Disfruta más de tus viajes
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
Entrar con Google +
Empezar a colaborar
¿Te gusta Museo Judío de Berlín?
Compártelo con el mundo
¿Dónde quieres ir?

Museo Judío de Berlín

info
guardar
Guardado

18 opiniones sobre Museo Judío de Berlín

5
Ver fotos de Ele Baños
5 fotos

Continente con contenido

En las últimas décadas, los museos se están dando cuenta de que para explicar la historia hay mejores formas que mostrar un mapa o exponer una maqueta. Si esta tendencia es cierta podríamos considerar a este museo uno de sus primeros y mejores exponentes en el mundo.

El Museo Judío abrió sus puertas en 1999 y desde entonces, muchos otros han seguido su ejemplo, tales como el Museo del Levantamiento de Varsovia (2004) o el Museo de la Paz de Hiroshima (2008).

A todos ellos los podríamos considerar museos vivos, cuya propuesta arquitectónica es tan importante como lo que contienen y en los que el visitante debe salir con la sensación de haber “sentido” más que con la de haber “aprendido”.

Se trata de museos interactivos, vivenciales en los que el visitante no puede conformarse con mirar, debe tocar, andar y escuchar.

En el Museo Judío de Berlín la arquitectura y sus cuidadas simbologías muestran y enseñan más sobre la situación de los judíos en Alemania que cualquier vídeo o fotografía de las que hasta entonces se habían expuesto.

Y es que los pasillos inclinados que hay que recorrer provocan la sensación de asfixia, inestabilidad y angustia que los judíos sintieron en esa Alemania que era para ellos un laberinto sin salida. Las grietas que cruzan la fachada parecen querer denunciar esa parte de la historia que dejó cicatrices reales en todo un pueblo. Penetrar en la Torre del Holocausto y encontrarse en una estrecha habitación a oscuras por la que sólo entra una debíl luz por la parte superior crispa los nervios de cualquiera. Pasear sobre las caras de hierro que chirrían bajo nuestros pies es aterrador a la parte que inevitable… Pero si algo destaca en este museo por encima del resto es el vacío, la ausencia que todos esos judíos berlineses desaparecidos dejaron en la ciudad. De hecho, durante los primeros años este museo estuvo abierto al público completamente vacío, sin exhibir ninguno de los contenidos que años más tarde llenan sus salas y es que el propio edificio cuenta lo que ese museo quiere contar.

Tras una visita al Museo Judío de Berlín el visitante no sabe más sobre qué ocurrió con el pueblo judío pero sí intuye toda esa angustia y desesperación que ese período de la historia de Alemania provocó.
Ele Baños
1
Ver fotos de Manuel Palacios
1 foto

Un museo para sentirlo

El Museo Judío de Berlín es bastante interesante por el hecho de que no es tanto educativo sobre los hechos que tuvieron lugar durante la Segunda Guerra Mundial sino porque trata de imbuírte de la sensación que tuvieron los judíos con la persecución creciente. El techo está desequilibrado, los pasillos están inclinados, se tuercen, se estrechan, se oscurecen… Hay varias salas donde trata de transmitirse esa sensación de inestabilidad. En la Torre del Holocausto, por ejemplo, nos encontramos en una sala con el techo elevado, totalmente a oscuras, iluminada tenuemente a través de un tragaluz con forma de rendija. Está cerrada herméticamente, por lo que el único sonido dentro es el escaso que proviene del exterior desde dicha rendija. Realmente embriagador y espectacular. La segunda parte de la visita se realiza por la parte antigua del museo, en la que se nos cuenta la historia del judaísmo desde el principio de los tiempos hasta la actualidad.

La visita al museo requiere en torno a la hora y media y tres horas, según la profundidad con la que queramos integrarnos en la información que proporciona. El precio es de ocho euros con la visita estándar, la galería permanente y las exposiciones que haya en esas fechas, tres euros con entrada reducida de estudiante. La audioguía sale por tres euros y el guardarropa es gratuito. La fotografía está permitida a todos los espacios, siempre que se haga sin flash.
Manuel Palacios
2
Ver fotos de Los Pobres También Viajamos
2 fotos

Un paseo necesario por la historia

Antes que nada, decir que el Museo Judío de Berlín es inmenso y que necesitas, para poder visitarlo con tranquilidad, toda una mañana - o más.

Dicho esto, hacer una visita rápida también es posible - aunque tal vez lo de "rápida" suponga en este caso más de dos horas. Lo más interesante del museo, a nuestro juicio, son las exposiciones de la planta inferior donde se cuenta la historia del Holocausto, y también las instalaciones de las que puedes participar. Las plantas superiores hablan sobre la cultura judía y puede que se hagan un poco más pesadas, pero si se tiene tiempo tienen también su interés.

El Museo Judío es, por lo tanto, uno de los lugares que debes visitar si viajas a Berlín, teniendo en cuenta que su entrada está incluida en el Museum Pass.
Los Pobres También Viajamos

Museo judío de berlín

El Museo Judío de Berlin te sorprende nada más llegar por la arquitectura de su edficios, diseñado por el arquitecto Daniel Libeskind, que te sorprende por lo grandioso y lo modernista del mismo.

La entrada del museo cuesta 5 € y antes de acceder a las salas deberás dejar en el guardarropa, tanto abrigos, como mochilas o bolsos ya que no te dejan entrar con nada de este tipo.

Este museo lo que hace un un recorrido a traves de la historia, de la importancia de la cultura judía dentro de Almenania, tanto en la vida cotidiana como en el pensamiento, a traves de sus filósofos, como en la medicina, las abogacía, etc.

Para mi lo más impresionante es la llama Columna del Holocausto, una sala cerrada semioscura de hormigón y vacía, en la que lo importante es la sensación que genera en ti el estar en esa sala. Y lo otro que tambien me gusto mucho fue el "Jardín del Exilio" un jardín al aire libre con un laberinto de columnas que tambien lo que te hace sentir es lo importante.

El resto de museo a mi al menos se me hizo un poco pesado, por que la historia del judaísmo en el día a día aleman, no me atrae excesivamente. Quiza la idea preconcebida que te tenía yo del museo era errónea y por eso no me gustó mucho.
mgcvidon
Leer 10 más
Listo

Habiendo pasado ya 20 años del comien...

Habiendo pasado ya 20 años del comienzo de la reunificación de Alemania, pareciera muy natural hablar del holocausto y el nazismo; visitar los museos que en la última década se han abierto en Alemania, Inglaterra y otros países europeos, cuyo tópico es la Guerra, Hitler o el holocausto; sin embargo, ningún museo te expresa de forma tan completa y emotiva lo que este pueblo ha padecido por siglos, como lo hace este Museo Judío de Berlín (Jüdisches Museum Berlín).
Para comenzar a describir este espacio tan peculiar, es importante mencionar que el edificio está dividido en dos ´partes: Primero es una casa antigua por donde se entra y de ahí se pasa a un gran edificio muy moderno de artística arquitectura, que fue construido en el año 1999, con un diseño del Arq. Polaco David Lideskind.
Sus formas caprichosas y complejas se interpretan como el gran vacío dejado por los judíos que murieron en el holocausto, en sí el proyecto se resume en la expresión “El vacío y la ausencia”…y está planeado para rendir un homenaje a los millones de judíos alemanes, principalmente berlineses, que fueron víctimas de los nazis.
La colección de objetos, fotografías, posters, pinturas y videos es muy basta, y los personajes que ahí se incluyen son principalmente judíos universales como Albert Einstein, Karl Marx, Anne Frank, Sigmond Freud y otros, pero también se presenta a personas ordinarias que tuvieron experiencias extraordinarias o simplemente dejaron importantes testimonios sobre la guerra.
El museo es muy grande, tiene muchas salas y todo es muy interesante, por lo que se debe dedicar toda una mañana o toda una tarde para disfrutarlo de verdad.
Cuenta con un área muy grande para comer, además de una tienda con artículos muy interesantes para traer de regreso a casa.
La ubicación es muy buena y de fácil acceso y su vivita es obligada para quienes desean entender la historia de esa terrible guerra.
ana schwarz
1
Ver fotos de raquel R G
1 foto

Aislamiento

Sin palabras. No es tanto el contenido del museo sino el museo en sí lo que no te deja indiferente tras la visita. Cada vez que vuelvo a Berlin hago mi parada en este lugar.
Un lugar para reflexionar y abrir todos los sentidos.
Un edificio que no se observa. Se siente.
raquel R G

No lo recomiendo

De este museo nos esperábamos bastante más; la decepción ha sido brutal.

Sencillamente, no dábamos crédito, muchas cosas en mi opinión eran absurdas, carentes de interés o de importancia. Esperábamos una explicación de la historia judía, los orígenes, la cultura, detalles de la segunda guerra mundial... Nada más lejos de la realidad, y creerme al decir que Wikipedia aporta más información que este museo; no hemos aprendido nada nuevo.

No lo recomiendo en absoluto.
nerea pe
6
Ver fotos de Laryssa Caetano
6 fotos
Laryssa Caetano
Traducir
Ver original
6
Ver fotos de Daniela VILLARREAL
6 fotos
Daniela VILLARREAL
Traducir
Ver original
7
Ver fotos de Dico
7 fotos
Dico
Traducir
Ver original
1
Ver fotos de valentina d'acquisto
1 foto
valentina d'acquisto
Traducir
Ver original
1
Ver fotos de Adriana Saeli
1 foto
Adriana Saeli
Traducir
Ver original
lamaga
Traducir
Ver original
1
Ver fotos de Nicolas Hauviller
1 foto
Nicolas Hauviller
1
Ver fotos de Laura Aldama
1 foto
Laura Aldama
Listo
Leer 10 más

Información Museo Judío de Berlín

Teléfono de Museo Judío de Berlín
+49 30 25993300
+49 30 25993300
Dirección de Museo Judío de Berlín
Lindenstraße 9
Lindenstraße 9
Web de Museo Judío de Berlín
http://www.jmberlin.de/
ver más