MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Perth?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

De interés turístico en Perth

3 de interés turístico en Perth

De interés turístico en Perth
Beinn Heasgarnich
Pasando la villa de Killin, entramos en una preciosa pero más que secundaria carretera que nos adentra en el valle llamado Glen Lochay, en el cual llegaremos hasta el final de la carretera que es cuando se nos indica un aparcamiento para vehículos. Un poco de atención al usar mapas ya que nos indicará la existencia de dos aparcamientos, pero el más cercano a esta cima, es de uso privado. Seguimos la carretera a pie hasta situarnos al noreste de esta cima de 1.078 metros de altitud. Advertencia aquí ya que no existe sendero, ni camino ni nada, por lo que el acceso depende 100 % en andar monte a través con mapa y brújula, por lo que este acceso no es para todos. Camino complicado con varias subidas y bajadas, propenso al barro y a formar zonas algo pantanosas pero que otra cosa podemos esperar en esta época del año en Escocia. Pero es su aspecto complicado el que le da encanto. Para empezar nos es nada fácil encontrar a otros seres humanos por allí. Luego el paisaje esta lleno de lagos, pequeños, más grandes, de aguas claras, oscuras ... en fin un poco de todo pero que visualmente reconforta. Y si la fortuna meteorológica esta de nuestra parte - como pasó en nuestro caso - la cima ofrece un mirador natural a a más de 200 montañas colindantes, con vistas directas a Ben Nevis (la cima más alta de Gran Bretaña) a pesar de estar a más de 100 Km de distancia. Hay que calcular bien el paseo que nos llevará unas 6 horas a paso un poco fuerte y extremar precauciones en invierno con la llegada de nieves, pero un gran ejemplo sin duda, de que a veces, como bien dijo Frodo, hay que alejarse del camino o sendero.
De interés turístico en Perth
Duinish (bothy)
Gracias a un buen amigo y mejor montañero, pude llegar a esta maravilla, el bothy de Duinish, pasando el lago Garry en plenas Tierras Altas (Highlands). Para llegar tuvimos que atravesar un poco de todo en una caminata de algo más de 3 horas en la que casi nos pilla la noche. Principios del mes de Mayo, no esperábamos heladas grandes pero nos confundimos un poco, gracias a nuestros sentidos. Ya que tuvimos inversión de nubes, granizo y luna llena ... una preciosidad en medio de la nada. Tres aposentos y dos chimeneas, estábamos solos pero bien cabrían allí unos 20 visitantes. Con algo de leña cortada, un frío respetable (-10 º C) montamos nuestras camas en el suelo y tras lograr tener fuego hicimos la comida. Silencio y mil ruidos ... viento, animales pastando, agua. Una pasada. Tanto frío no fue bien planeado lo que hizo que en guardias de una hora la chimenea siguiese encendida. Aun así frío, niebla y algo de viento. Con esto me dio por salir fuera a las 3 de la madrugada, tenía que hacer un pis entre esta niebla y alumbrado por la luz de mi linterna de cabeza. Si alguna vez esperé a un hombre lobo esa fue la ocasión con mejor escenario que me puedo imaginar. Como todo, la noche pasa, llega el día con un precioso sol que hizo que tomásemos nuestro desayuno fuera, al calor del mismo y disfrutando de las vistas sentados contra los muros de esta insigne construcción. Sensaciones, todas pero ninguna mala. Es como una adicción para los que sean un poco solitarios (como es mi caso), es como salir del mundo. En definitiva, otra cara de Escocia, quizás una de la más salvajes pero con más encanto. Loco por repetir. En mis próximos rincones describiré las maravillas de la naturaleza que atravesamos para llegar aquí, así podremos hacer una evaluación global de lo que este tipo de aventura puede aportar. A ver si gusta.
De interés turístico en Perth
El páramo de Garry
Esta sería la etapa previa a las inmediaciones de Loch Garry o la etapa inicial según abandonamos el vehículo para ir al refugio de montaña. Una vez pasadas las vías del ferrocarril encontraremos un cartel que nos explica que estamos en el páramo que nos lleva al valle y lago de Garry. De igual forma nos explica un poco la flora y fauna que podemos encontrar, siendo el más impresionante el ciervo escocés que en esta zona campa a sus anchas y en amplias manadas, bastante curioso y bonito de ver. Leído este cartel, lo dejamos atrás y ya estamos en el páramo en sí que empieza por un sendero muy definido que se va desvaneciendo según avanzamos y se mezclan las zonas algo más pantanosas con las zonas de paso, con pequeños lagos, ríos, cascadas y muchas aves en sus inmediaciones, como unos patos bastante hermosos, salvajes con un poco de mala leche y desconfiados. Es conveniente poner un poco de atención a nuestros pies y donde los ponemos ya que no acabaremos en arenas movedizas ni nada de eso pero si podemos acabar de barro y lodo hasta el cuello si no caemos (ropa de repuesto no viene nada mal en estos casos). Un paseo precioso que nos lleva hasta el lago, con vistas increíbles en plena naturaleza y que podemos alargar lo que nos venga en gana, incluso subir alguna cima colindante (no son muy complicadas). De nuevo, uno de esos espacios naturales algo perdidos y menos conocidos por los visitantes a Escocia, lo cual no viene mal del todo.