Oaxaca
Experiencias de los viajeros en Mercado de Oaxaca
Paulinette

El mercado de Oaxaca, en el estado de...

El mercado de Oaxaca, en el estado del mismo nombre, tiene la particularidad de ser el primer mercado, cuando bajas del DF hacia el Chiapas, que ya sabe a cultura maya. Los rasgos, los productos, todo es muy diferente de la colonial Puebla, o de las ciudades de la costa.

Lo más codiciado en el mercado de Oaxaca, son las chapulines, esos insectos rojos asados, que te ofrecen en una bolsita plástica, a la que agregan sal y limón, y te dan con un pedazo de pimiento. Dicen que saben a maní (cacahuete), pero no me atreví a probarlo, me contenté de creérmelo.

Otro producto de la región, el pimiento rojo, que se vende seco, y acompaña los platos con un toque picante.

El sitio del mercado es el mismo desde el siglo XVII. Las mujeres usan todas el mismo lenguaje para atraer a los clientes, forma de hablar muy parecida a la de las mujeres guatemaltecas: “qué le doy, que va a llevar, que va a querer, hay chapulines, hay tequila, hay pimiento”… la misma rítmica suena por todos los mercados hasta Honduras.

Además de fruta y verdura, encontrarás comida lista para llevar a tu hotel, o comer en las mini mesas y mini sillas del mercado. Una manera agradable de pasar un momento disfrutando la actividad del mercado, los vaivenes de las personas, cargadísimas, los colores y olores.
Zai Aragon

No apto para remilgados, recomendable...

Bienvenidos al sur.
Después de varias semanas viajando por el norte y centro de México, llegué a Oaxaca. Era mi toma de contacto con la zona maya y comencé explorando sus mercados.

Como no podía ser de otra manera, el color lo inunda todo, pero en este mercado además, las mujeres te "cantan" sus productos.
Las galerías están sucias y húmedas, como se espera de un lugar que no está pensado para el turismo. Éso, que puede ser para muchos un punto bastante negativo en un lugar en el que se vende comida, en realidad le da un toque de autenticidad, recuerda a cómo eran las cosas en el pasado.

En sus pasillos se pueden encontrar las frutas y verduras propias del clima tropical, además de piezas de carne que no se ven normalmente en los mercados modernos, insectos comestibles y otros productos de origen animal que no alcancé a averiguar qué eran.

Entre mis favoritos están los chapulines (una especie de grillos-saltamontes) que se suelen comer cuando a uno le apetece picotear algo. Se sirven fritos y aderezados con limón y sal. Muy típicos de esta zona. Es la versión maya de los cucuruchos de patatas fritas en Cádiz.

Por esta región abundan los tamales, así que si ves a alguien vendiéndolos te recomiendo que los pruebes. Están buenísimos, sobre todo los de mole.
Itzel Cisneros Mondragón

El amor entra por la boca.

Activar el traductor borracho

Traduce al español las experiencias en otros idiomas

ON
OFF
Daniela Villarreal
ESP
FRA
Comparte tu experiencia Tus opiniones y experiencias sobre Mercado de Oaxaca ayudarán a otros.
GUARDADO EN
5,00 sobre 5 (1 votos)
IMPRESCINDIBLE