Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Évreux?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Qué ver en Évreux

8 colaboradores

4 cosas que hacer en Évreux

Catedrales en Évreux
Catedral Notre Dame d'Evreux
(2)
La Catedral de Evreux es una de las poquitas joyas de esta ciudad de Normandía. Restaurada en el siglo XIX, el edificio original remonta al siglo XII. Renovada hace poco, la pulcritud del edificio desde el exterior esconde dos curiosidades al interior: primero un órgano ultra moderno, cuyo aspecto contemporáneo contrasta con la arquitectura romana y gótica del lugar. Y una pintura renacentista de toda belleza, escondida hasta en una de las capillas del fondo de la catedral.
Mercadillos en Évreux
Mercadillo de la plaza Clemenceau
El mercadillo alimenticio de la Plaza Georges Clemenceau tiene lugar todos los sábados por la mañana (cuidado que en Francia la mañana significa más o menos hasta la 1pm!). Podrán encontrar montones de productos frescos, desde las frutas y verduras de temporada hasta los champiñones y setas, además de huevos, pescados, panes y demás. Para quien no haya visitado un mercadillo francés todavía es una buena oportunidad de respirar un poco el ambiente popular de este tipo de lugares!
Plazas en Évreux
Plaza del ayuntamiento (la Mairie)
La plazuela donde se encuentra el Ayuntamiento (Mairie, en francés), huele a siglo XIX. El estilo mismo del edificio municipal lo atestigua, así como el antiguo teatro situado a su izquierda, con una fachada decorada de azulejos bastante bonita. Frente al ayuntamiento, una fuente (desgraciadamente en obras cuando visité la ciudad), así como el segundo punto fuerte de la ciudad después de la catedral: el "beffroi" (o campanario). También en obras en estos días! Es interesante ver cómo la biblioteca municipal (médiathèque), estilizada al modo del siglo XXI con madera y vidrio, no viene a contradecir sino a añadirle encanto al lugar!
Pueblos en Évreux
Evreux
La ciudad de Evreux no justifica una parada de por sí, pero si pasan por Normandía, yendo desde París hacia Rouen por ejemplo, vale la pena parar a pasear una horita por sus calles. En efecto la ciudad es pequeña, pero cuenta con algunos bonitos lugares, tal y como la catedral de toda belleza, sobre todo desde el otro lado del charquito (o "espejo de agua" como lo llamaron los urbanistas!) que encontrarán camino al edificio. Destruida casi totalmente por los bombardeos de la segunda guerra mundial, la ciudad queda con pocos edificios históricos. Se cruzarán con un par de casas típicas, ni más ni menos (una está en la plaza Georges Clemenceau), pero fuera de la calle Jean Jaurès y de algunas más que salen de ahí, y que son semi peatonales y con comercios, ya le habrán dado la vuelta a esta pequeña ciudad tranquila de Normandía.