Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Saint-Hilaire?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +
¿Dónde quieres ir?

Qué ver en Saint-Hilaire

4 colaboradores

2 cosas que hacer en Saint-Hilaire

Abadías en Saint-Hilaire
Abadia de Saint-Hilaire
(1)
Decidimos visitar esta abadía situada en el pueblo de mismo nombre porque es la cuna de una de las bebidas espumosas más famosas de Francia: "La blanquette de Limoux". Debo reconocer que la visita fue todo un acierto ya que descubrimos un bello y tranquilo lugar cargado de historia y de tradiciones, sobre todo relacionadas con el "catarismo". Ya antes de llegar, la carretera te regala placenteros paisajes de onduladas colinas repletas de viñedos. La visita a la Abadía se puede hacer por libre o guiada. Como dan muy buena información impresa decidimos hacerla por libre para tomarnos nuestro tiempo. Lo más destacado es su claustro gótico y los restos de antiguas bodegas donde los monjes crearon en 1531 el afamado espumoso. Recomendado si vaís con niños y además, como en casi toda Francia, puedes entrar con tu mascota, siempre que la lleves atada.
Pueblos en Saint-Hilaire
Saint-Hilaire
(1)
Saint-Hilaire debe su fama a dos hechos concretos, su magnífica Abadia (donde podemos descubrir unas estupendas tallas del maestro de Cabestany) y el vino espumoso más famoso del sur de Francia: "La Blanquette de Limoux". Callejear por sus pequeñas y escasas calles es una delicia, si además puedes entrar en las tiendecitas donde degustar el que está considerado el vino espumoso más antiguo del mundo, con el permiso del champagne ;-), la visita ya ha merecido la pena. Situado en el pintoresco y precioso valle de Lauquet, debe su creación a la Abadia fundada en el SVIII. Saint Hilaire es otro de los puntos recomendables si visitas el denominado "Pays Cathàre" y si eres amante de los buenos vinos franceses;-) La visita al lugar merece la pena debido al excepcional paisaje que le rodea, donde es imposible que no pares alguna vez y bajes del coche a disfrutar de las vistas.