MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Blanding?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Qué ver en Blanding

5 colaboradores

2 cosas que hacer en Blanding

Reservas Naturales en Blanding
Natural Bridges National monument
(3)
El parque de Natural Bridges, al que pueden entrar por 10$/coche o con el pase anual de los parques y monumentos nacionales estadounidenses (80$), está menos frecuentado que los cercanos parques de Arches o Canyonlands. Menos grande, es sin embargo lugar de interés, con sus 3 puentes naturales (pero "puentes" que no podrán cruzar, y que no están arriba de ríos!). En cada uno de los 3 lugares pueden conformarse con el punto de vista panorámico, o emprender la caminata que los llevará más cerca del puente. 2 de las 3 caminatas son bastante fáciles, aunque siempre hay que tomar en cuenta la altitud en la que estamos, y el desnivel (bajar hacia el puente significa volver a subir más tarde!). Así que cuidado con la respiración y la falta de aire! Parque tranquilo, en el que necesitarán bici o coche para ir de un inicio de sendero al otro, a no ser que tomen uno de los muy largos que recorren el parque entero (prevén entonces el día para hacerlo).
Cañones en Blanding
Mule Canyon
Siguiendo nuestro paso por Utah, nos encontramos en un punto que no nos dejó otra opción que hacer un alto en el camino y explorar un poco nuestro alrededores. Contentos y emocionados al ver un río con caudal rápido, color de barro suave pero que al leer el cartel no era otro que el famoso río Colorado. Sintiendo el más puro espíritu del mítico John Wayne nos adentramos un poco en la naturaleza que nos rodeaba, otro de esas maravillas de la naturaleza denominada como el Cañón de la Mula o "Mule Canyon". Curiosamente este cañón es mundialmente conocido por sus ruinas Anasazi en forma de cavernas construidas en grietas y elementos naturales, sin embargo, en parte por desconocimiento en el momento y por ir de paso, nos centramos en el principio de este cañón que nos resulto precioso. Una vez más abordó nuestra mente el contraste de donde veníamos, Escocia, al estar en un clima seco, polvoriento y en el sin duda y sin agua, no aguantaríamos demasiado. El calor era horrendo pero las vistas lo compensaban. Eso sí un sonido familiar de la tele, así como de serpiente de cascabel, hizo que volviésemos al auto y continuásemos nuestro camino. Contentos pero apenados por no poder haber visto más y por supuesto con muchas ganas de volver a descubrir más de esta maravilla de la naturaleza.