MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Artenara?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Qué ver en Artenara

24 colaboradores

10 cosas que hacer en Artenara

Bosques en Artenara
Pinares de Tamadaba
(15)
Los bosques de Tamadaba son uno de los lugares más bonitos de GRAN CANARIA. Se trata del bosque más antiguo de la isla. Desde allí se puede disfrutar de unas vistas impresionantes sobre la costa del norte de Gran Canaria y sobre el Teide en Teneriffe (la montaña más alta de España). Este lugar contrasta con la imagen de sol y playa que muchos turistas tienen de Gran Canaria ... Porque una imagen dice más que mil palabras hemos añadido algunas fotografías y un vídeo del lugar.
Miradores en Artenara
Mirador de Unamuno
(3)
Como digo en muchas ocasiones, hay rinconcitos, que no rincones que pasan inadvertidos cuando visitamos un lugar. Este es el caso de este mirador que se encuentra en un recodo del casco de Artenara. Su origen es muy sencillo, pero al mismo tiempo muy literario, ya que tiene como protagonista al insigne escritor e intelectual Miguel de Unamuno. Cuando visito Gran Canaria, allá por 1910, quedó absolutamente maravillado por el paisaje que tuvo ante sus ojos, llegando a describirlo como una " tempestad petrificada", tal era la violencia geológica que forma la visión del Roque Bentayga y del Nublo emergiendo entre barrancos y cimas. No pudo menos que alabar este rincón grancanario en su obra " Por tierras de Portugal y de España". Y es que el lugar es impactante, y podría decirse que el propio Unamuno se quedó no de piedra, pero sí de metal, al ver la escultura de tamaño natural que se le dedicó en 1999, así como la Ruta de Unamuno, que recorre preciosos rincones de los municipios de Teror, Moya, Valleseco, Tejeda y Artenara. Un paisaje de 14 millones de años que apenas ha cambiado desde que lo disfrutaron los ojos de don Miguel.
Iglesias en Artenara
Ermita de la Candelaria
La Iglesia en la zona de Artenara se remonta al siglo XVII, fecha en la que se llevan a cabo acciones evangelizadoras que propician la necesidad de dotar a la comarca de lugares donde acudir a los cultos religiosos. De esta forma, se construyen las ermitas de la Candelaria, en Acusa, y la del Rosario, llamada con posterioridad de San Matías, en Artenara, dependiendo éstas de la Iglesia Parroquial de Gáldar. Casas rurales Gran Canaria : Http://www.Toprural.Com/canarias/casas-rurales-gran-canaria_bd-es-97.htm
Cuevas en Artenara
(1)
De interés turístico en Artenara
Acusa Seca, yacimiento arqueológico
La Zona Arqueológica de la Mesa de Acusa cuenta con enclaves sepulcrales, cuevas pintadas, cuevas- granero, cuevas de habitación…, en el marco de un impresionante panorama de la Cuenca de Tejeda. Un paisaje inhóspito y particular que contemplareis también desde una carretera donde durante kilómetros puede no encontreis a nadie (si partís de La Aldea). En Acusa se concentraba una importante población aborigen con hábitat troglodita que se mantuvo reutilizando los espacios a través de la mezcla con la cultura de los colonizadores europeos , la primera ermita del lugar estuvo establecida en una cueva en Acusa Seca, conocida como la Cueva de San Juan.
Iglesias en Artenara
Iglesia de San Matías
(2)
Como en la mayoría de las localidades de canarias, las primeras edificaciones religiosas se levantaron rápidamente y sin deseo de perdurar. La prisa hizo que muchas de las primeras iglesias, aparte de quedar rapidamente empequeñecidas por la velocidad con la que se produjo la cristianización y la colonización de la tierra canaria, fueran torpemente levantadas y con material de poca calidad. Esto hizo que la casi totalidad de ellas tuvieran que levantarse de nuevo varias veces, como la Iglesia de San Matías en Artenara. La actual iglesia data del S.XIX, donde destacan sus dos torres construidas en piedra roja de Tamadaba y con una hermosa pintura mural, obra del artista teldense José Arencibia Gil, que ocupa todo el frente, tras el altar y que tiene una curiosa historia. Al parecer, el artista eligió a los modelos para el cuadro entre los habitantes del pueblo, así entre ellos se encuentra por ejemplo el padre de nuestra amiga Miriam de Artenatur, convertido en un rubio angelito. Si se mira hacia el techo, se descubrirá un hermoso ejemplo de artesonado de madera, de clara influencia mudéjar de la preciosa tea canaria. En el templo se guardan las andas de plata y el tesoro de la Virgen de la Ermita, que la engalanan cada año en sus fiestas patronales, así como otras imágenes que acostumbran a procesionar en la Semana Santa.
Iglesias en Artenara
Ermita de la Virgen de la Cuevita
(1)
Hay miles, quizá millones de iglesias, ermitas, capillas y altares que alaban y dan cobijo a otras tantas imágenes de la Virgen María alrededor del mundo, pero ¿cuantas hay que realmente cautiven por la sencillez, la inocencia y el fervor de quienes las levantaron? La Ermita de la Virgen de la Cuevita, en Artenara , rapidamente llama nuestra atención. Primero, porque al no tener conocimiento previo de tan especial enclave, al decirnos que íbamos a visitar a la Virgen de los Ciclistas y del Folclore, por mucho que mirábamos no podíamos encontrar la ermita. Hasta que topamos con ella en la misma pared de la montaña. Cuenta la tradición que varios frailes franciscanos de las expediciones de mallorquines y catalanes, se adentraron por las abruptas barrancadas del lado occidental de Gran Canaria en misión apostólica, llegando a las cumbres con una pequeña imagen de la Virgen María a la que, con auxilio de algunos indígenas catequizados, labraron, cara a los precipicios, una reducida casa de oración donde colocaron a la Señora. Apenas cabían 11 personas. Más tarde, la gran devoción que generó la imagen obligó a su ampliación y mejora, hasta quedar tal y como la vemos hoy. Al traspasar la pequeña puerta, que sin embargo deja pasar un gran chorro de luz, contemplamos el sorprendente interior, que tiene labrados en roca el coro, el altar, el púlpito y el confesionario. Nos acercamos para ver el pétreo mobiliario, como no queriendo creer que algo tan sencillo pueda ser tan hermoso. El contraste del colorido de las imágenes y la roca viva es muy grande, y hace que inmediatamente centremos la vista en la pequeña figura de la Virgen, de apenas 80 centímetros de alto y en el crucifijo que la acompaña en la ermita. A un lado, antes de salir, vemos enmarcada la dedicatoria de dos grandes ciclistas españoles que también rinden devoción a su Patrona, Miguel Indurain y Perico Delgado. Un precioso rincón que no podemos dejar de visitar cuando estemos en Artenara.
Miradores en Artenara
Mirador de la Atalaya
(1)
Este lugar está presidido por el Monumento a los Pinares, de Máximo Riol, y desde aquí se divisan los caseríos de Las Cuevas, Caidero y Chajunco. Estamos en uno de los emplazamientos más altos de la isla, vereis que la mayor parte de los vecinos viven en cuevas que son frescas en verano y cálidas en invierno. Asimismo, sin movernos del lugar, podemos observar la mole del pinar de Tamadaba.
Pueblos en Artenara
Artenara
Un paseo por Artenara nos ayuda a descubrir sus tesoros tanto arquitectónicos como de sus miradores para contemplar la orografía de la isla.
Reservas Naturales en Artenara
Montañón Negro
Un precioso lugar para un paseo en todo terreno por las pistas forestales del Montañón Negro, con unas vistas espectaculares del lugar, zona de Paisaje protegido Las Cumbres, llegando a divisar el Teide y la orografía de la zona, también se puede hacer ruta de senderismo, muy recomendable.