MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Marchena?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Plazas en Marchena

3 plazas en Marchena

Plazas en Marchena
Plaza Ducal
Es el corazón del centro histórico de Marchena y durante siglos el espacio que congregó su vida social. En 1309 Fernando IV concedió a Fernando Ponce de León el señorío de Marchena, al ser biznieto de Alfonso IX y estar casada con la hija de Guzmán el Bueno. En 1388 su descendiente Pedro Ponce de León fue nombrado I Conde de Arcos, título que ascendió al rango de Ducado en 1493 por concesión de los Reyes Católicos en la persona de Rodrigo Ponce de León Así la Villa de Marchena se convirtió en la capital del ducado de Arcos, ducado que comprendía gran parte de las provincias de Cádiz y Sevilla. En Andalucía existía otra gran casa nobiliaria, la de Medina-Sidonia, con la que finalmente emparentaron y se unieron. Para llegar a la Plaza Ducal, centro administrativo de los estados ducales, conviene circunvalar Marchena. Si entras en la Villa por la autovía de Sevilla atraviesa la travesía de San Ignacio doblando a la izquierda a la altura de la gasolinera que se halla en la salida del pueblo camino de Córdoba. Sigue siempre de frente y cuando te apercibas de que estás bajando una pequeña pendiente mira hacia tu izquierda, pues estarás junto a la plaza. No obstante, yo me pasé de largo, entré por la calle Amargura donde aparqué el coche, pero antes tuve que dar la vuelta porque no existen indicaciones de tan importante lugar histórico. La plaza ducal no sigue la tipología de plaza mayor castellana. No existen soportales sino edificios de cuatro plantas con abundantes vanos de iluminación. Es cuadrangular y salvo unos arbolitos carece de monumentos centralizadores de la misma. Se nota que en este coso se celebraban eventos festivos de todo tipo para el solaz de los señores. A la plaza se puede acceder por cinco entradas, enmarcadas por arcos de medio punto. El edificio principal es hoy utilizado para el cobro de tasas municipales. Tiene la clásica portada barroca dividida en dos cuerpos, el inferior entre columnas y el superior con balcón corrido. Los balcones son una constante en toda la plaza, así como la estructura de las casas, auténticas "casas de vecinos" donde antaño se apiñaba la corte y hoy viven modestas familias alrededor del patio común. En el conjunto se pueden apreciar algunas viviendas con aires moriscos en sus galerías superiores. Como casi todo en Marchena esta plaza ducal sorprende, está tan escondida que se diría que ni existe. En cualquier otro sitio se encontraría ajardinada o reluciente como muestra de su glorioso pasado, aquí parece una plaza corriente de un barrio de la periferia. Y sin embargo aquí residieron los nobles más importantes de Andalucía en el medievo. Con razón el lema de Marchena es el de bella desconocida, pues no aparenta su pasado, al que esconde bajo la fachada de un pueblo agrícola de la campiña sevillana.
Plazas en Marchena
Plaza de los Duques de Arcos
Es el actual centro administrativo de Marchena, un espacio abierto delante de la Puerta de Morón y dedicado a los Duques de Arcos cuyo escudo de armas preside una de las entradas de la plaza. Actualmente es conocida como "plaza del ayuntamiento" al ser éste el ocupante del mayor edificio de la plaza. Es un edificio de dos pisos, con soportales de medio punto y balcones corridos en la planta superior. Ocupa el frontal de la plaza y un lateral por donde se puede acceder bajo arcos y bóvedas de cañón a la parte trasera de la plaza o a un lateral donde existe una imagen mariana. El lado izquierdo de la plaza son viviendas que siguen el mismo esquemo, pero que han cegado los soportales para ganar espacio residencial. En uno de los laterales una entidad bancaria, en el otro varios negocios, en uno de los cuales tuve el placer de refrescarme. Esta plaza está elevada accediéndose por la parte inferior con escalones. En sus laterales dos miradores abalaustrados. El foro está casi vacío, excepto algunos naranjos y un monolito con un mapa medieval de Marchena. Más allá de los escalones el tráfico rodado y la iglesia dominica de San Pedro Mártir. Esta plaza fue urbanizada en 1960, año en que se instaló el ayuntamiento en esta ubicación tras pasar mucho tiempo en la Plaza Alta. Sinceramente creo que se perdió una gran oportunidad pues al elevar la plaza se ha generado un gran espacio vacío pero bastante inútil. Si en lugar de elevarla se le hubiesen instalado gradas tendríamos un gran teatro al aire libre con una magnífica acústica en todo el centro urbano de la Villa de Marchena. Un lugar ideal para todo tipo de eventos, un espacio abierto de los que tan necesitada anda la ciudad. Por ello la plaza transmite frialdad, no parece tener nada que ver con el pasado ducal de la ciudad, a pesar de su nombre.
Plazas en Marchena
Rincón del guitarrista Melchor
(1)
A pesar de hallarse en el centro urbano existe una gran quietud y silencio en la misma y ni siquiera pasa nadie por ella.Esta minúscula plaza, bautizada como "Rincón del guitarrista Melchor", es uno de los lugares con mayor encanto de la Villa de Marchena. Es fácil de imaginar que a la luz de las farolas, cuando las sombras invaden la ciudad, se debe de sentir algo mágico al oír rasguear una guitarra bajo estas murallas almohades. Se trata de la trasera de la Puerta de Morón, con la entrada de la Oficina de Turismo directamente a la plaza. Muy cerca la plaza del Ayuntamiento y el Juzgado, a escasos metros. Pero en este espacio el ambiente es mágico, incluso los edificios residenciales que lo rodean mantienen su aspecto barroco, contribuyendo a la estética del lugar. Ha sido dedicado a la figura del más grande guitarrista que ha dado Marchena, un músico genial al que se le considera uno de los creadores del toque gitano. Melchor de Marchena nació aquí en 1907, falleciendo en Madrid en 1980. Ha acompañado a los más grandes del mundo flamenco, consiguiendo el Premio Nacional de Guitarra Flamenca en 1966. En Marchena nadie le olvida, al caer la noche en este rincón se siguen oyendo sus acordes. Por eso es "su" rincón.