenas de coches que acuden todos los fines de semana a comer allí. El caserío reformado tiene numerosos detalles ornamentales, desde el típico escudo en la fachada hasta la decoración rústica que presenta el comedor, con numerosos guiños al medio rural y forma de vida del caserío vasco, vestigios de un orgullo histórico que tristemente se va perdiendo poco a poco. La carta es relativamente corta, pero hay que decir que a Aitola-Zar se viene a lo que se viene. Relación cantidad/precio y calidad/precio inmejorable, con platos muy-muy caseros que harán las delicias de cualquier comensal, especialmente aquellos que se conocen como "buenos comedores". Entrantes como la paella de chorizo y los fritos variados son típicos, la masa de las croqueras está naturalmente deliciosa, pero si hay que hablar de un plato que hace leyenda y honor al sitio son las alubias de Aitola-Zar, auténtico manjar de los dioses rurales vascos. Sin miramiento alguno, allí te plantan en la mesa la cazuela ("perolo") de alubias con su super cuchara, acompañado de un plato de excelentes gundillas y otro platillo con berza natural y morcilla rellena de verdura. Calculo a ojímetro que la cazuela de las alubias, que van acompañadas de chorizo y costilla, darán para 3-4 cazos bien grandes, por lo que hasta el más exigente de los comensales saldrá satisfecho de la experiencia. De todas formas, no sólo es cantidad, porque la calidad de la alubia y el mimo con el que están cocinadas se nota desde la primera cucharada, se deshacen en la boca, y eso no es fácil de conseguir siempre. Simplemente caseras, un auténtica especialidad que recomiendo probar sí o sí, no hay excusas para no probar este histórico manjar que ofrece el restaurante Aitola-Zar. Respecto a segundos, destacan el bacalao y la merluza frita en pescados, mientras que la carta de carnes a la parrilla es más extensa, llevándose la palma el chuletón y la costilla a la parrilla, otro plato que se pide mucho en Aitola-Zar. De todas formas, cuidado con lo que se pide, simplemente las alubias con todos sus sacramentos pueden dejar prácticamente k.O. Al mejor de los comensales, por lo que mejor compartir alubias y luego degustar un buen segundo plato. De hecho, me quedo pena de no poder llegar a los postres, pero me consta que las tartas ofrecidas, la "mamiia" (especie de cuajada), las natillas y demás postres son caseros con 'C' mayúscula. La carta de vinos es correcta, con suficientes referencias, aunque lógicamente no es el objetivo de este sitio, por lo que con una buena sidra vasca ("sagardo") bien fresquita podemos coronar una inolvidable alubiada. El comedor es muy acogedor, con decoracion muy rústica, incluso la mantelería es de las típicas de sitios rurales y caseríos vascos en los que dan de comer. Los fines de semana, es un sitio que siempre se llena, por lo que dada su ubicación algo alejada de pueblos como Elgoibar, Azkoitia y Deba, conviene reservar con antelación, ya que si vas y no tienen sitio, hay que desandar lo andado y la carretera para llegar hasta allí tiene su miga, sobre todo en invierno. Si no me equivoco, creo que el caserío Aitola-Zar también está acondicionado y funciona como agroturismo o casa rural, lo que completa su maravillosa e inmejorable oferta gastronómica en este entorno verde y montañoso. Vuelvo a repetir, las alubias son de ley, están de escándalo. Es el típico sitio para sorprender a alguien de fuera de Euskadi y llevarle allí a comer, alucinará en colores.
Restaurantes en Azkoitia
Ttakun
(1)
Buen bar para ir con amigos a tomar unas cervezas y/o comer un bocata. Recomiendo la ración de croquetas de jamón y queso, así como el bocadillo de albóndigas con queso y patatas fritas. Los bocatas son bastante grandes. Los sábados por la noche también hay buen ambiente. Como la mayoría de los bares de la zona, el 24 y 31 de diciembre, de 19:00 a 21:00 suelen hacer unas rifas donde sortean botellas de vino y embutido entre los asistentes.
Restaurantes en Azkoitia
Restaurante Joseba
(4)
La decoración es sobria, con las paredes en piedra y cuenta con una gran sala de que se abre al exterior. La calidad de atención al cliente es muy esmerada y cuidada. Excepcional. Ofrece recetas de la cocina tradicional elaborada con productos de estación y autóctona de la zona. Los que visiten este lugar quedarán deslumbrados con su arquitectura, ya que se trata del antiguo palacio Floreaga, el cual fue construido en el siglo XVI. Hoy en día ha sido restaurado y equipado con modernas tecnología, pero conserva el romanticismo de la época e invita a relajarse y degustar las más exquisitas recetas de la cocina tradicional española.
Restaurantes en Azkoitia
Restaurante Itturri
Situado en la localidad de Azkoitia, el restaurante Itturri es un lugar especialmente diseñado para disfrutar de comidas familiares y de grupos. Su carta esta compuesta por platos de la cocina tradicional vasca, con menúes de semana, otro de fin se semana y a la carta. Itturri ofrece un ambiente rustico, sencillo, pero muy acogedor. Buen servicio y platos de calidad.