MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta La Serranía?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Qué ver en La Serranía

411 colaboradores
  • Monumentos
    60 rincones
  • Aire Libre
    33 rincones
  • Paseos
    12 rincones
  • Museos
    13 rincones

196 cosas que hacer en La Serranía

Pueblos en Valverde de los Arroyos
Valverde de los Arroyos
(38)
Cuando uno se propone visitar los pueblos negros de Guadalajara se verá obligado a elegir una de las dos rutas posibles. Circunstancialmente yo me equivoqué al elegir el camino, no obstante supuso una alegría, porque vi pueblos muy bellos y porque eso supone regresar al lugar y en la próxima ocasión intentar no equivocar la ruta. Son rincones realmente hermosos, tan solo se aprecia que estos pueblos han sido pulcramente restaurados, lo que les da un aire señorial que sin duda nada tienen que ver con lo que debieron de ser antaño. Ha sido un trabajo meritorio y de verdad que aconsejo visitarlos. La pizarra forma parte del paisaje, tanto en los techos como en las paredes, al igual que en muchas de sus calles, donde la utilizan para crear pequeños surcos por donde se desliza el agua. Lo visitamos un día gris y la llovizna era incesante, lo que ayudaba a darle un aspecto aún más encantador al pueblo.
Pueblos en Sigüenza
Sigüenza
(26)
Lejos de los ruidos, aire enfermo y revuelo, trajines y vanidad de las ciudades monstruosas existen lugares donde descansa el alma, agotada y tal vez, desesperada, herida. Sin duda, uno de ellos es Sigüenza, un encanto medieval. No me recuerdo cuando y porque me obsesioné con la idea de visitarlo pero me da muchísima alegría haber cumplido el llamamiento de mi alma. Desde mis primeros pasos algo me decía: "Aquí está el lugar donde debías estar y encontrarte". Estaba impaciente antes de perderme en sus calles que se entregan sin reproches pero al mismo tiempo guardan un orgullo por su pasado. No hace falta hacer excursiones guiadas - ¡sería un error terrible! Dejadles a las calles contarles sus historias de cualquier tamaño, importancia, de gloria y fracasos, de alegría y tristeza, de las noches frías de los inviernos y calores de los veranos, de fidelidad y traición cruel, de osadía heroica de unos y cobardía de otros. ¡Aprendan oír esas historias, esos susurros dulces! Fijaos en la alegría de las casas antiguas reformadas y el dolor de las dejadas al olvido... ¡Nada es permanente!.. A todo lo vence el tiempo, despiadado y cruel. La memoria de los seres humanos es desagradecida (en la mayoría de los casos) y hundida en pragmatismo, el día de hoy, en el egoísmo.
Reservas Naturales en Cantalojas
Parque Natural Hayedo De Tejera Negra
(9)
Aunque la mejor época para visitar un hayedo es el otoño la verdad es que cada estación otorga a los hayedos una apariencia diferente y mágica. Hay dos rutas: una de 6 kilómetros (2 a 3 horas) y otra de 17 (6 a 7 horas). Hacía bastante frío así que opté por la más corta. Lo primero que te encuentras son algunos robles melojos y pinos silvestres. No tardaremos mucho en llegar a las primeras hayas. A primeros de noviembre el suelo está cubierto de hojas. Los troncos plateados de las hayas contrastan con el musgo verde brillante que los recubre. El bosque parece la morada de hadas, gnomos y duendes. Se respira tranquilidad. También se ven algunos tejos (de ellos se hacen los mejores arcos). Los lagartos verdinegros están hibernando, pero se ven carboneros, mirlos, lavanderas… El próximo otoño no me lo perderé, pero sin duda merece la pena visitarlo en invierno o primavera.
Catedrales en Sigüenza
Catedral de Sigüenza
(26)
La Catedral de Sigüenza es una de esos tesoros históricos y arquitectónicos que encuentras tan a menudo en los pequeños pueblos de Castilla. Si caminas alrededor del catheral, cada fachada parece presentar algo nuevo... las imponentes torres de la fachada principal, los rosetones románicos, las antiguas puertas y la pintoresca Torre del Gallo... Y eso es solo el exterior. En el interior, es aún más sorprendente. Tres naves, capillas interminables cada una más recargado que la anterior, un claustro gótico, un coro intrincadamente tallado yordenado por el propio cardenal Mendoza... Y no es todo. Y la mejor parte es que aún mantiene su aire medieval: es oscuro, gótico e incluso un poco espeluznante por dentro. En una palabra, increíble. La catedral vale la pena el viaje a Sigüenza en sí misma. ¡No te lo pierdas!
Cataratas en Valverde de los Arroyos
La Chorrera de Despeñalagua
(12)
Al igual que rniega3 yo salí desde el pueblo de Valverde de los Arroyos con el pico del Ocejón como objetivo. Cual fue nuestra sorpresa cuando al poco de haber comenzado la caminata, apareció ante nosotros esta increíble cascada conocida como "La Chorrera". Sorprende ver una cascada tan espectacular de repente. Lo malo es que en pleno invierno no apetece mucho meterse debajo, pero en primavera debe ser todo un placer. Bueno, si queréis subir al Ocejón ya sabéis una de las referencias. Por cierto, una vez llegas a la Chorrera desde Valverde de los Arroyos, tienes dos opciones, bordearla o subir por su izquierda. Esta segunda opción es más quizá más dura.
Monumentos Históricos en Sigüenza
Casco antiguo de Sigüenza
(16)
Pasear por el casco antiguo de Sigüenza es dar una experiencia a los sentidos, es sentirte parte de la historia, una historia que comienza en la Edad del Hierro pero que llegó a su plenitud en la Edad Media española. El casco antiguo de la ciudad del alto valle del río Henares (también llamado «Valle de Sigüenza») es un relato de su historia, desde los vestigios de Roma, pasando por la época árabe, la reconquista, los grandes gremios y hasta la guerra civil española, lo que lo convierte en un enclave mágico para desplazarse en una excursión de un día o un fín de semana (si venimos de Madrid o los alrededores). Recomiendo pasear por el casco antiguo de Sigüenza, con tranquilidad, disfrutando cada detalle, descubriendo en cada esquina, imaginando y experimentando... Convirtiendo nuestro recorrido en un paseo mágico.
Senderismo en Valverde de los Arroyos
El Ocejón
(4)
He subido dos veces, la primera debía tener unos 8 años y la nieve me llegaba a la rodilla, pero eso era lo divertido, a la bajada en la ladera con una bolsa de plástico nos lanzamos como si fuéramos en un trineo así que el último tramo lo subi y bajé unas 1000 veces. Después he subido en primavera, nada que ver, pero igualmente muy bonito, yo subi desde Valverde que es mi pueblo (así que que os voy ha decir que es feo? Jeje), pero también se puede subir desde Majaelrayo aunque dicen que es algo más complicado. En condicones normales se tarda unas 3 horas 3 horas y media, desde el pueblo hay que coger el sendero que va a las chorreras pero luego coger una bifurcación que sale a la derecha y que las pasa por arriba, en la cima hay una caseta de piedra en la que durante todo el año hay un belén que se coloca en las navidades en una excursión que se organiza desde Guadalajara, según subis el monte que veis justo al lado a la derecha se llama el Cerro el Campo y el siguiente Las Piquerinas, al otro lado de ellos se encuentran pueblos como Majelrayo, Campillejo... Desde arriba podeís ver Guadalajara, las torres de Madrid, el Alto Rey, si hace un buen día claro y abajo en la ladera Valverde muy pequeñito
Monumentos Históricos en Retiendas
Monasterio De Bonaval
(6)
Desde La Vereda de Puebla salimos hacia Retiendas, distante unos 7 kms. Salimos del pueblo hacia el Vado hasta el puente del río Tiendas. Cogemos la pista de la izquierda, que se bifurca pero seguimos la más próxima al río. Mas adelante una arboleda donde conviven encinas, robles y quejigos. Tras 10´ de paseo llegamos al Monasterio del siglo XII, ejemplo de transición del románico al gótico., rodeado de nogales.,Su estado es ruinoso pero aun conserva la gallardía de sus mejores años; el acceso al interior está prohibido. La iglesia es un claro ejemplo de las construcciones del Cister, con tres naves de dos tramos y cabecera en ábside. La fachada con puerta gótica ojival y relojes de sol (hay 3). A la derecha refectorio, las cocinas y las celdas de los monjes. Desde aquí nos acercamos al Jarama, donde encontramos los restos de un puente juntoa una chopera espléndida. Una vereda va paralela al río con acceso a rincones muy relajantes. Luego cruza una pradera, con vistas sobres las buitreras, el Ojo de la llave, el castillo, ... Una playita de arenisca en forma de lengua merece una parada. En 20´ llegamos al GR-10, bien señalizado que va al puente medieval de Valdesotos por el cañón del Jarama. Giramos a la izquierda en suave descenso, paralelos al muro (original) que delimitaba la huerta. Enfrente del Monasterio hay un canalillo de piedra que va un cubo excavado en la roca. Estamos en el molino de Valdesotos, construido en el sigloXVII y en uso hasta los años 50. Aunque las hiedras los cubren, la erfeccion de muros y las canalizaciones impresionan. A la derecha las cochineras, en ruina. Ahora hay que volver por el mismo camino.
Castillos en Jadraque
Castillo del Cid
(2)
Prepararos para un paseo demoledor si queréis ascender al castillo de Jadraque, el castillo del Cid (se cree que fue Rodrigo Díaz de Vivar quien conquistó, por primera vez, la fortaleza a los musulmanes). En lo alto de una colina, desde donde se divisa Jadraque y el valle del Henares y la campiña de Guadalajara, se encuentra este castillo alcarreño perfectamente conservado (aunque cuando yo fui, por remodelación no pude acceder al interior…si es que alguna vez se pudo). Por lo demás, Jadraque no tiene ningún interés; miento, obviando la comida que es una constante en la región, recuerdo que, junto al parque que es tranquilo y disfrutable, había una tienda de cerámica donde había auténticas virguerías. Por lo demás, lo de siempre: mal servicio de transportes en toda la zona y si no vais en coche os tocará andar un buen trecho hasta la estación de tren si no es que os toca andar hasta vuestro próximo destino. Este rincón parece arriesgado y es costoso de disfrutar (por la subida y las caminatas), pero si estáis de paso u os gustan los retos, Guadalajara los tiene por todas partes.
Ríos en Sigüenza
Hoces del Río Dulce
(9)
Soy un privilegiado. Sigo descubriendo cada fin de semana que basta con salir poco más de 100 Km de Madrid y encontrarse lugares que te trasladan a otro mundo, a otra época. Y, además, tengo la suerte de poder descubrirlo con mi familia: Mi mujer y mis dos peques Emma de 5 y Sofía de año y medio que cada vez son más parte imprescindible del viaje. A través de sus ojos, redescubro sensaciones y emociones que la niebla del estrés y la vida en la ciudad me había hecho olvidar. Bueno, después de esta introducción reflexiva, entremos en materia. Sigüenza es una ciudad muy conocida de la provincia de Guadalajara, situada a unos 130 Km de Madrid. Lo que quizá no es tan conocido es su pedanía de Pelegrina, uno de los puntos de partida para admirar la Hoz del Río Dulce, ya que allí nace una de las rutas que recorren este hermoso enclave de la Alcarria. Hay rutas más complicadas, como la que parte de Aragosa, pero en nuestro caso y caminando con dos niñas pequeñas, optamos por esta breve caminata de 4 km que en el 90% de su recorrido es muy sencilla. Esta vez, tuvimos la suerte de compartir senderimo, con unos vecinos más iniciados que nosotros (Laura y Raúl que también tienen dos hijos Natalia de 5 y Rubén de 2). Gracias a ellos contamos con una mochila de espalda en la que llevar a la pequeña y que hizo más llevadera la excursión. El paisaje es realmente hermoso. Allá donde mires puedes contemplar la huella indeleble que el agua ha ido haciendo en los millones de años que nos preceden. Grandes macizos de formas imposibles que jalonan un camino que las zarzas y los árboles van rodeando convirtiéndose en amenazantes en algunos tramos. En algún lugar hemos leído que se podía ir hasta con carrito, pero algunos tramos la verdad que me resultan imposible para ello. De lo mejor de la jornada, las rapaces. Mirar el paisaje con sus caprichosas formaciones rocosas y contemplar águilas perdiceras, buitres comunes o azores cruzar el horizonte es una experiencia impagable. Lo peor quizás es que el río estaba bastante seco a estas alturas del año, tanto que hemos podido dar la vuelta y atravesar el río al final de la ruta, cubriendo los 4 kilómetros totales con 4 niños en unas dos horitas. Para reponer fuerzas, una copiosa comida en el Restaurante Paraíso de Pelegrina y de sobremesa, una visita al Castillo. Pero eso, os lo cuento mejor en otro post.
Castillos en Atienza
Castillo de Atienza
(7)
Merece la pena acercarse a esta pueblo de Guadalajara para ver las ruinas de este castillo musulmán tan imponente qwue lleva ahí mas de 10 siglos y donde según la leyenda, pasó hasta el mismo Cid a sus pies. El pueblo tiene su encanto con sus calles y plazas en cuesta y casas con vigas de madera.
Pueblos en Cogolludo
Cogolludo
(7)
Las historias le dan a los viajes un matiz muy particular. Camino a la Comarca de los Pueblos Negros de Guadalajara, me detuve en una venta a la entrada de Cogolludo. Acababa de ordenar el menú cuando mi vecino de mesa comenzó a darme charla. Entre una cosa y otra, me preguntó si ya había visitado el pueblo. No, no lo había visitado, y la verdad es que tampoco tenía planeado hacerlo. “Cogolludo es el pueblo donde nació Cristóbal Colón”, dijo solemne. Lo miré sorprendida, y porque el hombre no tenía aspecto de trastornado y me caía simpático, lo dejé hablar. La historia que me contó resultó intrincada y novelesca, y el protagonista, hijo natural de una dama de alcurnia y criado ‘a escondidas’ en un convento del pueblo, no era otro que el gran navegante. Pero eso no fue todo: Para rematar su relato, el hombre me señaló una noticia de un diario reciente de Cogolludo. Con un enorme titular, ésta avalaba –como una teoría, claro- lo que me acababa de contar. La historia me había disparado la curiosidad. Terminé de comer, me despedí de mi vecino y en vez de subir al coche comencé a trepar hacia Cogolludo. Así fue como gracias a Colón conocí la villa. Tal vez por lo inesperado, lo primero que vi me dejó sin habla. La plaza mayor, porticada en parte y rodeada de casonas del siglo XIX, está presidida por el palacio de los Duques de Medinaceli, una impresionante construcción de finales del siglo XV con una fachada almohadillada de corte renacentista. En el pueblo pequeño semejante monumento deja a uno boquiabierto. Desde la plaza la calle sigue subiendo hasta la bella iglesia de Santa María, desde donde se tiene una vista espectacular del valle del Henares. En Cogolludo hay otra iglesia románica y ruinas de un castillo árabe en lo más alto de la loma. Pero lo que más atrae de la villa es su antigüedad polvorienta, su elegancia descuidada, su aire de sueño de muchos siglos. Cómo no entender que aquí la imaginación se vuele, se convierta en fantástica historia, o por qué no, en sorprendente verdad. Quién sabe, tal vez Colón no nació en Génova, sino en el mismísimo Cogolludo.
Pueblos en Atienza
Atienza
(3)
Atienza es un hermoso pueblo a 80 km de Guadalajara, donde la historia se ha unido a las calles empedradas y se refleja en cada edificio. Declarado monumento histórico-artístico en el pueblo hay maravillas ocultas como el arco de San Juan y la iglesia románica de San Bartolomé (el museo paleontológico). Merecen una mención especial la Torre del Castillo y las vistas increíbles de la zona. Este es uno de esos pueblos que creemos que sería perfecto para la jubilación o para esconderse del "mundo desatado" en el que entras en un bar y se ríen de la edad e ignoran a los visitantes que están de paso.
Miradores en Sigüenza
Mirador de Félix Rodríguez de la Fuente
(6)
En estos valles, en estas gigantescas paredes, aún resuena la voz del gran Félix Rodríguez de la Fuente. En homenaje a su extraordinaria figura y a los metros y metros de película que rodó por esta zona, se construyo este privilegiado mirador. Un lugar desde el que se tiene una amplísima panorámica sobre la Hoz del Río Dulce y sobre los valles que la rodean. Una imagen que el otoño tiñe de infinitos marrones y amarillos. Como si le agradeciesen a Félix todo lo que hizo por nuestra fauna, docenas de rapaces: Aguilas perdiceras, buitres y algún halcón sobrevuelan el Mirador, cómplices de la belleza de estos cielos.
Jardines en Sigüenza
La Alameda
(4)
Dejarte seducir por Sigüenza y todos sus encantos es una experiencia única y absolutamente inolvidable, su catedral, la alameda, el castillo devenido en Parador, el convento, etc. Cada rincón de este pequeño pueblo medieval nos cuenta una historia y nos hace viajar en el tiempo. Hermosamente conservado, con su calma que te envuelve e invita a perderte por sus calles para disfrutar los sonidos, los aromas, las maravillosas vistas. Una caminata por la Alameda, lugar en el que uno se siente en paz mientras pasea y puede ser testigo de momentos mágicos como partidos de bochas de un grupo de abuelos. En otoño, los álamos dorados y los arboles rojizos son un espectáculo en sí mismos. No dejen de visitarla y tomarse el tiempo de comer en alguno de sus excelentísimos restaurantes como Nola ó el Docel. Espero volver pronto, una parte de mi corazón quedó allí.
Iglesias en Sigüenza
Convento de San Francisco
(1)
Paseando por el bello e histórico pueblo de Sigüenza me encontré con este bello rincón, El Convento de San Francisco (Actualmente está habitado por religiosas ursulinas). Data de 1606 y fue un edificio donado por Antonio de Salazar para una comunidad de monjes carmelitas y que años más tarde (en 1643) lo ocuparían frailes franciscanos y cuyo escudo podréis apreciar en varias partes de su fachada. Como os comentaba antes, hoy por hoy lo ocupan las hermanas ursulinas haciendo de este edificio un convento, iglesia y colegio. Es un bello conjunto en el que podréis contemplar blasones (el blasón sería el conjunto heráldico con un significado propio, es decir, la superficie del escudo + las particiones y figuras que lo adornan,) y leyendas, ventanas enrejadas, un bello jardín, la iglesia con la imagen de la Purísima y todo ello rodeado de historia y del silencio propio de un pueblo precioso como es Sigüenza.
Monumentos Históricos en Sigüenza
Casa Del Doncel
(2)
Dentro del bello pueblo Medieval de Sigüenza nos encontramos con uno de los edificios más emblemáticos; La casa del Doncel. Se ubica frente a la iglesia de San Vicente y a la Travesaña Alta dentro de acojedora plaza. Es de origen gótico civil y ha servido de morada de personajes tan ilustres como las familias de Vázquez de Arce y Sosa y los Marqueses de Bedmar. Dentro, podréis disfrutar de salones decorados con cenefas mudéjares, separados por bellos arcos de yeserías. Y arriba, en el piso superior se haya el Archivo Histórico Municipal.
Plazas en Sigüenza
Plaza Mayor de Sigüenza
(3)
Sigüenza es un pueblo al norte de la provincia de Guadalajara, España. El haber vivido durante más de 15 años en Guadalajara, me llevó a visitar Sigüenza en varias ocasiones; Guadalajara en sí no es una ciudad muy turística, la verdad, pero tiene pueblos muy bonitos. Sigüenza no sólo cumplió una gran función defensiva durante la Edad Media, sino que ha estado influenciado durante seis siglos por el obispado del famoso Cardenal Mendoza, a quien se debe la construcción de la Plaza mayor porticada junto a la Catedral. Échale unas horas para andar por los alrededores :)