MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿Dónde quieres ir?
Entrar con Google +

Iglesias en Frómista

4 iglesias en Frómista

Iglesias en Frómista
Iglesia de San Martín de Tours
(9)
Quizá porque es una de esas iglesias que uno tiene grabada a fuego en la cabeza desde que estudió arte, me hacía especial ilusión descubrir San Martín. Lo cierto es que no me defraudó y por mucho que uno ya haya olvidado casi todo lo que aprendió sobre el románico, sólo por ver lo que produce su contemplación ya se puede uno dar cuenta de que está viendo algo magnífico. La estatua que, justo al otro lado de la calle, lo confirma como uno de los monumentos reconocidos como Patrimonio de la Humanidad, no hace más que refrendar esas sensaciones. Es curiosa su situación, como aislada, en una bonita plaza ya interior dentro de la localidad palentina de Frómista. Una visita obligada si pasas por la zona o si haces el Camino de Santiago, claro.
Iglesias en Frómista
Iglesia San Pedro
(1)
Se trata de una iglesia gótica comenzada en el siglo XV. Su forma actual viene dada en el siglo XVI. Su elemento más característico es su portada renacentista. En su interior, la iglesia está dividida en tres naves con bóvedas de crucería estrellada. Su retablo es de clara influencia herreriana. En el exterior posee una torre de cuatro cuerpos.
Iglesias en Frómista
Iglesia de Santa María del Castillo
(1)
La Iglesia de Santa María del Castillo se encuentra en la zona alta de la villa, en la plaza homónima, donde en la Edad Media hubo un castillo. Está declarada Monumento Histórico Nacional desde el año 1.944. Actualmente no se utiliza para el culto, ya que en ella se ha instalado el montaje audiovisual Vestigia, leyenda del Camino. Es un templo de estilo gótico tardío, con tres naves separadas por pilares y cubiertas por bóvedas de crucería. Lo más destacable de su fachada son las portadas renacentistas y la alta torre campanario de tres cuerpos de altura situada al final de la escalinata que cobija el acceso principal.
Iglesias en Frómista
Colegiata
Esplendido ejemplo del románico, me dejó sorprendido gratamente, y la tranquilaidad del pueblo.