Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Kathmandu?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Templos en Kathmandu

25 templos en Kathmandu

Templos en Kathmandu
Swayambunath
(15)
En la visita al "templo de los monos" o Swayambhunath, nos cogió un ligero aguacero, que nos hizo resguardarnos debajo del dintel de una de las puertas que hay en el recinto, y cual fue mi sorpresa al oír una especie de cántico y mantras.No se puede ser viajero si no eres curioso..Así que sin pensarlo dos veces, me adentré por un pasillo hasta llegar donde salían esas voces. Los monjes estaban escuchando con mucha atención a otro que leía en voz alta, y de vez en cuando entonaban una especie de mantra, apenas se inmutaron cuando tímidamente asomé la cabeza y los "inmortalicé" con mi cámara..Es más, creo que más de uno hasta puso cara de posar.
Templos en Kathmandu
Hiranya Varna Mahavira
(2)
Llama la atención encontrar este templo budista tan próximo a la Plaza Durbar de Patan y a sus numerosas pagodas hinduistas. Merece la pena salir un rato de la plaza y adentrarse en las calles que la rodean para descubrir también auténticas joyas. Una de ellas es el Templo Dorado. Algunas de las características del arte newari se observan en este edificio, por ejemplo, el empleo del ladrillo y el trabajo de la madera. El templo se construyó en el siglo XII. Curiosamente las puertas siempre permanecen abiertas para simbolizar la aceptación de todas las religiones. Dentro hay numerosas estatuas ante las cuales los peregrinos realizan continuas ofrendas.
Templos en Kathmandu
Templo de Manakamana
(1)
Para llegar a este templo de mas de 700 años de antigüedad, hay que subir un tortuoso camino de 12km. Requeteempinado hacia lo alto de la montaña donde se encuentra el pueblo de Manakamana. Este pueblo está a unos 100km. Al oeste de Kathmandú y se puede llegar fácilmente desde la capital con un bus. Bueno lo cierto es que se llega a la estación de telesferico de Manakamana, un impresionante armatoste que se eleva hasta perderse entre las nubes y te lleva en poco mas de 15min. A lo alto de la dichosa montañita, donde se encuentra este templo. Yo tuve la suerte, como muchas otras veces en Nepal, de caer el día que había una ofrenda a un dios hindú. La religión mayoritaria es el budismo, aunque aquí conviven las dos en armonía, por lo tanto es cuando menos curioso, esta clase de ceremonias en este país tán budista, donde afirman que nació BUDA, en Nepal.
Templos en Kathmandu
Monasterio Khawalung
(1)
Pequeño monasterio en el que tuve el placer de permanecer casi mes y medio viviendo y disfrutando de la compañía de los monjes que lo habitan. Lugar de descanso y paz. Altamente recomendable y solo a 10 min andando de la Estupa de Boudha.
Templos en Kathmandu
Kumari bahal
En el valle de Katmandú hay un buen número de niñas consideradas diosas vivientes, pero la más importante de ella, la kumari real, es la que se aloja en este palacio lleno de celosías de Katmandú. Verla no es una labor sencilla pues siempre está dentro de sus aposentos, pero a veces se asoma durante breves instantes a una ventana para que quienes quieren verla puedan observarla durante unos segundos.
Templos en Kathmandu
Pandra Shivalaya
A la otra orilla del río Bagmati frente al ghat de la realeza, se encuentran estos 15 pequeños santuarios erigidos a la memoria de las personas de la realeza fallecidas y en las que casi siempre se puede ver algún sahdu que previo pago de algunas rupias te deja hacer la típica foto dentro del nicho de la capilla. Las capillas se construyeron entre los años 1859 y 1869 y están todas alineadas frente al templo de Shiva, detrás de las mismas y por unas amplias escaleras a las que hay que ir sorteando monos, vacas y recalcitrantes vendedores de collares o artesanía, se accede a varios templos abandonados y a un espeso bosque al final de las mismas donde los monos se pueden contar por miles (no es una exageración) por lo que hay que tener bastante cuidado en no llevar nada que les pueda resultar atractivo si no quieres acabar sin ello y con un buen susto encima.
Templos en Kathmandu
Templos de Anantapura y Pratapura
Swayambhunath está ubicado en lo alto de una colina en el valle de Katmandú, situada al oeste de la ciudad. Este complejo religioso también es conocido como el templo del mono, ya que hay monos considerados "santos" que viven en las partes Oeste y Norte del templo. Para los budistas el complejo de Swayambhunath ocupa un lugar principal, y es probablemente el más sagrado de los lugares de peregrinación budista. Para los tibetanos y los seguidores del budismo tibetano, ocupa un segundo lugar ya que el lugar más sagrado para ellos es el complejo de Boudhanath. Ubicados en este complejo de Swuayambhunath se encuentran estos dos templos cuyos nombres son Pratapura y Anantapur que fueron levantados en la época del rey Pratap Malla como conmemoración de su victoria contra el pueblo y reinado tibetano en el siglo XVII. En el frontal hay dos campanas con grabados que narran la historia de esta victoria.
Templos en Kathmandu
(2)
Templos en Kathmandu
Kasta Mandap
Sorteando turistas y nativos, con un calor húmedo difícilmente soportable, nos adentramos en el centro peatonal de Kathmandu para visitar el casco antiguo desde Durbar Square, la plaza suele estar siempre bastante concurrida, y en ella hay varios templos de madera tallada, y uno de ellos es el " Kasta Mandap" templo construido con la madera de un solo árbol. Dicen que el nombre de Katmandú proviene de “Kasta Mandap” que significa “Templo de madera”en newari. El templo suele estar siempre rodeado de nepalíes ofreciendo recuerdos, ancianas que piden limosnas, y algún que otro puesto de verduras y flores, junto con palomas que pasan en vuelo rasante por tu cabeza. Para mi gusto no es el templo más bonito ni espectacular de esta plaza, pero si el que más tradición tiene.
Templos en Kathmandu
Templos en Kathmandu
Templos en Kathmandu
Templos en Kathmandu
Templos en Kathmandu
Templos en Kathmandu
(1)
Templos en Kathmandu
Templo Jamchem Lhakhang
En el barrio budista de Boudhha, dónde se encuentra la estupa de Boudhanath, se encuentran numerosos monasterios, ya que esta estupa es considerada como la Meca del budismo y son muchos los monjes tibetanos que después de la revolución de Mao en China vinieron huyendo y se asentaron aquí, además de ser zona de paso de la ruta Tibet-Khatmandú. A pocos metros de la entrada del recinto de la estupa, se encuentra este monasterio dedicado a la memoria del Guru Jamche, un pequeño templo dentro de una pequeña plazoleta que comparte sitio con una gran rueda de oración y una pequeña fabrica de velas de manteca de yak. Se puede pasar al templo siempre que no se interrumpa ningún acto.
Templos en Kathmandu
Templo de Shiva y Parvati
Casi a la entrada de la famosa plaza Durbar, se encuentra el Templo de Shiva Parvati, una maravillosa construcción que fue eregida para rendir homenaje a estas dos deidades durante el reinado del rey Rana Bahadur Shah. El templo consta de tres plataformas o niveles de ladrillos rojo, y como dato curioso y más llamativo es facilmente reconocible de los demás por las dos figuras de tamaño natural y madera que representan a los dioses Shiva y Parvatti que se asoman desde la ventana central del primer piso pareciendo contemplar la ajetreada vida que durante todo el día tiene la plaza. En el tejado podemos ver tres agujas de bronce rodeadas de hojas y volutas del mismo metal y en la parte inferior lo rodea un faldón de seda de color rojo y oro. En la plataforma central dónde podemos acceder al templo veremos también unos guardianes en forma de dragones de piedra que custodian el templo. Las ventanas y frisos están finamente tallados en piedras simulando una bellisima celosía.
Templos en Kathmandu
Templo de Harita Devi
Dentro del complejo Swayambhunath además de la estupa por la que es más conocido, la que tiene pintado los ojos de Buda, también cuenta con una variedad de santuarios y templos, algunos que datan del período de Licchavi. Uno de estos templos es el llamado de Harita Devi o de Shitala Devi un magnífico templo escalonado de oro dedicado a Shitala que es la deidad de los niños y de la viruela. La imagen que representa a la diosa va subida en un asno y lleva un cesto con granos de arroz en la cabeza, un cantaro de agua en una mano y en la otra una especie de escobilla de palma y según los hinduistas creen que cada vez que Shitalá se mueve y se le caen unos granos estos se convierten en una pústula de la viruela. Las víctimas de la enfermedad sobrevivían si la diosa había lavado los granos derramados con agua del cántaro que llevaba en una de sus manos, pero fallecían si Shitalá blandía la escoba que sostenía en la otra mano. La viruela en India y para los hinduistas es considerada una de las "paparoga" o enfermedades consideradas como castigo por los pecados cometidos en vidas pasadas. Curiosamente los enfermos de viruela eran adorados en la India como los elegidos por la diosa,y sus parientes y amigos acudían desde lugares lejanos para rendir homenaje, facilitando así el contagio de la enfermedad. Los hindúes que sufrieron viruela cuando eran niños y que sobrevivieron así como sus familiares o amigos suelen asistir a los templos de Shitalá Matá o Harita Devi para rezar raciones o hacer ofrendas de flores y alimentos.