MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿Dónde quieres ir?
Entrar con Google +

Valles en Benasque

7 valles en Benasque

Valles en Benasque
Pirineo Aragonés
(12)
LUGAR CON UNOS PAISAJES IMPRESIONANTES.DIGNOS DE VISITAR EN CUALQUIER ÉPOCA DEL AÑO.Es el lugar ideal para hacer excursiones y disfrutar del placer de fotografiar la naturaleza en todo su esplendor..
Valles en Benasque
Ibones de Alba (Valle de Vallibierna)
(3)
La aventura del verano: Junto con un amigo hemos subido 4 tresmiles (en pirineos) en 5 días y este se llevo la palma. El mítico Aneto 3.404m techo de la península es duro y muy muy bonito, es mas lo comercial del nombre y la altura que otra cosa, no deja de ser majestuoso, pero el pico Vallibierna Culebras, es mas, la ascension es de un grado de disfrute para el ser humano insuperable, unos acantilados, unas llanuras, unos lagos, en definitiva unas vistas, que en una foto no se puede plasmar las sensaciones que despierta lo que ven tus ojos, pero en la que muestro algo se puede captar. Sin mas preambulos deciros que es un lugar al alcance de todos de fácil ascension y acceso y que también es cierto que "la compañía hace de una aventura una lujuria" jejejeje 1 abrazo.
Valles en Benasque
El Valle de Estós
(4)
Bueno amigos, pues como parece que este verano le hemos cogido gustillo a los Pirineos nos hemos salido del Parque N. De Ordesa y Monte Perdido (aunque volveremos) y ahora nos encontramos de paseos y disfrute montañero por el Parque Natural de Posets y Maladeta. Concretamente hoy el que os muestro (una pequeña parte de él) es la zona del Valle de Estós. Ya estuvimos por aquí en Agosto, pero ahora el paisaje se ha tornado dorado a ratos y otras cobrizo por el encanto del otoño, aunque el fondo siempre es verde. Es curioso, pero estando en el campo me doy cuenta de lo poco consciente que era del cambio de estación en la ciudad, sin embargo aquí los meses cobran sentido y personalidad propia; y poder contemplarlo en lugar como este hace que a uno no le apetezca volver (al menos por ahora). El Valle de Estós ofrece algunas excursiones muy apetecibles, como (mi favorita) la que lleva al refugio de Estós, o el Ibón de Batisielles, al Ref. La Coma, al Pico de Estós (2532m.) o al Pico de Escobets (2902m) entre otras. Entre este Valle y el de Eriste los pueblos más famosos del Parque, Benasque (el más turístico) y Cerler (famoso por su oferta en deportes de nieve). Bueno, pues os iré contado poco a poco más de alguno de estos rincones que el Parque me está dejando descubrir.
Valles en Benasque
Valle de Eriste (Parque Ntral. Posets-Maladeta)
(1)
Disfrutando de la naturaleza
Valles en Benasque
Valle de Remuñe
(2)
El camino comienza al final de la carretera de Benasque al Hospital, entre un bosque de pino negro con suaves pendientes, después de 15 minutos se llega a una zona más llana, la Pletá des Capellans, de gran belleza, con prados salpicados por rododendros en flor y pinos negros, donde pude ver una ardilla muy de cerca, trepando por un pino pequeño, al final bajó al suelo y se perdió entre los matorrales de rododendro y boj. El primer lago no tarda en aparecer, no es muy grande pero el entorno hace que sea un ibón muy fotogénico, con sus aguas reflejando la nieve de la Forca de Remuñe, y algún que otro rododendro. Enseguida se llega al segundo ibón (lago). Con unas vistas excepcionales de este hermoso valle hago una parada técnica para comer algo, igual que la pareja que encontré en el lago. No es un ibón muy accesible, sus orillas tienen grandes bloques de granito y sus pendientes son inclinadas. Me acerqué a la pareja y estuve charlando un rato con ellos, eran catalanes y estaban enamorados de Benasque, no era la primera vez que venían, y cuando lo hacían visitaban los mismos sitios, el día anterior habían intentado subir el Sacroux por Gurgutes pero la niebla en Francia se lo impidió. Remuñe ya lo conocían y les encantaba por sus paisajes de alta montaña y su soledad al ser un valle poco frecuentado. La altitud del segundo ibón según el mapa es de 2.230 m. así que hasta el Portal de Remuñe me quedaban 615 m. Fue entonces, mientras hablaba con la pareja de catalanes cuando vi a un montañero que bajaba por un helero enfrente de nosotros, así que me despedí de la pareja y enfilé hacia él para preguntarle como estaban las cosas por arriba. Continué a nivel saltando entre los bloques de piedras para no perder altitud, el mapa marcaba que tenía que descender hasta el río para continuar por el valle y luego girar a la izquierda pero pensé que era mejor no bajar para no perder altitud y seguir por la canal por donde bajaba el montañero. Por suerte él vino también hacia mí y le pude alcanzar. Le pregunté si había mucha nieve y cómo estaba el camino por Literola, me contestó que él tenía intención de subir la Tuca de Remuñe pero que al haber tanta nieve y estar helada decidió darse la vuelta, la verdad es que me asustó porque el tío iba con piolet y crampones, y yo solo iba con unos simples bastones. Continué por la canal por la que había bajado este montañero, iba sorteando los heleros cuando se podía, el camino desaparecía por la nieve, volvía a aparecer o de repente aparecía un hito de forma casi milagrosa, así que fui remontando la pendiente, hasta que la nieve era cada vez más abundante. Entonces continué por una pequeña cresta de bloques de piedra libre de nieve, pero al final no tuve más remedio que continuar por la nieve. Se distinguían dos o tres huellas de paso por la nieve, quizás una fuera del montañero que había bajado. Una iba por la ladera justo por encima de mí, decidí seguir la que iba por debajo en una zona con menos inclinación para evitar resbalones o caídas. Llegué a un punto en que la nieve era muy abundante, alguna vez pisaba en nieve blanda y me hundía casi hasta la rodilla pero había que incorporarse y continuar. Poco a poco fui cogiendo altura, las vistas se hacían cada vez más sobrecogedoras, el cansancio, el sudor, el temor a un resbalón, no podían con la emoción de estar más cerca del Portal de Remuñe. La huella subía en ocasiones por rampas muy empinadas entonces aprovechaba algunas rocas desnudas en la nieve para avanzar más seguro, a veces pensaba en desistir y volver sobre mis pasos pero cuando más lo necesitaba apareció una huella reciente y bien marcada que indudablemente se dirigía hacia el collado del Portal de Remuñe. La seguí con la ilusión de que posiblemente llegaría hasta el Portal. Ya estaba muy alto, parecía que quedaba poco y la nieve estaba blanda, sin ningún peligro, la pendiente ya era mucho más suave y me lo tomé relajadamente. Al final ya tenía ganas de llegar pero el collado no aparecía nunca. Era extraño porque todo indicaba que ya estaba arriba del todo, cuando de repente vi un hito gigantesco de piedras. No era el collado, era el pico del Portal de Remuñe, de 2.845 m., desde el que se veían los picos del macizo de la Maladeta y las cumbres de la cresta de las Tucas de Literola por debajo de mí. Impresionante. Una vez situado en el mapa me dirigí hacia el collado con la Forca de referencia, cuya imagen era completamente diferente a la que se veía desde el valle pues lateralmente perdía su aspecto de forca. El Ibón de Literola no se veía, se adivinaba su forma debajo de una gran capa de nieve que se iba rompiendo cerca de sus orillas dejando charcas de agua de un azul claro resplandeciente por encima de la nieve. El Perdiguero se veía inmenso y el circo de Literola estaba lleno de nieve. Después de hacer algunas fotos empecé a bajar hacia el lago de Literola y regresar por el valle del mismo nombre.
Valles en Benasque
Aigualluts
Después de una pequeña excursión se llega a este plano por donde discurren las aguas procedentes del glaciar del Aneto. A pesar de estar muy concurrido, siempre se encuentra un sitio donde descansar y disfrutar del paisaje.
Valles en Benasque
Valle de Benasque
Un lugar mágico e inolvidable, si os gusta la montaña.... espectacular.